Editor de una revista de Bentham Science Publishers abandona por malas prácticas de la editorial

Dibujo20090617_bentham_logoBentham Science Publishers ha puenteado al Dr. Bambang Parmanto, editor principal de la revista “The Open Information Science Journal” y ha aceptado un artículo en su revista sin que él lo supiera ni viera los comentarios de los revisores, si los hubo. Este informático de la University of Pittsburgh, Pennsylvania, ha abandonado su puesto como editor. Lo peor es que el artículo había sido escrito por SCIgen, un programa de ordenador para escribir artículos sin sentido (hoax), y enviado por el estudiante de doctorado Philip Davis, en Cornell University, Ithaca, New York. Envió el artículo el 29 de enero. El 3 de junio Bentham informó a Davis que el manuscrito había sido aceptado y sería publicado si pagaba 800 dólares. Obviamente, Davis se retractó del artículo y no los pagó. Nos lo cuenta Natasha Gilbert, “Editor will quit over hoax paper. Computer-generated manuscript accepted for publication in open-access journal,” Nature News, Published online 15 June 2009 , y el propio Philip Davis en “Open Access Publisher Accepts Nonsense Manuscript for Dollars,” the scholarly kitchen, 10 june 2009. Muchos otros se han hecho eco de esta noticia, como Peter Aldhous, “CRAP paper accepted by journal,” NewScientist, 12 June 2009.

Bambang Parmanto: “I think this is a breach of policy. I will definitely resign. Normally I see everything that comes through. I don’t know why I did not see this. I at least need to see the reviewer’s comments. (…) The peer review didn’t work. The publisher could take advantage of the fees, and that is why I want to leave.”

Davis cuenta que le molestaba recibir tantos correos de Bentham invitándole a enviar artículos (todo el mundo y yo incluido recibimos estos mensajes semanalmente, no sólo de Bentham también de Hindawi y otras editoriales de pay-per-publish open-papers). Davis utilizó, como no, el software SCIgen, para fabricar el artículo sin sentido titulado “Deconstructing Access Points.” El artículo fue aceptado “This is to inform you that your submitted article has been accepted for publication after peer-reviewing process in TOISCIJ,” y Davis se retractó de forma políticamente correcta “I’m afraid that we have to retract this article. We have discovered several errors in the manuscript which question both the validity of the study and the results.”

Por cierto, Davis debe ser un cachondo. Rrepitió la jugada en febrero con otro artículo bulo “A Study of Wide-Area Networks” que envió a la revista “The Open Software Engineering Journal,” también publicada por Bentham Science Publishing. Pero un mes más tarde el artículo fue rechazado. Utilizó un pseudónimo y afiliación diferentes.

¿Qué dice la editorial al respecto? Mahmood Alam, director de publicaciones de Bentham Science Publishing, envió un e-mail a Nature defendiendo a su editorial e indicando, a toro pasado, que aceptaron el artículo sin que el editor lo supiera para tratar de desvelar quien era el bromista detrás del artículo y tomar medidas legales contra él. El bromista, Davis, dice que no se lo cree. En su opinión, no tomaron ninguna medida para conocer su verdadera identidad.

Por cierto, Bentham publica más de 200 revistas internacionales de libre acceso de las cuales 30 aparecen en el ISI JCR 2007 (todas de medicina y biociencias).

Uno de los comentarios a la noticia me ha llamado especialmente la atención. En biología es habitual que si otro biólogo te pide los datos de un estudio tú se los envíes con prontitud. Shi V. Liu, del Eagle Institute of Molecular Medicine, Apex, North Carolina, EEUU, pensó que el estudio de Jennifer E. Mendell et al. “Extreme polyploidy in a large bacterium,” Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. (PNAS) 105: 6730-6734, 2008, era demasiado espectacular para ser verdad. El estudio llegó a tener gran repercusión y apareció comentado hasta en Nature News, H. Ledford “Giant bacterium carries thousands of genomes.” Ante las dudas, Liu decidió pedirle los datos del estudio a sus autores. No se los dieron. Pidió ayuda a los editores de PNAS y juntos solicitaron los datos del estudio a sus autores. No se los dieron. Resulta que los datos los tenía un estudiante y no había ninguna otra copia de los mismos. Curioso. Liu decidió escribir una carta al editor de PNAS para contar públicamente lo que le había pasado. Se la rechazaron. Lo ha logrado publicar en Logical Biology 9:42-43, 2009.

En todos los lares se cuecen habas.

1 Comentario

Participa Suscríbete

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>