Dibujo20180115 virus like shells from one neuron to another theatlantic com chris mantre

El gen Arc se expresa en las neuronas del ratón y está implicado en el aprendizaje a largo plazo. La proteína ARC actúa como un capsómero y se autoensambla en forma de cápside icosaédrica que encierra una copia de su propio ARN mensajero, como si fuera un retrovirus. Lo mismo ocurre con el gen darc1 y la proteína dArc1 en la mosca de la fruta. Así lo indican sendos artículos en Cell que muestra que estos genes descienden de un grupo ancestral de genes llamados retrotransposones gitanos (gypsy retrotransposons). Estos genes gitanos existen en muchos animales y se comportan como entidades independientes capaces de duplicarse fuera de su huésped; más aún, se cree que fueron el origen de los actuales retrovirus, como el virus HIV del SIDA.

El gen Arc fue relacionado en el año 2006 con el gen gag que produce los capsómeros de retrovirus como el HIV. Pero hasta no se había descubierto que da lugar a cápsides pseudovíricas que se usan en un nuevo tipo de sinapsis química entre neuronas. Por desgracia, todavía se ignora qué papel juega esta transferencia de ARN mensajero del gen Arc entre neuronas. Una posible hipótesis es que este ARNm se transfiere a otra neurona para influir en la expresión de ciertos genes en ésta que pudieran estar involucrados en la consolidación del aprendizaje a largo plazo. Futuros estudios tendrán que confirmar esta hipótesis.

Un resultado asombroso e inesperado que sugiere un titular sensacionalista tipo nuestra memoria es resultado de una infección vírica. Los dos artículos son Elissa D. Pastuzyn, Cameron E. Day, …, Jason D. Shepherd, “The Neuronal Gene Arc Encodes a Repurposed Retrotransposon Gag Protein that Mediates Intercellular RNA Transfer,” Cell 172: 275–288 (11 Jan 2018), doi: 10.1016/j.cell.2017.12.024, y James Ashley, Benjamin Cordy, …, Vivian Budnik, “Retrovirus-like Gag Protein Arc1 Binds RNA and Traffics across Synaptic Boutons,” Cell 172: 262–274 (11 Jan 2018), doi: 10.1016/j.cell.2017.12.022. La conexión con los retrovirus se desveló en Mónica Campillos, Tobias Doerks, …, Peer Bork, “Computational characterization of multiple Gag-like human proteins,” Trends in Genetics 22: 585–589 (2006), doi: 10.1016/j.tig.2006.09.006.

Me he enterado gracias a Ed Yong, “Brain Cells Share Information With Virus-Like Capsules,” The Atlantic, 12 Jan 2018. También recomiendo Nicholas F. Parrish, Keizo Tomonaga, “A Viral (Arc)hive for Metazoan Memory,” Cell 172: 8–10 (11 Jan 2018), doi: 10.1016/j.cell.2017.12.029.

Leer más

Dibujo20180114 2D topological pump probe 4D quantum Hall effect nature25011

El 4 de enero de 2018 se publicaron en Nature dos artículos que presentan análogos físicos 2D del efecto Hall cuántico entero en 4D. Algunos medios han aprovechado para titular cosas como que “observan en laboratorio el reflejo de una cuarta dimensión espacial. [El] reflejo en 3D de un objeto 4D, un descubrimiento que puede revolucionar los fundamentos básicos de la ciencia actual” [T21, 11 Ene 2018]. Varios seguidores de este blog me habéis pedido una explicación para legos, que evite posibles malentendidos. ¿Realmente se ha observado por primera vez un objeto en cuatro dimensiones? No, lo siento, se han estudiado sistemas 2D que muestran comportamientos que se parecen (pero no son idénticos) al de cierto sistema 4D, nada más y nada menos.

Los artículos son Michael Lohse, Christian Schweizer, …, Immanuel Bloch, “Exploring 4D quantum Hall physics with a 2D topological charge pump,” Nature 553: 55–58 (04 Jan 2018), doi: 10.1038/nature25000, arXiv:1705.08371 [cond-mat.quant-gas], y Oded Zilberberg, Sheng Huang, …, Mikael C. Rechtsman, “Photonic topological boundary pumping as a probe of 4D quantum Hall physics,” Nature 553: 59–62 (04 Jan 2018), doi: 10.1038/nature25011, arXiv:1705.08361 [quant-ph].

Leer más

Dibujo20180114 incompetent referee comic leonid schneider forbetterscience com
Cartoon by Leonid Schneider @schneiderleonid.

