Adiós definitivo al fosfano en Venus

Por Francisco R. Villatoro, el 28 octubre, 2020. Categoría(s): Astrofísica • Noticias • Science ✎ 13

Siento traer malas noticias sobre el fosfano en Venus, pero no hay fosfano en la atmósfera de Venus. Un reanálisis de los datos de JCMT y ALMA muestra que el análisis de Greaves y sus colegas fue producto de una pareidolia; ni siquiera los datos de JCMT muestran fosfano (ya comenté en este blog que su análisis de los datos de ALMA era producto del sesgo de confirmación). Si no me crees, mira los datos (figura); no dejan ninguna duda. Si hay fosfano en Venus su concentración es tan baja que es imposible observarla en los datos de JCMT y ALMA (estos últimos han sido reanalizados con una nueva calibración). De hecho, los autores del nuevo trabajo solicitan a Greaves y sus colegas que retiren (retract) su artículo en Nature Astronomy. Por cierto, el nuevo artículo aparecerá en Nature Astronomy como Matters Arising (sección en la que aparecen dudas razonables sobre artículos ya publicados en la revista). El guante está en la mano de Greaves y sus colegas; lo más elegante sería que solicitaran la retirada (retraction) de su artículo.

La detección de fosfano (PH₃) ha tenido un enorme eco mediático, a pesar de las dudas que suscitó desde el primer momento. Por ello, se ha intentado replicar a marchas forzadas dicho resultado; no ha sido posible, nadie lo ha logrado; todos lo que han intentado replicar la detección se han encontrado con un muro infranqueable, el fosfano no aparece en los datos. Quizás pienses que es necesaria una sonda que penetre en la atmósfera venusiana para encontrarlo. Pero así funcionan las películas de ciencia ficción, así no funciona la ciencia. Lo primero es replicar el análisis original; si no es posible replicarlo, el resultado potencial se considera una falsa alarma, un error de interpretación y el artículo de la revista donde se publicó debe ser retirado. Quizás te parezca algo muy duro, pero la ciencia no avanza al ritmo de las falsas esperanzas que ofrecen los medios.

Los datos del James Maxwell Clark Telescope (JCMT) en junio de 2017 y los del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) en marzo 2019 no muestran la línea de absorción de la primera transición rotacional del PH₃ a 266.944513 GHz. Solo se observa contaminación por la línea muy próxima del SO₂ a 266.943329 GHz (a solo 1.3 km/s de la línea del PH₃). Ni los datos de JCMT ni los de ALMA tienen resolución espectral suficiente para separar ambas líneas. Pero habiendo sido observada por otros instrumentos la línea del SO₂ con una abundancia suficiente para explicar la pareidolia del fosfano no hay lugar a dudas. Los datos hablan, quien quiera oír que escuche. El nuevo artículo no deja dudas, ni siquiera en el título, G. L. Villanueva, M. Cordiner, …, R. Kopparapu, «No phosphine in the atmosphere of Venus,» Nature Astronomy (26 Oct 2020), arXiv:2010.14305 [astro-ph.EP] (27 Oct 2020).

Te recomiendo leer “Sobre la formación abiótica de fosfano (fosfina) en la atmósfera de Venus”, LCMF, 19 sep 2020, y “El sesgo de confirmación en la detección del fosfano en Venus”, LCMF, 21 oct 2020. Y también escuchar el “podcast CB SyR 290: Más sobre el fosfano en Venus, rotación estelar, superconductividad y mucho más”, LCMF, 23 oct 2020.

[PS 30 oct 2020] Otro análisis independiente de los datos de JCMT que tampoco encuentra una señal de fosfano es M. A. Thompson, «The statistical reliability of 267 GHz JCMT observations of Venus,» arXiv:2010.15188 [astro-ph.EP] (28 Oct 2020). La conclusión es clara: «There is thus no significant evidence for phosphine absorption in the JCMT Venus spectra.» [/PS]



13 Comentarios

  1. Me confundí al hacer la resta de frecuencias a ojo (1.2 MHz). Entiendo que es por Doppler

    266.944513/266.943329= 1.00000444 -> 0.0000044*300000km/s=1.33 km/s

  2. Eres el puto amo Francis, de verdad, leo lo que públicas y también te escucho semanalmente en el podcast en el que colaboras que se llama coffeebreak, para mí eres un ídolo al igual que un futbolista para un niño jejej

  3. Hola Francis, sigo tu blog con pasión y te admiro intelectualmente, por favor quita la tilde en «dió» en tu descripción del sidebar. Disculpa, es lo que tenemos los que somos «de letras».

    1. Emanuel, la revista que lo aceptó es Nature Astronomy (que no es lo mismo que Nature); por cierto, en una entrevista Greaves dijo que lo envió a Science donde fue rechazado (no dijo que luego lo enviara a Nature, pero si así fue habría sido rechazado otra vez, pero con una recomendación de enviarlo a Nature Astronomy).

    1. Albert, cuidado, sigue siendo resultado del sesgo de confirmación. Siguen afirmando que JCMT observa 20 ppb de PH3, cuando investigadores independientes no observan dicha señal (máxime cuando la línea de absorción está mezclada con la de SO2 cuya concentración es de 150 000 ppb); en lugar de confirmar con ALMA las 20 ppb, dicen confirmar 5 ppb, pero también es un resultado producto de su sesgo de confirmación, pues investigadores independientes no observan dicha señal (solo hay ruido en una escala de varios ppb). Como resultado su única conclusión es que el contenido de fosfano en la atmósfera fluctúa mucho (pero lo que fluctúa son sus sesgos). En resumen, defienden su artículo en Nature Astronomy como pueden, pero la batalla la tienen perdida.

      Por supuesto, esta es mi opinión. Mis colegas de Coffee Break afirman que aún no sabemos si hay o no hay fosfano en Venus, pero que el trabajo de Greaves et al. es metodológicamente correcto y las únicas dudas son relativas a la interpretación de sus resultados. Hay que seguir buscando el fosfano (en mi opinión es una pérdida de tiempo, pues no se encontrará nunca por encima de 1 ppb).

Deja un comentario