Las dudas infundadas sobre la observación de LIGO de las ondas gravitacionales

Hay quien afirma que la Tierra es plana. Hay quien asevera que nadie ha pisado la Luna. Y hay quien asegura que LIGO no ha observado ondas gravitacionales. La portada del número del 1 de noviembre de 2018 de la revista New Scientist se hace eco de las críticas de físicos daneses a la observación de la onda gravitacional GW150914. Estos físicos reconocen que desde 2016 han sido incapaces de encontrar esta onda gravitacional en la señal observada por LIGO. Sin embargo, decenas de miles de estudiantes lo han logrado, así como miles de físicos. Según estos daneses, su incapacidad es suficiente para afirmar que LIGO solo ha observado ruido. Nadie se toma en serio su opinión (salvo ciertas revistas de divulgación como New Scientist).

Creo que no merece la pena entrar en los detalles del análisis danés. La señal GW150914 es tan clara que su análisis puede realizar hasta a ojo de buen cubero (Dillon Buskirk, Maria C. Babiuc Hamilton, “A Complete Analytic Gravitational Wave Model for Undergraduates,” arXiv:1810.06160 [gr-qc]). Por supuesto, la ciencia rigurosa requiere la repetición (o replicación) independiente de todo análisis. Pero en este caso concreto ha sido realizada tantas veces y por tanta gente que no hay ninguna duda razonable. Ahora mismo no tiene sentido que se sigan aceptando artículos de Andrew D. Jackson y sus colegas en revistas científicas. A pesar de ello han encontrado un filón en la revista JCAP (Journal of Cosmology and Astroparticle Physics) y lo siguen aprovechando. Una pena que no dediquen su valioso tiempo a investigaciones relevantes.

El polémico artículo científico danés es Pavel Naselsky, Andrew D. Jackson, Hao Liu, “Understanding the LIGO GW150914 event,” JCAP 08(2016)029, doi: 10.1088/1475-7516/2016/08/029, arXiv:1604.06211 [astro-ph.CO]; desde entonces han publicado varios artículos más demostrando su incapacidad de análisis, como James Creswell, Sebastian von Hausegger, …, Pavel Naselsky, “On the time lags of the LIGO signals,” JCAP 08(2017)013, doi: 10.1088/1475-7516/2017/08/013, arXiv:1706.04191 [astro-ph.IM], y James Creswell, Hao Liu, …, Pavel Naselsky, “Degeneracy of gravitational waveforms in the context of GW150914,” JCAP 03(2018)007, doi: 10.1088/1475-7516/2018/03/007, arXiv:1803.02350 [gr-qc].

Se hace eco de la polémica Michael Brooks, “Exclusive: Grave doubts over LIGO’s discovery of gravitational waves,” New Scientist (01 Nov 2018), quien compara los resultados de LIGO con el fiasco de BICEP2; para quien no tenga acceso recomiendo leer a Jennifer Ouellette, “Danish physicists claim to cast doubt on detection of gravitational waves,” Ars Technica, 01 Nov 2018. Por supuesto, muchos otros blogs critican este artículo y la portada de New Scientist, como Luboš Motl, “With no new ideas, Nude Socialist simply promotes anti-LIGO crackpots again,” TRF, 01 Nov 2018; Peter Coles, “Grave Wave Doubts?” In the dark, 01 Nov 2018; Sabine Hossenfelder, “Story about LIGO noise resurfaces in New Scientist,” Backreaction, 01 Nov 2018; entre otros.

¿Debería la colaboración LIGO/Virgo molestarse en publicar una respuesta oficial a las críticas de los daneses? Algunas fuentes apuntan a que dicha respuesta está siendo preparada. En mi opinión, ni siquiera es necesaria. Con toda seguridad los físicos daneses no entienden los datos observacionales hechos públicos por la colaboración LIGO; por ello son incapaces de realizar un análisis correcto. Perder el tiempo tratando de explicar esto es solo eso, una pérdida de tiempo. Pero si la colaboración LIGO/Virgo lo publica, me haré eco en este blog.

7 comentarios

Participa Suscríbete

Samuel Samuel

Update: The LIGO collab has published a brief response to the New Scientist piece on their website:
“1 Nov 2018 — Claims in a paper by Creswell et al. of puzzling correlations in LIGO data have broadened interest in understanding the publicly available LIGO data around the times of the detected gravitational-wave events. The features presented in Creswell et al. arose from misunderstandings of public data products and the ways that the LIGO data need to be treated. The LIGO Scientific Collaboration and Virgo Collaboration (LVC) have full confidence in our published results. We are preparing a paper that will provide more details about LIGO detector noise properties and the data analysis techniques used by the LVC to detect gravitational-wave signals and infer their source properties.”

Agustín Montoro Iradier Agustín Montoro Iradier

Estoy completamente de acuerdo con tu explicación, además, la última observación de choque de estrellas de neutrones asociada también a observaciones en el visible, ultravioleta, etc supondría una coincidencia inexplicable

EL Cid EL Cid

Yo no pondría en cuestión tan a la ligera los descubrimientos experimentales del LIGO, la principal razón es el escrutinio al que siempre es sometido este tipo de descubrimientos por parte de la comunidad de expertos internacional. Pero, para un lego como yo, el espectacular descubrimiento del evento GW170817, debido a la fusión de dos estrellas de neutrones tras su colapso orbital, donde las correspondientes señales electromagnéticas fueron detectadas por 70 observatorios a lo largo de todo el mundo e incluso se detecto una erupción de rayos gamma casi simultanea en el tiempo, también es una razón poderosa para el sentido común. Es decir, a mi me parecen demasiadas coincidencias por lo que la afirmación de que las señales de las ondas gravitacionales detectadas por el LIGO podrían ser ruido no es más que otra falacia tan común tras este tipo de descubrimientos transcendentales. No lo he buscado, pero seguramente que hay gente que pone en cuestión el descubrimiento del bosón de Higgs… y también hay algunos ponen en cuestión la Evolución Biológica … la verdad que las falacias de este tipo dan para todo un libro e incluso más … 😀

Pedro Mascarós Pedro Mascarós

Posiblemente pueda venir bien una réplica, sobre todo porque estas dudas ser repetiran cada pocos años y siempre podremos decir “vease el artículo de LIGO del 2018”, y también porque puede servir a estudiantes que analicen estas señales.

Fijaros que cuando salió el notición, muchos legos se preguntaban “y con tantas cosas que pasan en el universo y señales que debe de haber de todo tipo ¿cómo saben que son ondas gravitatorias de una colisión?” Es una pregunta de sentido común y es fácil crear desconfianza si no se divulga con cariño estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *