Una nueva explicación a la anomalía climática de Dryas

Science Magazine

La última desglaciación, hace entre 19 y 11 mil años, ofrece algunos enigmas climáticos cuando se comparan Groenlandia y la Antártida usando testigos de hielo (la composición isotópica del agua) en los llamados periodos de Dryas. Se publica en Science un nuevo método de reconstrucción isotópica de las temperaturas en la columna de agua de los testigos de hielo que tiene en cuenta la difusión del hielo sólido durante el deshielo. Incorporando este efecto al modelo climático CCSM3 logra explicar la anomalía de la temperatura superficial en Groenlandia en los periodos de Dryas.

Hay que destacar que el clima global durante la última desglaciación se entiende bastante bien. Se explica gracias a un aumento global de la temperatura superficial debida al incremento de la irradiación solar y a una redistribución del calor entre ambos hemisferios asociada a cambios en la circulación termohalina en el océano Atlántico. Sin embargo, al comparar la composición isotópica de δ18O y de δ2H (o δD) en el agua en los testigos de hielo de Groenlandia (curva verde en la figura) aparece una clara discrepancia respecto a la Antártida (curva naranja) en los periodos de Dryas Antiguo (OD) y Dryas Reciente (YD).

La nueva solución a esta anomalía tendrá que ser refrendada por futuros estudios, pero nos recuerda que muchas anomalías climáticas regionales tienen su origen en la no inclusión de ciertos efectos locales en los modelos climáticos. Hay destacar que a nivel global entendemos muy bien el clima, su evolución y las causas asociadas a sus cambios. Nos lo cuenta Louise Claire Sime, “Greenland deglaciation puzzles,” Science 345: 1116-1117, 5 Sep 2014, siendo el artículo técnico Christo Buizert et al., “Greenland temperature response to climate forcing during the last deglaciation,” Science 345: 1177-1180, 5 Sep 2014.

Dibujo20140904 Spatial patterns in Greenland temperature change - science

La cantidad relativa de isótopos en el agua del hielo depende de la temperatura cuando se formó la nieve. Por ello se usan para reconstruir las temperaturas del pasado en la Antártida y en Groenlandia. Los testigos de hielo también permiten registrar el CO2 presente en la atmósfera. Luego también permiten estudiar la relación entre la temperatura y el CO2 atmosférico. Los resultados de estos registros climáticos en el periodo Dryas Antiguo han desconcertado a muchos climatólogos (que lo han bautizado como “periodo del misterio”). El periodo Dryas Reciente no es menos paradójico. Se han propuesto muchas explicaciones, como sucesos catastróficos.

El verano de 2012 mucha gente se alarmó porque la capa de hielo superficial de Groenlandia estaba recubierta por una finísima capa de agua según los datos de satélites. Este deshielo superficial en la época estival da como resultado un fenómeno de difusión que ha de ser tenido en cuenta en la interpretación de las medidas climáticas de los testigos de hielo. El nuevo artículo incorpora este efecto a la hora de interpretar las diferencias entre el hemisferio sur y el hemisferio norte durante los periodos de Dryas.

La mayoría de las capas de hielo del hemisferio norte estaban en retirada hace unos 19.000 años, pero el registro isotópico en Groenlandia no muestra dicho efecto hasta hace unos 14.700 años. El nuevo artículo incorpora el efecto del flujo de la capa de agua superficial deshelada hacia el océano Atlántico en un modelo climático que incorpora la circulación termohalina general (cinta transportadora oceánica de agua salida desde las aguas superficiales a las aguas profundas). Este agua dulce de deshielo produce un efecto tipo balancín en el calentamiento entre ambos hemisferios capaz de explicar el calentamiento del hemisferio sur a expensas de el del hemisferio norte, es decir, la anomalía climática del periodo Dryas Antiguo. Los autores del nuevo trabajo reafirman sus resultados con un análisis de la relación isotópica de nitrógeno (δ15N) para reconstruir las temperaturas de tres lugares en Groenlandia. El patrón geográfico observado apoya la idea de que el calor transportado por el océano Atlántico es clave en la resolución de la anomalía.

En cuanto al misterio (o anomalía) en el periodo Dryas Reciente (hace entre 12.800 y 11.500 años) se puede explicar por un calentamiento de unos 5 °C en Groenlandia resultado de una reducción de la altura de la capa de hielo en el hemisferio norte de unos 2 km entre el Dryas Antiguo y el Dryas Reciente. Este cambio modificó la circulación atmosférica, causando un aumento relativo de la humedad en la región del Pacífico Norte que redujo las proporciones de isótopos en los testigos de agua. Esta explicación de Buizert y sus colegas me parece menos convincente, pero yo no soy experto.

En resumen, las anomalías de Dryas se pueden explicar gracias a la incorporación de efectos regionales en los modelos climáticos globales.


3 Comentarios

Participa Suscríbete

danieldaniel

Dices que el clima durante la última desglaciación se explica gracias a un aumento global de la temperatura superficial debida al incremento de la irradiación solar y a una redistribución del calor entre ambos hemisferios asociada a cambios en la circulación termohalina en el océano Atlántico. ¿Y el aumento de CO2 que se observa en la figura, a qué se supone que se debe?

Francisco R. Villatoro

Daniel, el calentamiento global liberó el CO2 almacenado en las aguas profundas de los océanos (un proceso que duró unos diez mil años; en la actualidad un aumento comparable se ha producido en sólo 200 años, de ahí su origen antropogénico). Busca en la web si quieres más información.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>