10 abril LA ENERGÍA OSCURA CUMPLE DIEZ AÑOS C.A.C. 19:30

Dra. Licia Verde, Profesora ICREA en el ICE, Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC, Barcelona) y Visiting Senior Research Scientist, Princeton University, USA.

XI CICLO DE CONFERENCIAS “PRESENTE Y FUTURO DE LA CIENCIA YLA TECNOLOGÍA”

Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC) de MÁLAGA

La injusticia del móvil (alumnos pillados con móvil son acusados de copiones en Escocia)

¿Quién no odia los exámenes? ¿Quién no ha sufrido una evaluación “injusta” alguna vez? Todo el mundo está de acuerdo, alumnos y profesores, que los exámenes deben ser “justos”, pero ¿qué significa “justicia” en este contexto? Si no nos ponemos de acuerdo todos en qué significa “que los exámenes sean justos” cualquier apelación a su “justicia” está completamente injustificada. El artículo de Mathieu Bouville, “Exam fairness,” ArXiv preprint, 29 Marzo 2008, trata de responder a esta peliaguda cuestión.

De acuerdo con Felder (“Designing Tests to Maximize Learning.” J. Professional Issues in Engineering Education and Practice, 128 (1), pp. 1-3, 2002), los estudiantes consideran injusto un examen en los siguientes casos: (1) aparecen problemas sobre contenidos no cubiertos en las clases o en las ejercicios propuestos; (2) aparecen problemas que los estudiantes consideran de “idea feliz”, que requieren la visita de “inspiración” durante el examen; (3) tienen una longitud excesiva, con lo que sólo los “mejores corredores de fondo” entre los alumnos pueden finalizar a tiempo; (4) la puntuación es excesivamente “plana”, valorando por igual errores pequeños de cálculo y grandes errores de concepto; (5) la puntuación es inconsistente entre los alumnos, que ante el mismo error unos reciben más puntuación y otros menos. Nótese que estos ejemplos no son un buen indicativo de “justicia”. Los casos (1) y (2) afectan por igual a todos los estudiantes (en lugar de favorecer más a unos que a otros, algo claramente injusto). Parece como si muchos alumnos dijeran “este examen es injusto” cuando quieren decir “no me gusta la asignatura”.

Por justicia podemos entender “justicia en el tratamiento” al alumno: la misma vara de medir se aplica a todos los estudiantes; por supuesto, la misma respuesta debería recibir la misma calificación. En particular, podemos decir que un exámen es justo si está basado en objetivos docentes explícitos (dí lo que haces y haz lo que dices). Sin embargo, un objetivo docente podría ser adquirir la habilidad para resolver problemas rápidamente, pero favorecería a los alumnos más habilidosos. El problema de justicia se pasa a los objetivos docentes, ¿son justos?

Por “justicia de tratamiento” podemos entender “aplicar el mismo criterio (conocido a priori) a todos los estudiantes”. Sin embargo, en este sentido, dar más puntos a los alumnos cuyo apellido empiece por B (de bueno o de burrito como tú) no es menos justo que dárselos si obtienen la respuesta correcta (en ambos casos se aplica la misma regla a todos los estudiantes y en ambos casos es más conveniente para algunos alumnos y menos para otros). Podemos afirmar que todos los alumnos “serían tratados” justamente.

Obviamente la “justicia de tratamiento” no es justa en sí, sino que propaga la “justicia de los criterios” que se apliquen a todos. Si estos son justos, será justa, si no, no lo será.

¿Para qué sirven los exámenes? Puede servir para dar una puntuación y ordenar a los alumnos en función de ella, para que los alumnos auto-evalúen su propio estudio y conocimientos, para que el profesor aprende qué es lo que los alumnos no entienden de la materia, etc. La “justicia” no es aplicable a todas estas cuestiones. La “justicia” es aplicable cuando el exámen se utiliza para “valorar” el talento, las competencias o las actitudes del alumno, cuando se convierte en estimador de éstas.