La editorial Taylor & Francis ofrece desde 2016 un curioso servicio a los autores científicos de ciertas revistas biosanitarias. Pagar por una revisión rápida de sus manuscritos en la que los revisores cobran por realizar la revisión por pares. En concreto, por 625€ ($850/£550) el servicio Fast Track garantiza una revisión por pares en 2 semanas y una segunda revisión del manuscrito corregido en 1 semana; por 300€ ($400/£260) el servicio Rapid Track garantiza una revisión por pares en 4 semanas y una segunda revisión en 2 semanas; recuerda que sin coste puedes disfrutar del Standard Track que trata de garantizar una revisión por pares en 8 semanas y una segunda revisión en 4 semanas, pero sin compromiso firme al respecto. Por cierto, si te rechazan el artículo, lo siento, pierdes tu dinero.

Como científico y/o autor de artículos científicos, ¿estarías dispuesto a pagar por acelerar la revisión por pares sabiendo que los revisores cobrarán por ello? En general, ¿estarías dispuesto a pagar para que los revisores de tus manuscritos cobrasen por su labor? O visto desde el otro punto de vista, como revisor, ¿cumplirías tu labor más rápido y mejor si cobraras por ello, sabiendo que pagan los propios autores? Y, por último, si por casualidad lee este post alguien que haya sido revisor del Fast Track o del Rapid Track de Taylor & Francis, ¿podrías indicar cuánto cobraste por ello y si mereció la pena el esfuerzo?

Más información sobre el servicio “Accelerated Publication,” Taylor & Francis, 2018; “From submission to publication in 3 weeks with the Expert Collection,” Taylor & Francis, 21 Mar 2016; me enteré gracias a Leonid Schneider, “The Costs of Knowledge: scientists want their cut on the scam,” For Better Science, 24 Aug 2017.

Leer más

Dibujo20180112-coffee-break-ep145-ivooxHe participado en el episodio 145 del podcast Coffee Break: Señal y Ruido [iVoox, iTunes], titulado “Star Wars sin Spoilers; Incertidumbres en Física; Temperatura y Calor; #CienciaEnElParlamento”, 12 Ene 2018. “La tertulia semanal ha repasado las últimas noticias de la actualidad científica.”

Leer más

Dibujo20180111 pmma rod flame spread normal gravity and microgravity Scientific Reports 41598_2017_18398

El fuego es uno de los mayores peligros en las misiones espaciales tripuladas. En la Estación Espacial Internacional (ISS) un experimento estudia llamas en microgravedad, usando varillas de PMMA sometidas a flujo opuesto de un gas inerte. La propagación de la llama está controlada por dos mecanismos de transferencia de calor, llamados régimen térmico y régimen químico. En la Tierra (1g) domina el régimen térmico para flujo opuesto lento; sin embargo, en microgravedad (μg) se observa en dicho caso una transición entre el régimen térmico y el régimen químico. Este resultado confirma las predicciones de los modelos teóricos y permite validar los simuladores por ordenador de la propagación de llama, claves para estudiar diferentes medidas de prevención y conato de incendios.

En el régimen térmico, a velocidad baja de flujo opuesto (menor de unos 20 cm/s a 1g), el aumento de la velocidad de flujo opuesto acerca la llama a la superficie sólida, aumenta la transferencia de calor con el sólido, contrarresta las pérdidas de calor superficiales y mejora la pirólisis sólida. Como resultado la tasa de propagación de la llama aumenta a medida que lo hace la velocidad de flujo opuesto. En el régimen químico, a bajas concentraciones de oxígeno, o a gran velocidad de flujo opuesto (mayor de unos 20 cm/s a 1g), al crecer la velocidad de flujo opuesto la llama se enfría por convección y se ralentiza la reacción química en fase gaseosa. Como resultado la llama se debilita, propagándose más lenta hasta acabar extingida. En microgravedad la transición entre ambos regímenes se observa a menores velocidades de flujo opuesto, incluso a altas concentraciones de oxígeno.

La ignición de un material combustible en microgravedad es más rápida y el fuego resultante es más difícil de extinguir. Por ello, estos estudios experimentales prometen futuras mejoras en la seguridad contra incendios en naves espaciales tripuladas. El artículo es Shmuel Link, Xinyan Huang, …, Paul Ferkul, “The Effect of Gravity on Flame Spread over PMMA Cylinders,” Scientific Reports 8: 120 (11 Dec 2018), doi: 10.1038/s41598-017-18398-4.

