dibujo14febrero2008spiderman.jpg

El Hombre Araña, Spiderman o Peter Parker, como prefieras, científico aficionado, descubre una sustancia parecida a la telaraña que dispara mediante unos dispositivos de su invención ubicados en sus muñecas. Esta sustancia tiene varias propiedades similares a la telaraña de las arañas de verdad: baja densidad, alta resistencia a esfuerzos, muy fuerte ante tracción, auto-limpieza (desaparece sin dejar rastro tras su uso), gran capacidad de elongación, y gran capacidad adhesiva. Además, diseña un traje que le permite adherirse a todo tipo de paredes y techo (como las salamanquesas) gracias a guantes y botas superadhesivas.

¿Podrían los militares americanos desarrollar un material que tenga estas mismas propiedades? El artículo de Nicola M. Pugno, “Towards a Spiderman suit: large invisible cables and self-cleaning releasable superadhesive materials,” J. Phys.: Condens. Matter 19 395001 (2007) afirma que no están tan lejos de conseguirlo gracias a la nanotecnología. Grandes cables invisibles se pueden realizar gracias a haces de nanotubos de carbono, mientras que guantes y botas similares a los materiales usados por las arañas y las salamanquesas se pueden obtener mediante el recubrimiento de fibras con “bosques” de nanotubos ramificados de forma jerárquica. Estas fibras recubiertas radialmente de nanotubos son materiales superhidrofóbicos (repelen el agua), por lo que se auto-limpian.

Gracias a la tecnología basada en nanotubos de carbono se pueden conseguir grandes cables invisibles, superadhesivos y que se auto-limpian. Para conseguir la adhesión (materiales superadherentes) se pueden utilizar materiales con grandes fuerzas de van der Waals y de capilaridad. Para conseguir la auto-limpieza se pueden utilizar materiales superhidrófobos, que desaparecen tras licuarse formando un rosario de gotas de Fakir. Estos materiales permiten soportar el peso de un cuerpo humano en cables invisibles de sección transversal de un 1 cm. cuadrado y permiten fabricar guantes y trajes superadherentes que permiten colgarse del techo sin problemas. El traje de Spiderman será una realidad en los próximos años.

Cuando dos superficies sólidas (rugosas) se ponen en contacto entre sí, diferentes fuerzas de atracción físicas, químicas y mecánicas se ponen en acción; llamamos adhesión a la fuerza total resultante. Fuerzas de fricción (nano-interbloqueo), fuerzas intermoleculares de van der Waals y capilares, fuerzas de succión, fuerzas debidas a la presencia de pegamentos y fuerzas de atracción electroestática.

Los trajes de invisibilidad, con microcámaras que graban el entorno y microvisores que las muestran, son una de las múltiples tecnologías nanotecnológicas para el soldado, como las desarrolladas en el MIT [MIT’s ISN].

[EDICIÓN 19 feb. 2008] Los interesados en este tema pueden consultar el número de Enero de 2003, de la edición española de la revista National Geographic, que incluye el artículo “Tejidos Inteligentes” (pág 50) “… estos tejidos de alta tecnología podrían … hacer invisibles a los soldados …” [versión inglesa] [Foto del artículo – recreación ficticia] Sobre el programa Future Warrior, y lo que pretenden. Comentario en la 24th Army Science Conference al respecto (ver al final). Más “chorradas” sobre esto y más aún.

El pograma del Pentágono “Guerrero del Futuro” que, entre otras cosas, pretende conseguir el camuflaje de invisibilidad para el soldado del futuro alrededor de 2025, todavía no es más que un “sacadero” de dinero para el contribuyente norteamericano (se estima que tienen asignados unos 50 millones de dólares para este programa de investigación).

dibujo14febrero2008ajedrez.jpg

En la partida de la figura, jaque mate al rey gracias a una sola torre (y rey), ¿cuál es el mejor movimiento? ¿Cuál es el número mínimo de movimientos necesarios? Capablanca, en su libro Fundamentos de Ajedrez propone una solución con 10 movimientos. Sin embargo, se puede demostrar que la mejor solución tiene sólo 9 movimientos. ¿Sabrías obtenerla?

¿Qué pasa con el mismo problema en un tablero de (m,n), en lugar de (8,8)? La respuesta se acaba de publicar, Thotsaporn Thanatipanonda, “How to beat Capablanca,” Advances in Applied Mathematics, Volume 40, Issue 2, Pages 266-270, February 2008: el número óptimo de movimientos es n, si n es impar, o n+1, si n es par. La demostración extraordinariamente sencilla. Recomiendo el paper a los aficionados al ajedrez.

