dibujo16febrero2008picnico.jpg

dibujo16febrero2008picnico.jpg

Me sorprendió ver a Bernat Soria presentando “cilindro, campana o diábolo”, el resultado de un estudio antropométrico de una muestra de 10.415 españolas (creo que no soy el único). “La información es útil para los creadores de ropa porque permite que el diseño se adapte a los morfotipos de la población. Parece ser que el presidente de la Federación Española de Empresas de la Confección (FEDECON), Pablo García, no está muy de acuerdo: “estas nuevas medidas no les van a importar un pimiento”.

Bernat Soria, científico especialista en las bases celulares y moleculares de la diabetes (su artículo más citado es sobre este tema y cuenta con 340 citas en febrero 2008), mimado en andalucía con el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa, considerado un pionero en la investigación en células madre, quien lleva una carrera “política” de cierto éxito (“director” de la ANEP, coordinador de varias instituciones) y actualmente, científicamente ya venido a menos, Ministro de Sanidad y Consumo.

Tendría que haberlo dicho el propio Soria, pero ha tenido que ser María Teresa Fernández de la Vega, la vicepresidenta primera del Gobierno, quien afirmó que se encargará un estudio sobre el tallaje de la ropa de hombre como el que ya se ha hecho sobre el de las mujeres. “Ese informe será pionero en el mundo”. ¡¿pionero?!

Yo recuerdo de joven haber estudiado el tallaje (bueno, lo he buscado ahora y le llaman constitución, rasgos del fenotipo determinados por el genotipo),… el tallaje masculino, con tres modelos: pícnico, atlético y leptosomático.

“Tipo pícnico: individuo rechoncho, de formas redondeadas, estatura mediana, cuello corto y ancho, cabeza y abdomen voluminoso, ángulo esterno-costal obtuso, tejido adiposo abundante especialmente en el vientre; miembros y hombros delgados, musculatura floja.

Tipo atlético: talla y longitud de miembros, mediana a grande; hombros anchos, tórax voluminoso, ángulo esterno-costal recto, caderas angostas, relieves óseos faciales, prominentes; musculatura muy desarrollada.

Tipo leptosómico: tronco y miembros esbeltos, delgados; hombros estrechos y caídos, musculatura débil, cráneo pequeño, manos delgadas, tórax aplanado, ángulo esterno-costal agudo, rostro alargado y estrecho.”

En un Manual de Patología encontramos más información sobre este “tallaje masculino” y sus implicaciones médicas. Esto si es importante para la Sanidad y el Consumo, y Soria, como médico que es, debería saberlo.

Map of Malaga

Las calles en una ciudad se organizan de forma jerárquica de forma tal que la mayoría de las calles “sobran”, mientras que una minoría son fundamentales (en Málaga, serían llamadas Red Básica). Sorprendentemente, esta partición puede ser caracterizada por el principio 80/20 (ley de Pareto), es decir, el 80% de las calles están menos conectadas que la media, mientras que el 20% restante estás más conectadas que la media, como muestra Bin Jiang, “Street Hierarchies: A Minority of Streets Account for a Majority of Traffic Flow” ArXiv, submitted on 9 Feb 2008. Más aún hay un 1% (contado en el 20%) que están extremadamente conectadas. El autor ha estudiado empíricamente una ciudad sueca.

Uno de los resultados más interesantes del artículo es el hecho de que el flujo del tráfico tiende a acumularse en las calles mejor conectadas (o al contrario, quizás se han diseñado así), es decir, la conectividad de una calle es un buen predictor del flujo de tráfico en ella. En el 20% de las calles correspodiente a las peor conectadas prácticamente no hay tráfico, en el 1% correspondiente de las mejores conectadas se concentra el 20% del tráfico (número de vehículos por día), y en el 20% de las mejor conectadas está el 80% del tráfico. La ley de Pareto (en el artículo se dice que de Zipf) del 80/20 se cumple también en esta caso.

¿Por qué el artículo habla de “ley de Zipf” en lugar de “ley de Pareto? Lada Adamic, “Zipf, Power-laws, and Pareto – a ranking tutorial” nos aclara su relación. Ambas leyes equivalen a que el dato considerado (conectividad o tráfico) sigue una distribución (probabilística) modelada por una ley potencial, es decir, power-law, Zipf law, y Pareto law son sinónimos. En todos los casos se describe fenómenos en los que los casos significativos son raros y los no significativos muy comunes.

La ley de Zipf tiene muchas aplicaciones, como medir la popularidad de las páginas web o el “share” (audiencia) de las cadenas de televisión. Veamos algunos ejemplos:

Feng Fu, Lianghuan Liu, Kai Yang, and Long Wang, “The structure of self-organized blogosphere,” ArXiv 2006, estudian la distribución estadística de la blogosfera, demostrando que cumplen la hipótesis del mundo pequeño que conduce a distribuciones potenciales (power law) para muchos de sus parámetros.

B. Blasius and R. Toenjes, “Zipf law in the popularity distribution of chess openings,” ArXiv 2007, analizan un gran número de bases de datos de partidas de ajedrez, mostrando que la ley potencial está en la base de la elección de la apertura tanto entre grandes maestros como en aficionados. Lo más interesante es que el exponente de la ley crece linelmente con la profundidad del juego, es decir, en la apertura la mayoría de los jugadores eligen entre muy pocas posibilidades, mientras que en el medio juego el número de posibilidades se diversifica extremadamente.

Damian H. Zanette, “Zipf’s law and city sizes: A short tutorial review on multiplicative processes in urban growth,” ArXiv 2007, utilizan el modelo de Simon (basado en procesos estocásticos multiplicativos) para “predecir” la ley de la potencia en la distribución del tamaño de ciudades (276 áreas metropolitanas de EEUU y su tamaño censal en el 2000). Los resultados no son excesivamente buenos y los autores indican que se necesitan ciertas extensiones para conseguir mejorarlos.

Finalmente, Zike Zhang et al. “Empirical analysis on a keyword-based semantic system,” ArXiv, 2008, estudia las palabras clave en artículos científicos “demostrando empíricamente” que su distribución estadística (al menos en la revista Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America, PNAS) sigue la ley de Zipf con exponente 0.86. Los autores suponen que ello ocurre en todos los casos.

En este blog, todavía pequeño para un análisis estadístico riguroso, la ley de Zipf va camino de cumplirse… ya comentaremos algo más adelante.

Es curioso las cosas que se le ocurren a los frikis de la ciencia. ¿Interpretarías tu Tesis Doctoral bailando en un escenario? Piensa un poco, ¿cómo lo harías? Si se te ocurre cómo, seguramente podrás demostrarlo en el concurso de 2009 organizado por la revista Science (John Bohannon, “A Taste of the Gonzo Scientist,” Science, Vol. 319. no. 5865, p. 905, 15 February 2008), ya que el concurso este año se ha celebrado en Viena, Austria, el 18 de enero pasado. Doce participantes, 12, han llegado a la final del “Tú si que vales” científico. Durante 60 segundos tenían que resumir su tesis doctoral, bailando, ante cuatro jueces; no, Sardá no estaba entre ellos, eran un astrónomo, un antropólogo, un periodista científico y, como no, un bailarín profesional. ¿Cuál es el premio en “Dance your Ph.D.”? No, no es el dinero y la fama, ni una entrevista en T’ la hinco. Nada más y nada menos que una suscripción anual a la revista Science (que no es “moco de pavo”). Tres premios uno por categoría según los años que hace que se defendió la tesis (o lo bien que se recuerda ésta). Brian Stewart bailó su tesis sobre arqueología prehistórica (Refitting Repasts: A Spatial Exploration of Food Processing, Cooking, Sharing and Disposal at the Dunefield Midden Campsite, South Africa, thesis, Univ. of Oxford, 2008) “imitando” la caza de un antílope (representado por una compañera). Nicole-Claudia Meisner interpretó su doctorado en la regulación del RNA mensajero (mRNA Stability Regulation as a Drug Target: mRNA Stability Cross-Screening and Molecular Mechanisms in Post-Transcriptional Regulation Resolved by Quantitative Biology, thesis, Univ. of Salzburg, 2005). Finalmente, el tercer ganador fue el Prof. Dr. Giulio Superti-Furga que desarrolló tu tesis en la genética del desarrollo humano (Transcription Factors Involved in Development and Growth Control: Regulation of Human G-Globin and Fos Gene Expression, thesis, Univ. of Zurich, 1991), quien estuvo acompañado, faltaría más para un senior, de varios de sus estudiantes de doctorado. Los videos los podéis ver en la siguiente página web (ver Video Gallery). Seguramente, próximamente pasarán a youtube.

NOTA: si eres doctor y quieres participar ya puedes enviar tu solicitud, en inglés, claro [If you would like to take part in the 2009 Dance Your PhD contest, send an email to gonzo@aaas.org].

NOTA: el video de arriba no tiene nada que ver con esta noticia, como ya te habrás dado cuenta si lo has visto, se trata del videoclip de la canción “Bad taste & gold on the door (i want my Kate Moss)” del grupo Hushpuppies, primer single de su álbum “Silence is golden”. ¿Por qué aparece aquí? Y por qué no, me resulta “atrativo”, si lo has visto, ya sabrás el porqué, si no, te atreves…

http://es.youtube.com/watch?v=PreNdwnYBQ4

Un trailer no oficial de “La Naranja Mecánica” de Kubrick con música de Wendy Carlos, quien, cuando se llamaba Walter Carlos, grabó “Switched-On Bach”, 1968. Amigo de Robert (Bob) Moog (fallecido en 2005), físico e ingeniero electrónico inventor en 1963 del sintetizador (monofónico, basado en osciladores (VCO) y amplificadores (VCA) controlados por voltaje, junto a bancos de filtros) junto al compositor (músico) Herbert Deutsch. Expuesto en una feria de instrumentos musicales electrónicos en 1964, tuvo poca repercusión “musical” hasta el enorme e inesperado éxito de “Switched-On Bach” (con las derechos de autor Walter pudo cambiarse de sexo en 1972).

Yo, de niño, aficionado a la música (creo que me estoy volviendo viejo pues cada día escucho menos música y más radio en directo, veo menos cine y más dvd-screeners) y a la electrónica siempre quise tener un sintetizador (Moog) modular Formant de Elektor (aquí puedes escuchar uno). Pero me he quedado con las ganas (aunque en su momento me estudié los circuitos tratando de “entender” cómo funcionaba). ¡ Qué tiempos aquellos ! Un día me di cuenta de que la electrónica eran “cuatro chorradas” inventadas por el hombre y decidí ir a la base, la física de la naturaleza, lo verdaderamente fundamental. Ahora me dedico a la matemática computacional. ¡ Cómo cambia la vida !

El siguiente documental (un extracto) de Canal Historia sobre “La Invención del Sintetizador Moog” es bastante interesante e instructivo. Qué lo disfrutes.

dibujo14febrero2008spiderman.jpg

El Hombre Araña, Spiderman o Peter Parker, como prefieras, científico aficionado, descubre una sustancia parecida a la telaraña que dispara mediante unos dispositivos de su invención ubicados en sus muñecas. Esta sustancia tiene varias propiedades similares a la telaraña de las arañas de verdad: baja densidad, alta resistencia a esfuerzos, muy fuerte ante tracción, auto-limpieza (desaparece sin dejar rastro tras su uso), gran capacidad de elongación, y gran capacidad adhesiva. Además, diseña un traje que le permite adherirse a todo tipo de paredes y techo (como las salamanquesas) gracias a guantes y botas superadhesivas.

¿Podrían los militares americanos desarrollar un material que tenga estas mismas propiedades? El artículo de Nicola M. Pugno, “Towards a Spiderman suit: large invisible cables and self-cleaning releasable superadhesive materials,” J. Phys.: Condens. Matter 19 395001 (2007) afirma que no están tan lejos de conseguirlo gracias a la nanotecnología. Grandes cables invisibles se pueden realizar gracias a haces de nanotubos de carbono, mientras que guantes y botas similares a los materiales usados por las arañas y las salamanquesas se pueden obtener mediante el recubrimiento de fibras con “bosques” de nanotubos ramificados de forma jerárquica. Estas fibras recubiertas radialmente de nanotubos son materiales superhidrofóbicos (repelen el agua), por lo que se auto-limpian.

Gracias a la tecnología basada en nanotubos de carbono se pueden conseguir grandes cables invisibles, superadhesivos y que se auto-limpian. Para conseguir la adhesión (materiales superadherentes) se pueden utilizar materiales con grandes fuerzas de van der Waals y de capilaridad. Para conseguir la auto-limpieza se pueden utilizar materiales superhidrófobos, que desaparecen tras licuarse formando un rosario de gotas de Fakir. Estos materiales permiten soportar el peso de un cuerpo humano en cables invisibles de sección transversal de un 1 cm. cuadrado y permiten fabricar guantes y trajes superadherentes que permiten colgarse del techo sin problemas. El traje de Spiderman será una realidad en los próximos años.

Cuando dos superficies sólidas (rugosas) se ponen en contacto entre sí, diferentes fuerzas de atracción físicas, químicas y mecánicas se ponen en acción; llamamos adhesión a la fuerza total resultante. Fuerzas de fricción (nano-interbloqueo), fuerzas intermoleculares de van der Waals y capilares, fuerzas de succión, fuerzas debidas a la presencia de pegamentos y fuerzas de atracción electroestática.

Los trajes de invisibilidad, con microcámaras que graban el entorno y microvisores que las muestran, son una de las múltiples tecnologías nanotecnológicas para el soldado, como las desarrolladas en el MIT [MIT’s ISN].

[EDICIÓN 19 feb. 2008] Los interesados en este tema pueden consultar el número de Enero de 2003, de la edición española de la revista National Geographic, que incluye el artículo “Tejidos Inteligentes” (pág 50) “… estos tejidos de alta tecnología podrían … hacer invisibles a los soldados …” [versión inglesa] [Foto del artículo – recreación ficticia] Sobre el programa Future Warrior, y lo que pretenden. Comentario en la 24th Army Science Conference al respecto (ver al final). Más “chorradas” sobre esto y más aún.

El pograma del Pentágono “Guerrero del Futuro” que, entre otras cosas, pretende conseguir el camuflaje de invisibilidad para el soldado del futuro alrededor de 2025, todavía no es más que un “sacadero” de dinero para el contribuyente norteamericano (se estima que tienen asignados unos 50 millones de dólares para este programa de investigación).

dibujo14febrero2008ajedrez.jpg

En la partida de la figura, jaque mate al rey gracias a una sola torre (y rey), ¿cuál es el mejor movimiento? ¿Cuál es el número mínimo de movimientos necesarios? Capablanca, en su libro Fundamentos de Ajedrez propone una solución con 10 movimientos. Sin embargo, se puede demostrar que la mejor solución tiene sólo 9 movimientos. ¿Sabrías obtenerla?

¿Qué pasa con el mismo problema en un tablero de (m,n), en lugar de (8,8)? La respuesta se acaba de publicar, Thotsaporn Thanatipanonda, “How to beat Capablanca,” Advances in Applied Mathematics, Volume 40, Issue 2, Pages 266-270, February 2008: el número óptimo de movimientos es n, si n es impar, o n+1, si n es par. La demostración extraordinariamente sencilla. Recomiendo el paper a los aficionados al ajedrez.

Si no eres capaz de resolver este sencillo problema, y te gustaría lograrlo, quizás tengas que apuntarte a un club de ajedrez, es la mejor manera de conseguir mejorar significativamente el nivel, como han demostrado Guillermo Campitelli and Fernand Gobet, “The role of practice in chess: A longitudinal study,” Learning and Individual Differences, In Press, 26 December 2007. Los autores investigan la importancia de la práctica a la hora de convertirse en un experto mediante un cuestionario respondido por 104 jugardes de diferentes niveles. Los jugadores han indicado su Elo, el número de horas individuales y en grupo que practican, su uso de diferentes herramientas de aprendizaje (libros, ordenadores) y si han tenido entrenadores personales. Como es de esperar, han encontrado una fuerte correlación entre el número horas de práctica y el nivel Elo. Más aún, el número de horas de práctica en grupo es un mejor predictor del Elo que la práctica individual. Los maestros que practican tantas horas como los expertos han alcanzado este nivel porque empezaron a jugar más jóvenes. Más aún, el uso de libros y programas de ordenador con bases de datos de partidas es mucho más importante que el uso de programas de ordenador para jugar.

Quizás no llegues al nivel de Capablanca (Cuba, 1888), que aprendió a jugar con 4 años, viendo las partidas de su padre, y llegó a ser el tercer campeón del mundo de la historia, tras ganar a Lasker (que fue campeón durante 27 años y no ganó ninguna partida contra Raúl) en 1921 y retuvo su título hasta 1927 gracias a la maestría de Alekhine (quien retuvo su título hasta su muerte en 1946).

En Málaga, recomiendo el Club de Ajedrez Trebejos (“frente” al Centro Larios). En España, un listado de 60 clubes puede ser de vuestra ayuda.

Nota: el mejor movimiento 1.Rg1 (notación del ajedrez).

Dibujo20080226_blue_roses_from_suntory La primera “rosa azul” del mundo. Fotos de Toru Yamanaka La rosa azul es símbolo de lo utópico, quizás porque es difícil de producir, aunque se pondrá a la venta en el año 2009, gracias a las técnicas de modificación genética. Al menos así lo afirmó la compañía japonesa Suntory el 5 de febrero. Aunque se espera que sean caras, quizás le regale una a mi mujer el próximo año por San Valentín, “fiesta” epistolar por excelencia en europa durante el siglo XIX, importada más tarde a EEUU, desde donde retornó a nosotros aún más tarde.

La compañía japonesa Suntory colabora con la compañía australiana Florigene (Melbourne), especializada en la investigación de la modificación de los colores de las flores gracias a los genes de la red metabólica de la antocianina, en el programa “la rosa azul”. Las antocianinas son los pigmentos más habituales en las flores y se localizan en las vacuolas de las células epidérmicas de los pétalos. Desafortunadamente las rosas naturales no tienen ningún pigmento azul. Florigene ha utilizado técnicas de clonación (modificación genética) para alterar dicha vía metabólica, insertando el gen de la delfinidina (de color azul) y para silenciar el gen de la reductasa de dihidroflavonol (utilizando técnicas de RNAi de CSIRO), para lograr la tan deseada rosa azul (el “grial” de los floristas).

Las fotos de la “rosa azul” publicadas por TokyoTimes en realidad no son tan azules como uno esperaría. Un análisis del color (vía lo foto) nos muestra que el color RGB es aproximadamente 112, 104, 177 (29% rojo, 26% verde, 45% azul), es decir, más próximo al violeta (o lila)

La compañía Suntory lo sabe y ha afirmado que seguirán investigando para conseguir que la rosa azul sea más azul aún (todavía queda mucho para esto). Para que todos tengamos “sueños azules” en San Valentín, hoy en día, una gran fiesta para los Grandes Centros Comerciales y las Grandes Superficies (aunque este año con la “crisis” en ciernes, no sé que “opinarán” nuestros bolsillos).

En la 50ava. ceremonia de los premios Grammy (10/02/2008), un albúm de Woody Guthrie, grabado en 1949 y restaurado gracias a una nueva técnica matemática, ha ganado el premio al Mejor Albúm Histórico. El disco es la única grabación en directo conocida de dicho cantante.

El premio ya estaba anunciado un día antes (The Grammy in Mathematics). La hija del este cantante de folk americano fallecido en 1967 encontró una grabación bootleg (no oficial) en un formato anterior a la cinta magnética, el hilo magnético [si queréis escuchar las primeras grabaciones de la historia pinchad aquí]. Ella buscó alguien capaz de reproducir dicho formato con objeto de poder escuchar a su padre por primera vez.

