El sesgo de género en los artículos científicos de Astronomía

0 Comentarios

Dibujo20170526 Ratio citations papers written men to women 10 1038 s41550-017-0141

Un estudio bibliométrico muestra un claro sesgo de género en los artículos de Astronomía. Los artículos científicos cuyo primer autor es una mujer reciben un (10,4 ± 0,9) % menos citas que si es un hombre. El análisis ha considerado 149 741 artículos entre 1950 y 2015 en las revistas Astronomy & Astrophysics, Astrophysical Journal, Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Nature y Science. En realidad se han estudiado 208 577 artículos, pero en 58 836 no se ha podido determinar o confirmar el género del primer autor o autora.

El sesgo de género ha disminuido desde la década de los 1960, desde más del 50%, hasta la década de los 2010, un 10%, pero aún no ha desaparecido. El artículo es Neven Caplar, Sandro Tacchella, Simon Birrer, “Quantitative evaluation of gender bias in astronomical publications from citation counts,” Nature Astronomy 1: 0141 (2017), doi: 10.1038/s41550-017-0141; arXiv:1610.08984 [astro-ph.IM].

Dibujo20170526 number citations papers authored women 10 1038 s41550-017-0141

La ciencia es internacional y por ello es difícil determinar el género de un autor a partir de su nombre. En este artículo se ha usado el software Sexmachine, escrito en Python, que le pone género a unos 40 000 nombres e incluye la región geográfica del mundo donde se usa dicho nombre; además, se han usado unos 100 000 nombres del OpenGenderTracking, pero que no incluye región geográfica. La asociación entre el posible género de un nombre con la región geográfica de la afiliación del autor permite confirmar el género.

¿Qué causa que los artículos firmados por una mujer como primera autora sean menos citados? El estudio publicado en Nature Astronomy no lo aclara. Podemos hacer conjeturas, pero seguro que hay muchas causas. Las citas son la medida más fiable del impacto, pero su causa es multifactorial; dependen de las redes de colaboración entre investigadores, de la asistencia a conferencias para divulgar sus trabajos, de la tendencia a autocitas, e incluso de la financiación recibida desde organismos públicos. Muchos factores que de alguna forma se conchaban. Habrá que estar al tanto de futuros estudios de género sobre este tema.