El doctorado: el camino más largo para llegar al principio del camino

¡Y tenía corazón! de Enrique Simonet y Lombardo (1863-1927).

¿Quieres investigar? Para ello el requisito “oficial” es obtener un doctorado. Cierto es, que mientras obtienes el doctorado estarás investigando, pero mientras no lo tengas serás un “estudiante” no un investigador. Los artículos “So long, and thanks for the Ph.D.!” de Ronald T. Azuma y “How to Be a Good Graduate Student,” de Marie des Jardins, serán de tu interés.

Para desarrollar con éxito tu tesis doctoral no tienes que ser un genio, basta con que tengas una respuesta sólida para la pregunta ¿para qué c… quiero un doctorado? Nadie puede contestar a esta pregunta por tí. Si no sabes para qué, desiste, no merece la pena que hagas la tesis. Si lo tienes claro, adelante. Pero recuerda que para tener éxito en tu empresa … debes tener iniciativa, tenacidad, flexibilidad, habilidades interpersonales, habilidades organizativas y habilidades comunicativas. Aún así, debes elegir “bien” a tu director de tesis, de él dependen muchas cosas durante tu trabajo (porque sí, la tesis es un trabajo como cualquier otro, y mal pagado la mayoría de las veces).

Recuerda, el doctorado es el principio, no el final, de tu carrera como investigador. No te obsesiones en desarrollar la labor de un Premio Nobel, haz un trabajo de calidad que le demuestre a tu director y al tribunal de tu tesis que eres capaz de seguir desarrollando trabajos de calidad y defiende tu tesis cuanto antes. Recuerda las palabras de Fred Brooks: Todas “las tesis no se acaban; se abandonan.”

Recuerda, debes estar muy motivado, el doctorado es un trabajo “extremadamente duro” para todos. Un truco que funciona es plantearse objetivos, a muy corto plazo (semana), a medio plazo (mes) y a largo plazo (año) y disfruta cuando los vayas cumpliendo. Conforme vayas cumpliendo con estos objetivos parciales ve a contárselo a tu director y disfruta con él de ellos. Cuanto más disfrutes con tu “duro” trabajo más garantías tienes de acabar en un tiempo razonable (de 4 a 6 años). Cuanto más sienta tu director que “sin trabajar en tu tesis” está siendo el “coautor de tu trabajo” mejor será su labor cuando llegues a un camino sin salida y él tenga que asesorte. Pero recuerda, él no hará la tesis por tí. Es TÚ tesis. Él ya hizo la suya años há.

En cuanto a las publicaciones, tan importante es la cantidad como la calidad, que no te engañen. Cuántos más artículos hayas escrito y publicado más fácil te será escribir nuevos artículos “publicables”. No te preocupes si te rechazan un artículo, a todos nos los han rechazado y nos los seguirán rechazando. Si te centras en muy pocos artículos de “gran calidad” debes recordar que quizás “otros” no piensen lo mismo. Qué pasará si te ha costado varios años escribir un solo artículo de “gran calidad” y te lo rechazan tres veces en tres revistas (y en 6 años acabas no teniendo nada publicado). ¿Te deprimes? ¿Abandonas? Tu mejor recompensa durante la tesis es que te publiquen tu trabajo. Cuantos más trabajos envíes, más trabajos te publicarán.

¿Encontrar trabajo como doctor es fácil? No, no lo es. Te gustará leer “So You Want to be a Professional Astronomer!,” de Duncan Forbes, aunque no quieras ser astrónomo, y “How long should an astronomical paper be to increase its Impact?,” de Krzysztof Zbigniew Stanek; verás que es importante escribir un artículo “largo” sobre tu trabajo de tesis pero tan importante como eso es escribir muchos artículos “cortos” (letters).Las recomendaciones de Stanek para los investigadores “principiantes,” aunque humorísticas, son muy interesantes y no deben ser olvidadas (pág. 10 de su artículo).

Mis recomendaciones: cuando empieces a investigar, publica cuantos más artículos puedas escritos por tí (revisados por tu director) y en los que seas el primer autor (aunque a tu director no le guste, trata de convencerlo). Envía todos tus artículos a servidores de preprints (por ejemplo, ArXiv) el mismo día que los envías a publicación en congresos y/o revistas. Que no te preocupe si te los acepten o no, los preprint sirven para entrenarte y para que tu nombre “suene”. Recuerda que los artículos a congresos son muy poco citados y muy poco leídos, salvo contadas excepciones. Debes enviar artículos a revistas, envía a las mejores que puedas, que en ellas los comentarios de los revisores serán también los mejores posibles y no te preocupes si te los rechazan, acepta los comentarios, reeescribe el artículo y reenvíalo a otra revista más asequible.

Los artículos “Your First “First-Author” Paper: Part One–The Writing,” y “Your First “First-Author” Paper, Part 2–The Act of Submission and Peering at the Review Process,” publicados en Science Magazine, gratuitos como parte de Science Careers) serán de tu seguro interés.

“Para conocer el camino que aún te falta por recorrer, pregúntale a los que ya vienen de vuelta,” proverbio chino.


37 Comentarios

Participa Suscríbete

AriannaArianna

Hola!
Pues escribo en busca de valor ya sea para desistir o para continuar.
Siempre desee hacer un doctorado, aunq nunca lo consideré indispensable en mi vida peri si siempre creí contar con la motivación y astucia suficiente para hacerlo.
Hace 1 semestre comence con el después de haber realizado dos maestrías las cuales me tomaron 3.5 años en conjunto.
La verdad es q estoy cansada, mi aspiración al regresar era acabar con mis materias y hacer mi investigación en cualquier otro lado.
Simplemente creo que he soportado mas de lo huamanamente una vida social ausente desde q empece con las maestrías.
Esta no es la vida q quiero, todos mis amigos estan formando sus familias y yo aquí atascada en lo mismo.
Si pudiera lograr las 2 cosas al mismo tiempo sería perfecto, pero parece muy dificil.
Creo q quizá mi entusiasmo inicial por un PhD era porque no conocia la realidad que es socializar con pocas o ninguna persona. Quizá no es para lo q estoy hecha, or mucho q me guste el estudio tambien deseo pasar tiempo sin preocupaciones (o con las menos preocupaciones) con mi familia y amigos.
Además desde q llegué al master deje mis ideas de formar una empresa propia. Ahora estoy pensando que quizá eso me satisfacería más. Pero, lo q llevo avanzado?
Ojala alguien pueda hacer un comentario sobre mi situación.
Gracias!
Ojal pueda alguien hacer algún comentario sobre mi caso.

IsabelIsabel

Lo que has escrito tú podría haberlo escrito yo. Estoy a punto de finalizar tesis y la sensación es de comienzo de todo…Futuro…Hoja en blanco otra vez….Y muy cansada física, mental y sobre todo emocionalmente…

AnaMAnaM

Arianna… preguntate si en realidad el PhD es lo que sueñas, y piensa como te sentirías después de haber renunciado es mejor hacerlo ahora que no has tomado la decisión porque recuerda que después del ojo afuera no hay Santa Lucía que valga…
Respecto a tus sentimientos sobre querer formar una familia no te afanes que tienes el resto de la vida, cada quien vive a su paso y aún tienes tiempo para hacer esto y hasta para formar tu propia empresa.

Animo !!!!

Ana M.

LokillaLokilla

Hola! Yo he pasado 5 años de mi vida intentando sacarme el PhD, 4 años en una universidad lejana y con 3 proyectos de tesis diferentes y sin cobrar. Ahora estoy en otra universidad, cobrando y con un proyecto genial.

Pero abandono, tengo 28 años, quiero tener VIDA, y a 500 km de mi familia mis amigos y mi pareja no me lo puedo permitir. Ahora voya a opositar para conseguirn un trabajo (que no un título como con el PhD)y plantearme vivr mi vida, no tener que estar fines de semana en el laboratorio, anular vacaciones por culpa de los experimentos y agunatando jefes explotadores que no me valoran. A lo peor dentro de un tiempo también los tengo que aguantar, pero por lo menos is tengo que trabajar en fiesta, vaciones o fin de semana me lo pagarán.

Yo hace tiempo que dejé de poder contestar la pregunta ¿para qué me sirve el doctorado?. Porque para lo que yo quiero que (como he dicho antes) es tener VIDA no es compatible. Paso de aguantar más. Prefiero que mi esfuerzo de frutos en forma de trabajo, sueldo y tiempo libre, no en forma de más trabajo, menos dnero y menos tiempo libre.

LauraLaura

Wow, me impactan sus comentarios. Hace poco pensaba que mi vida no estaría completa si no hacia el doctorado; también vi la trayectoria de dos compañeras que estudiaron conmigo y se siguieron al docto inmediatamente después de la licenciatura… y ahora son del Sistema Nacional de Investigadoras, tienen un amplio CV y hasta las entrevistan en periódicos y en el radio. Y bien, si estoy buscando información, es porque tengo algunas dudas sobre los siguientes pasos. Estoy por entrar al doctorado, el próximo mes será el examen y en dos, presentaré ante proyecto (si es que apruebo). Terminé la maestría y trabajo tiempo completo. MI caso es un poco al revés, más bien lo he dedicado a trabajar todo el tiempo y créanme, no es que eso te deje mucha vida tampoco… depende a qué te dediques. Aunque lo de las vacaciones pagadas es cierto. El punto es que ahora estoy en una encrucijada, había ya decidido cambiar mi plan de vida y dedicarme a ser investigadora y académica y ya no trabajar tiempo completo. Me surge algunas dudas porque el dinero que te dan x estudiar, no es ni la mitad de lo que ganas trabajando, así que bueno, claro que tendría que buscar algún complemento. Por otro lado, son 4 años… y si en verdad quieres hacerla en esto, tienes que dedicarle mucho, escribir artículos, investigar, leer… y así, lograr un espacio en el sistema nacional de investigadores, después de mucho esfuerzo. Y curioso, justo saliendo de la reunión con la que será mi tutora, me llama una conocida para invitarme a trabajar donde ella: una plaza muy buena, con un buen sueldo y prestaciones. ¿Será una jugarreta del destino para ver qué tanto realmente quiero ser doctora?
Sé que la decisión es mía, pero en verdad me ayudará una opinión externa. Gracias

natalia astor leonnatalia astor leon

cuantos años tienes Laura? 28, 27, 26….y a Arianna le puse manita negativa…por Dios por un año…sabes cuantos años estuve trabajdno yo? casi cinco…y no obtuve el doctorado porque el asesor dijo que mi investigacion no era suficiente para publicar y sin publicar no habia tesis..y casi nunca tuve vacaciones…vivi en el laboratorio…como puede decir el que no sabia lo que yo hacia por cinco años…si ahora si estoy afectada mentalmente animmicamente. Saben cuantos años no visite a mi familia: 3 y cuando murio mi padre solo pude estar en casa dos semanas y regresar al laboratorio a trabajr…los otros tres estudiatnes del proeycto en los otros paises los 3 se titularon con los mismos resultados …que lo ue estabamos haciendo no daba una direccin total y que se debia seguir investigando.” He dicho que voy a regresar a ese pais a vengarme…como ven estoy muy afectada…a los 41 esperaba ser doctor…tengo 44 y no hayn dia que no piense …..en lo bueno de mis buenas inteneciones…ahora quien tiene que pagar psicologos soy yo! y mi vida y formar una familia…no ha llegado aun porque yo estaba metida en el lab soñando con limpiar los suelos de contaminantes radiactivos…jajaja

Andrés ReyesAndrés Reyes

Me ha gustado leer sus comentarios y experiencias, yo estoy en mi último semestre de maestría y estoy pensando si hacer o no el doctorado. Es sabido que el doctorado es un camino muy difícil, la investigación en si lo es, la pregunta obligada es ¿Estoy dispuesto a hacerlo?. Aún no les puedo contar, pero sus experiencias me han servido para darme una idea.

RaulRaul

Esos sentimientos que expresan en sus correos son muy normales en el desarrollo de la tesis doctoral. Sacrificas muchas cosas: tiempo, dinero, convivencia familiar y tu estado de animo es un sube y baja de emociones negativas. La mayor parte de las veces te preguntas si vale la pena y quieres rendirte para vivir la vida que te falta. Pero ¿saben? Un doctorado no te va a cambiar la vida de la noche a la mañana ni te va a hacer mejor persona, sin embargo, debo confesar que disfruto mucho cuando me dicen doctor pero siento y creo que lo mejor que me dejo el doctorado es descubrir lo mucho que me falta por aprender tanto académicamente como darme cuenta de que ser doctor es una responsabilidad para contigo y las demás personas.

itziar

Hola! Yo pensaba empezar mi doctorado el año que viene. Pero por lo que he leído, me parece que soy un tanto fantasiosa ya que pensaba que podría desarrollar el proyecto y trabajar al mismo tiempo. Cierto es que mi doctorado sería de la rama educacional y por tanto podría trabajar más desde casa y no necesitaría ir al laboratorio. ¿Qué opináis? ¿ Pensáis que sería posible hacer mi tesis y trabajar al mismo tiempo? Hasta ahora estos dos últimos años he trabajado a tiempo completo y hecho una licenciatura y máster al mismo tiempo, pero puede que el doctorado requiera mucho más trabajo… ahora mismo me asaltan las dudas.

emulenewsemulenews

Itziar, todo depende del tema elegido y de con quién lo vayas a realizar. Conozco gente que trabajando de profesor en educación secundaria ha hecho la tesis doctoral (p.ej. uno de mis doctorandos), pero no es fácil y requiere tomarse las cosas con tranquilidad.

RaulRaul

Hola
Te cuento mi exoeriencia: yo termine el doctorado trabajando al mismo tiempo y es ¡muy agotador! . Salia del trabajo a lss 7 de la tarde y llegaba a trabajar en la tesis de 10 de la noche a 1 o 2 de la manana cads vez que podia, procuraba trabajar tres dias a la semana y en muchas ocasiones tuve que escribir los fines de semana.

A pesar de que no ser un doctorado en ciencias exactas y no requerir hacer experimentos de laboratorio si inviertes mucho tiemoo en leer , elaborar fichas de trabajo de la bibliografia y construir tu marco teotico .

¿que va a pasar si estudias y trabajas? ; te vas a tardar mas en terminar tu tesis y acabaras harta. Un estudio publicado en Inglaterra encontro que el tiempo promedio de titulacion para un doctorante que tenua un empleo extra es de 8 anos ; si anades uno o dos anos mas oor los tramites administrativos seras doctor en 10 anos.

Mi consejo es consigue una beca y ternina en los 5 anos de un doctorante de tiempo completo e invierte los otros 5 en escribir articulos .

Itziar

La verdad, estando la cosa tan mal con los empleos me parece esencial ir adquiriendo experiencia. De todas maneras, siendo mi futura tesis sobre ciencias educacionales, también creo importante tener experiencia real e ir más lejos de la teoría.

morsamorsa

hola; pues les cuento mi experiencia, no me aceptaron mi proyecto de doctorado, realmente me siento un poco mal porque dedique toda la vida a estudiar y a la mera hora de querer terminar el doctorado, me dicen en la entrevista con todo el cinismo del mundo los resultados los veras por internet. y bueno por supuesto no fue favorable, por otro lado me da gusto no hacerlo ahora porque he dedicado mucho tiempo a estudiar, que mis ex amigos ya ni se acuerdan de mi, uhhhh, y las novias nada de nada, la verdad se sacrifica mucho estudiando preescolar, primaria, secundaria, prepa universidad, otra carrera y la maestría para terminar dando clase a unos muchachos pubertos que no les interesa nada más que cotorrear. en fin es duro este camino y para los que saben dicen que apenas se empieza con la licenciatura, ahora a vivir la vida voy a formar una familia y a cotorrear mucho buena suerte a los qu se quedan y son aceptados. a y por favor no nos olvidemos de que nadie nace sabiendo y los doctores se comportan como si siempre lo supieran todo el estudiante Cristobal baranda de la upn , con el cinismo de mundo me cerro la puerta y me da gusto pues no pretendia ser su asesorado, pues cree que la vida es un método inductivo deductivo, a y que la hermeneutica barroca nos cambiara de esta sociedad, vaya que se olvidan que son humanos.

adios y suerte.

Benito KamelaBenito Kamela

El doctorado es una completa estupidez. Es una estratagema desarrollada por el mercado laboral de la academia (caracterizado por lavarle el cerebro a los pobres estudiantes con ideas de grandeza, y de rozarse con “superdotados” que no son tal cosa en muchos casos, sino bobos que fueron enganados y que ahora hacen los mismo con sus jovenes victimas) para capturar mano de obra barata para que los academicos establecidos saquen sus proyectos. La educacion es un negocio y los academicos ocupan estudiantes a los que les pagan una mierda para hacer la mierda que ellos no hacer ellos. Al tiempo uno lo ve asi…no hay ninguna grandeza en el trabajo de esos aburridos profesorsuchos que pasan sus aburridas vidas en un polvoriento claustro en una universidad.

AleAle

Hola! En vista de todos los comentarios, pues aportaré mi visión para tratar de equilibrar la balanza. Comprendo que se le tire tierra al doctorado, pero verán, es una cuestión más relacionada con lo que uno se plantee en la vida. Desde pequeña hacer el doctorado fue un sueño, una parte que debía completar y con el tiempo, se tornó en algo que quería hacer, que es mi voluntad por todo el potencial no sólo intelectual, sino aplicativo que le veo. No simplemente es estudiar por estudiar, por tener una beca, por no tener trabajo, etc que es también el caso de muchos estudiantes de doctorado que maman de la beca y cuando se les termina no saben ni para dónde tirar. Que hay muchas cuestiones que se pueden plantear aquí. Una persona que hace doctorado se puede dedicar a la academia, cierto, pero también hay mucha gente que se dedica a la industria, a diagnóstico, a hacer investigación en otras áreas y son muy exitosos. Todo es cuestión de lo que uno defina, de lo que se plantee, de lo que persiga. Desde que he estado en laboratorios, desarrollando proyectos de investigación, siete años ya y actualmente, pues estoy en el primer año del doctorado, me ha tocado ver de todo. Las experiencias que han contado aquí, son muy ciertas. Pero, todo depende de uno mismo. ¿Por qué? Bueno, para muestra un botón, investigadores candidados a premio nobel, uno se imagina a una bola de tiranos con látigo y todo, publicando trabajos ajenos como propios; eso es cierto, en la academia es muy frecuente que pase eso, puesto que toda la inversión y a final de cuentas, los laboratorios fueron montados por el asesor y no por los estudiantes. Pero vean otros matices, hay investigadores muy, muy buenos en su área, que han construido la base del conocimiento humano y que además, son grandísimas personas, son escritores, pintores, tienen familia, no están solos, divorciados, sin familia o con hijos suicidas, aunque los hay. Lo que yo quiero poner en contexto es que, el doctorado debe estudiarse si realmente se quiere hacer. Si es por el título, pues siempre habrá doctorados “light” que en dos años salen y ya está, ya eres doctor. Si es por el dinero, recuerdo un meme de un pordiosero que andaba pidiendo limosna y decía que había estudiado un doctorado, bueno pues, conozco a muchos doctores en ciencia que están en industria y que no tuvieron que ir escalando paso a paso, sino que inmediatamente se volvieron bien pagados y con cantidades estratosféricas, que con una licenciatura nunca se podría o al menos, no inmediatamente. En academia, aunque se insiste en creer que no hay manera de conseguir fondos, los hay, todo depende de cuán ágil y astuto seas a la hora de someter tus propuestas a competencia, a la hora de hacer contactos, etc. Vamos con lo de hacer contactos, ya sé lo que me dirán, que eso no es hacer ciencia, wawawa… y lo que quieran, pues para hacer lo que deseen en la vida, para sobrevivir, asì sean sus propios jefes, tengan sus negocios, estén en empresas, etc… pues los necesitarán porque da la casualidad de que no están aislados en el mundo. Y hacer contactos, no quiere decir arrastrarse, quiere decir que para ser un buen científico, el cerebro es importante, pero lo es también tu capacidad de relacionarte con el mundo, la capacidad de empatizar, de la cual carecen muchos, muchos estudiantes, es lo que te abrirá puertas en el camino. El doctorado no es ninguna estupidez, al contrario, si lo que deseas es investigar, es tu escalera de aprendizaje. Una vez estás allí, una vez las hipótesis y preguntas fluyen, te das cuenta de que es un periodo necesario para poder responder esas preguntas científicas. Y entre más aprendas, mejor. Entre más diversa sea tu formación, la capacidad de que puedas elegir dónde y con quién trabajar, mejor. La edad. Bueno, en algún momento un científico, de mi propio país, me desalento a intentar competir a nivel mundial por una beca, decía que a nivel internacional, ya estaba muy grande para querer sacarme un doctorado . Entonces tenía 26 años. ¿Comprenden el trasfondo de esto? ¿Comprenden la intención? Me dirán: bingo, todos los científicos son unos tiranos que no quieren tener más competencia, que desalientan a sus alumnos. Pero, no me importó. Entré a las competencias mundiales. Me enfrenté a personas venidas de todos los sitios, a cientos de participantes para únicamente 5 plazas. Con todo eso, con la desazón que me daba la competencia, estar fuera de mi zona de comfort, no haberme quedado en la institución donde hice la maestría, donde fácilmente podría haberme sacado un doctorado sin tantas preocupaciones o cambios. Y, cuando menos lo esperaba. Fui seleccionada, porque estaba segura de algo y eso me lo preguntaron, yo creo que fue determinante. ¿Por qué quieres hacer un doctorado? Y la respuesta, contundente, fue: porque quiero investigar, porque creo que puedo aportar algo en la ciencia, que pueda ser innovador. Porque eso, fluye en mí. Tal vez escriba algún día un libro sobre todas estas experiencias, para ayudar psicológicamente a todas las personas que han pasado por esto. Me ha cruzado la cabeza, abandonar, también porque no ha sido un camino de rosas. En un principio, estuve con un jefe de ésos de los que ustedes hablan, uno que sólo le importaban sus intereses: trabajaba días y noches, fines de semana, etc. En ocasiones porque me decían que era necesario y otras, porque yo quería. Así que, en parte, tampoco creo que haya sido tan ruin a final de cuentas. Y saben, después me ofreció irme a Inglaterra, me duplicó el sueldo y las condiciones laborales. Y mi respuesta fue no: porque vi que con él, mis oportunidades de crecer como científico estarían sujetas completamente a sus intereses. Y eso, tampoco es malo. Tampoco es malo no ser tan ambicioso, porque me dirán, es Inglaterra, ¿Cómo pudiste? Bueno, pude aunque me costó mucho esta decisión, porque fundamentalmente, un doctorado es demandante y todo lo que quieran, pero también debe disfrutarse. Estar en el laboratorio debe ser algo que nazca, no una obligación. Hay un artículo que se llama: How to pick a graduate advisor?, muy bueno, que llegó a mis manos en el momento en que me planteé, continuar o no, en el instante en que vino esta encrucijada de irme o no a Inglaterra. Hoy por hoy, estoy bien y mis ganas de seguir aprendiendo, no han medrado. Al contrario, veo tanta potencia en las herramientas cientìficas que estoy aprendiendo. ¿Tener familia? Vaya que la tengo y que, la tendré en algún momento, pero tampoco pienso tan a futuro, porque puede que mañana o en un par de meses, uno se muera y qué, todo eso de tener familia, se va al cacahuate. Lo que quiero decirte es que, disfrutes el presente, lo que tienes, lo que decidas. Que si no fue lo mejor, hay formas de recomponer el camino. Que si el doctorado no es para ti, bueno, seguro que hay otro talento por allí escondido. Que si no vas a ser académico, pues serás algo más grande, quizás escritor, quizás médico, lo que tú te plantees. Que ya estás muy grande: aquel investigador que me dijo eso, me duplicaba la edad y no ha dejado de ser un académico mediocre, que no pudo hacer lo que yo hice a su edad, al enfrentarme a mis propios miedos, a la soledad que implica irse a otro país y empezar de cero. Pero estando así, te conoces, te haces fuerte porque no te queda remedio y aprendes o aprendes. Estando así, te das cuenta de todo el potencial que tienes y todo lo que puedes hacer. Pero, serás una académica mal pagada, traumada, sin familia, pero eso sí con un doctorado… Da la casualidad de que tengo, paralelamente, otras aspiraciones profesionales. Quiero ser escritor. Me dirán, estás loca, nunca lo vas a lograr, qué haces estudiando ciencia, a qué estás jugando… Pero, a lo largo del camino he ido encontrando a mucha gente exitosa en su área cientìfica, con otras aficiones desarrolladas profesionalmente. Peter Vogt, por ejemplo, es un oncogenetista, de los mejores del mundo y es un pintor profesional. Licia Troisi estudió un doctorado en astrofísica (astrofísica, eh, que en el rango de materias académicas, creo que es de lo más difícil en el mundo) y es escritora multipremiada a nivel mundial. Michio Kaku, es un pionero en teorìa de cuerdas y es un escritor también y como ésos, muchos, muchísimos ejemplos más. Todos ellos, tienen familia, están casados y tienen calidad humana, eh. Además de ser científicos, de igual manera, muy reconocidos. No es bueno hacer comparaciones, pero ya que somos tan propensos a realizarlas, compárate con los grandes. No con la mayoría, sino con los grandes y no te compares para justificarte, sino para que te inspiren. Recuerdo haber escuchado una charla de TEDx del economista Larry Smith, donde es tan crudo y tan cierto. Él dice, cuál es tu pretexto. No van a tener una gran carrera porque, pones puros peros. Pero es que el éxito está peleado con tener familia, pero es que el éxito me va a costar mi vida profesional, etc, etc. Qué vas a decir, que porque otros no pudieron, es normal que tú no pudiste. Que porque tienes hijos, no lo pudiste hacer, porque ellos nacieron. Y así, literal, te lo escupe en la cara y dices, es cierto. Basta de poner pretextos. Busca una, dos, tres maneras de hacer las cosas. Con o sin doctorado, deja de poner pretextos. 🙂

María Ramos BritoMaría Ramos Brito

GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS… Necesitaba leer algo así, yo estoy buscando programas y becas de doctorado para incorporarme el año que viene, tengo 30 años, tengo una carrera y un máster y a veces que desanimo tanto que parece que camine a 30 cm del suelo. Porque sabemos todos los inconvenientes que existen a la hora de empezar este viaje; pero a veces, cuando me paro y pienso y, miro dentro de mí, me acuerdo de que yo no quiero hacer el doctorado sólo para ser doctora. De que lo que me movió a desearlo allá por mi segundo o tercer año de carrera, fue poder contribuir con mi trabajo, con mis dones y mi ilusión, a crear un mundo mejor, más justo y más bonito. Y quien siempre ha creído como yo, que esto es posible, no debe dejarse amedrentar: ni por la crisis, ni por la precariedad, ni por las dificultades, ni por un sistema demasiado corrupto y deshonesto… Creo que hay que intentar escucharnos a nosotros mismos, clarificar nuestros sueños y el porqué de que queramos alcanzarlos y, cuando todo eso esté bien amasado, sólo nos quedará mirar hacia delante y comenzar a caminar… Tal vez no lleguemos a aquel sitio concreto que nos habíamos marcado, pero el camino aparecerá y con ilusión, esfuerzo y trabajo, las cosas llegan… Suerte para tod@s !!!

PatricioPatricio

Arianna, espero que aún sea tiempo, habiendo pasado 5 años de tu pregunta. Espero que ya lo has resuelto y bien.
Creo que gran parte depende de en que etapa te encuentras (desconozco tu edad), dependiendo de eso puede estar bien buscar logros o reconocimiento, en otras edades quizás te sientas más a gusto con formar familia y disfrutar lo sencillo de la vida. Sólo debes preguntarle a tu ego.
En mi opinión la desición de un doctorado te puede por un lado significar nada más que estatus ( en un amplio sentido por cierto) o por otro, si realmente eres un idealista de la investigación y crees que se puede salvar al mundo desde la ciencia (lo cuál considero una posición hermosa, pero también ingenua). Hazlo, si estas son tus opciones por lo que hoy sientes que necesitas.
Si tu opción es reír en primavera en vez de medirla, tu decisión va por el otro camino.

Victor toroVictor toro

Es una pena q la gente confunda altruismo con reconocimiento social y es q al parecer se olvidan q la mayor parte de la gente importante en la historia de la humanidad pues no tenían doctorado y de echo muchos ni siquiera tenían estudios universitarios y es aquí donde me pregunto quiero hacer algo por la humanidad o por mí para q el resto me vea como la gran eminencia q soy???
Nos llenamos de palabras y acreditaciones académicas q en realidad son la expresión del ego humano y la verdad esq un investigador es aquel q investiga punto. Los conocimientos y estudios son herramientas no fines tras los cuales cuantificamos nuestras vidas ante los demás.
Soy científico en física experimental y me financian privados y mi vida es plena y muy satisfactoria tanto en lo personal como en la actividad q decidí desarrollar en mi vida. Y gracias a dios jamás tuve el pensamiento de q me dijeran doctor para hacer algo, ya q lo hago igual, y el único q me lo prohíbe soy yo, ya q soy el verdadero cuantificador de mi labor y esfuerzo. (Si por A, B, C una persona gana el premio nobel q es el más grande RECONOCIMIENTO de aquellas personas q hicieron algo para la humanidad nadie le preguntara si UD tenía un doctorado o no?? )

SaraSara

Yo estoy comenzando el tercer año de doctorado con beca, y pretendo terminar la tesis antes de que finalice el cuarto y último año de la misma. Mi dedicación es exclusiva al doctorado, y a la docencia que implica la beca.

Trabajo mañanas y tardes de la primera mitad de la semana en leer bibliografía, y la segunda mitad realizo resúmenes de dicha bibliografía. En quince días o menos voy a terminar al fin la fase de lectura (aunque tengo muchos libros por ahí que iré añadiendo conforme escriba). Comenzaré a redactar con el índice que ya tengo elaborado, sobre la base de los resúmenes organizados en función del índice. El ritmo de trabajo se acelerará y mi director y compañeros podrán ver más resultados, de forma periodica.

Descanso una tarde de la semana en la que quedo con amigos, pero es cierto que mi vida social es casi nula y muy sedentaria. Mi marido trabaja todo el día y pronto seremos padres. Sé que pronto la tesis me va a costar el doble, pero también sé que la fase de redacción es la más agradecida, porque tiene “testigos”.

Lo que peor llevo es lo de ser invisible y que mi trabajo sea infructuoso durante tanto tiempo, pues mi director no ha leído ni una línea aún. Las tres publicaciones que tengo y los apuntes para alumnos son lo único que mis compañeros de departamento han leído de mi trabajo. Todo el mundo confía en que mi trabajo estará en tiempo y forma, y tendrá buena calidad. Yo también lo espero,

Es duro sentir la soledad de la investigación. Pasar semanas casi sin ver a nadie y trabajar mucho en algo que parece ser una locura o una inutilidad. Plantearse para qué, teniendo en cuenta que la beca es un contrato precario y temporal, y que no hay garantías de permanencia en la academia en plena crisis.

También siento que mi perfeccionismo es un poco estúpido. Podría escribir una tesis mucho más sencilla y facilona, y dedicarme a otras cosas en mi día a día, o incluso a otra profesión más estable. Podría meterme en política, o salir de fiesta, o labrarme una profesión de prestigio, como han hecho algunos de mis amigos más listos. Y yo estoy dejándome los mejores años en la vida intelectual y contemplativa, con una esperanza (no sé si infundada) de que alguien sabrá valorar mis conclusiones y no acabaré en la lista del paro o teniendo que empezar una carrera profesional distinta después de tanto esfuerzo.

Recomiendo hacer el doctorado (cuatro o cinco años de redacción de tesis, más el máster previo) a los que tengan beca y posibilidades elevadas de quedarse en la universidad o en una institución científica. También se lo recomiendo a los apasionados de la investigación que ya tengan un trabajo estable y que estén dispuestos a escribir despacito y sin exigencias (unos ocho años). Escribir una tesis es algo que hay que pensarse bien, porque es mucho más duro psicológicamente de lo que parece desde fuera y porque tiene un coste de opotunidad considerable.

Luego tendré que añadir a todo esto hueco para hacer una o dos estancias más, y dedicar un tiempo (más o menos un mes por publicación) a aumentar el número de publicaciones. Hasta ahora me han aceptado tres, me han rechazado dos y una de ellas me la aceptaron pero con tantas exigencias de modificaciones que no me mereció la pena. Eso sí, siempre en buenas revistas.

Ánimo a todxs.

JanJan

Sólo puedo comentar, ahora llevo 6 meses de haber concluido el doctorado, es duro saber, que la etapa donde era financiado con una beca y disfrutaba con pasión lo que hacía, tanto realizar mi investigación de tesis, presentar mis exámenes tutorales cada seis meses del avance de la tesis, dirigir tesis de lienciatura y ver graduados a mis estudiantes de lienciatura, era para mí el paraíso, ahora tengo que seguir al siguiente paso, buscar un postdoctorado o ingresar a una plaza de profesor investigador, sin embargo, como estudiantes recién graduados de doctorado, tenemos entre 4 y 6 artículos publicados en revistas indizadas, de 2 a 4 tesis dirigidas de licenciatura y algunos semestres de impartir materias, con esto, no es suficiente para conseguir una plaza de profesor investigador, al momento de competir con otros que ya llevan un par de años habiendo terminado el doctorado y teniendo ya postdocs y entre 15 y 25 artículos publicados, me deprimo de vez en cuando, cuando por el momento no puedo dedicarme el 100% a la investigación, ya que necesito $$$ para mis gastos personales, pero si algo les puedo decir, es que estoy intentando entrar como profesor investigador en una universidad, apostando no a que me contraten, sino a meter un proyecto por parte de la universidad a CONACyT para bajar recursos para la institución para compra de equipos, becas, etc. De alguna forma demostrar a la institución, que no únicamente seré investigador, también veo la forma de conseguir recursos para la institución y no sólo consumir un salario. Y me ha funcionado, y estoy a punto de recibir un sí o no definitivo de obtener una plaza a cuatro meses de haber egresado del doctorado. Es díficli, deprimente, y más cuando amas con pasión la investigación y formación de recursos humanos.

Lo único que les puedo decir, es que sí hacen con pasión su doctorado, porque realmente amen lo que hacen, no habrá nada que los detenga aunque al terminar se ponga difícil.

pacastelpacastel

Cada etapa de la vida trae sus propias necesidades. Por eso me licencié, conseguí trabajo, formé una familia, disfruté de la vida al máximo (baile, cine, conciertos, paseos, y muchas tertulias bohemias). Claro que casi siempre con profesores y con intelectuales. Detestaba la academia por todas sus marrulerías y mediocridad. Bueno me pensioné, pero ya tenía solucionado mi problema económico con suficiencia. De pronto, me encontré con otra felicidad: la de ser dueño de mi tiempo, de ser totalmente libre. Y apareció una carreta que me parecía interesante de investigar. Hice maestría y estoy iniciando el segundo año del doctorado. CONSEJO DE VIEJO: pensar en servir que lo demás llegará por añadidura. A quien se esmera por fabricar las mejores arepas algún día le sobrará la clientela. Siempre me obsesioné por desarrollar la inteligencia de esos adolescentes pillos de secundaria, sufría muchas penurias económicas pero mi meta no era enriquecerme. Creo que me gocé esta vida. Eso sí aspiro a ser uno de los más expertos en el tema que investigo en el doctorado, a eso dedicaré el resto de años que me queden, pero sigo con mis tertualis, amigas, amigos, viajes.

chemgolaschemgolas

Hola a todos,

En mi experiencia, no soy bueno publicando suficiente. Desde que egresé en 2010 hasta la fecha, llevo sólo 6 publicaciones, cuando la mayoría de mis compañeros que aún están de posdoc o los que ya están en plazas tienen por lo menos de 10 a 15 o más. Me parece complicado tanto relacionarme con otros como escribir sin datos experimentales.
Por otra parte, no siento esa pasión por formar estudiantes, no es mi objetivo. De hecho destesto “invertir” tiempo en dar clases. Tampoco me gusta la burocracia de CONACYT y las restricciones para poder aplicar a convocatorias para atraer fondos. Deseo poder investigar y aportar algo a la humanidad y me hubiera gustado trabajar en una industria como Intel, Dupont o 3M en Europa o los EUA. Sé que la industria es un tanto diferente, sobre todo en México, y quizás no pueda tener tanta libertad para investigar, pero tampoco me gusta estar recibiendo un salario por resultados ínfimos. Quiero llevar la ciencia básica a su aplicación, que no se quede en un artículo o en una tesis. Como me miran algunos, parece que cada vez que digo todo esto estoy diciendo blasfemia contra el mundo académico, pero siento que podría desempeñarme mejor en la industria y que mi pago sería bien merecido, además de que podría ascender más rápido y estar sin tanta incertidumbre.
¡Saludos!

Francisco R. Villatoro

Chemgolas, te animo a buscar hueco en la industria. Varios doctorandos de mi entorno han emprendido dicho camino aquí en Europa y les ha ido muy bien (en todos los sentidos). La industria es muy diferente de la academia, pero también es muy gratificante.

AmVRoAmVRo

Mi sugerencia es hacer la Maestría (en ciencias, MSc / M.S, / S.M., la que tiene tesis), y luego, si logras publicar un artículo de revista respetable y presentar en una conferenciaen en dos años, puedes considerar hacer el doctorado. De otro modo, piensalo dos, tres, hasta cuatro veces antes de hacerlo; podrías terminar tus próximos 4 a 6 años en un mundo de sufrimiento, depresión, y miseria. Espero no ofender a nadie; sé que publicar no es nada fácil, y hay mucha gente que tiene con qué hacerlo pero hay muchas cosas fuera de control, y la publicación a veces no llega.

Ramiro Hum-SahRamiro Hum-Sah

Gracias por el artículo Francis. Fue interesantísimo leerle hablar de estas cosas.

Me sorprende mucho puesto que desde la óptica de alguien que está comenzando el Master yo tengo como prioridades aprender y procuro entrar a tantas clases como me sea posible, así como enterarme de cosas nuevas que encuentre interesantes. Me sorprendía que mis amigos de doctorado no tuvieran las mismas motivaciones y ganas de conocer otras disciplinas, hasta hace poco entendí que lo prioritario en el doctorado es investigar, es volverte el mejor en un área determinada, dejar de acumular conocimiento y aportar (¡Que ingenuo era!) y si, a fin de cuenta no importa que un investigador sepa mucho, finalmente todo se reduce a escribir papers de calidad.

Una entrada maravillosa de Francis al respecto:

Los cuatro consejos de Steven Weinberg para jóvenes investigadores. http://francis.naukas.com/2011/12/12...stigadores/

Ernesto LopezErnesto Lopez

En los tiempos de Weinberg la situación era bien diferente: terminabas tu doctorado y podías encontrar un trabajo fácil. Hoy día el ritmo de crecimiento de solicitantes a doctorado crece espantosamente, y son muy pocas las posibilidades de encontrar un trabajo luego.