El autor introduce la “justicia de oportunidades”, la “justicia democrática”, todo americano puede llegar a Presidente de EEUU, luego todo alumno puede llegar a tener la máxima calificación. Habrá ganadores y vencidos. Como en el deporte. ¿Pero tiene sentido una partición de este tipo en la Educación Superior? Ante exámenes de larga duración tenemos los alumnos “rápidos” que acaban pronto (y a veces hasta bien) y los “lentos” que se eternizan, dure el examen lo que dure, el alumno necesita cinco minutos más.

El concepto más natural de “justicia” es simplemente tratar a todo el mundo por igual, la “justicia en el trato”. Sin embargo, qué hacer cuando los alumnos tienen diferentes habilidades, a veces, no fácilmente comparables entre sí. ¿Cómo valoramos las diferentes habilidades? ¿Cuáles son las habilidades más importantes o relevantes para la materia a estudio? Depende, todo depende, del contexto. Comparemos las habilidades en un jugador de fútbol y otro de baloncesto. ¿Qué hace que un alumno sea mejor en matemáticas que en física o en literatura?

Comparar la “justicia en el trato” con la “justicia en las oportunidades” es difícil. No podemos asumir que todos los alumnos son iguales y tienen las mismas habilidades, pero deberíamos “medirlos con el mismo rasero”. Quizás las nuevas tendencias en la Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que favorecen que los alumnos estudien para prepararse mejor para el mundo laboral, con la profesionalidad como objetivo y no como consecuencia, permitan a los profesores tomar mejores decisiones en cómo evaluar las competencias de los alumnos. De todas formas, en mi opinión, todavía queda mucho camino por recorrer.

Comentarios “robados” de Menéame.

Kirchhoff : El problema no son los exámenes en sí, sino el ánimo con el que alumnos y profesores nos enfrentamos a ellos. Yo he tenido/tengo profesores que los utilizan tanto para conseguir “pillar” a los que no se han estudiado algo como para comprobar realmente si las clases han valido para algo. Y también tengo compañeros que acuden a un examen pensando “a ver si me se 5 de diez y paso” y “me da igual que me pregunten, porque me lo se todo”.

Utah : El artículo no reflexiona sobre lo lícito de celebrar un examen, sino sobre el concepto de justicia aplicado a la corrección de los mismos; dudo de que haya personas dispuestas a poner en un aprieto a un profesor, uno con una nota mayor y otra menor con el mismo fallo. A los alumnos les faltan bemoles para cosas menores, difícilmente darían la cara ellos solos en un particular semejante.

Herumel : En la vida aparte de para una entrevista de trabajo (y hablo de la mayoria de trabajos) no son necesarios los exámenes, el trabajo diario es lo que importa realmente… Por ello deberiamos preguntarnos realmente si los examenes en sí es la manera correcta de preparar los futuros trabajadores, además de que 3 meses de vacaciones también es una forma poco cercana a la realidad de formarlos, cuando en el mejor de los casos unicamente tendrán 1 continuado en la mayoría ni eso… Creo que para favorecer a unos determinados funcionarios, nos hemos alejado mucho en la concepción global de formación para trabajar de lo que será en si el trabajo futuro…

Traducción libre “adornada” del artículo de Diana S. Dabby, “Creating Musical Variation,” Science, Vol. 320. no. 5872, pp. 62 – 63, 4 April 2008.

Mozart necesitaba dinero. Recurrió a su amigo Michael Puchberg, quien se hizo de rogar. Hasta 21 cartas le envió entre 1788 y 1791, en las que se presentan hasta 24 variantes de la súplica “Amigo, me puedes prestar un céntimo?”. Mozart trataba con estas variaciones de lograr que su obra fuera del gusto de su “amigo”. Es un ejemplo perfecto de las llamadas variaciones musicales muy típicas en el s. XVIII, con exponentes tan importants como Haydn. Sobre un tema melódico de base se introducen múltiples “adornos” que lo enriquecen y le añaden complejidad. Arnold Schoenberg, uno de los grandes músicos del s. XX, definió las variaciones como “repetición en la que el algunas cosas se cambian pero el resto se mantienen”. Por ejemplo, 4 notas, de la misma duración, se pueden variar con alteraciones de ritmo, añadiendo notas vecinas, cambiando el orden de las notas, etc.

