‘Ciencia para todos’ (SER Málaga): La edición genética de dos gemelas chinas

Por Francisco R. Villatoro, el 8 diciembre, 2018. Categoría(s): Biología • Ciencia • Colaboración externa • Medicina • Noticias • Personajes • Recomendación • Science

Te recomiendo escuchar el podcast “La polémica modificación genética de las gemelas chinas”, 06 Dic 2018 [10:12 min] del programa de radio “Ciencia para todos” en el que participo junto a Enrique Viguera @EnriqueViguera (profesor titular de genética de la Universidad de Málaga y coordinador de Encuentros con la Ciencia). Esta sección quincenal del programa “Hoy por Hoy Málaga”, presentado por Esther Luque @ELuqueDo, se emite todos los jueves en la Cadena SER Málaga (102.4 FM) entre las 13:00 y 14:00 horas (lo siento, no tiene hora fija de emisión).

Más información en Manuel Ansede, “Entrevista a Lluís Montoliu, experto en edición genética”, El País, 28 Nov 2018; “Un científico chino dice haber creado bebés modificados con CRISPR”, Agencia SINC, 26 Nov 2018; Lluís Montoliu, “Todas las líneas que cruza crear niñas modificadas genéticamente y cómo evitarlo”, eldiario.es, 04 Dic 2018; José A. Plaza, “Posicionamiento de la iniciativa internacional Arrige: La edición genómica en humanos no debe permitirse hasta que no se demuestre segura y efectiva”, Diario Médico, 03 Dic 2018; entre muchos otros.

Más información en este blog en “Sobre la posible edición genética de dos niñas en China”, LCMF, 27 Nov 2018; “La presentación científica de Jiankui He sobre su edición génica de dos niñas”, LCMF, 28 Nov 2018.

Una noticia científica que nos preocupa a todos ha sido el nacimiento de dos gemelas chinas, Lulu y Nana (nombres ficticios para preservar su anonimato), que han sido modificadas genéticamente. Ya se habían modificado genéticamente células humanas, pero esta es la primera vez que se implantan en el útero de una mujer y se lleva el embarazo a término. ¿Qué sabemos sobre este polémico asunto? El lunes 26 de noviembre, el físico chino He Jiankui (34 años), experto en biofísica, anunció en varios vídeos de youtube que su empresa Direct Genomics (Shenzhen, China) —Shenzhen está considerado el Silicon Valley chino— había editado el genoma de dos embriones de óvulos fecundados con esperma de un padre seropositivo (VIH, virus del SIDA) y de una madre seronegativa; a los embriones se les modificó el gen del receptor CCR5 que ofrece resistencia a la infección por VIH gracias a la mutación ∆32; el receptor CCR5 es reconocido por el virus en la superficie de los linfocitos T CD4 y algunas personas son inmunes al SIDA gracias a esta mutación. Una niña (Lulu) parece tener las dos copias de este gen inactivadas, mientras la otra (Nana) solo tiene una copia modificada.