Leer más

Dibujo20180110 11 stellar streams in Milky wave Dark Energy Survey darkenergysurvey org

Se llama canibalismo galáctico a la interacción entre una gran galaxia y sus galaxias satélites enanas. Como resultado aparecen grandes corrientes de estrellas (stellar streams). El proyecto DES (Dark Energy Survey) acaba de publicar sus primeros resultados tres años de observación (DES DR1). Ha observado quince corrientes estelares, cuatro ya conocidas y once nuevas. Estas últimas son más débiles, más distantes y tienen un menor brillo superficial que las ya conocidas. Además, cuatro de estas corrientes estelares están asociadas a sendos cúmulos globulares (NGC 288, NGC 1261, NGC 1851 y NGC 1904).

El estudio de estas corrientes estelares promete desvelar muchos de detalles sobre el pasado de la Vía Láctea y cómo ha evolucionado hasta su estado actual. En especial, nos ofrecerán información sobre el halo galáctico de materia oscura, gracias a la posibilidad de realizar un mapa de su campo potencial gravitacional. Gracias a este tipo de estudios se podrán realizar los primeros mapas de la distribución de la materia oscura en el halo galáctico, tanto a gran como a pequeña escala. Sin lugar a dudas habrá que estar al tanto de los futuros resultados obtenidos a partir del catálogo DES DR1.

El catálogo se ha hecho público hoy 10 de enero a las 20:00 horas de Madrid. El artículo sobre las corrientes estelares es DES Collaboration, “Stellar Streams Discovered in the Dark Energy Survey,” Draft version, 09 Jan 2018 [PDF]. El catálogo se anuncia en el artículo DES Collaboration, NOAO Data Lab, “The Dark Energy Survey Data Release 1,” Draft version, 09 Jan 2018 [PDF]. Como curiosidad divulgativa recomiendo el proyecto en escuelas chilenas cuyo objetivo es darle nombres a las once nuevas corrientes estelares, que nos describe Lauren Biron, “Rivers in the sky,” Symmetry, 10 Jan 2018, y “Chilean children name newly discovered Milky Way streams,” DES News, 10 Jan 2018.

Sobre canibalismo galáctico puedes leer en este blog “Canibalismo galáctico”, LCMF, 20 Ene 2015, y “Canibalismo galáctico en directo entre Andrómeda (M31) y la Galaxia del Triángulo (M33)”, LCMF, 02 Sep 2009. Sobre DES recomiendo “Los resultados cosmológicos del primer año del Dark Energy Survey (DES Y1)”, LCMF, 07 Ago 2016.

Leer más

Dibujo20180110 podcast ivoox frabrica de la ciencia ep 320

Ya puedes escuchar el podcast iVoox del Programa 320 de La Fábrica de la Ciencia, “Super-número primo, estrella Tabby, Meltdown y otras noticias de la Mula Francis con Francis Villatoro”, en el que Jorge Onsulve Orellana, @jonsulve, me ha entrevistado. ¡Qué disfrutes del podcast!

Leer más

Dibujo2018010 book cover numero perfecto santi garcia oberon

“He podido observar [un] gran consenso entre la comunidad docente de Matemáticas e incluso la comunidad divulgadora. [La] Comunidad del Anillo se nos quedaría en una pobre secuela de lo que vivimos. Nuestra comunidad lo tiene claro, todos hemos vivido emociones similares, frustraciones, vocaciones truncadas, todos somos similares. Luchamos todos por la misma causa, remamos hacia la misma dirección, pero hay una gran diferencia a cualquier batalla épica: no hay un trono que ocupar, no hay un premio que recoger. El premio es simbólico: que los estudiantes tengan vocación por el contenido que impartimos. El trono es para los futuros estudiantes, para ellos son los retos, ellos son el futuro y tienen que ocuparlo y dirigir el siguiente devenir. Así ha sido hasta nuestros tiempos, y será así, por inducción, hasta que nuestra finitud se nos revele”.

Mi Regalo de Reyes este año ha sido el libro de Santi García Cremades, “Un número perfecto. 28 ideas asombrosas de la historia de las matemáticas”, Oberón (2017) [287 pp.]. Un libro divertido, pero riguroso, con mucho humor, pero con teoremas matemáticos. Como derrocha amor hacia las matemáticas, gustará hasta a quienes dicen odiarlas. Me hubiera gustado reseñarlo antes de estas fechas navideñas, pero los regalos no se abren hasta que llega su día. Aún así te lo recomiendo como regalo para ese adolescente que todos llevamos dentro.

