Tinta electrónica a color para libros electrónicos

dibujo20090430_single_pixel_structure_cross_section_and_behaviour

El futuro de los libros no es tan negro como François Truffaut nos presentaba en Fahrenheit 451, sin embargo, el libro electrónico es una realidad y todos lo disfrutaremos dentro de un lustro. Los e-libros más baratos utilizan tinta negra que refleja luz como la tinta sobre papel presentando un brillo y contraste similares a los de un libro convencional. Bueno, pero no son en color. Pronto lo serán, gracias a los avances en tinta electrónica a color barata, como el trabajo de Jason Heikenfeld, University of Cincinnati, Ohio, EE.UU., y sus colaboradores de la empresa Sun Chemical. Utilizando técnicas fotolitográficas estándares han fabricado píxeles formados por un pequeño depósito de tinta a color que fluye fuera cuando se le aplica un voltaje y que vuelve a la burbuja cuando deja de aplicarse (gracias a la tensión superficial y el uso de materiales hidrófobos). Lo sorprendente: este proceso es suficientemente rápido como para presentar imágenes de vídeo y el píxel parece que podrá funcionar en papel electrónico flexible. Nos lo cuentan en “Photonics: E-ink goes colour,” Nature 458: 1080, 30 April 2009 , haciéndose eco del artículo técnico J. Heikenfeld et al., “Electrofluidic displays using Young-Laplace transposition of brilliant pigment dispersions,” Nature Photonics, Published online: 26 April 2009 .

El mercado del libro electrónico a color moverá mucho dinero en el futuro y muchas tecnologías diferentes, actualmente en investigación y desarrollo, están en la palestra. Nadie sabe cuál será la tecnología que finalmente se imponga. Lo que sí sabemos es que mucho dinero se está dedicando a esta investigación y que los frutos no tardarán en verse en el mercado. No sólo en los libros electrónicos. Imagina una pantalla de ordenador reflectora, como un libro, no emisora como la que usas para leer esto. Mucho más económica energéticamente, te permitirá leer con luz solar sin reflejos indeseados. Un mercado tan enorme es muy jugoso.

La figura de arriba muestra la geometría de un píxel desarrollado por Heikenfeld et al. El depósito (reservoir en la figura) del pigmento soluble en agua ocupa entre 5-10% del área del píxel. El canal superficial que recibirá el pigmento ocupa el 80-95% del área visible del píxel. Lo mejor de este diseño es que el canal está entre dos dieléctricos hidrófobos con lo que no es necesaria energía eléctrica para que la tinta vuelva a la burbuja. La presión de Young-Laplace debida a la tensión superficial es suficiente para que el pigmento retorne al depósito. Es el mismo efecto que se da cuando unimos con un tubito dos globos (o burbujas) de radio de curvatura diferente. El de mayor radio “absorbe” el aire del de menor radio. Este mecanismo es similar al que utilizan los cromatóforos de muchos animales como los camaleones. La naturaleza siempre por delante cuando se trata de ahorrar energía y los tecnólogos ávidos de imitarla por la misma razón.

PS: Ahora “Leer e-libros es un rollo” (visto en Menéame) pero dejará de serlo en un lustro.


Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>