En algunos medios se ha dicho que todavía no está claro (una semana después del polémico anuncio) si la modificación genética que dice haber hecho en realidad se ha hecho. No obstante, la reacción de todos los expertos en genética ha sido rápida y contundente en contra. ¿Estamos ahora más próximos a un futuro con bebés de diseño similar a la película Gattaca? El lunes no sabíamos si la noticia era falsa, una simple paparrucha, por eso surgieron muchas dudas. Sin embargo, He Jiankui presentó los resultados de su experimento el martes 27 de noviembre en la 2ª Cumbre Internacional de la Edición del Genoma Humano celebrada en Hong Kong (que está cerca de Shenzhen). No se ha publicado ningún artículo en una revista científica, pero los detalles presentados en este Congreso son tan chapuceros que no parece que sean falsos, casi seguro que son verdaderos. He Jiankui parece un aficionado en el uso de la técnica CRISPR-Cas9. Su intención era introducir la mutación delta-32 en el gen CCR5 (eliminar 32 nucleótidos en cierto lugar del gen). Sin embargo, no lo ha logrado. Lulu tiene una mutación CCR5 diferente, y Nana tiene dos mutaciones diferentes. Estas mutaciones se encuentran en la región del gen donde está delta 32, pero no es exactamente la misma. Y no hay razón para pensar que sean protectoras. De hecho, solo se editó la mitad de los genes CCR5 de Lulu; el resto son normales, con lo que Lulu podría padece mosaicismo, tener células con genes editados y no editados, lo que implica que no sería resistente al VIH y podría padecer enfermedades autoinmunes. En el caso de Nana, también podría haber tener copias normales de CCR5 en algún lugar. Además, dos de las tres mutaciones en los genomas de Nana y Lulu son cambios sustanciales que podrían alterar el funcionamiento de CCR5. Las consecuencias negativas y posibles patologías que pueden desarrollar son imposibles de predecir sin un estudio riguroso e independiente. Las víctimas de todo esto son las dos niñas. Se enfrentan a una vida muy complicada.

La terapia génica para curar y prevenir enfermedades genéticas es el futuro más prometedor de la técnica de edición CRISPR-Cas9. ¿Se puede considerar la edición del genoma de Lulu y Nana como una terapia génica preventiva? No, en ningún caso. Se desactivó un gen normal en un intento por reducir el riesgo de una enfermedad que ninguno de las niñas tenía. En la inseminación artificial se eliminan los virus presentes en el espermatozoide del padre y así las niñas habrían nacido libres del virus. Con una buena educación de los padres para evitar contagios accidentales, las niñas habrían crecidos sanas y sin esta enfermedad. No hay ninguna razón terapéutica para aplicar un método tan extremo y aún no probado como la edición de genes en este caso. Además, la desactivación del gen CCR5 no confiere inmunidad completa al VIH, ya que algunas cepas del virus pueden ingresan a las células a través de una proteína diferente llamada CXCR4. Además, el gen CCR5 tiene una función biológica en nuestras células y las personas con una mutación en este gen son más susceptibles al virus del Nilo Occidental y más propensas a morir cuando se contagian de gripe. Aunque la edición génica se haya probado con éxito en ratones y en macacos (Macaca fascicularis) su uso en humanos tiene un alto riesgo.

Mucha gente pensaba que la primera edición génica se iba a realizar en China pues su legislación es laxa que en otros países. ¿Qué opina el Gobierno de China sobre esta edición génica en humanos? La edición genética de embriones humanos para producir una alteración irreversible del genoma está prohibida en la mayoría de países, signatarios del Convenio de Asturias firmado en 1997. China no lo firmó, para permitir su uso en investigación en el laboratorio; aún así hay que solicitar un permiso para realizar este tipo de ensayos. Además, en China, como en España, es ilegal implantar estos embriones en una mujer para su gestación y permitir que llegue a término y nazcan bebés modificados.  He Jiankui pidió una excedencia de su institución, la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, en febrero, donde nadie sabía qué estaba intentando hacer. El estudio se realizó en secreto en su empresa Direct Genomics. Se cree que los permisos que ha obtenido He Jiankui tenían firmas falsificadas. Por ejemplo, el 7 de marzo de 2017 recibió permiso del comité ético del Hospital Materno-Infantil de Shenzhen, pero según el propio Hospital las firmas fueron falsificadas. Sin permiso la edición génica en humanos es una ilegalidad perseguida por la justicia china. Según algunas fuentes de noticias chinas, He Jiankui está bajo arresto domiciliario, aunque según otras fuentes está en desaparecido, en busca y captura. Pero lo peor aún es que en el Congreso de Hong Kong sugirió que había una segunda mujer embarazada. Tanto en China como en España el uso de la tecnología CRISPR-Cas9 para editar bebés está prohibida y es perseguida por la ley.

Las parejas de padres que participaron en este estudio tuvieron que dar permiso para su realización. ¿Fueron engañados o se les informó de lo que se pretendía hacer con sus embriones? El proceso de inseminación artificial se realizó en un Hospital, luego los padres tuvieron que dar permiso para ello. Sin embargo, no está claro si los padres participantes en el ensayo sabían realmente a qué se estaban inscribiendo, cuando firmaron su consentimiento. He Jiankui les contó que su ensayo les permitiría tener hijos que no pudieran infectarse con el virus del SIDA, pero no les dijo que hay métodos que permiten a este tipo de parejas tener hijos sin que se infecten. No había una urgencia médica que no fuera posible solucionar mediante protocolos mucho menos arriesgados. Más aún, les engañó diciendo que iba a desarrollar una vacuna contra el sida. Los siete parejas de padres que firmaron el documento de consentimiento (una pareja se negó) estaban firmando un texto escrito en un lenguaje muy técnico. Casi con seguridad los padres no sabían que estaban firmando y cuáles serían las consecuencias negativas potenciales en su futura descendencia. Y también otorga al equipo científico los derechos para usar las fotos de los bebés en revistas, calendarios, carteles publicitarios, propaganda, etc.

Lulu y Nana serán estudiadas durante 18 años para ver si hay Mucha gente pensaba que la primera edición génica se iba a realizar en China pues su legislación es laxa que en otros países. ¿Qué opina el Gobierno de China sobre esta edición génica en humanos? Los niños casi no tienen riesgo de contraer el VIH, luego el seguimiento de Lulu y Nana no servirá para determinar si la edición génica ha tenido éxito y ha conferido algún beneficio a estas niñas. Solo servirá para descartar efectos secundarios no deseados, además, muchas enfermedades autoinmunes o el cáncer suelen aparecer en la edad adulta. China cuenta con muchos investigadores excepcionales, que cumplen la ley y someten sus experimentos a revisión por los comités de ética correspondientes, para obtener los permisos sin los cuales no se pueden abordar los experimentos. Aunque se ha rumoreado que las autoridades chinas debían tener alguna constancia de estos ensayos clínicos, a día de hoy el Gobierno se opina de forma rotunda a esta práctica. La Comunidad Internacional debe discutir este tema, quizás en las Naciones Unidas, a través de la UNESCO, para crear una norma que regule las aplicaciones de edición genética en humanos y que supedite su uso a la seguridad de las mismas. Sin lugar a dudas habrá que modificar la Declaración Universal del Genoma Humano y de los Derechos Humanos. Y el Gobierno Chino debería suscribirla sin paliativos.

Una preocupación es si esto podría volver a suceder en China o en otro sitio, y si algunas empresas empiezan a ofrecer el servicio de “mejora” genética para “prevenir” enfermedades. ¿Qué futuro nos espera con la edición génica en humanos? Hace falta una normativa clara sobre la edición génica que adquiera un rango similar a la declaración de derechos humanos. Aunque es posible editar genéticamente embriones humanos para investigación en el laboratorio, deben ser embriones no viables, pues es ilegal implantarlos en una mujer para su gestación y permitir que llegue a término. Los dos bebés modificados genéticamente en China son resultado de la falta de frenos y normas internacionales sobre edición de ADN. La edición génica en embriones para “curar” una enfermedad congénita, cuando la técnica esté madura para ello, es aceptable; pero para “mejorar” embriones con una característica adicional provoca rechazo provoca y también es muy peligrosa, pues abre las puertas a la selección de caracteres, al diseño de bebés y a la eugenesia. El mejoramiento humano por medios genéticos es muy peligroso. La tecnología de edición genética CRISPR es maravillosa, pero todavía no está lista para su uso en personas. Mientras todos los riesgos de esta técnica no estén controlados no se puede usar en personas. Y estos problemas se deben resolver con más investigación.

Espero que disfrutes del podcast como nosotros al hacerlo.



Deja un comentario