Una de ellas es porque aún con 70 años, muchos profesores se niegan a ceder su silla. Existe un entaponamiento, que hace que los doctorantes se dispersen por todo el planeta haciendo postdocs, de varios años; mínimo 3 o 2 postdocs de 3 años cada uno. Cuando uno termina los postdocs, nada les garantiza encontrar una posición fija tampoco; ya para entonces uno esta cerca de los 40 años: sí, 40 años y llevando vida de estudiante, viviendo en apartamentos compartidos por la baja paga, etc. A eso súmele, que si no encuentras una posición fija, debes al menos encontrar un trabajo en alguna empresa, y aquí es donde viene lo más frustrante: a muchas empresas no les conviene contratar a doctores. Tienen que pagar más salario, no tienen experiencia laboral, y la edad también juega un papel fundamental, entre muchas otras.

ErnestoErnesto

Hola, estoy en una situación similar de hastío y cansancio.
Cuando terminé mi maestría, me sentía muy embullado con la idea de hacer un doctorado. Apliqué a una escuela en Italia y me vine a hacer 3+1. Estoy ya en el +1, a finales de septiembre debería defender la tesis, pero siento el “burn-out”, siento que no doy más y temo hacer algo mal.

El “burn-out” me empezo casi desde el primer año; al llegar a esa escuela, vi una segregación enorme por parte de los italianos con respecto a los estudiantes internacionales; por ejemplo, de los profesores ser muy groseros al uno realizarle una pregunta en el medio del aula, y si se la hacía un estudiante italiano, este respondía sin vacilar, pero en italiano, para que muchos no entendieran. Yo sé italiano pero el resto de los estudiantes no sabían.

Por otro lado, ya yo tenía asignado un supervisor con tema te tesis y todo, pero hubo un cambio de jefe de departamento y pusieron a uno nuevo que es “rival científico” de ese profesor que me iba a supervisar la tesis. En el examen final de pase de año 1ro-2do, tuve que dar un seminario, para el cual me preparé, respondí bien todas las preguntas, pero el jefe de departamento, a sabiendas de quién era mi supervisor, se negaba a darme el aprobado; mi supervisor casualmente ese día (acordado por el jefe de departamento) no pudo estar presente. El 90% de la discusión fue sobre el por qué yo había decidido trabajar con él. Habían 4 profesores en total dentro del aula deliberando mi nota; dos de ellos me atacaban con el tema del supervisor y los otros dos estaban callados sin decir nada. Me llegaron a decir que si quería trabajar en el tema que estaba propuesta la tesis, que me cambiara de departamento o me fuera de la escuela. Al final de la reunión, el jefe de departamento me dijo que no tenía nota definida, que iban a decidir pronto. Salieron los cuatro profesores del aula y yo me quedé con otros dos compañeros de clase dentro. En eso, entra uno de los profesores que se encontraban callados y me dice: tienes que cambiarte de supervisor, evidentemente hay dos de ellos, que tu supervisor les cae mal.
Eso fue una tarde de jueves; al día siguiente, recibo un email del jefe de departamento diciendo que debo cambiar de supervisor si quiero ser aprobado en el examen y el plazo era hasta el martes siguiente. A esa hora yo corriendo, pensando con quién trabajar.

Fui y hablé con ese mismo profesor que se acerco y me dijo del problema personal y el me dijo que sin ningún problema podía trabajar con él. Empecé a trabajar en la tesis con ese nuevo profesor, tuve que cambiar completamente de tema de investigación, pero aún mantenía un poco de motivación por el PhD. Al poco tiempo, recibo un email de una lista de los estudiantes del departamento para participar en una actividad extra-curricular, salir a subir montañas, etc. Hubo algún que otro intercambio de emails entre los estudiantes y de pronto, recibo un email privado del organizador de la actividad, diciéndome que yo no estaba invitado, que por favor, no hiciera caso de los correos anteriores. Fui y hablé con el jefe de departamento para saber si había algún problema y este me respondió que yo no era muy allegado del grupo, etc., que ese había sido el motivo del desplante.

A partir de ese momento me empece ya a desilusionar de la idea del PhD en ese lugar, pero seguí trabajando normalmente. En 6 meses aproximadamente completé mi primer artículo, el cual hice enteramente yo, desde cálculos hasta la redacción. Se lo llevé a mi supervisor (Abril del 2015) y estuvo más de un año para leérselo, aún cuando yo se lo recordaba todas las semanas. Mientras tanto, le pedía cosas para trabajar y ni me escribía, no me decía nada. Tuve que auto-proponerme un tema afín y decidí por mis propios medios buscar los datos, etc. para poder trabajar. Una colega del supervisor intervino en el primer artículo y él me pidió añadirla (Dic 2016). Trabajamos juntos en correcciones, etc. Como era un trabajo entre tres personas, cada cual debía poner las correcciones. Yo y la otra colega trabajamos rapidísimo y le enviamos la copia final al supervisor. Este la guardo en una carpeta vieja, no salvó los cambios y el articulo se arruinó por completo. Tuvimos nuevamente yo y la colega reescribirlo. En enero de este año lo enviamos a una revista para publicar. Nos mandaron a hacer algunas pequeñas correcciones, para el cual el supervisor se brindó. Se metió más de un mes en corregir cuatro oraciones; la colega encolerizada escribió un correo bien fuerte para él, para que pudiera trabajar y acabar de publicar. Al final, él hizo las correcciones la colega y yo rematamos el artículo y se mandó el arbitraje. Días después, veo en Fb que publica una frase de: QUE SE LE DEBE HACER A UN ESTUDIANTE CUANDO MANDAN LA ULTIMA VERSION DE UN ARTICULO SIN AVISAR. Los comentarios de sus colegas eran horrendos hacia mi persona; me llamaban maleducado, decían que mi supervisor debía ponerme a trabajar sin descanso y luego no poner mi nombre en los articulos… peste…

Realmente me siento bien molesto. Le sumo a la causa el problema con el jefe de departamento, más estos líos con el nuevo supervisor. Ni se si me quiero presentar al examen; estoy pensando de no hacerlo.

GabsGabs

Hola compañeros. Hace dos años terminé la maestría y pues no fue una experiencia muy agradable, la verdad no me quedaron ganas de estudiar algo más, mi asesor solo estaba de adorno y en lugar de ayudarme me echaba tierra cada vez que podía, pero bueno al final logre titularme y de paso en muy muy muy malos términos con mi ex-asesor, me tarde un año en conseguir un trabajo más o menos estable en una universidad y ahora que lo tengo me dicen que no hay oportunidades de crecimiento a menos que estudie un doctorado, no me pesa tener que hacerlo porque es algo que ya tenia contemplado dentro de mi proyecto de vida, pero yo me veía estudiando en otra ciudad, estado o país y precisamente eso es lo que me agobia, tener esa sensación de estar estancada de saber que no puedo moverme porque corro el riesgo de perder mi trabajo y se que al finalizar un doctorado es muy difícil encontrar uno, mis conocidos me dicen que no sea tonta y que aproveche la oportunidad porque ya no soy tan joven y eso me hace sentir peor, mi familia cree que estudiar un doctorado es igual a ser un solteron de por vida, al final del día todos esos comentarios me afectan y me hacen sentir más confundida. Se que quiero un doctorado pero también se que sera muy difícil tener que trabajar y estudiar al mismo tiempo, nada en esta vida es fácil y se debe luchar por lo que se quiere pero creo el precio que se debe pagar es muy caro y lleno de sacrificios, pero bien lo valen cuando se tiene un sueño. Saludos.

AnaAna

Hola a todos!
Yo acabo de terminar mi primer an~o de doctorado en un laboratorio. Si, teneis razon, un doctorado es muy demandante y te deja exhausto. Yo aun no he pasado la peor parte y ya estoy un poco harta. Pero tambien hay que decir que no todo en la vida es facil. En cualquier trabajo tendras un jefe, unas ciertas vacaciones y tambien algunos findes de curro. A mi me parece que no esta mal como experiencia, para ver si realmente te gustaria ser investigador en el futuro o si no es para ti. Son varios an~os, pero se pasan volados, y creo que ayudan mucho a madurar. Lo mas representativo de este tiempo en el laboratorio ha sido a no tomarme las cosas tan a pecho, a no exigirme tanto. Hay cosas que no funcionan. No es nuestra culpa. Y nada de cancelar vacaciones!!!!!! Cancelad el experimento, hay tiempo para hacerlo un pelin mas tarde.

A los que no os han aceptado el trabajo, debe de ser un golpe duro, pero, como bien habeis dicho, es SOLO UN DOCTORADO. No pasa nada. Hay que tomarse las cosas con tranquilidad. Y seguro que habeis aprendido muchisimo. Quedaos con eso.

Un saludo a todos!

PD: perdon por la ausencia de tildes, estoy en un PC extranjero jajaja

JennyJenny

Esto es definitivamente una locura. Ahora lo único que siento es profundo respeto y admiración por aquellos que culminan su doctorado. Yo hice dos maestrías, una en mi país y otra en el exterior, así que entre una y otra se fueron prácticamente 5 años más de estudio, además de los 5 que ya había hecho para mi formación profesional. Una maestría la hice con beca 100% más remuneración mensual, lo cual fue absolutamente maravilloso, sólo preocuparse por sacar buenas notas y hacer un buen trabajo de grado. La del exterior, que era la que realmente anhelaba, la hice con recursos de mi familia, algo así como haber disfrutado mi herencia muy antes de tiempo, pero no me arrepiento en absoluto porque ha sido la mejor decisión y me ha dado ya muy buenos frutos y reconocimientos.
Ahora, después de pasar 5 años sin estudiar, dedicada a diferentes ritmos de trabajo, pasando por la docencia, me entró el bichito del doctorado; una decisión que parecía dormida y cobró fuerza en un ataque de cansancio con mi trabajo actual, de manera que muy a la madrugada me encontré iniciando una postulación que en menos de un mes me puso en mi primer día de doctorado. En este momento, después de ya más de un día con pocas horas de sueño, me siento feliz con los cursos que he pasado, porque es el lado de seguir estudiando. Sin embargo cuando se llega la tarea de leer para escribir, la cosa se vuelve a otro precio y desde la primer semana dijimos con mis dos compañeros: esto no es nada parecido a una maestría. Estudio dos semanas por mes, en clases que implican leer y escribir a un ritmo acelerado, para “descansar” dos semanas en las que el esfuerzo se debe dedicar a leer lo que viene para las siguientes semanas, además de avanzar en la escritura del proyecto de investigación, que por supuesto trae sus propias lecturas.
En tres meses ya una compañera estuvo incapacitada por vértigo causado por estrés, hay un matrimonio que sufre y yo ya llevo más de una crisis que termina en llanto. En medio de lo exigente que ya es el doctorado en si mismo, pues como no tengo beca, sigo trabajando no sólo a tiempo completo sino también en extra tiempo, porque mi salario base es el que cubre mis gastos y los desplazamientos que requiero para el doctorado, y entonces de otro lado tiene que resultar el dinero para pagar la matrícula.
Hoy llegué al punto de colapso, ha sido una experiencia muy enriquecedora, pero la dejo para los valientes que tengan la energía suficiente y el valor de dejar de lado su familia y su vida personal, y sobretodo para aquellos que tengan asegurada la financiación del doctorado y un modo de vida que aunque sea modesto esté asegurado. Me pongo a pensar y definitivamente mis amigos que tienen doctorado definitivamente sólo están dedicados a la investigación o docencia en una universidad, y pues yo tengo claro que eso no es lo que quiero hacer toda la vida. Aunque las universidades planteen que el doctorado también está hecho para los profesionales que quieran ejercer su profesión liberal (fuera de una universidad), la verdad es que no es así…la lección del primer curso es algo así como “bienvenido a la comunidad científica”, lo que significa entrar al sistema.
Me pongo a pensar que en las investigaciones que he participado lo hice con una remuneración y eso de verdad que hace la diferencia. De todos los comentarios que leí aquí hoy y que ayudaron mucho en mi reflexión y toma de decisión, los que me parecen más sensatos son los que proponen que una tesis doctoral es un trabajo, que cuesta mucho tiempo, dinero y esfuerzo, que va a ser publicado (artículos, libros, conferencias, etc.) y pasará a ser de uso público. Así que si vas a trabajar para la comunidad académica y científica, pues lo más justo será recibir una remuneración por ello.
Yo espero terminar el curso que me queda porque además ya pagué bien caro por ello, pero hasta acá llego. Prefiero tomar una decisión dura ahora y no unos años más adelante, quizás a costa de mi salud.

Nieves Corral

Hola, yo defendí mi tesis doctoral en septiembre y la verdad es que me siento bastante cansada, física, psicológica y emocionalmente. La he terminado en 3 años y 8 meses de trámites burocráticos (tribunal, sus cv, sus aceptaciones, los informes de evaluación, la selección de fechas de defensa, impresión de los ejemplares…). He conseguido 6 publicaciones científicas en revistas indexadas en Scopus y SJR y he participado en 3 congresos (ponencias y comunicaciones conjuntas). He terminado con una contractura en la espalda. Con todo ello me encuentro un poco perdida en el mundo de los proyectos de investigación autonómicos, nacionales, los contratos Ramón y Cajal, Ramón de la Cierva, Marie Curie…no encuentro información clara y precisa al respecto. En las oficinas del Inem no tienen mucha idea sobre investigación y me resulta un poco desmotivador. No sé si será una fase normal después de acabar un doctorado, pero después de tanto esfuerzo, sin recibir ninguna remuneración por nada, me siento un poco depresiva y no veo la luz. El mundo de las bolsas de profesores sustitutos interinos de universidad es deplorable, te pueden contratar por 2 horas de clase y 2 de tutorías después de hacer una tesis doctoral, con una remuneración de alrededor de 200 €. Conseguir experiencia docente para la acreditación de Profesor Ayudante Doctor por la Aneca lo veo bastante complejo, sobre todo para las personas que vivimos en un entorno rural y no podemos subsistir con una retribución de ese tipo al tener que trasladarnos a la capital. Por otro lado, no entiendo muy bien la incompatibilidad: Ssi una universidad hace un contrato de media jornada con 4 horas de dedicación a la semana o 12, ¿no puede uno buscarse otro trabajo para poder sobrevivir? entiendo que con la jornada completa sería incompatible, pero no me queda claro para la media jornada.
También veo difícil el tema de los congresos y las estancias, porque para pagar los congresos hay que tener dinero, si uno no tiene trabajo difícilmente puede pagarse un congreso; además de la estancia de investigación postdoctoral, porque algunas universidades exigen tener una relación contractual con una universidad para gestionar el trámite. Con lo cual, no se puede seguir obteniendo experiencia investigadora si no se tiene dinero y si no se tiene una relación con una universidad. Por tanto, no se puede progresar para que te acrediten en la universidad si no se está dentro de la universidad. Al menos, según la información que encuentro, es a la conclusión que llego.
Bueno, un saludo.

Janeth

A dos años y 10 meses comenzado mi doctorado, parece que mi estudio esta en nada, yo estudio el doctorado para aportar a la sociedad, y una de mis metas personales fue dedicarme a la investigación, pero mi talón de Aquiles fue el dinero, aunque he conseguido becas para realizar mis estudios, el doctorado me esta costando, mi beca termina y aún creo que estoy en la mitad del trabajo, mi directora de tesis, me dice todo que es excelente, pero pienso que se podía mejorar, y aportar mas cosas que obviamente no me indica, tener una reunión de solo 30 minutos cada 2 meses o 3 meses pidiendo solo avances creo que no es muy buena metodología, ahora he tenido que buscar ayuda externa para poder aclarar y mejorar mi tesis, porque los datos y el estudio de campo se realizaron, pero parece que a los del doctorado no les interesa demasiado o me dicen que si tu directora lo firma y lo aprueba es porque esta bien, y creo que esa respuesta no es la que quiero oír, tan facilona, me fastidia ese hecho de que no se involucre con mi tema y que me deje a libre albedrío, cuando quise pedir consejo a otro docente sobre el tema, parecía que se me iba encima porque pensaba que quería cambiar de asesor, y me dijo que eso no se hacía y era tarde para hacerlo, cuando en realidad no quise decir eso. E ir a congresos los tienes que buscar tu, no encuentro comunicación entre doctorandos y la escuela del doctorado parece que te dicen búscate la vida, cuando recién hice mi reclamo para que hagan algo de involucrarse mas con los doctorandos como que recién se pusieron las pilas y están comunicándonos todo respecto a la investigación del área … Bueno a seguir trabajando, pero sino lo disfrutas puede que pierda el encanto de seguir con el doctorado, tienes que tener mucha voluntad de seguir haciendo investigación y darle mucho tiempo, extraño a mis amigos, mi familia (mi padre, mi madre, mi único hermano falleció), quisiera incluso hacer familia (mi novio se fue a su país, y no pude seguirle por estar haciendo el doctorado), Saben, algún momento pensé ser una persona normal … echar al tacho todo y solo dedicarme a vivir a hacer otras cosas, por eso si es que termino el doctorado, terminaron mis días académicas, pondré una empresa y seguiré otra línea … he dicho!!

Carlos AllanCarlos Allan

Hola. Acabo de terminar el doctorado después de 8 LARGOS años (Maestría y Doctorado), 3 paper como primer autor y una cuantas conferencias; y solo para enfrentarme a la realidad que poco trabajo y bien pagado existe. Lo peor es que pocos a mi alrededor lo valoran. Sin embargo, a pesar de todo esto, sigo exhortando a amigos a que lo hagan. Raro, no??

Francisco R. Villatoro

En países como Alemania, Carlos, una vez defiendes la tesis ya eres el Doctor Allan, todo el mundo te llama así y todo tus amigos presumen de conocerte. ¡Qué gran diferencia con nuestros países!

Ramon, Et al.Ramon, Et al.

Para llegar a éste blog googlé “vale la pena hacer un doctorado a los 45” y leer sus experiencias me ha aportado mucho. Soy un padre de familia que ha dedicado los últimos 20 años a criar a dos hijos y llevar un matrimonio feliz, con sus altibajos y por supuesto no puede faltar un perro. El primero de mis hijos ya universitario y la segunda en prepa, hasta he tenido que hacerme cargo de mis suegros ;). Tengo una licenciatura, una ingeniería previos a mi vida familiar y dos maestrías en mi camino de padre de familia. Todos mis títulos en Universidades reconocidas, desde mi graduación de la licenciatura entré a la industria a trabajar primero en la agroalimentaria, luego en la farmacéutica transnacional (con posiciones de Director regional al terminar mi segunda maestría), luego de emprendedor en tecnología, quebramos!, de nuevo director en alimentos (mas dinero) y allí llegó el burnuot, yo y otras personas que recuerdo cansados de trabajar para la industria, con jefes que… y reuniones sociales… y sí lo mismo que algunos acá también lamentan del doctorado, la otra cara de la moneda también es cara. Jajaja. Así hace unos quince años me aventé al mundo emprededor en el sector de salud, en la actividad que me apasiona y terminé viviendo el “7 day weekend” tan anhelado, feliz como perdiz, pero con las cuentas al día, no se gana tanto cuando pagas los gastos de la operación, las vacaciones pasaron a ser mas largas pero con menos lujos, tiempo libre para ir al colegio a todas las exposiciones de mis hijos, hasta miembro de la sociedad de padres por dos años me hice, lo cual disfruté en demasía. Sin embargo la espina del doctorado siempre estuvo viva en mí, publicar investigaciones, congresos, etc.
Mi país entró en una crisis socioeconómica y política muy severa. Debí cerrar mis centros de salud, sin recibir nada cambio, perdí todo lo que tenía, lo que había trabajado los últimos 10 años, incluyendo el reconocimiento profesional , mis bienes personales, incluso la mayor parte de lo ahorrado durante mi vida laboral y empresarial. Lo que nunca pierdo es mi pasión por emprender, sin temor de comenzar desde cero, busqué nuevos socios y me vine a México, y elegí una ciudad donde se encuentra la sede de la UNAM que dicta el Phd de mis sueños, puse mi primer centro de salud al frente de su sede, a escasos 100mts con la intención de estudiar y llevar el negocio que de hecho es la misma área que coincide con la línea de investigación de la profesora que llevo varios años leyendo su trabajo y aquí estoy a los 45 con el dilema: ¿Phd o no Phd?, Opto por tomar el camino teórico-aplicado, me voy por desarrollar patentes, Si un phd o Maestria me ayuda con eso genial. Mi interés está mas en desarrollar patentes para mejorar la calidad de vida de los pacientes y continuar la expansión de mis centros de salud. Leyendo sus experiencias optaré por alguna opción que me lleve en ese camino.
Lo importante es que te apasione lo que haces.

Alejandra Leal GuzmánAlejandra Leal Guzmán

Pues yo me eché mis buenos 10 años en terminar el doctorado, combinándolo con trabajo y vida propia y sinceramente tengo que decir que sufrí bastantes decepciones en el camino, aunque algunas de las experiencias que relatan me han puesto los pelos de punta. En fin, justamente hoy estoy escribiendo el discurso de orden a nombre de los graduandos de postgrado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo así que me metí en esta página a curiosear buscando un poco de inspiración en las experiencias de otros seres como yo que hayan pasado por esta tortura calificada de “académica”. En el discurso pensaba resaltar las ganancias de haber hecho un doctorado pero me doy cuenta que todos los beneficios son estrictamente personales y que sólo tienen sentido si ser investigador es lo que más quieres en tu vida. Lo que sobró en estos 10 años fue la indiferencia del tutor y de la institución donde trabajo (y que conste que es una institución de investigación donde te exigen estudios de postgrado para ascender, pero cuando te gradúas te dicen que no tienes experiencia suficiente como Doctor); el aislamiento casi completo porque no tuve interlocutores: mi tesis versó sobre terremotos e historia urbana y cuando acudía a los urbanistas o historiadores estos alegaban no saber nada de terremotos y si se me ocurría acudir a los sismólogos era peor porque para ellos la historia no era una disciplina que valiese la pena estudiar. Además, existen pocas investigaciones similares y con dos excepciones, los investigadores a quienes contacté por correo electrónico nunca respondieron. Para rematar, la coordinadora del doctorado era una momia incompetente que me retrasó casi 3 años y si estoy aquí escribiendo esto fue porque alguien se dio cuenta que el formol ya no hacía efecto y la cambiaron por una mujer extraordinaria, solidaria y competente que me ayudó a salir del pantano de la burocracia para poder dedicar los esfuerzos a la escritura de La Tesis. Las semanas previas a la defensa fueron horrendas, mi tutor insistió en ponerme dos jurados sismólogos que obviamente no entendieron nada de lo que estaban leyendo. Al final, las dos jurados urbanistas hicieron la diferencia y la mocha tesis fue calificada como excelente y mi presentación como la más elegante que ellas jamás habían visto. No obstante, aunque estoy felicísima de haber salido de este trance y de que todo el proceso me ha servido para convertirme en una auténtica investigadora, en este momento no tengo energía ni interés en tratar de hacerme un lugar en la academia porque lo que vale no es el título ni siquiera tu capacidad, sino las palancas que tengas. Mi sueldo actual da pena y no parece que vaya a mejorar pronto, pero yo ya sabía que eso último iba a ser así.
En resumen, ahora no se si asustar levemente a los Magistri hablándoles de la soledad del doctorante y de la inutilidad práctica de cursar un doctorado, limitarme a señalar todo el arsenal teórico y metodológico que puedes llegar a adquirir, que es valioso en la medida que vayas a dedicarte a la investigación y a la docencia pero poco más que eso, o asustarlos más aún exponiendo mi visión como antropóloga de lo que significa hacer un doctorado en facultad ajena y aprender con qué se come ese asunto de la transdisciplinariedad y cómo puedes aplicarlo para pensar la ciudad…

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>