Antes conocido como Aitor Menta @AitorMenta_, José Santiago García Cremades, @SantiGarciaCC, es profesor de matemáticas en la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche. Su trayectoria divulgativa es corta (un lustro), pero muy intensa. Le habrás visto en televisión (el matemático de las temporadas tercera y cuarta del programa Órbita Laika de La2), o le habrás oído en la radio (en el programa Raíz de 5 en Radio 5 RNE), o le habrás disfrutado en algún teatro (es miembro de la compañía de monólogos científicos Big Van, antes llamados Big Van Theory), o en su canal de YouTube, o en un Telecienciario de El Mundo, o en cualquiera de las muchas otras actividades divulgativas en las que participa, guioniza o dirige. Te recomiendo disfrutar de su primer libro de divulgación, que seguro que no será el último.

Leer más

Dibujo20180105 ivoox coffee break ep144

He participado en el episodio 144 del podcast Coffee Break: Señal y Ruido [iVoox, iTunes], titulado “Premios Señal y Ruido 2017; Estrella de Tabby; Vulnerabilidad Informática”, 04 Ene 2018. “La tertulia semanal ha repasado las últimas noticias de la actualidad científica.”

Leer más

Dibujo20180105 Ben Barres Stanford School Medicine Glial cells Astrocytes red and immature oligodendrocytes green nature com

El famoso neurobiólogo Ben A. Barres (Univ. Stanford) falleció el pasado 27 de diciembre de 2017 a los 63 años. Será recordado por su lucha contra la discriminación a la mujer en ciencia (nació mujer y la sufrió hasta que cambió de sexo en 1997). Dicha labor eclipsó su gran investigación en el desarrollo embrionario de las células gliales y su impacto en ciertas enfermedades. Su charlas estaban decoradas con muchas anécdotas. Una vez un famoso catedrático, tras impartir un seminario, afirmó sin rubor que “hoy Ben ha dado un gran seminario, está claro que es mucho mejor que su hermana Barbara”.

Estudió en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) donde fue la única mujer en su clase. Una vez resolvió un complejo problema matemático, ninguno de sus compañeros fue capaz, pero el profesor le ridiculizó ante todos en público: “seguro que tu novio te lo ha resuelto”. En otra ocasión, al solicitar una beca postdoctoral en la Universidad de Harvard perdió el puesto ante un varón con muchos menos artículos en revistas; protestó y le dijeron que su currículum era mucho mejor, pero que preferían al otro candidato. El cambio de sexo revitalizó su carrera académica y mejoró su proyección de futuro.

La labor contra la discriminación de género de Barres tuvo su punto álgido con la publicación de su artículo Ben A. Barres, “Does gender matter?” Nature 442: 133–136 (13 Jul 2006), doi: 10.1038/442133a, la entrevista de Cornelia Dean, “A Conversation with Ben A. Barres. Dismissing ‘Sexist Opinions’ About Women’s Place in Science,” The New York Times, 18 Jul 2006, y el vídeo de Ben A. Barres, “Some Reflections on the Dearth of Women in Science,” Harvard University, 17 Mar 2008 [Power Point slides].

Por supuesto, también te recomiendo la lectura del obituario de Andrew D. Huberman, “Ben Barres (1955–2017). Neurobiologist who advocated for gender equality in science,” Nature, 02 Jan 2018. Por cierto, el artículo más citado de Barbara es M. C. Raff, B. A. Barres, …, M. D. Jacobson, “Programmed cell death and the control of cell survival: lessons from the nervous system,” Science 262: 695-700 (29 Oct 1993), doi: 10.1126/science.8235590, seguido de B. A. Barres, I. K. Hart, …, M. C. Raff, “Cell death and control of cell survival in the oligodendrocyte lineage,” Cell 70: 31-46 (10 Jul 1992), doi: 10.1016/0092-8674(92)90531-G. Su artículo más citado, ya como Ben, es John D. Cahoy, Ben Emery, …, Ben A. Barres, “A Transcriptome Database for Astrocytes, Neurons, and Oligodendrocytes: A New Resource for Understanding Brain Development and Function,” Journal of Neuroscience 28: 264-278 (2 Jan 2008), doi: 10.1523/JNEUROSCI.4178-07.2008.

También recomiendo leer a Ed Yong, “The Transgender Scientist Who Changed How We See the Brain,” The Atlantic, 02 Jan 2018.