Arnold Schoenberg (c) Science Magazine

La moderna música disco y sus variantes nos muestran un gran número de ejemplos de variaciones. La música House parte de una muestra (sampling) de un disco anterior al que someten a múltiples transformaciones utilizando instrumentos electrónicos. Por ejemplo, French Kiss, del DJ Lil’Louis, la primera canción house que vendió un millón de copias en el mundo.

http://es.youtube.com/watch?v=sx_lBt-O2gE

Pero desde el punto de vista de la música “clásica” (sus aficionados a veces la llaman “culta”) el gran revolucionario del s.XX antecesor de la moderna música electrónica es sin lugar a dudas John Cage, que rompió con toda la tradición permitiendo variaciones que hoy en día llamaríamos “cáoticas”: La partitura de la obra permite que el intérprete varíe, reordene, “decida” durante la ejecución. Cada obra es única.

http://es.youtube.com/watch?v=NLOWy3ys8Ag

http://es.youtube.com/watch?v=GYlcFkYrSNU

Las técnicas matemáticas del caos permite “recrear” (o “interpretar”) este tipo de de obras mostrando todo un nuevo universo musical. Si la partitura de la obra viene descrita por un sistema dinámico caótico, sensible a las condiciones iniciales o a ciertos parámetros de tal forma que pequeñas variaciones de éstos conducen a grandes variaciones en la obra, estas perturbaciones durante la ejecución de la misma hacen que cada interpretación sea necesariamente única. Estas infinitas variaciones enriquecen la obra (cual la interpretación del jazz se enriquece gracias a las improvisaciones de sus intérpretes).

http://es.youtube.com/watch?v=7iNCfNBEJHo

La autora del artículo, Diana Dabby, del Departmento de Ingeniería Eléctrica del MIT nos muestra algunas variaciones caóticas sobre una obra de Bach en el siguiente video de youtube.

http://es.youtube.com/watch?v=dL4VKuKNgXI

http://es.youtube.com/watch?v=Wz3cmlVwI30

3D model of Vulcan

Tour virtual por el Laboratorio del Láser Vulcano (p) Gary Booth

Los aceleradores de partículas (como el futuro LHC del CERN) y las fuentes de luz sincrotrón (útiles en medicina) son calificadas de “Ciencia Grande” (big science), no sólo por su importancia, sino porque requieren de laboratorios e instalaciones “enormes” (el sincrotrón Alba, que se instalará en el Vallés, será la mayor instalación científico-tecnológica de España y requerirá la inversión de más de 200 millones de euros, se espera que esté finalizado para el 2010). Un artículo reciente (de 20 autores) S. Kneip et al., “Observation of Synchrotron Radiation from Electrons Accelerated in a Petawatt-Laser-Generated Plasma Cavity,” Phys. Rev. Lett. 100, 105006 (2008), ha utilizado un láser ultrapotente, de petawatios (recuerda: mega (millón), giga (mil-millones), tera (billón), y peta (mil-billones), o sea, de mil billones de watios, que no es “moco de pavo”), que ha dirigido a un pequeña muestra de gas hasta convertirla en un plasma de iones y electrones acelerados hasta energía de varios cientos de MeV (mega-electrón-voltio, una media de energía en aceleradores de partículas). Los investigadores han mostrado como canalizar ese plasma para lograr un fuente emisora de rayos X con energía de hasta 50 keV (similar a una fuente de luz sincrotrón para medicina). Si logran incrementar esta energía podrán lograr aceleradores de partículas basados en la aceleración láser (de los electrones) de un plasma.

Como el laboratorio Vulcano (en el que se ha producido el avance) es “muy pequeño” comparado con una instalación sincrotrón usual (como el que se construirá en España próximamente), este avance científico permitirá reducir el tamaño de estos laboratorios significativamente, aunque todavía no serán de tamaño “bolsillo”, claro.

Maqueta del futuro Sincrotrón Alba en el Vallés, será la mayor instalación científica de España

PasosLargos (Sierra de las Nieves, Málaga)

La noticia “Un Sendero en Zigzag al Avanzar Por una Pendiente Cansa Menos,” Noticias de la Ciencia y la Tecnología, 2 de Abril de 2008, que describe el trabajo desarrollado en M. Llobera and T.J. Sluckin, “Zigzagging: Theoretical insights on climbing strategies,” Journal of Theoretical Biology, Volume 249, Issue 2, Pages 206-217, 21 November 2007, en el que se trata de justificar que los senderos zigzagueantes en las colinas que encontramos los que nos gusta “patear” el monte son los que minimizan el consumo energético (metabólico) a la hora de ascender y descender por una montaña y son el resultado de un diseño “casi-óptimo” de nuestros ancestros.

La parte más interesante del trabajo es cómo modelar matemáticamente nuestro consumo energético al caminar por una pendiente y se basa en el trabajo anterior de Minetti, A.E., “Optimum gradient of mountain paths,” Journal of Applied Physiology, Volume 79, Issue 5, Pages 1698-1703, 1995, quien ha utilizado datos experimentales clásicos [R. Margaria, 1938] relativos al coste metbólico de subir pendientes (locomoción gradiental). El trabajo de Minetti mostró que para un humano promedio la mejor pendiente de subida, la que consume menos recursos energéticos, tiene una pendiente de 25% aproximadamente (por debajo de una pendiente del 15% no hay mucha diferencia con el consumo al caminar en llano). Este trabajo de Minetti ya nota que la mayoría de los senderos son zigzagueantes para aprovechar este ahorro energético presentando una pequeña muestra de caminos experimentalmente medidos.

¿Y cómo se relaciona el gasto energético de caminar comparado con el de correr? Minetti ha seguido trabajando en este tema. Minetti, A.E., Moia, C., Roi, G.S., Susta, D., Ferretti, G., Energy cost of walking and running at extreme uphill and downhill slopes,” Journal of Applied Physiology, Volume 93, Issue 3, Pages 1039-1046, September 2002, mide el coste energético de caminar y correr medido en 10 corredores utilizando una “cinta de correr” en plano inclinado (que permite mantener la velocidad más o menos constante). Caminar en llano requiere un coste, sea Cw, que se reduce a casi la mitad cuesta abajo y que puede llegar a multiplicarse por 10 cuesta arriba. Correr en llano requiere el doble coste que caminar con similares proporciones en cuesta arriba y cuesta abajo. Sin embargo, comparando caminar “rápido” y correr “lento” (más o menos a la misma velocidad), resulta que caminar “rápido” es mucho más costoso que correr “lento” (por eso cuando queremos ir rápido corremos en lugar de caminar). El trabajo es interesante porque estima las velocidades máximas que se pueden alcanzar corriendo en llano, cuesta arriba y cuesta abajo.

¿Y cómo reducimos nuestro gasto energético cuando vamos en bicicleta? En el trabajo Ardigò, L.P., Seibene, F., Minetti, A.E., “The optimal locomotion on gradients: Walking, running or cycling?,” European Journal of Applied Physiology, Volume 90, Issue 3-4, Pages 365-371, October 2003, estudian el coste energético de ir en bicicleta comparado con caminar y correr. En llano, ir en bicicleta es más económico que correr, que es más económico que caminar “rápido”. Los autores desarrollan un modelo matemático que permite predicer el consumo energético en función del ángulo de la pendiente. Encuentran que ir bicicleta es más económico sólo para pequeña pendiente (menor del 15%), siendo caminar el modo más eficiente por encima de esta pendiente. Han verificado sus resultados teóricos experimentalmente con 7 ciclistas aficionados a los que se ha pedido que caminen, corran y pedaleen por “cintas de correr” con diferente inclinación que se mueven a la misma velocidad.