Si no eres capaz de resolver este sencillo problema, y te gustaría lograrlo, quizás tengas que apuntarte a un club de ajedrez, es la mejor manera de conseguir mejorar significativamente el nivel, como han demostrado Guillermo Campitelli and Fernand Gobet, “The role of practice in chess: A longitudinal study,” Learning and Individual Differences, In Press, 26 December 2007. Los autores investigan la importancia de la práctica a la hora de convertirse en un experto mediante un cuestionario respondido por 104 jugardes de diferentes niveles. Los jugadores han indicado su Elo, el número de horas individuales y en grupo que practican, su uso de diferentes herramientas de aprendizaje (libros, ordenadores) y si han tenido entrenadores personales. Como es de esperar, han encontrado una fuerte correlación entre el número horas de práctica y el nivel Elo. Más aún, el número de horas de práctica en grupo es un mejor predictor del Elo que la práctica individual. Los maestros que practican tantas horas como los expertos han alcanzado este nivel porque empezaron a jugar más jóvenes. Más aún, el uso de libros y programas de ordenador con bases de datos de partidas es mucho más importante que el uso de programas de ordenador para jugar.

Quizás no llegues al nivel de Capablanca (Cuba, 1888), que aprendió a jugar con 4 años, viendo las partidas de su padre, y llegó a ser el tercer campeón del mundo de la historia, tras ganar a Lasker (que fue campeón durante 27 años y no ganó ninguna partida contra Raúl) en 1921 y retuvo su título hasta 1927 gracias a la maestría de Alekhine (quien retuvo su título hasta su muerte en 1946).

En Málaga, recomiendo el Club de Ajedrez Trebejos (“frente” al Centro Larios). En España, un listado de 60 clubes puede ser de vuestra ayuda.

Nota: el mejor movimiento 1.Rg1 (notación del ajedrez).

Dibujo20080226_blue_roses_from_suntory La primera “rosa azul” del mundo. Fotos de Toru Yamanaka La rosa azul es símbolo de lo utópico, quizás porque es difícil de producir, aunque se pondrá a la venta en el año 2009, gracias a las técnicas de modificación genética. Al menos así lo afirmó la compañía japonesa Suntory el 5 de febrero. Aunque se espera que sean caras, quizás le regale una a mi mujer el próximo año por San Valentín, “fiesta” epistolar por excelencia en europa durante el siglo XIX, importada más tarde a EEUU, desde donde retornó a nosotros aún más tarde.

La compañía japonesa Suntory colabora con la compañía australiana Florigene (Melbourne), especializada en la investigación de la modificación de los colores de las flores gracias a los genes de la red metabólica de la antocianina, en el programa “la rosa azul”. Las antocianinas son los pigmentos más habituales en las flores y se localizan en las vacuolas de las células epidérmicas de los pétalos. Desafortunadamente las rosas naturales no tienen ningún pigmento azul. Florigene ha utilizado técnicas de clonación (modificación genética) para alterar dicha vía metabólica, insertando el gen de la delfinidina (de color azul) y para silenciar el gen de la reductasa de dihidroflavonol (utilizando técnicas de RNAi de CSIRO), para lograr la tan deseada rosa azul (el “grial” de los floristas).

Las fotos de la “rosa azul” publicadas por TokyoTimes en realidad no son tan azules como uno esperaría. Un análisis del color (vía lo foto) nos muestra que el color RGB es aproximadamente 112, 104, 177 (29% rojo, 26% verde, 45% azul), es decir, más próximo al violeta (o lila)

La compañía Suntory lo sabe y ha afirmado que seguirán investigando para conseguir que la rosa azul sea más azul aún (todavía queda mucho para esto). Para que todos tengamos “sueños azules” en San Valentín, hoy en día, una gran fiesta para los Grandes Centros Comerciales y las Grandes Superficies (aunque este año con la “crisis” en ciernes, no sé que “opinarán” nuestros bolsillos).

En la 50ava. ceremonia de los premios Grammy (10/02/2008), un albúm de Woody Guthrie, grabado en 1949 y restaurado gracias a una nueva técnica matemática, ha ganado el premio al Mejor Albúm Histórico. El disco es la única grabación en directo conocida de dicho cantante.

El premio ya estaba anunciado un día antes (The Grammy in Mathematics). La hija del este cantante de folk americano fallecido en 1967 encontró una grabación bootleg (no oficial) en un formato anterior a la cinta magnética, el hilo magnético [si queréis escuchar las primeras grabaciones de la historia pinchad aquí]. Ella buscó alguien capaz de reproducir dicho formato con objeto de poder escuchar a su padre por primera vez.

El ingeniero de sonido Jamie Howarth tras 36 horas de trabajo el resultado era pésimo (con los años el hilo se contrajo en ciertas zonas con lo que la grabación se ralentizó en ellas y se formaron nudos que provocaron ciertos silencios).

Escucha el resultado de 36 horas de trabajo, sin matemáticas.

Howarth, especialista en restauración de grabaciones antiguas, utiliza algoritmos para corregir este tipo de defectos en grabaciones. Sus técnicas consisten en encontrar ritmos ocultos en la grabación que le permitan reconstruir el “tempo” de la obra (un ventilador que se escuche de fondo, o algaún otro ruido de fondo rítmico similar).

Pero la grabación de Guthrie no permitía aplicar directamente estas técnicas. Contactó con un matemático, Kevin Short, especialista en procesado de señal para la compresión de sonidos (formatos MP3 y similares). Un análisis de las posibles causas de las distorsiones sonoras en el hilo (como cambios en la longitud y grosor del propio hilo) permitió a Short el uso de técnicas de interpolación que permitían reconstruir la información de la señal perdida (corregir el tempo y las subidas y bajadas de tono).

El resultado es casi “milagroso” como podéis comprobar vosotros mismos.

Escucha el resultado tras semanas de trabajo matemático.

Howarth y la hija de Guthrie quedaron maravillados, y no fueron los únicos, tras su publicación en septiembre el disco fue inmediatamente nominado a los Grammy.

¡Y ha ganado!

dibujo12feb2008b.jpg

“¿Piensas que es necesario ser muy inteligente para jugar al ajedrez? A medida que los chicos/as son mayores, empiezan a manifestar la idea de que hay que ser muy inteligente para jugar al ajedrez y que puede ser más bien aburrido. Esta tendencia, también aumentando proporcionalmente con la edad, se manifiesta en el sentido de manifestar desinterés para aprender el juego del ajedrez.” Opiniones expresadas en el Club de Ajedrez extremeño LINEX-MAGIC. Muchas páginas web muestran las mismas ideas: 7 Misconceptions about “Chess Players”.

El ajedrez es el juego de “inteligencia” por excelencia entre los juegos de tablero. En el artículo de investigación en la psicología de la inteligencia de Bilalić, McLeod and Gobet, “Does chess need intelligence? – A study with young chess players” Intelligence, Volume 35, Issue 5, September-October 2007, Pages 457-470, se estudia la posible correlación entre inteligencia y habilidad para jugar al ajedrez. Estudian a 57 jugadores jóvenes tanto con test de inteligencia, como midiendo sus años de experiencia y sus horas de práctica a la semana. La práctica es el factor más influyente en el rendimiento ajedrecístico, sin embargo la inteligencia es el siguiente factor que influye. Ahora bien, escogiendo los 23 mejores jugadores entre los 57, resulta que la inteligencia no es un factor significativo en los resultados, incluso, parece que ¡¡ se correlaciona negativamente con la destreza ajedrecística !! Este resultado inesperado se explica por la correlación negativa entre inteligencia y práctica del ajedrez entre esos 23 “mejores” jugadores.

Aunque no sea imprescindible ser muy inteligente para jugar al ajedrez, lo cierto es que este juego requiere que nuestro cerebro funcione a pleno rendimiento durante una partida. ¿Realmente es así, qué partes del cerebro se activan mientras se juega al ajedrez? Atherton, Zhuang, Bart, Hu, and He, “A functional MRI study of high-level cognition. I. The game of chess” Cognitive Brain Research, Volume 16, Issue 1, March 2003, Pages 26-31, han empleado Imagen por Resonancia Magnética Nuclear Funcional (fMRI) para identificar las áreas corticales activas durante el análisis de las posiciones del juego en partidas de ajedrez. Se ha observado la activación bilateral (en los dos hemisferios) de los lóbulos frontales superiores, parietales y occipitales. Sólo pequeñas regiones del hemisferio izquierdo se han activado unilateralmente. Por tanto, el hemisferio izquierdo se activa más que el derecho durante una partida, algo lógico ya que este hemisferio es el “lógico” y el ajedrez requiere mucha “lógica”. Nota: La imagen debajo de la de Spock jugando al ajedrez es de este estudio.

¿Por qué el ajedrez interesa tanto a los neurocientíficos? Puede que sea porque jugar al ajedrez es una actividad del cerebro reservada a los humanos, nadie conoce un primate no humano capaz de hacerlo (¿alguna vez habéis visto la foto de un “mono” jugando al ajedrez?).

El estudio de Atherton et al. contiene una interesante discusión de sus resultados sobre si el ajedrez es fundamentalmente una tarea espacial o una tarea lógica (de habilidad computacional). Sorprendentemente, la gran activación de las áreas corticales parietales y la poca del lóbulo frontal lateral izquierdo, normalmente asociado a medidas de inteligencia y de razonamiento lógico, sugieren que el ajedrez es fundamentalmente una actividad espacial. La activación de las áreas que se encargan del procesamiento visual y espacial, los lóbulos parietales y occipitales, confirma este resultado. Esto ratifica lo anterior, el ajedrez no es sólo el deporte de los inteligentes.

Por supuesto, los resultados científicos siempre tienen múltiples caras (facetas) y podemos darle la vuelta a la tortilla. Es decir, los resultados de Atherton et al. pueden interpretarse como que las regiones del cerebro encargadas del procesamiento de la información espacial y visual son mucho más complejas de lo esperado y realizan operaciones de computación que requieren interacción entre conocimiento memorizado e información espacial de los sentidos. De hecho, los lóbulos parietales están involucrados en la comparación numérica, la aproximación de números y las operaciones de rotación de objetos mentalmente. Es decir, la activación de estas partes de cerebro nos indica que el jugador está considerando los múltiples movimientos de piezas en un árbol de búsqueda del mejor movimiento.

Resultados parecidos a los obtenidos para el ajedrez se han obtenido para el juego chino del GO, por ejemplo, Barrett, “Do chess and GO need ‘g’?“, Trends in Cognitive Sciences, Volume 6, Issue 12, 1 December 2002, Page 499. Nota la “g” del título se refiere a la “inteligencia general”.

¿Requiere el ajedrez tener “buena” memoria? Hay muchas teorías al respecto de la memoria de los “expertos”, algunos centrados en los jugadores de ajedrez. El artículo de Gobet, “Expert memory: a comparison of four theories“, Cognition, Volume 66, Issue 2, 2 May 1998, Pages 115-152, compara las 4 teorías más conocidas sobre la relación entre la memoria y el ser “experto” en ajedrez: el jugador memoriza agrupaciones de piezas (chunking theory), el jugador aplica un algoritmo de búsqueda, con una función de evaluación que depende de su conocimiento (SEEK theory), el jugador tiene una buena memoria a largo plazo (long-term working memory theory), y el jugador utiliza un buen banco de patrones memorizados (template theory). La primera de estas teorías parece ser consistente con los datos obtenidos experimentalmente, aunque la mejor correlación con éstos se obtiene usando la cuarta (teoría de los patrones).

Hablando de la memoria y del ajedrez, el artículo Schneider, Gruber, Gold, and Opwis, “Chess Expertise and Memory for Chess Positions in Children and Adults“, Journal of Experimental Child Psychology, Volume 56, Issue 3, December 1993, Pages 328-349, es interesante. Han estudiado la “memoria ajedrecística” de niños novatos y expertos, y adultos novatos y expertos. Los adultos novatos recuerdan mejor las posiciones de las piezas en partidas que los niños expertos, sin embargo, en general, los niños muestran mejor memoria para las posiciones de las piezas del ajedrez que los adultos cuando éstan se distribuyen al azar.

No sé si conocéis este corto de Pixar (Geri contra Geri), Oscar al mejor corto de animación de 1997, pero si habéis llegado hasta aquí, os lo merecéis.

http://www.youtube.com/watch?v=j8YhkKd1_-4

Érase una vez un príncipe indio, en el siglo V d.C., cuyo reino estaba situado en el delta del Ganges, que se hacía llamar “Rey de los Indios”. Este príncipe olvidó que para ser rey hay que tener súbditos, a los que masacró hasta la extenuación y logró conseguir el mérito de ser considerado un tirano. Un brahmán, miembro de la casta sacerdotal del hinduismo, llamado Sissa, trató de abrir los ojos al príncipe para que viera en qué había degenerado su gobierno. ¿Cómo hacerlo sin sufrir su tiranía en las propias carnes? Inventó el juego del ajedrez, donde el rey, la más valiosa de las piezas, es también impotente ante un ataque, incapaz de defenderse a sí mismo de sus enemigos sin la ayuda de sus súbditos y soldados. El juego se volvió popular y el príncipe concedió audiencia a Sissa para que se lo explicara. Sissa logró convencer al príncipe de que cambiara de actitud y éste en agradecimiento le pidió unos cuantos granos de maíz: uno en un cuadrado del tablero, el doble en el siguiente, el doble del doble en el siguiente, y así suceviamente…; el príncipe rápidamente decidió concederle el deseo, sin pensar. Sin embargo, ni todas las riquezas del príncipe pudieron pagar la dávida. El príncipe no tuvo que pagar, sólo fue necesario que aguantara otro discurso de Sissa sobre el gobierno correcto según el hinduismo.

El juego del ajedrez se extendió rápidamente fuera de los dominios de la India, pasó a Persia (bajo el imperio de los sassánidas gobernados por Cosroes), donde pasó a convertirse en enseñanza obligada para los futuros reyes, para divertirles y para instruirles en el buen gobierno.

Los nombres de las piezas del ajedrez tienen su origen en estos lares. La reina se llama en francés Fierce, nombre que deriva del persa Ferz, que significa ministro o vizir, pero que derivó en Vierge, Virgo, y finalmente en Dama o Reina. Originalmente la reina sólo se podía mover de 2 en 2 pasos, un poco más que un peón, representando los celos del rey hacia sus visires, a los que tenía que tener bien controlados. Sin embargo, la galantería occidental llevó a la reina a convertirse en la pieza más valiosa, la que tiene mayor libertad en el tablero. Cuando un peón, un simple soldado, atraviesa los batallones enemigos, penetra hasta lo más profundo en las líneas enemigas, ya no puede retornar hacia atrás, por lo que es condecorado por su valor con los honores de un vizir (general) y se convierte en reina. ¡¡ El peón (soldado varón) sufre un cambio de sexo tras una operación de cirugía estética !! Parece una mala acepción llamar “reinona” a un señor general.

El alfil (alférez o sargento), llamado obispo en inglés, originalmente era representado por un elefante. El caballo era originalmente, pues claro, un caballo. La torre, llamada en inglés rook, palabra que proviene del persa rokh, originalmente se representaba por un dromedario (camello con una joroba) montado por un jinete con un arco y una flecha en la mano. En persa rokh alude a un dromedario usado en la guerra como parte de la “caballería” ligera. Los movimientos rápidos de esta pieza aluden a ello.

El ajedrez de los chinos incluye otras piezas, como los cañones (los chinos descubrieron la pólvora antes que los europeos). Tamerlane, en el siglo XIV, realizó grandes cambios en el juego, incrementando la dificultad del juego, pero afortunadamente sus cambios no fueron aceptados y la manera antigua de jugar, con sólo 16 piezas por bando en un tablero de 64 cuadrados se ha mantenido desde entonces.

Extracto / traducción libre de “Origin of the game of chess“, The Lancet, Volume 1, Issue 3, 19 October 1823, Pages 105-107 (Elsevier Science). Esta revista incluyó problemas de ajedrez para sus lectores durante muchos números. Ahora es una revista de medicina con un índice de impacto (2006) de 25’8, la 2da. de su categoría (Medicina, General). ¡¿Cómo han cambiado los tiempos?!

El motor homopolar de este video de youtube es algo lo suficientemente curioso para que merezca la pena que dediquemos cierto tiempo a buscar su historia y por qué funciona. Hasta donde yo he podido recabar, la idea de esta configuración es del sueco Per-Olof Nilsson según el artículo “A fast, high-tech, low cost electric motor construction“, H Joachim Schlichting and Christian Ucke (english translation by Jonathan Williams), from Physik in unserer Zeit, 35, 272-273 (2004). La misma configuración aparece más tarde en “Inspiring experiments exploit strong attraction of magnets“, David Featonby, Physics Education, July 2006.

En español podéis leer el interesante artículo “Motor homopolar“, Agustín Martín Muñoz, Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias Asociación de Profesores Amigos de la Ciencia-Eureka, 4(2), pp. 352-354 (2007). No sólo explica (igual que el video) como construir el motor, también incluye cómo funciona, la física que lo sustenta. Merece la pena leerlo.

En las tres referencias anteriores se explica muy bien cómo funciona este motor que no es otra que la idea de la rueda de (Peter) Barlow (Barlow’s wheel), 1823, también llamado motor unipolar o máquina homopolar. Prácticamente la misma idea es de (Michael) Faraday 1832, por lo que también se llama motor de Faraday. Obviamente, estos experimentos históricos eran “estéticamente” más bonitos y no utilizan una moderna batería. Pero la idea es la misma. El famosísimo libro de experimentos en física para profesores, “Demonstration Experiments in Physics” Richard Manliffe Sutton, 1938 (recientemente disponible completo en PDF en Internet) presenta también dicho motor, pag. 360: E-136. “Barlow’s Wheel”, E-137. “Force on Magnet in Field of Conductor—Unipolar Motor”. Su explicación es muy concisa pero “suficiente” para un “profesor” de física.

En la revista de la asociación de profesores de física americanos “American Journal of Physics” hay múltiples artículos sobre este tema:

Electromagnetic Induction in Moving Systems” Dale R. Corson, Am. J. Phys. 24, 126 (1956), que trata de clarificar los efectos de las fuerzas electromotrices inducidas debidas a la ley de Faraday y en su ejemplo no. 4 estudia “the unipolar generator”.

Laboratory Experiments in Motional Electric Fields” John W. Then, Am. J. Phys. 28, 557 (1960) describe este motor pero en una configuración diferente, con dos cilindros concéntricos.

Variation of the Homopolar Motor” Thomas D. Strickler, Am. J. Phys. 29, 635 (1961) describe muy brevemente el motor homopolar o rueda de Barlow pero con la batería conectada al propio cable, algo más incómodo de montar.

Approaches to Electromagnetic Induction“, P. J. Scanlon, R. N. Henriksen, and J. R. Allen, Am. J. Phys. 37, 698 (1969) estudia diferentes problemas observados en los estudiantes de física con la compresión del concepto de inducción electromagnético y presenta el “homopolar inductor” (cita a las “Lectures in Physics” de Feynman, vol. II, sec. 17-2) y el “unipolar inductor” (cita los “Elements of Physics” de Kaempffer, 1967, p. 164), ejemplos en los que se mueve el imán, no el cable.

One-piece Faraday generator: A paradoxical experiment from 1851” M. J. Crooks, D. B. Litvin, P. W. Matthews, R. Macaulay, and J. Shaw, Am. J. Phys. 46, 729 (1978) presenta el “Faraday generator” con una buena explicación física y acompañado de una “curiosa” paradoja, ¿puede ser utilizado para que un observador inercial mida su velocidad absoluta?, obviamente no pues eso violaría la relatividad de Galileo (y por ende la de Einstein, claro).

Comment on ‘One-piece Faraday generator: A paradoxical experiment from 1851′“, P. J. Scanlon and R. N. Henriksen, Am. J. Phys. 47, 917 (1979) reclaman que no haya sido citado su artículo de 1969 y que afirman que de paradoja, nada de nada.

Two laboratory experiments involving the homopolar generator” R. D. Eagleton, Am. J. Phys. 55, 621 (1987) muestra como el “homopolar generator”, “acyclic dynamo”, “unipolar generator” y “Faraday generator” es un experimento que sirve como motor o como generador de electricidad; sus resultados experimentales muestran un pequeño error sistemático entre teoría y experimento que él asocia a efectos térmicos (cuando enfría el generador logra minimizarlo).

The radial magnetic field homopolar motor” Robert D. Eagleton and Martin N. Kaplan, Am. J. Phys. 56, 858 (1988), artículo cortito que presenta una variante del experimento que usa un campo radial en lugar de uno axial.

Finalmente, permitidme acabar con “The homopolar motor: A true relativistic engine” Jorge Guala-Valverde, Pedro Mazzoni, and Ricardo Achilles, Am. J. Phys. 70, 1052 (2002), el tercero y último artículo de una serie en la que estos argentinos reinvidican la resolución de la paradoja del artículo de 1979, concluyendo que la relatividad no es violada, para lo que acompañan los análisis teóricos (de los artículos anterios) con seis experimentos cuya discusión aclara la “relatividad” (recuerda, galileana) de todo el proceso.

¡Qué vueltas da el asunto! Digo, el motor.

Si te atreves, el experimento es fácil, pero requiere un buen imán.

Si no te atreves, disfruta de este otro video.

¿Es fiable una noticia publicada en BBC Mundo Ciencia.com? “Sólo agua en mi tanque, por favor” afirma que un automóvil que funcione con agua será una realidad próxima. Aluden a un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota en EE.UU. y del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot, Israel. La noticia no es original, apareció en la revista NewScientist “A fuel tank full of water“. Con 45 litros de agua y “boro” como reactivo, se liberan 5 kg de Hidrógeno. Como el motor de hidrógeno es una realidad. El resultado es “energía gratis” para todos. Afirman que el físico argentino Juan Carlos Bolcich (especialista en energía basada en Hidrógeno) cree que la iniciativa es viable. “El boro, el sodio o el calcio son elementos que en contacto con el agua son muy reactivos y permiten separar el oxígeno del hidrógeno que intervienen en la composición molecular del agua”, explica. En este proceso, queda un residuo (hidróxido de boro) que debe ser reciclado para “volver a obtener un tipo de boro en la composición química, dimensión y características debidas para ser cargado nuevamente como reactor junto con el agua en el vehículo”.

El artículo va más allá y afirma que la compañía “PowerBall Technologies espera conseguir una máquina que vaya alimentándose de hidrógeno liberado de un tanque de agua gracias a unas pelotitas plásticas cargadas con sodio” [PowerBall Technologies es una compañía que “parece un timo”, no encuentro su página web y referencias como esta de Fuel Cell Today, llevan a una página web “timo”; debe ser que yo soy “inútil e incapaz” de encontrarla]. La empresa israelí Engineuity “promete tener un prototipo en tres años cuyos costos de funcionamiento serán comparables a los de un automóvil cuyo motor funciona con combustible convencional derivado del petróleo”. En la página web de esta compañía se afirma que usando un hilo metálico ligero (como aluminio o magnesio), agua y un dispositivo “especial” de conversión, la compañía ha conseguido un flujo continuo de hidrógeno, que puede ser usado como combustible en un autómovil especialmente preparado.

El problema del petróleo ya está resuelto ¡ Aleluya ! Será sustituido por “el problema del boro”.

Recordad que el motor de gasolina también necesita oxígeno (que extrae del aire). El motor de boro (si preferíis de hidrógeno, aunque lo que se le echa al tanque es boro, el reactivo) necesita agua (que no se extrae del aire). El boro con el agua produce hidrógeno y óxido de boro. El óxido de boro se recicla aportando energía (¿de dónde?) para recuperar el boro original. El hidrógeno es buen combustible (el primer motor de hidrógeno es de 1807), pero el petróleo será sustituido con toda seguridad por el hidrógeno como vector energético. La economía del hidrógeno será la economía del s. XXI.

Conocerán estos periodistas (de NewScientist) y estos inventores (americanos e israelíes) al extremeño Arturo Estévez Varela (a quien Franco mandó parar el motor de agua). Bueno, ¡¡ eso dicen !! “El invento del extremeño quedó en punto muerto por orden del dictador tras recibir un informe desfavorable de la Escuela de Ingenieros (…) porque «ya se ha hecho bastante el ridículo»”. Mucho se ha escrito sobre este inventor (“El revolucionario invento de un extremeño cobra actualidad 30 años después“) cuyo ‘motor de agua’ “fue acogido con desdén y escepticismo pese a las numerosas pruebas que realizó por toda España ante auditorios repletos de personas, en las que utilizaba agua a la que se añadía un producto nunca revelado”. “Su creador alcanzó la notoriedad y se hizo popular entre la gente llana”. “Después de fallecer en el anonimato, Arturo Estévez Varela ha vuelto a adquirir el renombre que tuvo tres décadas atrás”.

“El domingo, 29 de abril de 1971, (…) vertió (…) en un pequeño motor de explosión (…) un litro de agua de la que previamente había bebido un niño (¿ pobre niño !). Tras algunas manipulaciones y de algunas intermitentes explosiones el motor se puso en marcha. El inventor acercó su nariz al tubo de escape y aspiró el gas que salía para exclamar ante la sobrecogida concurrencia: ¿oxígeno!.” En realidad el motor funcionaba a “trompicones” (según testigos) y no se le podía someter a esfuerzos, pues se calaba.

¡ Qué bonito es soñar ! Investigar cuesta mucho trabajo, muchas horas de esfuerzo, … pero qué bonito es soñar que uno puede resolver uno de los grades problemas de la Humanidad. Os auguro que volverán muchos Arturo más.

dibujo08feb2008oscuro.jpg

Un material negro es un “tragaluz” (se traga la luz), como hace a otra escala un agujero negro. Un material negro “ideal” es el que aborbe “toda” la luz que recibe en cualquier dirección (ángulo) y con cualquier “color” (longitud de onda). Normalmente consideramos sólo el espectro visible (los “colores” del arco iris). Un material negro es una esponja que en lugar de absorber agua, absorbe luz.

En el artículo “Experimental Observation of an Extremely Dark Material Made By a Low-Density Nanotube Array“, Yang et al., Nano Letters, 2008, se presenta un material formado por un “bosque” (distribución alineada) de nanotubos puestos en vertical sobre un sustrato que parece ser el material “más” oscuro fabricado hasta el momento. El índice de refracción (teórico) de este material es extremadamente bajo que combinado con la rugosidad del bosque de nanotubos dotan a este material de una reflectancia difusa ultrabaja (un orden de magnitud por debajo del carbón de baja reflectancia comercial) y de una reflectancia total de 0.045% (sólo este tanto por ciento de la luz incidente es reflejada), es decir, el nuevo material absorbe más del 99’9% de la luz que recibe.

Las aplicaciones del nuevo material son múltiples: células solares, generatión de electricidad termofotovoltáica, detección infrarroja, e incluso observación astronómica (“Blacker Than Black: Darkest Manmade Material Ever Made“). A pie de calle, lo más que nos interesa es que permitirá el desarrollo de células solares más eficientes, es decir, mejores paneles solares (“‘Darkest ever’ material created“) . Este nuevo material es el mejor “tragaluz” conocido.

By the way, los investigadores quieren que el nuevo material se incluya en el Libro Guinness de los Récords (“Negro mas negro que el Negro” y “Blacker Than Black: Darkest Manmade Material Ever Made“). “Veta comercial” no le falta al profesor Shawn-Yu Lin.

La Internet tiene cosas buenas y malas. Entre las malas, que distrae mucho. Acabo de leer escrito “Gripe y medicina cuántica”, ¿medicina cuántica? Nunca lo había escuchado, ¿qué será? Google [“quantum medicine”] parece indicar que hay libros e institutos de investigación en este campo, que parece relacionado con la naturopatía.

Habrá que buscar fuentes más fiables.

Recurro a PubMed [“quantum medicine”] pero aparecen sólo 3 entradas: Davis “Quantum medicine; revolution of medical thought caused by results of modern atomic research” Medizinische, 46:1499-1501 (1953) [no he podido leerlo, pero parece que trata de “medicina atómica”]; Albertson “Are we ready for quantum medicine?” Physicians Manage, 24(4):47 (1984) [tampoco he podido leerlo]; y Chaialo & Hrubnyk “Characteristics of indices of biological oxidation under the therapeutic influence of electromagnetic radiation of millimeter range in a human organism” Fiziol Zh. 49(2):30-34 (2003) [escrito en ucraniano; el resumen dice poco, parece que trata de farmaco-cinética].

La decepción no significa que el camino no haya que recorrerlo.

Busco en ScienceDirect de Elsevier [“quantum medicine”] sólo una entrada: Csizmadia “From submolecular biology to submolecular medicine. The legacy of Albert Szent-Györgyi” Journal of Molecular Structure, 666-667: Pages 11-24 (2003). Es un artículo “histórico” que reinvidica la figura del premio nobel Györgyi que lo recibió por descifrar el ciclo de Krebs (ciclo metabólico del ácido nítrico), según el autor, el inicio de la Medicina Molecular. Parece que este “nobelado” intuyó que en el futuro, ¿ahora?, habría una Medicina SubMolecular, la Medicina Cuántica. ¿Qué efectos cuánticos son relevantes en la salud? El autor menciona el plegamiento y la metilación de proteínas como fenómenos intrínsicamente cuánticos que afectan a la salud y requieren una “medicina cuántica”. Tras un poco de numerología y bastante “metafísica” el artículo no saca de dudas. Sigo sin saber qué es la medicina cuántica, eso sí, es algo del “futuro” [“The future usually arrives a little bit sooner than we are ready to give up the present”].

Busco en ISI Web of Science [“quantum medicine”] sólo hay tres entradas: el artículo de Csizmadia encontrado en ScienceDirect; Kekovic et al. “A kink-soliton model of charge transport through microtubular cytoskeleton” MATERIALS SCIENCE FORUM 494: 507-512 (2005), artículo sobre acupuntura y la importancia del citoesqueleto celular, formado por una malla de microtúbulos de carbono, en una “futura” acupuntura basada en la inyección de pulsos eléctricos en el régimen de microondas que actúan excitando modos vibratorios no lineales en la estructura de microtubulos, artículo citado por Rakovic et al. “Quantum decoherence and quantum-holographic information processes: From biomolecules to biosystems” MATERIALS SCIENCE FORUM 518: 485-490 (2006), artículo más próximo a la pseudo-ciencia que a otra cosa; y, el tercero, DeSmul “Very new waves in very old meridians: Quantum medical physics of the living” ACUPUNCTURE & ELECTRO-THERAPEUTICS RESEARCH 21 (1): 15-20 (1996), sobre las mismas ideas, la acupuntura tiene una base “científica” relacionado con ciertas ideas “cuánticas”. Un sin sentido.

Antes de dar la toalla por perdida, consume unos minutos más de tu valioso tiempo.

Busco en SpringerLink [“quantum medicine”] sólo hay 11 entradas, de las que destaca Magas, “Perspectives for Quantum Medicine” capítulo de las actas del congreso “The Future of Life and the Future of our Civilization” (2006); Magas es profesor del Dep. Física Teórica de la Universitat de Valencia: La Medicina Cuántica, o en general, la Física de la Vida, consideran cada ser vivo como un sistema cuántico conformado por la descripción de su genoma. El cuerpo humano no sólo responde a radiaciones electromagnéticos de nivel extremadamente bajo cuya frecuencia se encuentra en ciertas bandas muy estrechas (quizás debido a una resonanacia) sino que además, su efecto es positivo (sanación). ¡¿Nos podemos curar de muchas enfermedades gracias a la terapia por resonancia de microondas (MRT)?! ¡¡ Eso es la Medicina Cuántica !!

El autor afirma, ¡¿una propiedad de la mecánica cuántica es que la MRT no puede causar daño alguno, luego su efecto siempre es positivo?! Maravillosa deducción (¿será un modus ponens?).

El autor trata de discutir la posibilidad de “crear un sistema cuántico macroscópico, como nuestro cuerpo, desde el punto de vista de la mecánica cuántica”. “Si la Medicina Cuántica se confirma, será La Medicina del Tercer Milenio”.

Lo siento querido lector, pero nada más voy a leer. Si te interesa el tema, el artículo tiene bastantes referencias sobre MRT y temas relacionados. En Google Scholar [“quantum medicine”] tienes 193 referencias.

Recuerdo un amigo, traumatólogo de profesión, que afirmaba que podía palpar con los dedos el flujo del líquido cefalorraquídeo y con adecuados masajes podía controlarlo hasta conseguir mejoras significativas en sus pacientes. Sin embargo, se encontraba con la oposición del ‘establishment’ que quería pruebas estadísticamente significativas y no sólo algunos casos clínicos aislados.

Seguro que hay muchos libros de ciencia ficción que mencionan la medicina cuántica. Pero como ya superé la gripe hace poco, puedo afirmar que “tiempo al tiempo”, la gripe se supera en una semana sin necesidad de medicina cuántica.