Cómo miramos y cómo nos miran (o sobre “un repaso rápido” antes de “atacar”)

Dibujo20090508_Gender_differences_eye-tracking_data_same_opposite_gender

Lo primero que una persona mira de otra persona es la cara. Lo que se mira luego y cómo se mira depende del sexo. Un hombre mira a una mujer de forma diferente a como mira a otro hombre. Una mujer mira a otra mujer de forma diferente a como mira a un hombre. Todos los sabemos. ¿O no? La primera evidencia experimental publicada en revistas internacionales (según sus propios autores) que ratifica, por un lado, y cuantifica, por otro, lo que todos ya sabemos (o intuimos) la obtuvieron psicólogos alemanes el año pasado [rescato un borrador de mi blog]. Utilizaron un “seguidor del movimiento de los ojos” (eye-tracker) y presentaron 30 fotos de 15 hombres y 15 mujeres vestidos con ropa informal a un conjunto de 13 hombres y 14 mujeres entre 19 y 37 años quienes no sabían para qué era el estudio (pensaban que se medía la dilatación de su pupila en función del nivel de gris de las imágenes). El resultado de su estudio aparece resumido en la figura de arriba. Tanto hombres como mujeres tienen como objeto principal de atención la cara de la persona que observan. Tras mirar la cara, los hombres miran antes y durante más tiempo los pechos, mientras que las mujeres prefieren observar las piernas. El estudio lo realizaron investigadores alemanes del Lehrstuhl für Biologische und Klinische Psychologie, Friedrich-Schiller-Universität Jena, Johannes Hewig, Ralf H. Trippe, Holger Hecht, Thomas Straube, and Wolfgang H. R. Miltner, “Gender Differences for Specific Body Regions When Looking at Men and Women,” Journal of Nonverbal Behavior 32: 67-78, junio de 2008 .

¿Por qué? Los psicólogos evolutivos lo asocian a la búsqueda de pareja (“ligar”) para obtener ventajas reproductivas en la pareja: buscamos en el sexo opuesto las características físicas que indican buena salud, un buen fenotipo y una buena calidad genética. ¿Eran todos los voluntarios seleccionados para el experimento heterosexuales? Según los propios autores, sí, lo eran (“the results of the rating data correspond with the heterosexual orientation of the participants”), aunque en ningún momento afirman que se lo preguntaran. ¿Por qué una mujer le mira las piernas a otra mujer tanto como a un hombre? Los investigadores (todos hombres) especulan que por comparar socialmente a sus rivales (“some kind of rivalry and social comparison, yet further research is necessary to examine such effects”).

Alguno de vosotros me dirá que no se cree que este estudio sea el primero que estudia cómo miramos y cómo nos miran como proclaman los autores del artículo. Por supuesto, tiene razón. Los autores afirman que es el primer estudio en el que se usan fotografías de cuerpos vestidos. ¿Cómo? Sí, es así, estudios previos utilizaban fotografías de cuerpos desnudos o con poca ropa. Incluso hay estudios que han utilizado fotografías eróticas (no sé si pornográficas ya que se aclara en el artículo, ni se muestran las fotos). ¿En el artículo? Bueno, me refiero a un artículo concreto. ¿Interesado? ¡Ay pillín! ¡Ay pillina! El artículo que he ojeado (habrá muchos más) es de los norteamericanos Heather A. Rupp y Kim Wallen, “Sex Differences in Viewing Sexual Stimuli: An Eye-tracking Study in Men and Women,” Hormones and Behavior 51: 524-533, April 2007 . Por cierto, estudiaron a las mujeres durante el periodo menstrual, antes y después, y a los hombres en intervalos equivalentes de tiempo (tres sesiones por individuo). Estudiaron mujeres que tomaban la píldora anticonceptiva y que no la tomaban.

¿Qué pensáis que fue la parte del cuerpo que más tiempo miraron los hombres del estudio en las fotos de mujeres practicando sexo explícito? La cara. La cara de las mujeres. Igual que en el estudio de 2008 para mujeres vestidas, la cara fue lo contemplado por más tiempo según los “eye trackers” (que no mienten). ¿Se encontraron diferencias entre las mujeres que tomaban la “píldora” y las que no la tomaban? Las primeras pasaron más tiempo contemplando objetos contextuales (ropa, decoración) que en las regiones genitales, como ocurrió con las segundas. ¿Afecta el ciclo menstrual en cómo las mujeres miran fotos eróticas? Según el estudio, no, no se ha encontrado evidencia al respecto.

Bueno, alguno me dirá, yo quiero leer este último estudio, pero no tengo acceso a ScienceDirect de Elsevier. No hay problema, aquí está una versión gratuita (os recuerdo, no hay ejemplos de las fotos de sexo explícito utilizadas, no os vayáis a confundir buscando lo que no hay).

Este tipo de estudios, que yo no entiendo pues soy científico-técnico y no científico-social, siempre me dejan con “mal sabor de boca.” ¿Realmente se pueden extraer conclusiones (especular) hasta el extremo que los investigadores lo hacen? Quizás todos los científicos-técnicos también especulamos.



3 Comentarios

  1. Realmente me cuesta creer que se dediquen a este tipo de cuestiones, habiendo tantas investigaciones posibles referentes al comportamiento humano. Podrian tanbien por ej. tomar asiaticos y africanos y ver que miran unos y otros, entonces dirian que encontraron diferencias de acuerdo a su etnia… Ja ja
    Esas comparaciones de hombres y mujeres son una farsa, las hay de todo tipo, es como que fueran 2 especies diferentes para algunos.
    Y que fue de la ciencia?
    Para otros temas se suele ser mucho mas eceptico que con este tipo de comparaciones.

  2. muy interesante,pero es dificil d comprobar y xende solo sirve para ser leido.si es asi,d todas formas,nadie va a cambiar su forma d mirar a los otros xest estudio.muy bueno,igual.

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 9 mayo, 2009
Categoría(s): ✓ Ciencia • General • Mujeres en la ciencia • Noticias • Prensa rosa • Science
Etiqueta(s): ,