Espectacular triple salto mortal de una larva de escarabajo

Por Francisco R. Villatoro, el 30 marzo, 2011. Categoría(s): Biología • Ciencia • Noticias • Science

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CEQsx4xLqKM&hd=1]

No todos los días se ve a un “gusano” dar un triple salto mortal en la playa. Las larvas del escarabajo tigre (Cicindela dorsalis media) se ponen a rodar, toman impulso y logran saltar por los aires, casi vuelan, hechas una rueda, hasta volver a caer al suelo, donde vuelven  a rodar y a saltar. El vídeo de youtube es espectacular, pero para los que quieran más detalles recomiendo la siguiente imagen explicativa, extraída del artículo de Alan Harvey, Sarah Zukoff, “Wind-Powered Wheel Locomotion, Initiated by Leaping Somersaults, in Larvae of the Southeastern Beach Tiger Beetle (Cicindela dorsalis media),” PLoS ONE 6: e17746, March 23, 2011.

Rodar como una cochinilla es un modo de locomoción que permite recorrer distancias largas con poco esfuerzo, gracias a la gravedad (también lo hacen algunas arañas del género Carparachne para huir). Pero acompañar este movimiento con saltos “mortales” lo hace aún más espectacular. Más aún cuando el animal que salta tiene un cuerpo blando de “gusano”  propio de un animal lento y sedentario. Las larvas del escarabajo tigre de la playa (Cicindela dorsalis) logran sorprender a cualquiera con su modo de locomoción. Su velocidad depende de la velocidad del viento: para velocidades entre 3’5 y 5’5 m/s las velocidades típicas de las larvas son de 0’30 a 0’56 m/s (para vientos fuertes mayores de 12’5 m/s las larvas alcanzaron velocidades de hasta 3 m/s). La distancia típica que recorre la larva es de unos 10 m (aunque con vientos fuertes se llegaron a alcanzar los 15 m). La velocidad de giro de las larvas en carrera ronda de 20 a 30 Hz (ciclos por segundo), alcanzando un máximo de 37’5 Hz. Las larvas logran saltar una altura de 13’20 ± 10’93 cm, o lo que es lo mismo, entre 8’40 ± 6’41 veces la longitud de su cuerpo. Normalmente las larvas saltan más a menudo cuando hay más viento. Unos números que no están nada mal para una larva de sólo unos 15 mm de largo (en promedio).

El artículo técnico no estudia la biomecánica del salto de estas larvas, un asunto de investigación abierto que seguro que será estudiado en los próximos años, dado lo curioso de su locomoción (al menos a mí me lo parece).



Deja un comentario