¿Realmente están optimizados nuestros músculos para minimizar el gasto de energía cuando andamos y corremos? Alexander, R.McN, “Optimization of muscles and movement for performance or economy of energy,” Netherlands Journal of Zoology, Volume 50, Issue 2, Pages 101-112, 2000, muestra una serie de ejemplos de cómo los músculos y los movimientos humanos están diseñados para maximizar el rendimiento minimizando el coste energético. En movimientos oscilatorios, como al caminar o correr, la combinación de las propiedades de los músculos es la óptima en función de la elasticidad de los tendones, que son ajustados en tiempo real con objeto de minimizar la energía. También estudia a los saltadores olímpicos de altura y de longitud que corren a diferente velocidad y doblan las piernas en ángulos diferentes para obtener los mejores saltos.

¿Pero hay una velocidad óptima para caminar (en llano)? Sí, la que implica un coste metabólico mínimo, unos 1.11 m/s en promedio. Además, el coste de correr, en llano, es prácticamente constante e independiente de la velocidad (aproximadamente el doble que el de caminar a la velocidad óptima). Estos resultados y otros interesantes sobre la biomecánica de la locomoción humana se describen en Saibene, F., Minetti, A.E., “Biomechanical and physiological aspects of legged locomotion in humans,” European Journal of Applied Physiology, Volume 88, Issue 4-5, Pages 297-316, January 2003 (versión gratuita). Caminar y correr son dos movimientos humanos muy complejos que involucran un enorme número de órganos pero que se pueden describir fácilmente con dos modelos sencillos: un péndulo invertido y un muelle. Los músculos se contraen a cada paso con objeto de mover las articulaciones del cuerpo de la forma adecuada que permite optimizar el consumo energético (tanto energía mecánica como elástica). El artículo estudia la mecánica de la locomoción en humanos adultos, niños, pigmeos y enanos, mostrando que no hay grandes diferencias. Sin embargo, caminar o correr con un peso a cuestas (externo o interno, como la obsesidad) sí afecta significativamente al gasto energético.

¿Pero hay diferencias entre la eficiencia energética de algunas personas y otras? Sí, claro que las hay, pero donde mejor se ve es en las poblaciones humanas adaptadas a vivir en las alturas, como los porteadores nepalíes en la región del Himalaya, Minetti, A.E., Formenti, F., Ardigò, L.P., “Himalayan porter’s specialization: Metabolic power, economy, efficiency and skill,” Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, Volume 273, Issue 1602, Pages 2791-2797, 7 November 2006. ¿Por qué los porteadores nepalíes tiene mejor rendimiento que los montañeros experimentados? Una posible respuesta está en que han adaptado su manera de caminar a llevar un peso desde que son críos, son capaces de balancear las cargas de los diferentes segmentos de su cuerpo de tal forma que minimizan su consumo energético. Los resultados cuando menos son sorprendentes. Resultados similares, pero para 15 escaladores expertos se han obtenido en Bohne, M., Abendroth-Smith, J., “Effects of hiking downhill using trekking poles while carrying external loads,” Medicine and Science in Sports and Exercise, Volume 39, Issue 1, Pages 177-183, January 2007.

