NIF no ha logrado la ignición de la fusión y se encuentra en una encrucijada de financiación

El laboratorio de fusión por confinamiento inercial mediante láser más potente del mundo, NIF (National Ignition Facility), situado en el LLNL (Lawrence Livermore National Laboratory), California, no ha logrado lo que prometió para este año, la ignición de la fusión con exceso positivo de energía (producir más energía de la necesaria para lograrla). Su financiación finaliza este mes. Como no han logrado la ignición, la NNSA (National Nuclear Security Administration), parte del Departamento de Energía (DOE) de EEUU, tiene 60 días para presentar un informe explicando qué problemas han impedido lograr la prometida ignición y cómo pueden ser superados. Si el Congreso de EEUU considera aceptable su explicación, NIF recibirá financiación adicional. En caso contrario, se clausurará el programa de fusión del NIF (aunque no su programa militar de prueba de armas nucleares, que reclama más tiempo de uso de la instalación). Todo el mundo sabe que en plena crisis económica el Congreso no dudará ni un segundo en clausurar el programa (como ya lo ha hecho con otros en múltiples ocasiones). Nos lo cuenta Daniel Clery, “Laser Fusion: Ignition Facility Misses Goal, Ponders New Course,” Science 337: 1444-1445, 21 September 2012.

NIF ha sido polémico desde que se propuso en la década de 1990 el uso civil (producción de energía) de esta instalación cuyo objetivo inicial era la prueba y simulación de explosiones nucleares (EEUU abandonó las pruebas reales en 1992). Muchos expertos opinaban que el doble uso de la instalación conlleva que la tecnología utilizada para alcanzar la ignición no era la adecuada y que el proyecto sería un despilfarro. Los graves problemas técnicos que sufrió durante su construcción, que la retrasaron 7 años y triplicaron por tres su coste inicial, siempre han sido su punto débil, pero desde 2010, el 80% de los disparos del láser han sido para aplicaciones civiles (lograr la ignición). La parte difícil es conseguir que la cápsula con el combustible implosione de forma suave y simétrica, logrando un punto central suficientemente caliente para lograr la ignición, como predicen las simulaciones numéricas. Pero por ahora, todas las pruebas realizadas han requerido más energía en el pulso láser (en la actualidad unos 1,8 megajulios) que la obtenida tras la implosión. Pase lo que pase en el Congreso de EEUU, lo que parece claro es que la nueva financiación que se pueda obtener, a partir de enero de 2013 se limitará el uso de los disparos del láser para usos civiles a como mucho el 50%, pues las aplicaciones militares reclaman que el 20% es muy poco tiempo.

4 Comentarios

Participa Suscríbete

Alejandro Rivero

En los 80 Alejaldre trabajaba en temas de estos en USA y una de sus quejas, recuerdo, era que los datos empiricos los recopilaban los militares y filtraban a los civiles lo que querian, con lo cual lo modelos de fusion inercial no estaban tan finos como debieran. Supongo que este fue el problema que intentó corregirse con el uso civil de la NIF.

raul merea vidalonraul merea vidalon

En cierto modo entiendo porque le quieren dar prioridad al uso militar que al civil ya que si pueden crear 1 arma nueva con esos experimentos podran fabricarla y venderla ganando mucho dinero en el proceso pero lo que no estan mirando es que la fusion tiene 1 2 uso ya que no solo podria darle enegia a todo el pais pero tambien se puede convertir en la nueva fuente de energia para nuevas y poderosas armas asi que los militares no se
deberian oponer y ver que si los beneficia a ellos tambien

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>