¿Son las mujeres más guapas (atractivas sexualmente) para los hombres durante el momento más fértil de su ciclo menstrual? La mayoría de los mamíferos muestra este tipo de comportamiento, a los machos les apetece más reproducirse cuando las hembras son más fértiles (incluyendo los primates). Algunos investigadores creen que en la especie humana la evolución ha llevado a que este comportamiento se haya “perdido” o esté “oculto”. Otros, por el contrario, han encontrado ciertas “pruebas” del mismo, en laboratorio. Por ejemplo, se han realizado estudios basados en encuestas a hombres que indican que las mujeres en su momento más fértil tienen rasgos faciales más atractivos, su cuerpo parece más simétrico, o tienen mayor fluidez y creatividad verbal (en opinión de los hombres).

Los estudios en laboratorio son interesantes. ¿Pero estos efectos también se observan en la vida diaria? Hay varios estudios de este tipo, pero uno de los más interesantes es el de Geoffrey Miller, Joshua M. Tybur, y Brent D. Jordan, “Ovulatory Cycle Effects on Tip Earnings by Lap Dancers: Economic Evidence for Human Estrus?,” Evolution and Human Behavior, 28: 375-81, 2007, que presenta la primera evidencia económica en el mundo real de la sensibilidad de los hombres a los cambios en el ciclo menstrual de las mujeres y en concreto en su atractivo sexual. Para ello han medido (durante dos meses) las propinas diarias que reciben las bailarinas de clubs nocturnos (donde bailan en topless) en función del día de su ciclo menstrual (las bailarinas utilizan tampones durante la menstruación que se cambian cuando retornan al camerino entre coreografía y coreografía). Estas bailarinas están muy motivadas para comportarse de la forma más atractiva posible todos los días, ya que sus propinas dependen de ello.

El resultado es sorprendente. Las bailarinas en los días de mayor fertilidad reciben muchas más propinas que el resto de sus competidoras (entre 5 y 30 según el club) que están bailando con ellas durante la misma noche. Destaca la comparación con las bailarinas que utilizan la píldora, como muesra la figura de más arriba. Os recuerdo que la división estándar del ciclo menstrual es: fase folicular (días 1 a 8), fase fértil (días 8 a 16) y fase luteal (días 16-28). Las bailarinas estudiadas tenían un ciclo menstrual de 28 o 29 días bastante regular (se les realizó una encuesta previa). Claramente, las bailarinas reciben muchas más propinas los días fértiles de donde los autores del estudio concluyen que son más atractivas para los hombres.

Aunque el estudio se ha realizado con sólo 18 mujeres (bailarinas), lo que limita la validez estadística de los resultados, el impacto del ciclo de ovulación de una bailarina topless sobre las propinas que recibe parece muy claro (como indica la figura de arriba). Ahora los autores deben encontrar las causas (qué es lo que un hombre ve diferente en una mujer fértil o qué señales muestra el cuerpo femenino de forma acentuada en dichos momentos).

Otro año más para los Encuentros con la Ciencia, coordinado por el Dr. Viguera y varios colaboradores, ofrece una serie de conferencias en la Sala del Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga de aquí a finales de año (a las 19:30 horas). Podrás disfrutar de las siguientes conferencias:

Lunes 6-X-2008: ‘Simbiosis: aprendiendo a vivir juntos’ Amparo Latorre Castillo, del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva (Universidad de Valencia)

Lunes 20-X-2008: ‘Mundo RNA y origen de la vida’ Carlos Briones Llorente, Centro de Astrobiología (Madrid)

Viernes 3-XI-2008: ‘La oncología en el siglo XXI: Hacia un tratamiento personalizado’ Emilio Alba Conejo, del Hospital Clínico Virgen de la Victoria (Málaga)

Lunes 17-XI-2008: ‘Ciencia a la cazuela’ Carmen Cambón, Marisol Martín y Eduardo Rodríguez (SEK-Ciudalcampo de Madrid)

Lunes 1-XII-2008: ‘Determinismo y azar en el comportamiento humano’ Marcos Ruiz, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga

Viernes 5-XII-2008: ‘Insectos en Ámbar: atrapados en el tiempo’, Enrique Peñalver, del Museo Geominero, Instituto geológico y Minero de España (Madrid)

Lunes 15-XII-2008: ‘La revolución biotecnológia: ¿una amenaza o una oportunidad para el desarrollo de la humanidad’, Luis Ángel Fernández, Centro Nacional de Biotecnología (Madrid)

Como afirman los coordinadores su misión es “facilitar el entendimiento de los temas científicos a todos los ciudadanos.” Estas jornadas están coordinadas por los doctores de la UMA Ana Grande, Enrique Viguera y José Lozano. También han participado Carmen Iñiguez (Cis Arqueología) y Julia Tova (Sociedad Malagueña de Astronomía). Todas las conferencias se desarrollarán en la sala del Ámbito Cultural a las 19:30 horas.

¿Cómo descubrió el hombre de cromañón (cro-magnon, piedra grande) los primeros nudos? Probablemente por casualidad gracias a que un nudo “espontáneamente” se formó (ató). El hombre aprendió rápidamente a hacer sus propios nudos y culturas como los incas los utilizaron como escritura. Muchos tenemos un cuadro de nudos marineros en nuestra casa. Los nudos tienen cierto atractivo y los que hemos practicado escalada (ya hace años) necesitamos dominar una serie de nudos básicos.

A finales del s. XX los nudos han recibido un renovado interés. Se ha descubierto que ciertos polímeros, cadenas largas de moléculas como el ADN, presentan nudos. Estas moléculas se han anudado espontáneamente gracias a su movimiento browniano, la agitación térmica natural de la molécula que recibe los choques de las “pequeñas” moléculas del medio que la circunda. Gracias a este movimiento, la molécula trata de ocupar todo el volumen de espacio disponible, pero no puede cortarse o cruzarse a sí misma, con lo que acaba anudándose. Los nudos normalmente son irreversibles y la molécula una vez anudada espontáneamente no puede desanudarse. La termodinámica que impide que el vaso roto vuelva a reconstruirse, impide que la molécula anudada pueda desanudarse.

¿Cómo se anuda espontáneamente una molécula? Ver en vivo y en directo este proceso es extremadamente difícil. Lo más fácil es estudiar cómo se anuda “espontáneamente” una cuerda. Este estudio fue realizado por Dorian M. Raymer y Douglas E. Smith, “Spontaneous Knotting of an Agitated String,” Proceedings of the National Academy of Sciences, 104: 16432-16437, 2007. El vídeo de arriba muestra cómo se anuda una cuerda larga, de 3 m. en una caja de 10x10x10 cm. que se hace rotar a una velocidad de una revolución por segundo (el vídeo muestra 10 s.

Los procesos espontáneos en física (termodinámica o teoría cinética) están asociados a la evolución de la energía en un sistema buscando un mínimo de energía. El sistema en un mínimo de energía se inestabiliza o sufre perturbaciones externas que le hacen “recorrer” el espacio de todas sus posibles configuraciones alcanzando nuevos mínimos de energía (a veces más estables que el original). ¿Hay algún tipo de energía de nudos (knot energy) asociada al proceso de anudamiento espontáneo? Andrew Belmonte, “The tangled web of self-tying knots,” PNAS, 104: 17243-17244, 2007, nos recuerda que una cuerda anudada es un sistema no local en el que puntos alejados de la cuerda se encuentran físicamente cercanos en la región del nudo “inmovilizando” ciertas regiones de la cuerda, estabilizándolas ante perturbaciones exteriores (movimientos aleatorios de la cuerda). En este sentido la cuerda anudada tiene menos grados de libertad para sus movimientos que la no anudada y muestra un “mínimo” de energía. Esto nos recuerda a la Segunda Ley de la Termodinámica, a que la entropía se maximiza (en los procesos espontáneos). “Las cosas alargadas tienden a enredarse”.

Los 3415 experimentos de Raymer-Smith en los que han agitado cuerdas de diferentes longitudes en una caja cerrada han mostrado ciertas sorpresas. Uno espera que la cuerda conforme es más larga más se anuda. Sin embargo, Raymer-Smith han encontrado un longitud crítica a partir de la cual las cuerdas no se anudan más (la figura de la izquierda muestra la probabilidad de anudamiento en función de la longitud de la cuerda manteniendo el tamaño de la caja fijo). Una explicación simple es que las cuerdas más largas ya no tienen más espacio para poder explorar nuevas configuraciones anudadas durante su agitación. Este resultado es importante para entender cómo se anuda una molécula de ADN en los cromosonas cuyos efectos epigenéticos son muy importantes en el control de la expresión de genes.

Otra sorpresa del estudio de Raymer-Smith es que han obsevado fundamentalmente nudos simples (primos en la nomenclatura de la teoría de nudos). No han observado nudos compuestos (nudos con nudos insertados). Esto nos hace pensar que los nudos compuestos tienen más “energía” que los simples y por tanto no corresponden a estados de mínima “energía de nudos”.

¿Cuándo dos nudos son iguales? La teoría de nudos nos ofrece una herramienta matemáticaque son invariantes topológicos de nudos. Desde principios del s. XX, los invariantes polinómicos son los más utilizados. Los autores han analizado fotos de los nudos mediante el programa KnotPlot que permite calcular automáticamente los polinomios (invariantes) de Jones e identificar el tipo de nudo observado. La figura de abajo muestra un ejemplo.

Para publicar en una revista tan importante como PNAS no basta con observar algo, hay que tratar de explicarlo. Los autores han presentado un modelo matemáticos simplificado de la formación de los nudos que ha mostrado mediantes simulaciones una buena capacidad predictiva. El modelo sólo tiene en cuenta un extremo de la cuerda ya que los experimentos indican que los nudos se “nuclean” gracias al movimiento de los extremos de la cuerda (proceso que ha sido visualizado en los vídeos de los experimentos). El modelo tiene en cuenta la rigidez (stiffness) de la cuerda y el confinamiento debido a la caja.

El modelo se basa en el uso de diagramas de trenzas, como el que aparece en la figura de la izquierda abajo. La agitación de la cuerda hace que el extremo libre de la misma se “enrede”, lo que en el modelo corresponde al trenzado de las trenzas (movimiento de trenzas). Los movimientos locales y la geometría local de la cuerda no es relevante, sólo su topología. En el modelo de trenzas se asume que cada segmento de trenza sufre “movimientos de trenzas” que afectan al extremo libre (punto blanco en la figura) con una cierta probabilidad, por ejemplo, un 50% de las veces se mueve hacia arriba y el otro 50% hacia abajo. En este modelo se producen tanto anudamientos (se crean nuevos nudos) como desanudamientos (se destruyen nudos).

El modelo es extremadamente simple, sin embargo, da cuenta de varios efectos observados en los experimentos. Primero, un teorema de la teoría de nudos garantiza que todos los nudos primos se pueden generar mediante la operación implementada en el modelo. Segundo, el modelo muestra la ocurrencia de una longitud crítica a partir de la cual no se forman más nudos, como demuestran las simulaciones por ordenador. El modelo tiene dos parámetros ajustables, el número de segmentos en paralelo y el número de movimientos de trenzas. Las simulaciones muestran además que este modelo simplificado puede dar cuenta cualitativamente de la distribución observada de nodos en función de complejidad.

En resumen, los autores han observado experimentalmente cómo la formación de nudos de forma espontánea en una cuerda agitada dentro de una caja se produce de forma rápida, en pocos segundos. A partir de una longitud crítica de la cuerda, la probabilidad de formación de nudos se satura por debajo del 100%. El cálculo del tipo de nodo utilizando los polinomios de Jones mediante análisis digital de las imágenes del nodo indica que se han observado en las 3415 simulaciones realizadas unos 120 tipos diferentes de nudos, con un número de cruzamientos de hasta 11. De hecho, todos los nudos primos con un número de cruces de hasta 7 han sido observados alguna vez. Los autores han propuesto un modelo matemático de trenzas que explica cualitativamente la distribución observada de nudos en función de la duración del proceso de agitado de la cuerda.

PS: Nudos decorativos (gráficos 3D) y nudos decorativos (para la ropa).

PS2: A los interesados en Teoría de Nudos les recomiendo el siguiente discurso.

Poema Pulga

Pulga, animal insolente El tormento de la gente Donde no hay salubridad Pica y pica con ruindad A la mascota y demás Pica sin parar jamas Y si a la cama se sube Fido ó el gato con nube Les deja su mal recuerdo Con mi total desacuerdo En su subida a la cama

Piretrina ó DDT Rasca y se rasca otra vez Y aunque la pulga haya muerto Seguro que deja suelto Descendencia en cantidad Y el tormento en su maldad Continuará con el ciclo Mientras yo sigo el periplo De bañar a la mascota Polvo aplicarle y grandota La dosis a administrar Para así poder sacar Todo vestigio de pulga Como el anuncio promulga Mientras yo tiro el colchón

Mas la pregunta será Si este animal volverá A visitar a mi Fido Y regalarle otro nido Mientras me hago un garabato Del desastre y de la pulga.

Roderi Solis (poeta principiante)

Los circos de pulgas fueron muy populares hace años, aunque muchas veces eran “timos” que no contenían pulgas de verdad. En Mijas pueblo, Málaga, hay un pequeño museo en un carromato, el Museo del Profesor Max de Mijas (también llamado el Carromato de Max), que exponía un grupo de pulgas disecadas “vestidas”, supuestamente pertenecientes a un circo de pulgas. El Carromato de Max fue inaugurado en Mayo de 1972 siendo desde entonces uno de los atractivos turísticos de Mijas. Lugar de visita obligada, no hay turista que se resista a entrar después de leer los carteles que a la entrada del museo explican lo que se puede ver en su interior.

Las pulgas son insectos sorprendentes por sus habilidades saltadoras. Se estima que una pulga puede saltar 350 veces la longitud de su cuerpo (aproximadamente 1 metro). Las pulgas más conocidas son las del gato (Ctenocephalides felis), la del perro (Ctenocephalides canis), la de la rata del norte (Nosopsyllus fasciatus) y la del hombre (Pulex irritans). ¿Las habilidades saltadoras de estas pulgas son las mismas? ¿Cuál de ellas es la más adecuada para un circo de pulgas?

Los biólogos Marie-Christine Cadiergues, Christel Joubert, y Michel Franc de la Ecole Nationale Veterinaire de Toulouse, Francia, han publicado el artículo “A Comparison of Jump Performances of the Dog Flea, Ctenocephalides canis (Curtis, 1826) and the Cat Flea, Ctenocephalides felis felis (Bouché, 1835),” Veterinary Parasitology, 92: 239-241, 2000, donde tratan de responder a dicha pregunta.

Su estudio ha encontrado que las pulgas del gato (C. felis) saltan una longitud entre 2 y 48 cm. con una media de 19.9±9.1 cm. y que las pulgas del perro (C. canis) saltan entre 3 y 50 cm. con una media significativamente más grande de 30.4±9.1 cm. Como muestra el diagrama de barras de arriba. En cuanto a la altura del salto, para superar una barrera en forma de cilindro, resulta que las pulgas del perro saltan más alto, hasta 25 cm. con una media de 15.5 cm., que las del gato, hasta 17 cm. con una media de 13.2 cm. La figura de abajo muestra el porcentaje de saltos logrados en función de la altura del obstáculo utilizado. Por tanto, las pulgas de perro son mejor saltadoras que las de gato.

¿Qué utilidad tiene este estudio para los especialistas en parasitología veterinaria? Se aceptan sugerencias (a mí se me ocurren muchas posibilidades). Pero, sin lugar a dudas el estudio es muy interesante para los que deseen alcanzar el “no va más” en un circo de pulgas.

El premio Ig Nobel de literatura de 2008 lo ha ganado David Sims de la Cass Business School, Londres, por su estudio “You Bastard: A Narrative Exploration of the Experience of Indignation within Organizations,” publicado en Organization Studies, 26: 1625-1640, 2005. He tratado de leer el artículo pero no he podido pasar de la quinta página. Ánimo a los que tengan paciencia para leer el artículo completamente y enhorabuena si estás entre los que lo han logrado.

Aprovecharé esta entrada para hablar un poco de los Premios Ig Nobel (que se lee en inglés como “ignoble” y se pronuncia más o menos como “ignóbol”). Recomiendo para los interesados en más detalles el libro de Marc Abrahams, “Los Premios Ig Nobel. Cuando la ciencia hace reir,” Editorial Vergara, 2004, “una parodia de los premios Nobel que celebra todo lo insólito, absurdo y ridículo de la investigación científica.”

Por cierto, ¿cómo se pronuncia Premios Nobel en español? En español la Real Academia de la Lengua, dado que se trata de un nombre propio, del sueco Alfred Nobel, recomienda que se pronuncie el nombre como en su idioma de origen. En sueco Nobel es palabra aguda (“nobél”), luego así se recomienda pronunciarla en español. Desafortunadamente está muy extendida la pronunciación incorrecta como palabra llana (“nóbel”). Las personas cultas en inglés suelen diferenciar entre “Nobel” (Alfred), “nobel” (noble), y “novel” (novél), siendo la primera aguda y otras dos llanas. Pocas personas “cultas” en español pronuncia el nombre de Alfred correctamente (en radio, T.V.).

El libro de Abrahams es curioso y a veces hasta divertido. Merece la pena leerlo. El autor selecciona algunos Premios Ig Nobel concedidos entre los años 1991-2003 que son especialmente curiosos, que explica brevemente (justificando la concesión del premio), incluyendo detalles de la ceremonia de concesión y/o extractos del discurso del premiado. De entre los premios de literatura comentados en el libro permitidme algunos comentarios.

El Premio Ig Nobel de Literatura en 1993 fue concedido a los 976 coautores del artículo médico “An International Randomized Trial Comparing Four Thrombolytic Strategies for Acute Myocardial Infarction,” The New England Journal of Medicine, 329: 673-682, 1993. El artículo en la revista está firmado colectivamente por “The GUSTO Investigators,” entre los que se encuentran 15 autores españoles. La editora principal de la revista calcula que “hay un autor por cada dos palabras del artículo.”

Actualmente este artículo no es el que tiene más artículos de la historia. Hasta donde yo sé el récord lo obstenta el artículo de 2006 con 2512 autores titulado “Precision electroweak measurements on the Z resonance,” Physics Reports, 427: 257-454, 2006, cuya firma colectiva es “The ALEPH Collaboration, The DELPHI Collaboration, The L3 Collaboration, The OPAL Collaboration, The SLD Collaboration, The LEP Electroweak Working Group and The SLD Electroweak and Heavy Flavour Groups,” y que incluye un apéndice de 14 páginas con los nombres y afiliaciones de los autores (Apéndice A, pp. 407-421).

El Premio Ig Nobel de Literatura en 1992 lo ganó Yuri T. Struchkov, investigador ruso del Instituto de Compuestos Organoelementales de Moscú, por ser coautor de 948 artículos científicos entre los años 1981 y 1990 (más de un artículo cada 4 días). El autor murió en 1995 pero siguió siendo coautor de muchos más artículos. En el ISI Web of Science, hoy, he encontrado la friolera de 2185 artículos cuyo autor es “Struchkov YT” de los cuales 1899 artículos corresponden a “Struchkov YT” con afiliación en “Moscow”. Los artículos han sido publicados entre los años 1972 y 2004. Entre 1981 y 1990 aparecen con la misma búsqueda 897 artículos. Póstumos, desde 1996 hasta 2004 aparecen 166 artículos. ¡Increíble! ¿Cuál puede ser la causa? Algunos opinan que un acuerdo tácito obligaba a todos los científicos que utilizaban los equipos de cristalografía de su instituto (uno de los pocos con dicho equipamiento en la URSS) a incluir a Yuri como coautor de los artículos resultantes de dicho trabajo.

En la necrología de Yuri Timofeevich Struchkov, 1926-1995, escrita por Alajos Kálmán para Acta Crystallographica, Section A, 52: 329-330, 1996, se afirma que fue uno de los pioneros de la cristalografía de rayos X en la URSS y que su número total de publicaciones (incluyendo artículos en revistas sin índice de impacto) supera los 2000 artículos. Además, él y su grupo de investigación han caracterizado la estructura molecular de más de 1000 compuestos que aparecen en la Cambridge Structural Database (CSD).

Para los curiosos, su artículo más citado (849 veces, hoy) es “PERFECTION OF THE SYSTEM OF CRYSTALLOGRAPHIC PROGRAMS IN THE LABORATORY OF X-RAY STRUCTURE-ANALYSIS OF THE AN-NESMEYANOV-INSTITUTE-OF-ORGANOELEMENTAL-COMPOUNDS OF THE USSR-ACADEMY-OF-SCIENCES,” de GERR RG, YANOVSKY AI, STRUCHKOV YT, KRISTALLOGRAFIYA, 28: 1029-1030, 1983. Por el título parece más un artículo de marketing que un artículo científico.

Finalmente, permitidme comentar que el índice h (de Hirsch) de Struchkov es de 44 (tiene 44 artículos con al menos 44 citas).

Muchas prostitutas en el tercer mundo se lavan sus zonas íntimas con Coca-cola (o Pepsi-cola) para aprovechar sus propiedades espermicidas. En algunos lugares del mundo se considera un remedio casero para evitar contraer el SIDA. ¿Realmente las “colas” tienen este propiedad? El estudio científico “Effect of ‘Coke’ on Sperm Motility,” escrito por Sharee A. Umpierre, Joseph A. Hill, y Deborah J. Anderson, publicado en New England Journal of Medicine, 1985, vol. 313: 1351, 1985, parece confirmar esta propiedad inaudita del refresco más popular del mundo (no he podido leer el artículo porque su texto parece que no está accesible por Internet). Sin embargo, por contra, el artículo “The Spermicidal Potency of Coca-Cola and Pepsi-Cola,” escrito por C.Y. Hong, C.C. Shieh, P. Wu, y B.N. Chiang, publicado en Human Toxicology, 6: 395-396, 1987, parece desmentir dicha propiedad. El uso de Coca-cola, Coca-cola sin cafeína, Coca-cola sin azúcar, no reduce la motilidad de los espermatozoides in vitro (menos del 70% en un periodo de una hora). El uso de la Coca-cola tras el coito como anticonceptivo es solamente un “mito” y además puede ser contraproducente ya que puede producir ciertas infecciones.

En este segundo estudio podemos leer que “aunque un estudio previo proclamó lo contrario, el efecto espermicida de la Coca-cola es muy débil comparado con otros agentes espermicidas.” ¡Cómo es posible que el dinero del contribuyente se gaste en estudios como estos!

Las propiedades “míticas” de la cola, no sólo que es un espermicida, sino que es capaz de disolver carne, que corroe monedas de metal, que es excelente para dar brillo al cobre, etc., quizás están asociadas al hecho de que es uno de los símbolos más famosos de los EEUU y de su “way of life,” ratificado por el secretismo con el que se oculta la fórmula de su composición.

De hecho, la Coca-cola es parte de gran número de artículos científicos curiosos en los que da la sensación de que los autores los han escrito tras disfrutar de buen ron-cola o similar. Por ejemplo, David W. Mudge y David W. Johnson, “Coca-Cola and kangaroos,” The Lancet, 364: 1190, 2004, donde se reportan los problemas de salud de un cazador de canguros de 44 años que afirmaba consumir unos 4 litros de Coca-cola diarios y unos 10 litros mientras estaba de cacería noctura. Su problema, fue incapaz de ponerse de pie tras un oportuno baño al retornar de una de sus correrías, razón por la cual fue internado en el hospital. Los médicos le recomendaron que dejara de tomar Coca-cola. Lo hizo y unos seis más tarde ya no tenía ningún problema muscular. ¿Fue la Coca-cola la causa de su debilidad muscular?

Otro ejemplo, los españoles M.J. Gavilán, M. Fernández-Nieto, Santiago Quirce y Joaquín Sastre, publicaron “Urticaria caused by Coca-Cola,” Journal of Allergy and Clinical Immunology, 109: S221, 2002, donde afirman que un chavala de 16 años sufrió episodios agudos de urticaria generalizada tras la ingestión de Coca-Cola durante al menos 8 años. Ella afirmó que cuanto más Coca-cola bebía, más agudos eran los efectos sobre su piel. Los médicos descubrieron este caso porque una vez tuvo que ser internada en el hospital. Los médicos decidieron comprobar la relación causa-efecto por sí mismos y la verificaron sin lugar a dudas. ¿Qué le pasaba a la muchaba? Probablemente, era alérgica a la cafeína. ¿Cómo confirmarlo? Le inyectaron cafeína por vía intradérmica (por vía parenteral) y la reacción confirmó la hipótesis.

¿El cuerpo humano absorbe mejor la cafeína contenida en la Coca-cola que la contenida en el café o en el té? El esudio de Vincent Marks y J.F. Kelly, “Absorption of caffeine from tea, coffee, and Coca cola,” The Lancet, 301: 827, 1973, nos demuestra que no es así, como muestra la figura de abajo, extraída de dicho artículo, que muestra que tanto el té como la cafeína se absorben en sangre de forma similar y que la absorción de la cafeína de la Coca cola es más lenta que dichas infusiones.

¿Se absorbe la cafeína más rápido en la saliva durante la ingesta de café que de Coca-cola? No, como demuestran Anthony Liguori, John R. Hughes, y Jacob A. Grass, “Absorption and Subjective Effects of Caffeine from Coffee, Cola and Capsules,” Pharmacology Biochemistry and Behavior, 58: 721-726, 1997, en la siguiente figura de su “interesante” estudio sobre el tema.

Estos son sólo algunos pocos ejemplos del gran número de estudios que se han realizado sobre los efectos de la Coca-cola sobre la salud. Lo confieso, a mí no me gusta. ¿Y a tí?

El disfrute de un buen vino requiere de todos los sentidos, la vista, el olfato, el gusto y por supuesto también del tacto. La buena comida también requiere de todos los sentidos. Placer debe ser el comer. Placer debe ser el beber. ¿Se puede disfrutar de una tortilla de patatas fritas? ¿Y si es de Ferrán Adriá? Indudablemente uno de los mejores cocineros de España, aunque su “labia” no le llega a la “suela del zapato” a Karlos Arguiñano.

¿Tiene que tener buena “pinta” una buena patata frita? ¿Tiene que “sonar” bien en la boca al crujir? Sí, así es. Una patata frita “sabe” mejor si “suena” mejor. ¿A quién le importa? Obviamente mucho a los fabricantes de patatas fritas. Massimiliano Zampini y Charles Spence, han estudiado cómo cuantifican la frescura y el buen “crujido” de patatas fritas una serie de personas en función del ruido (sonido) que producen patatas fritas cuando son mordidas con los dientes (“The Role of Auditory Cues in Modulating the Perceived Crispness and Staleness of Potato Chips,” Journal of Sensory Studies, 19: 347-363, 2004). Mediante un micrófono han capturado el sonido del crujido y con un ecualizador han amplificado sus componentes agudas (de 2 a 20 kHz) reenviándolo mediante unos auriculares a cada participante. El resultado quizás sorprenda a algunos, cuanto más se amplifica el sonido o al menos sus componentes agudas, mejor califican los sujetos del estudio a las correspondientes patatas fritas (les parecen más frescas y más buenas).

La percepción multisensorial de la realidad ha sido ampliamente estudiada. Estos estudios demuestran que la riqueza de una experiencia sensorial es mayor cuantos más sentidos estén involucrados. Para el diseñador de un producto comercial es muy importante conocer bien qué va a ser el gente con su producto, cómo van a percibirlo con todos sus sentidos, con objeto de ofrecer una experiencia sensorial integral que maximice la recompensa del consumidor cuando adquiere dicho producto. La figura de la izquierda ilustra la “ilusión de Aristóteles”: la mayoría de la gente al tocar un sólo objeto con los dedos cruzados percibe dos objetos en lugar de sólo uno. Pruébalo.

La ilusión se basa en la constancia perceptiva de que los dos lados de los dedos tienen, normalmente, sensaciones de presión de dos cosas sólo cuando hay dos cosas. En la disposición de los dedos cruzados tal que un objeto toque simultáneamente aquellos dos lados, la que explica que se perciba que hay dos objetos entre los dedos.

Sharon Weinberger, “Military research: The Pentagon’s culture wars,” Nature News Feature, 455: 583-585, october 1, 2008 , nos recuerda que desde hace varios años, los militares norteamericanos están reclutando a científicos sociales para ayudarles en el desarrollo de tácticas “militares” sociopolíticas en “tiempos de paz” (¿la guerra de Irak ha acabado?). No es algo nuevo, propio de la Administración Bush, desde los 1960s, con el Proyecto Camelot, los EEUU quieren ser los “defensores de la paz mundial”, utilizando para ello la fuerza militar, claro está. ¿Cómo justificarlo? Contratando a civiles, científicos sociales, para asesorarles en cómo actuar sociopolíticamente. Así lo hicieron en Chile, en Congo o en Vietnam. ¿Qué científicos civiles contrataron? Preferentemente, antropólogos.

En la actualidad, las fuerzas de ocupación “pacíficas” en Irak, que para algunos se caracterizan por su “poco respeto, cultura y compasión,” se apoyan y asesoran con su Programa Territorio Humano (Human-Terrain System, HTS) en un grupo de antropólogos, científicos sociales civiles, que ayudan a los militares a determinar la población insurgente que deben ser tratados como “objetivos” en base a su “conocimiento de la cultura” local. El programa le cuesta al Pentágono unos 60 millones de dólares. Anecdóticamente han logrado salvar alguna que otra vida. De hecho, sólo hay 65 equipos HTS en Irak y 5 en Afganistán. Además, hay múltiples investigadores de apoyo en EEUU que estudian (investigan) la cultura local allende los mares desde su casita, lejos del peligro de los “terrorristas” (de hecho dos científicos sociales han sido asesinados, uno en Irak y otro en Afganistán).

Permitidme el sarcasmo: Como es obvio, los militares no tienen por qué ser cultos. Para eso están los civiles de apoyo y su “cultura” en cultura local.

¿Puede un científico civil asesorar a un mando militar a quién tiene que matar (quién es un enemigo potencial) y a quién no? Roberto González, antropólogo de la University of California, Berkeley, que está escribiendo un libro sobre el programa Territorio Humano, afirma que “no cree que haya lugar para un antropólogo en misiones de combate,” ni siquiera como asesor. “Eso está completamente en contra de las directrices éticas de la antropología (definidas por la AAA, Asociación Americana de Antropólogos).” De hecho, se supone que un antropólogo es un científico y debe desarrollar ciencia. El Pentágono parece que “quiere considerar la antropología como una disciplina aplicada que puede ayudar a los militares. ¿Por qué la antropología debe ser una especie de religión? ¿O una plataforma política? Se supone que es una ciencia,” afirma la doctora Montgomery McFate, antropóloga de la Yale University, autora de un reciente artículo sobre el tema.

Matt Tompkins, jefe de un equipo HTS en Bagdad, ni siquiera tenía el doctorado y recuerda que los miembros de su equipo no tenían experiencia de campo y su traductor a inglés era un marroquí que sólo balbuceaba el inglés. De hecho, en su opinión “los mandos militares no estaban particularmente interesados en nuestra labor.” Sin embargo, el coronel Martin Schweitzer, oficial en Afganistán, testificó ante el Congreso de EEUU que el programa Territorio Humano había ayudado a reducir el número de operaciones militares en la región entre un 60-70%. Algunos han criticado estos números, meras “estimaciones por la cuenta de la vieja” que no están apoyadas por los correspondientes informes técnicos.

El artículo de la freelance Sharon Weinberger es muy interesante. A mí me parece que Bush y el Pentágono lo que quieren es “lavarle la cara” a sus graves errores en la guerra de Irak y que mejor manera de hacerlo que recurriendo a la “religión de la ciencia”.

La entrada del “niño yuntero” sobre HTS contiene una entrevista también interesante.

La hora del desayuno es una hora tan buena como cualquier otra para experimentar con la física. Hoy hablaremos de la inestabilidad Rayleigh-Taylor, que aparece en la interface entre dos fluidos cuando el más denso flota encima del más ligero, como el aceite flotando encima del agua o el café encima de la leche. Esta inestabilidad se desarrolla cuando dos capas planas y paralelas de fluido inmiscible en equilibrio sufren una pequeña perturbación que hace que el fluido más pesado caiga hacia abajo por la gravedad y el más ligero suba hacia arriba.

La inestabilidad se nos muestra con la generación de una compleja red de patrones que los matemáticos asocian a estructuras fractales. ¿Quieres verlos? Prepara un poco de café y un buen vaso (tranparente) de leche. Vierte el café sobre el vaso, espera unos minutos y podrás observar como la estructura fractal surge espontáneamente. La siguiente figura muestra lo que podrás observar. Las fotos (a), (b) y (c) se han obtenido a los 10, 30 y 90 segundos, respectivamente, utilizando granos de café instantáneo (Nescafé) mezclados con tinta china, para que se vea mejor en la foto, vertidos con una pipeta sobre el vaso de leche. En las fotos de abajo se ha utilizado agua en lugar de leche para que se vea mejor el efecto.

El artículo de los japoneses Michiko Shimokawa y Shonosuke Ohta, “Annihilative fractals of coffee on milk formed by Rayleigh-Taylor instability,” ArXiv preprint, 15 sep 2008 , estudia la dimensión fractal de los patrones generados por inestabilidad de Rayleigh-Taylor para un poco café vertido en una taza de leche. Dicha dimensión fractal es de 1.88±0.06 (calculado utilizando la técnica de contar cajas o box counting). El comportamiento de este patrón fractal es muy curioso y se parece bastante al modelo matemático de una “alfombra” de Sierpinski (cuya dimensión es 1.89). Aparte de la dimesión, el análisis de la función de correlación entre ambos fractales muestra otras similutdes (los detalles técnicos en el artículo son fáciles de entender, para los interesados).

Según estos japoneses, este tipo de estructura fractal no ha sido observada en el pasado y la han bautizado como “fractal del café” (coffee fractal). Sugieren que su conexión con la alfombra de Sierpinski no es casual sino que el fractal del café se forma por aniquilación de la inestabilidad de Rayleigh-Taylor con el mismo patrón de construcción de Sierpinski. Aunque sus conclusiones, en mi opinión, son prematuras, han recibido el gran honor de que su trabajo sea snapshot en Nature, Katharine Sanderson, “Snapshot: How do you like your coffee?,” Nature 455, 579 ( 2008 ).