Pero volvamos al principio, nuestros antepasados diseñaron los senderos para que fueran óptimos en consumo energético, ¿podemos hacerlo nosotros mejor? Sí, se pueden utilizar algoritmos por ordenador y herramientas GIS (sistemas de información geográfica) para determinar la mejor “colocación” de los senderos, como muestra Rees, W.G., “Least-cost paths in mountainous terrain,” Computers and Geosciences, Volume 30, Issue 3, Pages 203-209, April 2004, quienes han aplicado estas técnicas a senderos en un área montañosa de Gales (Gran Bretaña) utilizando para determinar el camino de menor coste un algoritmo desarrollado por Dijkstra. Sorprendentemente, muchos de los senderos óptimos según el ordenador son muy cercanos a los senderos realmente presentes en el terreno. En cualquier caso, el objetivo de los autores es el uso de estas técnicas GIS para diseñar nuevos senderos, no para estudiar la antropología humana.¿Para qué le sirve todo esto a alguien que disfruta “pateando” el monte? ¿Podemos utilizar estos resultados para seleccionar el mejor sendero a la hora de “rutear” por la montaña? Sí, por supuesto que sí. Scarf, P., “Route choice in mountain navigation, Naismith’s rule, and the equivalence of distance and climb,” Journal of Sports Sciences, Volume 25, Issue 6, Pages 719-726, April 2007, discute el uso de la regla de Naismith (sí, del inventor del Baloncesto), que permite a los montañeros estimar el tiempo de la caminata en función del terreno montañoso, y su uso para elegir la mejor ruta. La regla de Naismith nos dice que ascender 1 metro cuesta arriba equivale a recorrer 8 metros en llano (para mujers 10 metros, no lo digo yo, lo dice Naismith). Con esta “cuenta de la vieja” y plano topográfico (como los del ejército) para la ruta, podemos estimar el tiempo de “pateo” y tomar decisiones en las confluencias de senderos sobre cuál es el mejor a elegir.

De todas todas, yo suelo elegir los senderos en función de las recomendaciones de mis amigos y valora más la belleza del paisaje y los hitos a encontrar que el tiempo o el gasto energético que me requiere.

CrawlingCelegans.gif Figure 1

Los músculos se contraen cuando una molécula neurotransmisora se libera desde las células nerviosas hasta las células musculares correspondientes. En enero de 2008 se publicó una noticia sorprendente: Protones (partículas elementales subatómicas, que conforman los núcleos del átomo de hidrógeneo, es decir, iones de hidrógeno H+) pueden actuar como neurotransmisores, al menos para el gusano (nemátodo o lombriz intestinal) Caenorhabditis elegans. Lo sorprendente está en que se pensaba que los neurotransmisores tenían que ser moléculas “complejas” con muchos átomos, como las famosas serotonina, antidepresivo, dopamina, para tratamientos de adicción a cocaína, glutamato (“glutamato yeyé“), además, hacía 20 años que no se descubría una nueva molécula neurotransmisora (“H+, the tiniest transmitter“, “Proton Powered Pooping“).

El descubrimiento ha sido llevado a cabo por el grupo de investigación del profesor Erik Jorgensen, director del Brain Institute de la University of Utah, especialista en el C. elegans, animal extremadamente simple con poco más de 1000 células, y ha sido publicado en el artículo A.A. Beg et al. “Protons Act as a Transmitter for Muscle Contraction in C. elegans,” Cell, 2008. Los investigadores además han caracterizado las vías metabólicas y sus bases genéticas para los receptores de protones. Ratones modificados genéticamente para que estos receptores estén inhibidos tienen grandes dificultades de aprendizaje. Quizás estos receptores de protones sean claves en nuestra capacidad de aprendizaje. Sólo estudios futuros podrán avanzar en esta línea.

¿Actúan en humanos? Posiblemente sí. Los protones son claves en los ácidos del intestino para nuestra digestión y parece sorprendente que también se encuentren en el cerebro. “Hay bombas de protones presentes en las células intestinales de humanos y ratones. Se piensa que algunas de las bombas producen ácido para digerir los alimentos. ¿Pero por qué existen bombas de protones en el cerebro?”

Hablando de protones como neurotransmisores me viene la cabeza el litio como medicamento, utilizado para tratar el transtorno bipolar (síndrome maníaco-depresivo, una de las causas más importantes de suicidio en la sociedad occidental) y otras enfermedades relacionadas con estados “depresivos”. Hace unos 50 años se descubrió por casualidad sus efectos terapéuticos (“Litio, manía y un error afortunado“) pero hasta hace muy poco tiempo no se ha descubierto cómo actúa realmente (“Lithium’s mood-stabilizing effect is explained“). Parece que el litio interactúa en un “tira y afloja” con el glutamato, el neurotransmisor más importante en el cerebro humano, llamado GABA, al menos según el estudio del grupo de Lowell Hokin de la University of Wisconsin Medical School (John F. Dixon and Lowell E. Hokin, “Lithium acutely inhibits and chronically up-regulates and stabilizes glutamate uptake by presynaptic nerve endings in mouse cerebral cortex,” Proceedings of the National Academy of Sciences, Vol. 95, No. 14, p. 8363-8368).

Normalmente, una neurona para enviar una señal a su entorno libera un “chorro” (bombea) de glutamato en el espacio entre ella y otra neurona vecina. Para apagar la señal, la neurona emisora reabsorbe el glutamato, mediante el efecto inverso de la bomba. Este glutamato en el interior de esta neurona se almacena para su uso posterior. Cualquier problema en el funcionamiento de este proceso de liberación-reabsorción conduce a niveles inapropiados de glutamato (el inhibidor cerebral es realmente el ácido gamma-aminobutírico GABA que deriva del ácido glutámico mediante descarboxilación).

¿Podrían ser la causa de las depresiones niveles bajos de glutamato? ¿Podrían ser la causa de la euforia (manía) niveles altos de glutamato? Aunque no está demostrado científico, es una hipótesis bastante factible que está siendo estudiada por muchos investigadores. ¿Qué relación tiene el litio con el glutamato (sistema glutamínico)?

Los estudios en ratones han encontrado que el nivel de litio en sangre puede tanto retrasar el sistema de reabsorción de glutamato como acelerarlo. Los investigadores del grupo de Lowell E. Hokin han estudiado tanto muestras de tejido cerebral extraído de ratones y monos, como ratones vivos, que han expuesto a ciertas dosis de litio y han observado cómo varían en éstos los niveles de glutamato. Sus conclusiones van en la línea de que el lito parece que permite estabilizar los niveles de glutamato en un estrecho márgen (homeostásis). En este sentido se empieza a entender cómo el litio tiene un doble efecto que le permite ser útil en maníaco-depresivos tanto estabilizando los periódos de euforia como los depresivos en efermos de síndrome bipolar.

La noticia en Menéame “¿Por qué hay más materia que antimateria en el Universo?” (más de 180 meneos y más de 2 semanas tarde), que en realidad es exactamente la misma noticia que “Nuevo giro en el misterio de la antimateria” (pocos meneos y en su momento más inmediata), pero con un título y un texto “ligeramente” distinto (tratan de lo mismo, un artículo publicado en Nature por el grupo Belle sobre mesones B, uno de los experimentos en el acelerador de partículas KEK japonés, toda una fábrica de mesones tipo B, hay otra en EEUU); la noticia ya ha sido comentada en un blog castellano aquí. Estos “meneos” me han recordado la importancia del “titular” de una noticia. Así que les robo el mismo. Además, he visto una gran discusión de los lectores sobre el tema… que parece que no queda claro en ninguna de las dos noticias. Ya se sabía la respuesta a la pregunta. ¿Se tiene o no se tiene explicación para la asimetría materia-antimateria?

La figura ilustra los cuatros procesos más importantes para el decaimiento de mesones B en kaones (mesones K) y piones (mesones pi) y que los “B-esones” son inestables y sólo existen a alta energía. El mesón B positivo está formado por un antiquark b y un quark u (los mesones son siempre pares quark-antiquark) y el mesón B neutro por un antiquark b y un quark d. Estos mesones decaen en piones (pi neutro, anti-u y u, pi negativo, anti-u y d) y mesones K (u y anti-s) o mesones pi positivos (u y anti-d). El diagrama de Feynman de la figura (a) lo ilustra “claramente”, donde W es un bosón vectorial, que acarrea fuerza débil. Los demás diagramas son similares. La figura (b) es un diagrama de tipo pingüino, no entraré en sus detalles (g es un gluón, partícula portada de la fuerza fuerte), como (c) donde Z es un bosón vectorial neutro que acarrea fuerza débil. Tanto (a) como (b) se explican “fácilmente” en el modelo estándar. Sin embargo, la observación de las interacciones mostradas en los diagramas (c) y (d) es más complicada y requiere una “adición” al Modelo Estándar, nueva física, una mayor violación CP de la que se incluía previamente.

Evidencia de nueva física, pero ¿cómo implementar esa violación reforzada de la simetría CP? Ahora es el turno de los teóricos que deberán buscar la mínima adición posible al Modelo Estándar que explique estos nuevos descubrimientos experimentales. Mientras tanto, los experimentales seguirán trabjando.

La moraleja es sencilla, por “muy bello” que sea el Modelo Estándar (en mi opinión ya no lo es) y por mucha imaginación que tengan los físicos teóricos, sin experimento no puede avanzar nuestra comprensión de la realidad. Bienvenido sea el LHC. ¡¡ Ahhh !! Gracias CERN, por la Internet.

Se aprende de los errores… pero se aprende mucho más de los errores de los demás… Esa es la gran ventaja de los docentes (profesores). Se encuentran con muchos errores cometidos por los alumnos, por lo que pueden aprender mucho más que los propios alumnos.

No os gustaría observar los errores más típicos que cometen los alumnos, por ejemplo, de Cálculo. Eric Schechter ha recopilado muchos de estos erroers en su página web “Errores más comunes de los alumnos de Cálculo“. Sería muy interesante que otros profesores (al menos algunos con español) siguieran la misma línea.

Para hay profesores que incluso loan a sus alumnos. Aquí tenéis el poema “A Pretty Good Student” de Charles Osgood. Quizás lo que alaba es sus tiempos de alumno… pero si sabes inglés es de lectura recomendada.

Y ya que estamos puestos… las gemas de la matemática de Harry (perdón, Frank) Potter, “Frank Potter’s Science Gems – Mathematics” serán también de vuestro agrado.

Eres mujer y (aficionada a) matemática, ¿y conoces la Asociación de Mujeres Matemáticas? Association for Women in Mathematics. Su objetivo es incentivar a las mujeres y a las chicas a estudiar Matemáticas y conseguir una carrera científica prometedora. Las biografías de mujeres matemáticas contemporáneas son muy interesantes. El libro de Bettye Anne Case y Anne M. Leggett, “Complexities: Women in Mathematics,” también será de tu interés (Google Books te permite leer algunas páginas, al menos).

El 13-ésimo Congreso Europeo de Mujeres Matemáticas fue el año pasado (13th EWM: European Women in Mathematics, 3-6th September 2007, Cambridge, UK) y el 14-ésimo el año próximo (14th EWM: European Women in Mathematics, August 25-28, 2009, Novi Sad, Serbiam) luego, querida amiga, todavía estás a tiempo de participar, sino, al menos conoce el trabajo de algunas matemáticas de renombre: Meet a woman mathematician.

“La inmigración en Andalucía: Desde la realidad hasta la gestión administrativa”

Martes 1 de abril de 2008, a partir de las 17:30 en la sede de la Plataforma del Voluntariado, situada en calle nueva, n° 13, 2ª planta (paralela a calle Larios).

En la mesa redonda participarán representantes de las siguientes entidades: MPDL-Málaga, Málaga Acoge, Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes, Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre la Inmigración, así como el señor Coordinador Provincial de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía y la Directora Técnica del Área de Participación, Inmigración y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Málaga. La jornada contará con la asistencia de 18 invitados de honor; 15 investigadores de Estados Unidos y 3 profesores universitarios marroquíes que vienen para conocer la realidad de la inmigración en Andalucía. Como es habitual en los encuentros que organizamos, el debate llevará la mitad del tiempo de la mesa redonda. (La mesa redonda se organiza en colaboración con: Área de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al desarrollo del Ayuntamiento de Málaga, Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía-Málaga, Consejería de Gobernación-Málaga).

ANUNCIO DE Ahmed Khalifa, Presidente de la Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes www.asociacionmarroqui.com Aula B.4.10, E.T.S.I. Informática Campus de Teatinos, Universidad de Málaga