Las pizarras que decoran la película “Hidden Figures”

Dibujo20170124 hidden figures black board 20th century fox

Las películas, películas son, más aún las basadas en hechos reales. En la NASA nunca se usaron las grandes pizarras que decoran la película “Hidden Figures” (2017), en España “Figuras ocultas” y en otros países “Talentos ocultos”. La única que existió fue mandada fabricar por un fotógrafo, J. R. Eyerman, para un fotorreportaje para la revista LIFE. La colocó en los exteriores de un edificio y solicitó varios posados a un grupo de seis ingenieros. Tras la sesión de fotos, no se sabe qué pasó con ella. “Space Frontiers” se tituló la serie de fotografías que realizó alrededor de 1960.

Si no has visto la película, te la recomiendo. No por su contribución al séptimo arte, sino porque destaca la historia de las primeras mujeres afroamericanas que trabajaron como calculistas para la NASA en el Centro de Investigación Langley en Hampton, Virginia. Por supuesto, siendo una película, está repleta de licencias dramáticas. Una realidad falseada para buscar el asombro del espectador. La gran protagonista, la matemática Katherine G. Johnson, empezó a trabajar en Langley en 1953 y fue la primera mujer cuyo nombre aparece como coautora de un informe científico-técnico de la NASA. En concreto, sobre las ecuaciones de la trayectoria de una nave que debe colocarse en órbita alrededor de la Tierra.

La película está basada en el libro de Margot Lee Shetterly, “Hidden Figures. The American Dream and the Untold Story of the Black Women Mathematicians Who Helped Win the Space Race,” (2016). Más información sobre las tres protagonistas de la película en Elizabeth Howell, “The Story of NASA’s Real “Hidden Figures”,” Scientific American, 24 Jan 2017. Más información sobre las pizarras en “La historia visual de la gran pizarra de la NASA,” LCMF, 09 Dic 2014.

[PS 27 Ene 2017] Este post participa en la Edición 7.X del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es el Blog del IMUS. Se puede participar hasta el 29 enero, basta escribir una entrada sobre matemáticas y anunciarlo por Twitter con la etiqueta #CarnaMat7x y una mención a la cuenta @IMUS y a @CarnaMat.

Dibujo20170125 katherine johnson mathematician nasa gov

Hubo mujeres calculistas desde 1935 en la precursora de NASA, llamada NACA (National Advisory Committee for Aeronautics) para ayudar al desarrollo de aviones para la guerra. Su cuartel general era el Langley Memorial Aeronautical Laboratory en Hampton, Virginia. Las primeras cinco calculistas de color son de 1943 (el activista A. Philip Randolph lideró en 1941 una marcha de protesta hasta Washington para solicitar que la gente de color participara en la Gran Guerra de forma activa). NASA (National Aeronautics and Space Administration) se creó en 1958 tras la desaparición de NACA. Heredó todos sus empleados.

Dibujo20170124 other photograph Katherine Johnson at Langley NASA

Katherine Johnson (ahora tiene 98 años) recibió una Medalla Presidencial a la Libertad de manos del Presidente Obama en 2015. A partir de ese momento las calculistas de color de la NASA pasaron a ser noticia en muchos medios y conocidas por parte del público general. Eso sí, hasta que no han llegado a Hollywood, muchos aún lo ignoraban.

La película “Hidden Figures” nos recuerda que la segregación racial era el día de día de muchos estadounidenses. En NACA (y luego NASA) hubo baños marcados “COLORED GIRLS” y mesas en la cafetería marcadas con “COLORED COMPUTERS”. De hecho, las únicas personas de color que podían usar la cafetería eran las calculistas (el resto del personal de color lo tenía prohibido). Estos carteles desaparecieron de forma gradual. Las calculistas no calculaban en pizarras, sino que usaban calculadoras electromecánicas (de las marcas Monroe y Friden). El grupo desapareció en 1958 tras la llegada de los ordenadores programados en FORTRAN. Muchas se convirtieron en las primeras programadoras de dichos ordenadores.

Esta pizarra es famosa en Twitter bajo el titular “NASA antes de Powerpoint en 1961″. Hasta donde me consta, el fotorreportaje de Eyerman no llegó a publicarse en la revista LIFE, aunque sus fotos pertenecen al archivo documental de dicha revista. Hay un reportaje sobre la labor de los ingenieros de Langley, donde aparecen varias instalaciones, pero no aparecen fotos ni de pizarras, ni cálculo matemático alguno. Quizás el editor pensó que estas fórmulas podían asustar a los lectores de la revista (aunque un reportaje de la época sobre John von Neumann incluyó una fotografía con él delante de una pizarra con una fórmula).

Por cierto, la pizarra que mandó construir Eyerman para su fotorreportaje es de pésima calidad. Recuerda a las pizarras que hay en muchas universidades españolas. En aquella época se usaban pizarras de buena calidad. Negras, para favorecer la visibilidad del trazo de la tiza. Con gran calidad táctil, para que las ideas se deslizaran por la mente al mejor ritmo posible. Y, por supuesto, del tamaño apropiado y colocadas a la altura apropiada para su uso fuera de lo más cómodo.


4 Comentarios

Participa Suscríbete

Jose B.Jose B.

Dudaba que esas pizarras hubieran sido utilizadas en realidad, son de todo menos cómodas.

Tenía ganas de ver la película, pero después de leerte iré a verla este fin de semana.

notengoniideanotengoniidea

A ver si Trump empieza a llevarse por delante toda esta mierda de la ideología de género.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>