El ingeniero de sonido Jamie Howarth tras 36 horas de trabajo el resultado era pésimo (con los años el hilo se contrajo en ciertas zonas con lo que la grabación se ralentizó en ellas y se formaron nudos que provocaron ciertos silencios).

Escucha el resultado de 36 horas de trabajo, sin matemáticas.

Howarth, especialista en restauración de grabaciones antiguas, utiliza algoritmos para corregir este tipo de defectos en grabaciones. Sus técnicas consisten en encontrar ritmos ocultos en la grabación que le permitan reconstruir el “tempo” de la obra (un ventilador que se escuche de fondo, o algaún otro ruido de fondo rítmico similar).

Pero la grabación de Guthrie no permitía aplicar directamente estas técnicas. Contactó con un matemático, Kevin Short, especialista en procesado de señal para la compresión de sonidos (formatos MP3 y similares). Un análisis de las posibles causas de las distorsiones sonoras en el hilo (como cambios en la longitud y grosor del propio hilo) permitió a Short el uso de técnicas de interpolación que permitían reconstruir la información de la señal perdida (corregir el tempo y las subidas y bajadas de tono).

El resultado es casi “milagroso” como podéis comprobar vosotros mismos.

Escucha el resultado tras semanas de trabajo matemático.

Howarth y la hija de Guthrie quedaron maravillados, y no fueron los únicos, tras su publicación en septiembre el disco fue inmediatamente nominado a los Grammy.

¡Y ha ganado!

dibujo12feb2008b.jpg

“¿Piensas que es necesario ser muy inteligente para jugar al ajedrez? A medida que los chicos/as son mayores, empiezan a manifestar la idea de que hay que ser muy inteligente para jugar al ajedrez y que puede ser más bien aburrido. Esta tendencia, también aumentando proporcionalmente con la edad, se manifiesta en el sentido de manifestar desinterés para aprender el juego del ajedrez.” Opiniones expresadas en el Club de Ajedrez extremeño LINEX-MAGIC. Muchas páginas web muestran las mismas ideas: 7 Misconceptions about “Chess Players”.

El ajedrez es el juego de “inteligencia” por excelencia entre los juegos de tablero. En el artículo de investigación en la psicología de la inteligencia de Bilalić, McLeod and Gobet, “Does chess need intelligence? – A study with young chess players” Intelligence, Volume 35, Issue 5, September-October 2007, Pages 457-470, se estudia la posible correlación entre inteligencia y habilidad para jugar al ajedrez. Estudian a 57 jugadores jóvenes tanto con test de inteligencia, como midiendo sus años de experiencia y sus horas de práctica a la semana. La práctica es el factor más influyente en el rendimiento ajedrecístico, sin embargo la inteligencia es el siguiente factor que influye. Ahora bien, escogiendo los 23 mejores jugadores entre los 57, resulta que la inteligencia no es un factor significativo en los resultados, incluso, parece que ¡¡ se correlaciona negativamente con la destreza ajedrecística !! Este resultado inesperado se explica por la correlación negativa entre inteligencia y práctica del ajedrez entre esos 23 “mejores” jugadores.

Aunque no sea imprescindible ser muy inteligente para jugar al ajedrez, lo cierto es que este juego requiere que nuestro cerebro funcione a pleno rendimiento durante una partida. ¿Realmente es así, qué partes del cerebro se activan mientras se juega al ajedrez? Atherton, Zhuang, Bart, Hu, and He, “A functional MRI study of high-level cognition. I. The game of chess” Cognitive Brain Research, Volume 16, Issue 1, March 2003, Pages 26-31, han empleado Imagen por Resonancia Magnética Nuclear Funcional (fMRI) para identificar las áreas corticales activas durante el análisis de las posiciones del juego en partidas de ajedrez. Se ha observado la activación bilateral (en los dos hemisferios) de los lóbulos frontales superiores, parietales y occipitales. Sólo pequeñas regiones del hemisferio izquierdo se han activado unilateralmente. Por tanto, el hemisferio izquierdo se activa más que el derecho durante una partida, algo lógico ya que este hemisferio es el “lógico” y el ajedrez requiere mucha “lógica”. Nota: La imagen debajo de la de Spock jugando al ajedrez es de este estudio.

¿Por qué el ajedrez interesa tanto a los neurocientíficos? Puede que sea porque jugar al ajedrez es una actividad del cerebro reservada a los humanos, nadie conoce un primate no humano capaz de hacerlo (¿alguna vez habéis visto la foto de un “mono” jugando al ajedrez?).

El estudio de Atherton et al. contiene una interesante discusión de sus resultados sobre si el ajedrez es fundamentalmente una tarea espacial o una tarea lógica (de habilidad computacional). Sorprendentemente, la gran activación de las áreas corticales parietales y la poca del lóbulo frontal lateral izquierdo, normalmente asociado a medidas de inteligencia y de razonamiento lógico, sugieren que el ajedrez es fundamentalmente una actividad espacial. La activación de las áreas que se encargan del procesamiento visual y espacial, los lóbulos parietales y occipitales, confirma este resultado. Esto ratifica lo anterior, el ajedrez no es sólo el deporte de los inteligentes.

Por supuesto, los resultados científicos siempre tienen múltiples caras (facetas) y podemos darle la vuelta a la tortilla. Es decir, los resultados de Atherton et al. pueden interpretarse como que las regiones del cerebro encargadas del procesamiento de la información espacial y visual son mucho más complejas de lo esperado y realizan operaciones de computación que requieren interacción entre conocimiento memorizado e información espacial de los sentidos. De hecho, los lóbulos parietales están involucrados en la comparación numérica, la aproximación de números y las operaciones de rotación de objetos mentalmente. Es decir, la activación de estas partes de cerebro nos indica que el jugador está considerando los múltiples movimientos de piezas en un árbol de búsqueda del mejor movimiento.

Resultados parecidos a los obtenidos para el ajedrez se han obtenido para el juego chino del GO, por ejemplo, Barrett, “Do chess and GO need ‘g’?“, Trends in Cognitive Sciences, Volume 6, Issue 12, 1 December 2002, Page 499. Nota la “g” del título se refiere a la “inteligencia general”.

¿Requiere el ajedrez tener “buena” memoria? Hay muchas teorías al respecto de la memoria de los “expertos”, algunos centrados en los jugadores de ajedrez. El artículo de Gobet, “Expert memory: a comparison of four theories“, Cognition, Volume 66, Issue 2, 2 May 1998, Pages 115-152, compara las 4 teorías más conocidas sobre la relación entre la memoria y el ser “experto” en ajedrez: el jugador memoriza agrupaciones de piezas (chunking theory), el jugador aplica un algoritmo de búsqueda, con una función de evaluación que depende de su conocimiento (SEEK theory), el jugador tiene una buena memoria a largo plazo (long-term working memory theory), y el jugador utiliza un buen banco de patrones memorizados (template theory). La primera de estas teorías parece ser consistente con los datos obtenidos experimentalmente, aunque la mejor correlación con éstos se obtiene usando la cuarta (teoría de los patrones).

Hablando de la memoria y del ajedrez, el artículo Schneider, Gruber, Gold, and Opwis, “Chess Expertise and Memory for Chess Positions in Children and Adults“, Journal of Experimental Child Psychology, Volume 56, Issue 3, December 1993, Pages 328-349, es interesante. Han estudiado la “memoria ajedrecística” de niños novatos y expertos, y adultos novatos y expertos. Los adultos novatos recuerdan mejor las posiciones de las piezas en partidas que los niños expertos, sin embargo, en general, los niños muestran mejor memoria para las posiciones de las piezas del ajedrez que los adultos cuando éstan se distribuyen al azar.

No sé si conocéis este corto de Pixar (Geri contra Geri), Oscar al mejor corto de animación de 1997, pero si habéis llegado hasta aquí, os lo merecéis.

http://www.youtube.com/watch?v=j8YhkKd1_-4

Érase una vez un príncipe indio, en el siglo V d.C., cuyo reino estaba situado en el delta del Ganges, que se hacía llamar “Rey de los Indios”. Este príncipe olvidó que para ser rey hay que tener súbditos, a los que masacró hasta la extenuación y logró conseguir el mérito de ser considerado un tirano. Un brahmán, miembro de la casta sacerdotal del hinduismo, llamado Sissa, trató de abrir los ojos al príncipe para que viera en qué había degenerado su gobierno. ¿Cómo hacerlo sin sufrir su tiranía en las propias carnes? Inventó el juego del ajedrez, donde el rey, la más valiosa de las piezas, es también impotente ante un ataque, incapaz de defenderse a sí mismo de sus enemigos sin la ayuda de sus súbditos y soldados. El juego se volvió popular y el príncipe concedió audiencia a Sissa para que se lo explicara. Sissa logró convencer al príncipe de que cambiara de actitud y éste en agradecimiento le pidió unos cuantos granos de maíz: uno en un cuadrado del tablero, el doble en el siguiente, el doble del doble en el siguiente, y así suceviamente…; el príncipe rápidamente decidió concederle el deseo, sin pensar. Sin embargo, ni todas las riquezas del príncipe pudieron pagar la dávida. El príncipe no tuvo que pagar, sólo fue necesario que aguantara otro discurso de Sissa sobre el gobierno correcto según el hinduismo.

El juego del ajedrez se extendió rápidamente fuera de los dominios de la India, pasó a Persia (bajo el imperio de los sassánidas gobernados por Cosroes), donde pasó a convertirse en enseñanza obligada para los futuros reyes, para divertirles y para instruirles en el buen gobierno.

Los nombres de las piezas del ajedrez tienen su origen en estos lares. La reina se llama en francés Fierce, nombre que deriva del persa Ferz, que significa ministro o vizir, pero que derivó en Vierge, Virgo, y finalmente en Dama o Reina. Originalmente la reina sólo se podía mover de 2 en 2 pasos, un poco más que un peón, representando los celos del rey hacia sus visires, a los que tenía que tener bien controlados. Sin embargo, la galantería occidental llevó a la reina a convertirse en la pieza más valiosa, la que tiene mayor libertad en el tablero. Cuando un peón, un simple soldado, atraviesa los batallones enemigos, penetra hasta lo más profundo en las líneas enemigas, ya no puede retornar hacia atrás, por lo que es condecorado por su valor con los honores de un vizir (general) y se convierte en reina. ¡¡ El peón (soldado varón) sufre un cambio de sexo tras una operación de cirugía estética !! Parece una mala acepción llamar “reinona” a un señor general.

El alfil (alférez o sargento), llamado obispo en inglés, originalmente era representado por un elefante. El caballo era originalmente, pues claro, un caballo. La torre, llamada en inglés rook, palabra que proviene del persa rokh, originalmente se representaba por un dromedario (camello con una joroba) montado por un jinete con un arco y una flecha en la mano. En persa rokh alude a un dromedario usado en la guerra como parte de la “caballería” ligera. Los movimientos rápidos de esta pieza aluden a ello.

El ajedrez de los chinos incluye otras piezas, como los cañones (los chinos descubrieron la pólvora antes que los europeos). Tamerlane, en el siglo XIV, realizó grandes cambios en el juego, incrementando la dificultad del juego, pero afortunadamente sus cambios no fueron aceptados y la manera antigua de jugar, con sólo 16 piezas por bando en un tablero de 64 cuadrados se ha mantenido desde entonces.

Extracto / traducción libre de “Origin of the game of chess“, The Lancet, Volume 1, Issue 3, 19 October 1823, Pages 105-107 (Elsevier Science). Esta revista incluyó problemas de ajedrez para sus lectores durante muchos números. Ahora es una revista de medicina con un índice de impacto (2006) de 25’8, la 2da. de su categoría (Medicina, General). ¡¿Cómo han cambiado los tiempos?!