Los profesores más sexys son menos respetados por sus compañeros, pero mejor evaluados por sus alumnos

Por Francisco R. Villatoro, el 30 noviembre, 2010. Categoría(s): Ciencia • Docencia • General • Prensa rosa • Science ✎ 8

Así lo afirma un artículo (no científico) publicado por The Chronicle of Higher Education [Christine Prichard, “Professors: Hot at Their Own Risk,” August 8, 2010]. Los profesores peor vestidos y menos sexys son más respetados por sus compañeros. Ser profesor y además guapo, atractivo, sexy, va en detrimento de la opinión que los demás profesores tienen de uno. El estudio indica que le ocurre a ambos sexos, pero la tendencia es más clara en el caso de las profesoras. Para una profesora sexy, siempre a la moda, siempre bien arreglada, su imagen es un problema: sus compañeros tienden a pensar que dedica más tiempo al salón de belleza que a hincar los codos y que su belleza es responsable de parte de su éxito. La otra cara de la moneda, según este estudio, son las evaluaciones de la docencia por parte de los estudiantes: reciben mejores evaluaciones los profesores más sexys (en especial, las profesoras más sexys).

¿Hay algún estudio científico que avale estas conclusiones periodísticas? Pues sí, hay varios, pero me centraré solo en James Felton, Peter T. Koper, John Mitchell, Michael Stinson, “Attractiveness, easiness and other issues: student evaluations of professors on Ratemyprofessors.com,” Assessment & Evaluation in Higher Education 33: 45–61, Feb. 2008 (requiere acceso universitario a las revistas de Taylor & Francis). Este estudio es continuación de un estudio previo, de conclusiones similares, pero con menos profesores estudiados: James Felton, John Mitchell, Michael Stinson, “Web-Based Student Evaluations of Professors: The Relations between Perceived Quality, Easiness and Sexiness,” Assessment & Evaluation in Higher Education 29: 91-108, Feb 2004. 

La web RateMyProfessors.com permite que los estudiantes universitarios evalúen de forma voluntaria y pública a sus profesores y es ideal para realizar un estudio de este tipo “a lo grande.” Felton et al. han evaluado a 6852 profesores de 369 instituciones universitarias (la mayoría son colleges) de EE.UU. en relación a su calidad global como profesores, lo fácil o difícil que es aprobar con ellos, y lo atractivo (sexy o hot) que le parecen a sus alumnos. Su conclusión es que los profesores considerados más atractivos (sexys) y los que ofrecen cursos de aprobado fácil son calificados como los mejores (calidad más alta). La correlación entre calidad y “hotness” es de 0’64, entre calidad y “facilidad” es de 0’62, y entre “facilidad” y “hotness” solo de 0’39 [todas estas correlaciones tienen un intervalo de significación bilateral de 0’01]. Por cierto, para profesores universitarios de Canadá los resultados (aunque el número de profesores estudiados es mucho menor y la intervalo de significación es mucho más bajo) son similares: la correlación entre calidad y “hotness” es de 0’60, y entre calidad y “facilidad” es de 0’40. 

¿Cómo afecta la disciplina/materia enseñada a estos resultados? Las tablas detalladas están en el artículo (cada tabla ocupa una página entera). Los profesores con mayor calidad global media (y también los más sexys de todos) son de filología, sociología y ciencias políticas; los de menor calidad global media (y también los menos sexys) son de ingeniería, informática y química.

¿Cuáles son las disciplinas con mejores profesores? La estadística matemática permite “eliminar” la correlación entre calidad y los demás factores (“facilidad” y “hotness“) resultando una medida fiable de la calidad global de los profesores. El resultado es que los mejores profesores son los de química, contabilidad (Accounting) y ciencia (Science). Me sorprende que los profesores de química serían los mejores (en calidad global) si los alumnos no tuvieran en cuenta lo “difícil” que es aprobar su asignatura y su poco atractivo físico.

¿Cómo influye la vestimenta (ir a la moda) en las evaluaciones? En una búsqueda rápida no he encontrado ningún artículo científico que estudie el efecto del modo de vestir en las evaluaciones de los alumnos. Pero quizás sea interesante un curioso estudio de las psicólogas Tiffany R. Gille-Knauf, Rachel M. Mittag, “Smart and Sexy? Major and Clothing’s Influence on Perceptions of Intelligence,” UW-L Journal of Undergraduate Research XI (2008). Su conclusión es que las mujeres vestidas con ropa más “conservadora” (menos “provocativa”) son consideradas más inteligentes, menos liberales y de moral más conservadora. El estudio detalla la opinión al respecto de hombres, mujeres jóvenes y mujeres no tan jóvenes. Os dejo que profundicéis en los detalles leyéndolo ya que el artículo es de acceso gratuito.

Por cierto, ¿alguien sabe de qué materia es profesor en la tercera temporada de la serie Californication el actor cuya foto abre esta entrada?

Y ya que estamos en ello, ¿alguien conoce algún estudio similar sobre la evaluación de profesores “calientes” en España o Latinoamérica?



8 Comentarios

  1. “… dedica más tiempo al salón de belleza que a empinar el codo …” 😀 😀 😀
    Supongo que querrás decir “… a incar los codos …” 😀 😀 😀

    Los profesores pueden tener mala fama por muchas cosas, pero la de “empinar el codo” aún no la tienen. 😀 😀 😀

  2. Soy Profesor universitario en México y les aseguro que el atractivo es muy, pero MUY IMPORTANTE en la perspectiva de los estudiantes que nos prestan su atención; y es que “ATRACTIVO es sinonimo de EXITOSO” ¿Porqué habrian de prestar atención a alguien que no consdideran atractivo? cambia lo ultimo por la palabra exitoso.

  3. Creo que hay otros factores más importantes que hacen que un profesor sea apreciado por sus alumnos: la simpatía y la capacidad del docente para interactuar afectivamente con ellos. Lo demás es muy baladí. Lo digo por experiencia propia: soy profesor hace 28 años.

Deja un comentario