Reseña: “Ya está el listo que todo lo sabe de sexo” de Alfred López

“Un libro dedicado a las curiosidades sobre el sexo [no] podía empezar de otra manera que explicando de dónde proviene el vocablo ‘sexo’. [Su] origen lo encontramos en el latín ‘sexus’, [que] proviene de ‘sectus’ (corte) y éste de ‘secare’ (cortar). [A] todos nos gusta tener un secreto. [Justo] todo lo que no te quisieron contar de pequeño, pero que sigue ilustrando tu vida. Que no se entere tu madre que te enteraste de tantos secretos de cama. Déjense seducir por los secretos del origen de las expresiones que acostumbramos a llenar de sexo. Relájense… ¡Y disfruten!”

Ya ha aparecido el tercer y último (por ahora) libro de mi amigo Alfred López, @YELQTLS, “Ya está el listo que todo lo sabe de sexo”, (2018) [270 pp.]. Alfred es un ratón de biblioteca, un “curioso empedernido que se ha pasado más de media vida coleccionando todo tipo de datos interesantes que llaman su atención” y la nuestra. “Hasta tal punto que ha convertido su afición por las curiosidades en su profesión”. Su último libro se centra en la etimología de palabras y expresiones relacionadas con el sexo, decorada con las curiosas historias sexuales de muchos personajes de los libros de historia. Sin lugar a dudas un libro de fácil lectura, en la que si una curiosidad no te sorprende, seguro que la siguiente lo hará.

Alfred tiene un blog asociado al libro, CurioSex, usando la etiqueta de Twitter #CurioSex, como parte de su promoción. “Ya está el listo que todo lo sabe de sexo” (2018) contiene 240 curiosidades, cuando “Ya está el listo que todo lo sabe” (2012), ya por su 6ª edición, y “Vuelve el listo que todo lo sabe” (2015), ya por su 3ª edición, contenían 366 (una por cada día del año, incluyendo bisiestos). Con seguridad Alfred ha pensado que era imposible que alguien necesitase un año para leer su libro, pues el sexo nos interesa a (casi) todos y estamos ávidos por saber más; pero si alguien quiere leer solo una curiosidad al día, por lo que sea, tiene para ocho meses, que no es poco.

Hoy, miércoles 10 de octubre, Alfred López presenta su libro en Sevilla, con la charla “Tu cuñado sabe más que tú de sexo”, en Ciencia Bulebar, Bulebar Café, Alameda de Hércules, a las 21:00 (habrá streaming en directo) [CurioSex]. Si estás por Sevilla no te pierdas esta charla que seguro que será muy divertida y a la vez instructiva.

Mañana, jueves 11 de octubre, Alfred López presenta su libro en Málaga, junto con un servidor, en FNAC Málaga, Centro comercial Málaga Plaza, a las 19:00 horas [CurioSex]. Allí le acompañaré en la presentación, destacando algunas de las curiosidades del libro como aperitivo. Por supuesto, Alfred también firmará todos los ejemplares que deseéis (el mío no, pues ya me lo firmó). Si estás por Málaga no te pierdas la presentación del libro; trataremos de que sea divertida y picarona, como no podía ser menos.

El libro está dividido en diez bloques, a modo de capítulos, que siguen al índice [p. 3], la presentación [pp. 5-6] y el prólogo de Celia Blanco, @Latanace [pp. 7-9]. Cada capítulo se inicia con una sugerente cita (sobre sexo) y una excelente ilustración de Marta Contreras. El primer bloque es “Entrando en calor” [pp. 11-31], que empieza con la etimología de la palabra sexo. ¿Has leído el Kama sutra? ¿Cuántas posturas incluye? ¿Qué relación hay entre la satiromanía y la ninfomanía? Quizás no sepas que ‘ser un viejo verde’ significaba ser lozano, joven y vital. O quién financió las primeras películas porno en España. Además disfrutarás con historias curiosas de Alfonso XIII, Leonardo da Vinci, Elvis Presley y Frank Sinatra.

Tras el origen de la expresión ‘echar un polvo’, llegamos al segundo bloque, “Ya llega la excitación” [pp. 33-57]. El origen de términos como empalmado, masturbación, hacerse una paja, poner mirando pa’ Cuenca, kiki, entre otros, viene acompañado de historias sobre Napoleón III, el Hollywood de los años 20, el papa Pio II, y Calvin Coolige, trigésimo Presidente de los EEUU. “¿Fue realmente el ‘cinturón de castidad’ un invento mediaval para evitar infidelidades de las esposas?”

El bloque III, “Juguemos” [pp. 59-79], se inicia hablando de tetas y por qué se dice que ‘tiran más dos tetas que dos carretas’, pero incluye el origen de palabras como follar, tabú, felación y puta, entre otras, y expresiones como ‘postura del misionero’, ‘hacer un francés’, y ‘como puta por rastrojo’, así como historias del rey Enrique IV de Castilla, el papa Pío XII, el polifacético Voltaire, y el astronauta Neil Armstrong (‘Good luck, Mr. Gorsky’).

“¿Quién suele dar el primer paso a la hora del cortejo entre un hombre y una mujer?” nos lleva al bloque IV, “Uniós a nuestra fiesta” [pp. 81-105]. Se inicia con orgías y bacanales, con curiosas historias como la de Dereck y la Dr. Wright, o la del Padre Putas, o la pornocracia en el Vaticano, junto al origen de términos como pelandusca (o pelandrusca), barrios rojo y chino, o la relación entre el término seminario y la palabra semen, entre otras muchas curiosidades.

El bloque V, “Periodo refractario” [pp. 107-133], nos ilustra con el origen de expresiones como ‘el coño de la Bernarda’, ‘joder la marrana’, ‘hacer la pelota’ y ‘me suda la polla’. Además de curiosas historias, como el artículo científico que hizo creer a la Royal Society que una mujer podía quedar embarazada sin relaciones sexuales, o las dos grandes aficiones de Albert Einstein: el violín y las mujeres (y no por este orden). Alfred López no olvida a sus lectores latinoamericanos, que disfrutarán con el origen de términos como ‘chingar’ y ‘taconeras’, así como variantes propias de expresiones usadas en España.

La cita “un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo” de la escritora francesa Françoise Sagan (1935–2004), nos adentra en el bloque VI, “Ella toma el control” [pp. 135-155]. La eyaculación femenina, los sapiosexuales, el origen de términos como proxeneta, salto del tigre, carroza y mala pécora, y mucho más, acompañan a la historia de las lanfu del ejército japonés y de Julia la Mayor. ¿Cuál es la duración media de un orgasmo? ¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

El bloque VII, “No te vistas todavía” [pp. 157-183], nos trae más curiosidades e historias de la mano del papa Juan XII, el espía Charles de Beaumont y los cineastas Orson Welles y Luis García Berlanga, entre otras. Se finaliza con curiosidades sobre el SIDA, como “el torpe error que provocó echar la culpa al canadiense Gaëtan Dugas de haber llevado el SIDA a Estados Unidos”.

Los libros de curiosidades tienen la ventaja de que su lectura es ágil y puede ser realizada en cualquier momento, siendo ideales para viajar en autobús o en metro. El bloque VIII, “Vamos a ir un poco más allá” [pp. 185-207], nos habla del origen de lluvia dorada, bondage, disciplina inglesa, tener un ramalazo y el beso de Singapur, entre otras. Con historias sobre el Tercer Reich, Pauline Bonaparte, Lord Byron y Eduardo VII, junto a las del Papiro erótico de Turín, o del pixelado digital en el porno japonés.

“Soltando endorfinas” [pp. 209-231], el noveno bloque, se inicia con el sexo en un avión y finaliza con “la controvertida asistencia sexual a personas con diversidad funcional”, pasando por la anafrodisia, el sexo en grupo, la cefalea coital, y la melolagnia, junto a historias de Sara Montiel, Fernando el Católico y Carlos I. Me resultado muy curioso que en “la web de contenido porno más grande del planeta”, Pornhub, “las tendencias que han ido en aumento durante 2017 han sido ‘porn for women’ (porno para mujeres) y ‘Rick and Morty’ (parodia sexual de una exitosa serie de animación sobre ciencia)”. Confieso que yo no conocía la serie de animación ‘Rick y Morty’, así que me la apunto.

El último bloque, el décimo, “Llegando juntos al clímax” [pp. 233-256], se inicia con actrices porno en Juego de Tronos (yo ignoraba su existencia), para compartir el origen de términos como vampiresa, lujuria, rufián y libido (que no ‘líbido’), entre otros. “Aquellos provocativos camisones”, también llamados combinaciones o picardías, me ha recordado que me sorprendió ver muchos en escaparates en Polonia, este verano, cuando ya son poco comunes en España. La sonrisa vertical, la literatura erótica y “la novela erótica del siglo XVIII que fue considerada como la más obscena y pornográfica de la Historia” nos hacen olvidar “cuando la mojigatería censura obras de arte centenarias”. No sé si conocías “la antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos”, pero yo no.

Finaliza el libro con un listado de las fuentes consultadas y agradecimientos [pp. 257-265], entre las que aparece este blog, así como el código QR para acceder al documento PDF [28 pp.] con todos los enlaces a las fuentes de consulta [pp. 267]. Sin lugar a dudas que contiene muchas curiosidades que desconocías y que te sorprenderán. Así que te animo a leerlo, porque no querrás que tu cuñado sepa más de sexo que tú, digo yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *