El “caso Lemus” destapado por El País salpica al CSIC

F. Sergio, J. Blas, G. Blanco, A. Tanferna, L. López, J. A. Lemus and F. Hiraldo, “Raptor Nest Decorations Are a Reliable Threat Against Conspecifics,” Science 331: 327-330, 21 January 2011. ¿Qué pasará con este artículo en Science? Tiene toda la pinta de haber sido obra de Sergio y Blas, y que Lemus (y los demás autores) solo han cedido su firma. La cuestión es, cómo se lo explicará el CSIC al editor de Science (cuando se entere).

Jesús A. Lemus and Guillermo Blanco, “Cellular and humoral immunodepression in vultures feeding upon medicated livestock carrion,” Proc. R. Soc. B 276: 2307-2313, June 22, 2009. Un artículo muy importante de Lemus que llegó a ser noticia de la semana en Science, “Antibiotics bad for vultures,” Science 323: 1651, 27 March 2009.

Matthias Vögeli, Jesús A. Lemus, David Serrano, Guillermo Blanco, and José L. Tella, “An island paradigm on the mainland: host population fragmentation impairs the community of avian pathogens,” Proc. R. Soc. B 278: 2668-2676, September 7, 2011.

Rafael Méndez, “El CSIC investiga si un científico de Doñana alteró estudios,” El País, 26 feb. 2012, nos informó que “Jefes y colegas denuncian a un veterinario al sospechar de miles de datos de virus en aves; el experto en patógenos defiende su trabajo, pero admite un problema de “falta de confianza.” Jesús Ángel Lemus Loarte, veterinario contratado en la Estación Biológica de Doñana (Sevilla), alteró o inventó datos en decenas de estudios durante años. Lemus fue denunciado por jefes y compañeros el pasado 23 de diciembre de 2011. El investigador ha firmado una veintena de estudios en revistas prestigiosas como Science o PLoS, por lo que la retirada de estos artículos sería un duro golpe para la ciencia española. Lemus defiende sus resultados, aunque afirma que desconoce la investigación en marcha.”

Rafael Méndez, “El CSIC sospecha que un científico falso firmó en seis de sus estudios,” El País, 13 mar. 2012, nos informó que “El Comité de Ética del CSIC busca un fantasma. Un fantasma con un buen currículo académico, con al menos seis publicaciones científicas en revistas internacionales. Firma como Javier Grande y ha figurado como investigador de dos institutos públicos, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC). En los estudios aparece junto a Jesús Ángel Lemus Loarte, el científico investigado por un presunto fraude que consistiría en inventarse o alterar datos de patógenos y presencia de antibióticos en decenas de estudios. El problema es que Grande no aparece en ninguna base de datos del CSIC. Nunca ha estado contratado, según confirman en los dos centros.”

Rafael Méndez, “El investigador investigado inventó seis estudios en su currículo académico,” El País, 14 mar. 2012, nos informó que “El currículo de Jesús Ángel Lemus Loarte que hasta ayer aparecía en la página web del Museo Nacional de Ciencias Naturales, organismo público dependiente del CSIC, incluye una serie de estudios científicos inexistentes. Son publicaciones con nombres del tipo “Distocia y cesárea paradorsal en un caimán de anteojos”, pero cuando uno acude al número de la revista Journal of Zoo and Wildlife Medicine en el que debería aparecer lo que se encuentra es “Infección por Mycobacterium asiaticum en un tití de manos doradas (Sanguinus midas)”, realizado por investigadores de la Universidad de Florida. En 2006 Lemus, que trabaja en el CSIC con una beca de investigación, supuestamente publicó en el número 24 de la revista The Journal of Avian Medicine and Surgery el estudio “Estado de salud de paseriformes invernantes en libertad en un hábitat de montaña”. El problema es que el número 24 de esa revista es de 2010. Así hay otros cuatro más. Lemus negó por teléfono ser el responsable: “Ese currículo es del año de la polka (…) Ese currículo no lo he colgado yo porque yo no tengo acceso”. A estos seis artículos inexistentes hay que sumar los seis que firmó junto a un investigador fantasma.” Se trata del supuesto Javier Grande, quien supuestamente realizaba análisis de muestras para los estudios.”

Rafael Méndez, “El hombre que imaginaba la ciencia,” El País, 17 mar. 2012, nos informó que “Jesús Ángel Lemus Loarte “era muy inteligente, pero le gustaban el campo y los animales más que estudiar,” por ello tardó tanto en licenciarse. “Era listo y tenía mucha labia, pero nunca era claro. Siempre escondía algo.” En 2006 publicó su primer artículo científico junto a Guillermo Blanco y Javier Grande; el problema es que Javier Grande es, hasta hoy, un fantasma. Nadie le conoce. En 2010 defiende su tesis doctoral en el campo correcto, tras el caso de la gripe aviar, virus y bacterias en aves eran un foco creciente de preocupación para la salud pública; había dinero e interés. “Lemus era muy eficaz. Si les dabas muestras de aves para analizar patógenos o antibióticos siempre estaban a tiempo y lo mejor es que siempre había un resultado publicable.” Lemus sigue publicando y crece su currículo; publica en PLoS One y hasta en Science, nada que ver con las revistas de segunda fila en las que imaginaba publicar años antes. Le pidieron muestras para cotejar ciertos resultados, pero argumentó que “el tema no es de gran interes para una publicación científica;” los resultados “o eran errores de secuenciación o sería una cepa muy extraña.” Gente de su grupo de investigación propuso ceder muestras, pero Lemus se negó.”

Sus compañeros de Doñana ya no pudieron disimular sus sospechas y le tendieron una trampa. Le mandaron muestras de plasma duplicadas. Las que procedían de zonas infectadas iban etiquetadas como limpias y viceversa. Lemus cayó en la emboscada. Además, otros investigadores enviaron muestras de las cotorras al laboratorio de referencia del Gobierno y los resultados no aparecían. La empresa que supuestamente hacía análisis para Lemus afirmó que no habían analizado muestras para él. Otra fuente de los análisis (un tal Javier Grande) tampoco aparece, es un fantasma. “Grande era un tipo que analizaba las muestras. Yo tuve intercambios de correos con él.” El 23 de diciembre de 2011, la cúpula de la Estación Biológica de Doñana denunciaron el caso al Comité de Ética del CSIC, que aún sigue la investigación.”

“Lemus mantuvo una breve conversación con El País; mantiene que todo es “una cacería” contra su persona. Lemus, lo niega todo y amenaza con demandar a El País, admitió que en el CSIC “hay mucha presión por publicar.” Miguel Delibes, miembro del Comité de Ética del CSIC, sigue el caso con tristeza y reflexiona sobre cómo puede llegar a ocurrir algo así: “La ciencia ha dejado de ser lo que era. Antes todos los autores eran responsables de un artículo, pero ahora se publican artículos con 30 autores que no se conocen más que por correo electrónico.” Explica que hay engaños muy difíciles de detectar. Delibes ya no acude a las reuniones del Comité de Ética del CSIC, desde hace un año, porque una revista retiró un artículo científico suyo por no citar la fuente de uno de los datos. Él ha pedido amparo a dicho comité y confía en terminar ganando el caso (aunque el artículo sigue retirado). El caso ha sembrado la inquietud en muchos científicos, que consideran que en plena ola de recortes lo último que necesita la ciencia en España es retirar una serie de estudios científicos.”

Sin palabras, todo esta mierda me deja sin palabras.

40 Comentarios

Participa Suscríbete

KgzKgz

Mejor autofinanciarse…se evita uno problemas con los colegas y escribe uno donde quiere y sin presiones. Creo que era la filosofía antigua….;-)

Antonio Altamira Asis

En mi opinión, no es un problema de dinero o de recortes o de gestión investigadora. Es un problema de ética. Y por mucha presión que tenga uno por publicar: si un estudio no sale, pues … no sale.

Juan CarlosJuan Carlos

Vaya chorrada… que sólo los millonarios puedan dedicarse a la investigación, porque un laboratorio decentillo puede necesitar cientos de miles de euros anualmente… El sistema actual existe desde hace mucho, gran cantidad de gente ha pasado por ahí, ha publicado muchísimo y no ha necesitado inventarse nada!!! Este fulano parece un jeta tremebundo, y punto!

JacoboJacobo

Ha habido casos mucho más graves que el que dices. El caso de la Universidad de Vigo fue dictaminado por la revista y por la universidad como “duplicate publication”. Básicamente había copia de párrafos en el abstract y en la introducción, no en los resultados, y sucedió en 2 artículos de una persona que tiene cerca de 100. El Lemus este no es que plagie, directamente se inventa datos, artículos, personas… Creo que hay bastante diferencia!!! Esto es muchísimo más grave y continuado, todo el curriculum de este individuo!

físicafísica

El científico fantasma no es Matthias Vögeli (http://www.ebd.csic.es/carnivoros/personal/vogeli/) sino el tal “Javier Grande”. Lo digo porque en la tercera referencia con que empiezas el artículo da la sensación de que cuestiones la existencia del Dr. Vögeli, preguntándote “¿existe este científico fantasma?”.

He leído bastantes cosas sobre este caso y, la verdad, me deja con la sensación de “caza al pichón” (que no digo que no sea responsable y no se lo tenga bien merecido), pero cuesta creer que esto era sólo cosa suya. Para muestra, un botón: en la página 210 de la tesis doctoral del Sr. Lemus se encuentran estas tres referencias:

**Blanco, G., Lemus, J.A., Grande, J., 2006. Faecal bacteria associated with different diets of wintering red kites: influence of livestock carcass dumps in microflora alteration and pathogen acquisition. Journal of Applied Ecology 43, 990-998. doi:10.1111/j.136- 2664.2006.01200.x.

**Blanco, G., Lemus, J.A, Grande, J., Gangoso, L., Donázar, J.A., Arroyo, B., Frías, O., Hiraldo, F., 2007a. Geographical variation in cloacal microflora and bacterial antibiotic resistance in a threathened avian scavenger in relation to diet and livestock farming practices. Environmental Microbiology 9, 1738-1749.

**Blanco, G., Lemus, J.A., Grande, J., Frías, O., Grande, J., Arroyo, B., Martínez, F., Baniandrés, N., 2007b. Contamination traps as trans-frontier management challenges: new research on the impact of refuse dumps on the conservation of migratory avian scavengers, in: Cato, M.A. (Ed.), Environmental Research Trends. Nova Science Publishers, New York, pp. 153-204.

En la primera sólo firman tres personas… y no 30. Y la primera es, en los tres artículos, uno de los directores de la tesis, el Dr. Guillermo Blanco (y actual denunciante del Sr. Lemus).

En fin, tengo esa extraña sensación de que estamos delante de un caso bastante complejo que requiere de un buen análisis y que, por el bien de la ciencia española y de su prestigio internacional, no se debería saldar sólo con “un pichón menos, y paz en la Tierra y gloria en el Cielo”.

La verdad, en mi modesta opinión, es que estaría bien que quedaran bien claras las responsabilidades que tienen directores de tesis y estudiantes de doctorado en los trabajos que firman conjuntamente. Porque, en caso contrario, las tesis doctorales españolas y por ende los títulos de doctorado españoles van a ver caer su prestigio por los suelos.

Saludos

emulenewsemulenews

Perdona, fisica, pero además del fantasma Javier Grande también se cree que es un fantasma Matthias Vögeli. Lee esto del último artículo de El País: “Contactaron con la Universidad de Utrecht (Holanda), donde “su director aseguró desconocer la existencia del investigador apuntado por Lemus como trabajador del centro”, según la denuncia que luego presentaron al comité de ética.”

Por otro lado, oficialmente, en una tesis doctoral que contenga fraude, son igualmente culpables el autor de la tesis y el director o directores de la misma. Igualmente culpables (según la ley), pues el doctorando está en formación bajo la responsabilidad del director. Por tanto, si hay fraude, ambos son igualmente responsables. Otra cosa diferente es que al director, otros “jefes” le permitan que eche la culpa al becario…

físicafísica

Vaya, pero si el artículo al que haces referencia (http://sociedad.elpais.com/sociedad/...363206.html) sólo habla sobre el supuesto Javier Grande, no sobre el Dr. Vögeli, el cual se encuentra en Canadá y, además, en las bases de datos del CSIC, tal y como indica el enlace que he colocado al lado de su nombre en mi primer comentario. Lo digo porque creo que estás confundido, nada más. No te lo tomes a mal.

Y en cuanto a lo de los directores de tesis. Está bien, ambos son, según ley, igualmente responsables. Pero si ante estos casos no se llega a hacer ni a decir nada contra estos más altos responsables, quien pierde es la ciencia española, pierde su prestigio y su credibilidad. Y por ahora, según se lee en la prensa (quizá en algún otro lado sí que se estén cuestionando más cosas pero que yo sepa no ha trascendido), el único que está en el punto de mira es el estudiante de doctorado.

Saludos

emulenewsemulenews

Gracias, fisica, tienes toda la razón, debo estar confundido. El analista de datos holandés al que hace referencia el artículo de El País que parece que también es un “fantasma” debe ser otra persona. Gracias de nuevo por estar atenta.

AntonioAntonio

De acuerdo contigo en lo referente a la culpabilidad de director y alumno, pero objetivamente es el alumno quien tiene más opciones de cometer el fraude. Me explicaré, un doctorando puede con relativa facilidad inventarse datos o manipularlos sin que el director lo sepa, y éstos pasarán a su Tesis Doctoral siempre que no “den el cante”. Mientras que el fraude del director normalmente requiere que el alumno también esté al tanto, y lo apoye o no lo denuncie. Como director de Tesis que soy eso me provoca cierto desasosiego, ¿cómo puedo saber si los datos son ciertos?

Fer137Fer137

En todo el tema este de publicar creo que por el bien de la ciencia sería fundamental restar ‘puntos’ a quienes publican chorradas o cosas insustanciales (y a sus revisores), y a quienes publican fraudes aun mas.

EspanolitoEspanolito

Vale, empieza por ti mismo cuando presentes tu CV para alguna acreditación. Añade a tu CV una nota pidiendo que te quiten tantos puntos por papers irrelevantes, tantos por papers en revistas de tu departamento, tantos por esos congresos que son, en realidad, vacaciones; tantos por ese libro que es un pastiche de cosas varias con tus amiguetes, tantos por esa patente que nadie quiere explotar, tantos por esto, tanto por lo otro… así aliviarías la pesada e ingrata tarea de los denostados y sufridos expertos de ANECA que vigilamos el muro y decimos: “¡No pasarán!”. No, no pasarán. No, al menos durante mi guardia….No, no pasaréis…

Freddy López

Qué terrible todo esto. La sola sospecha de falsificación de lo que sea en la ciencia, es lamentable. Ojalá se aclare todo, caigan los que caigan, para la salud de la Ciencia en España.

EspanolitoEspanolito

Estas cosas pasan en otros países y no se hunde el mundo. Veanse, para más referencia, los informes de la ORI (Office for Research Integrity) en Estados Unidos

físicafísica

En realidad, ésta no es una práctica rara. Sin ir más lejos, la Tesis Doctoral del Dr. Vögeli del que hablaba antes (http://www.matthiasvoegeli.net/image...sis2009.pdf) consta de 9 capítulos que son 9 artículos, tal cual. Para su desgracia, el capítulo 9 es un artículo junto a Lemus que probablemente está basado en datos “obtenidos” por Lemus. En fin, es lo que hay.

ExperteteExpertete

¡Pues claro, hombre! De hecho, esta es la tendencia: sustituir los absurdos ladrillos de 500 páginas que nadie se lee por unos papers que han sido revisados por referees de revistas (si es posible, serias). ¿Cuántas tesis escribe alguien en su vida? Una, normalmente. ¿Cuántos papers escribe un científico? Más de uno. Es mejor aprender a escribir papers que aprender a escribir tesis…

LLAGLLAG

Existe una forma de publicar una tesis por compendio de artículos. Se trata de incluir algunos (2, 3, tampoco es necesario que sean muchos si son aportes de calidad) y crear un documento en el que se explica su relación y su influencia en el problema general estudiado. Si los artículos han sido aceptados en una revista razonable, te presentas delante del tribunal con un material ya validado.

Esta es una práctica bastante común en determinadas áreas, en la que se realizan varios estudios encadenados, aunque haya investigaciones que no soporten bien este formato. En cualquier caso, la validez de la tesis no está en el formato utilizado, sino en la validez de sus datos, análisis, métodos, resultados… yo no me la voy a leer que no voy a entender un pimiento, pero si alguien mueve algo así tendrá sus motivos.

RosendoRosendo

Mi impresión es que alguno de esos artículos en revistas importantes Nature, Science, PNAs, ha recibido alguna replica contundente (que aun no es publica ya que puede estar en proceso de respuesta) y ante la vergüenza que podrían pasar algunos investigadores del CSIC, ya consagrados, han buscado un cabeza de turco: Lemus. Pero, como todo el mundo sabe, en un artículo científico cada uno de los autores es responsable. Del mismo modo que los directores de la tesis son tan responsables o más que el doctorando, ya que tienen la obligación de supervisar esa tesis y al doctorando durante años.

Parece que alguno de los directores tiene influencia en El Pais y han querido dejar claro, para lo que pueda venir en el futuro, que el único responsable es Lemus y no ellos.

Independientemente de eso, parece que el tal Lemus es un cara dura. Pero puede que no sea el único.

RosendoRosendo

No estoy de acuerdo con algunos comentarios en los que se afirma que el director de tesis sea incapaz de detectar a un doctorando que le miente, o le aporta datos falsos. Es mas, creo que pasa todo lo contrario. Cuantas veces algún becario te ha venido con un cálculo mal hecho, o errores analíticos y le has dicho repita esos cálculos, repítame esos análisis. Lo normal es que se pillen al vuelo, en cuestión de segundos la mayor parte de las veces. Pero en el caso de Lemus era aun mas fácil, según se desprende de los artículos publicados por El Pais, los directores de Lemus sabían que después de miles de análisis realizados por el Instituto de Salud Carlos III nunca habían conseguido ni un solo caso positivo de ese virus del Nilo , sin embargo su pupilo obtenía hasta un 40%. Es en ese caso cuando un director de tesis, un Investigador Responsable de proyecto, tiene la obligación de repasar todo, ver como se esta haciendo cada paso, etc. En eso consiste el rigor científico. Y no en correr para publicar en Nature.

Puedes tener la suerte a lo largo de tu vida de encontrar un caso único, pero Lemus los encontraba en cada publicación (virus del Nilo, bacteria de la psitacosis en las cotorras de barcelona, etc.)

En fin, parece que a algunos investigadores les gustaba Lemus ya que les sacaba los datos que les interesaban ver a ellos mismos, y Lemus, que parece ser una persona agradecida, no quiso disgustarlos.

AntonioAntonio

Rosendo, es totalmente plausible que un doctorando pueda engañar a un director. Tú hablas de cálculos mal hechos, errores analíticos… tú hablas de errores “lógicos” que pasan a diario en los laboratorios. Yo te comento el cado de cuando el becario “engaña”, he oído de casos donde el becario se inventaba total o parcialmente el artículo, partiendo de lo que “querrían” que diera, aplicando un poquito de error aleatorio a las cifras… Si tú hablas con un becario sobre una experimental de, pongamos por caso, 50 experimentos, y el becario sabe lo que se busca, lo que se desea obtener (algo lógico que lo sepa), ¿cómo puedes estar seguro que no se inventa parte o todos los datos? El caso de Lemus es más sorprendente, si un becario mío me presenta un “40% de éxito” cuando los mejores se quedan en trazas o indicios… pues claro que debo sospechar, o como mínimo colaborar con los grandes popes del tema, presumir, contrastar… Al menos en mi tema cuando he conseguido grandes resultados los he comprobado lo máximo que he podido, se han repetido experimentos (he hecho trabajar a diferentes personas sin conocimiento entre ellas del tema), realizado todos los cálculos posibles, etc… Aquí es bien cierto que la actitud de los directores es cuando menos sospechosa de negligencia.

RosendoRosendo

Los periodistas no parecen localizar a Javier Grande. Pero una simple busqueda en Google, indica que varios autores no solo debían conocer a Javier Grande pero también a Juan M. Grande. No se si son hermanos o padre e hijo. Pero uno trabaja en el IREC y otro en Doñana, ambos centros del CSIC. Que raro no?

Environmental Microbiology (2007) doi:10.1111/j.1462-2920.2007.01291.x

Geographical variation in cloacal microflora and bacterial antibiotic resistance in a threathened avian scavenger in relation to diet and
livestock farming practices

Guillermo Blanco,1* Jesús A. Lemus,1Javier Grande,1 Laura Gangoso,2 Juan M. Grande,2
José A. Donázar,2 Bernardo Arroyo,1 Oscar Frías3 and Fernando Hiraldo2

1Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos,
IREC (CSIC-UCLM-JCCM), Ronda de Toledo s/n 13005
Ciudad Real, Spain.
2Department of Applied Biology, Estación Biológica de
Doñana (CSIC), Avda. Maria Luisa s/n, 41013 Sevilla,
Spain.
3Oficina de Especies Migratorias, Ministerio de Medio
Ambiente, Gran Via de San Francisco 4, 28005 Madrid,
Spain.

danieldaniel

Blanco, Lemus y Javier Grande estaban en el IREC cuando hicieron ese estudio. Pues que pregunten en ese sitio que es relativamente pequeño y se conocerán todos, si el tal Javier Grande existe.

ManuelManuel

Daniel, ya preguntaron tanto en el IREC como en el MNCN y nadie lo conocía. También buscaron en las bases de datos del CSIC y nunca ha existido esa persona.

Blog de Tecnologia

Hay que cuidar la naturaleza y nuestros animales, si digo bien nuestros animales. Todos debemos de cuidar el planeta. Hay que acabar con este virus cuanto antes.

Dr. Openminded not surprised at allDr. Openminded not surprised at all

La madre de Dios xD. Si lo hace un coreano (que pasó de ser Dios de la Genética y la Clonación a pedazo de mierda en 1 hora), son cosas que pasan, si el mojón de orangután lo tenemos en mitad de *nuestro* pasillo, ah, ah, rasgamiento de vestiduras y mesamiento de cabellos.

A ver, nada de esto es nuevo. Tan viejo como la ciencia. Mendel falsificó sus resultados, se sabe ya a ciencia cierta (nunca mejor dicho). Gente que falsificó de todo, a punta de pala. Eso de que se conocen… menuda excusa del churro. En el pasado la gente se comunicaba por correo, que era aún más lento y con menor tiempo de respuesta. Actualmente podrían tenerse videoconferencias si se quisiera. Joder, es que hay que leer cada cosa…

Esto tiene que pasar con una frecuencia mucho más alta de la que nos gustaría, y sospecho que realemente *pasa* con una frecuencia demasiado desagradable. Por ejemplo, yo directamente sospecho de casi todo lo que venga de la industria farmacéutica. Aun peor, no van a ser tan chapuceros como este hombre, al revés, van a ser sibilinos y taimados. Porque lo peor es eso: la mierda que se ha colado y que queda ahí.

La falta de garantías.

Evidentemente hay dos problemas, y los dos son puramente sociológicos. El primero, el acceso a recursos de tipo físico (instalaciones, tiempo, financiación). Esto es para mí el problema fundamental, porque maquiaveliza toda la mecánica. El segundo, que con un sistema más democrático, en una primera fase se daría también: el mero prestigio personal y la búsqueda de una posición.

Mientras no enfoquemos todo el asunto como algo realmente colectivo, y aplastemos el individualismo en la parte de buscar algún tipo de recompensa individual, esto ha pasado, pasa, y seguirá pasando.

Y luego el tema del daño ante la opinión pública. Realmente, la cosa es grave, porque se supone que los controles están bien diseñados, por tanto tenemos un problema de negligencia, deliberada y no deliberada.

Casos de estos no salen en la industria nuclear, ¿verdad? Y muy raramente en la farmacéutica. Ah, las mafias bien que protegen (hasta donde se puede) a sus miembros.

daviddavid

En el CSIC, desde que son Agencia Estatal, hacen de su capa un sayo con el personal contratado.. y con el que está por contratar..

LowisLowis

A ver, hablando con conocimiento de causa.
-Matthas Vogeli existe
-Juan Grande existe
-Javier Grande, como coautor, no existe. Lemus tomó su nombre de un compañero de Facultad.
-Firmaban algunos artículos como IREC, pero Lemus nunca trabajó allí. G.Blanco sí tuvo allí plaza, pero se trasladó al Museo de Ciencias.
-En el mundillo NADIE se cree que Blanco y algún otro no supiera del fraude. Pero van a intentar que solo caiga Lemus (por decir esto tengo que firmar como Anónimo, no me gusta hacerlo).
-Sobre la afirmación gratuita al principio del artículo “¿Qué pasará con este artículo en Science? Tiene toda la pinta de haber sido obra de Sergio y Blas, y que Lemus (y los demás autores) solo han cedido su firma”. Hablas sin saber. Entre otras cosas, si has conseguido la financiación, aunque no vayas ni un día al campo también firmas.

En general, el artículo es un copypaste de artículos del país, al que se añaden comentarios facilones.

emulenewsemulenews

Loweis, el artículo es copy/paste de El País a propósito y por eso incluye comillas para indicarlo. He tratado de no opinar en ningún momento, solo copiar cosas de El País. ¿Hay comentarios facilones? No debería.

LowisLowis

Respecto a los comentarios facilones, me refería a los comentarios (por eso “al que se añaden”).

EspanolitoEspanolito

Vaya, un “enterao”, ya echaba yo de menos esta figura tan española… “En el mundillo NADIE se cree” … vaya, vaya, alguien que está cerca de la noticia, ¡qué lujo!. ¿Y cómo alguien que está tan cerca no pregunta cosas obvias?. Resulta que yo conozco otro caso: fulano firmaba un paper con mengano y zutano. Y claro, fulano no sabía que zutano, amigo de mengano no existía. Por supuesto, nunca quedaron los tres para tomarse unas cañas cuando les aceptaron los papers, nunca para un cafelito. Nunca hablaron del orden de los autores (o hablaron así: “que dice mi amigo que lo pongáis el tercero si sois dos y el cuarto si sois tres”), nunca se reunieron para analizar los reports de los referees… Nunca para planear un proyecto, nunca se encontraron en un congreso… nunca hizo falta mirar esos papers citados que parece que no existen… nunca nadie les escribió un mail pidiéndoles copia de los susodichos papers inexistentes…. Vaya, vaya… Yo creía que mis alumnos tenían imaginación inventando excusas, pero esto supera con mucho lo que yo estoy acostumbrado a leer….

LowisLowis

Espanolito, te columpias. Sí, estoy cerca de la noticia, conozco a todos los implicados. Si quieres me disculpo por ello. Qué putada, soy un “enterao”. No te digo lo que eres tú, que ni siquiera has leído bien mi comentario.
Yo he dicho que nadie cree que NO lo supiera (o sea, que SÍ lo sabía.- por si no entiendes la doble negación).

anonimatoanonimato

‘Delibes ya no acude a las reuniones del Comité de Ética del CSIC, desde hace un año, porque una revista retiró un artículo científico suyo por no citar la fuente de uno de los datos.’
pues tampoco es eso, no citar una fuente, digo yo que implica que te devuelvan el artículo y no que te lo publiquen para luego decirte: oye que no citastela fuente… así dicho parece un simple error.

emulenewsemulenews

Si quieres opinar con más información (borré una entrada muy crítica en mi blog al respecto por recomendación de algunos lectores), te recomiendo leer Rosa M. Tristán, “La Fundación Oso Pardo acusa a Delibes de Castro de plagio,” El Mundo, 30 ene. 2012.

Juan CarlosJuan Carlos

Anonimato, no ha sucedido lo que tú dices: “que te devuelvan el artículo y no que te lo publiquen para luego…”, justamente lo que pasó fue que sí publicaron el artículo donde tenía unos datos ya publicados y no los citaba, haciendo creer que eran originales. Esto se llama autoplagio, no es tan grave como el plagio a otros autores, pero posiblemente lo han hecho para conseguir otro artículo con poco trabajo. Es “trampa”. Y Delibes no estaría moralmente habilitado para pronunciarse en estos temas…

EspanolitoEspanolito

¿Estáis locos o qué? ¡Un miembro del comité de ética acusado de plagiar…!
¿Esto es como si un ministro del interior fuese acusado de terrorismo? ¡oh wait!
¿Es como si el director de la Guardia Civil fuese a la carcel por chorizo? ¡oh wait!
¡¡¡Yo soy español, español, español…!!!

cotorracotorra

Lemus nunca ha trabajado en el IREC (Guillermo Blanco sí tuvo una plaza allí antes de solicitar el traslado voluntario al mncm). El resto de coautores, exitentes o no (como los dos Grande), que firmaban con la dirección del IREC nunca ha pertenecido a ese centro. Y lo sé de buena tinta pues tengo conocidos allí. La razón por la que asignaban la dirección del IREC a gente que no trabajaba allí la desconozco pero obviamente debería ser por algún motivo. Me temo que todo este caso va a hacer mucho daño a la ciencia española.

Dr. Openminded not so scandalized as beforeDr. Openminded not so scandalized as before

¿Es casual que salga esta mierda en medio de los recortes más brutales de la historia? Yo estaría por decir que no, ¿verdad?

homoliberalis

Pues que quereis que os diga. A mí esto me suena a caza de brujas… Faltó poner envidia en la ecuación… Sea o no sea cierto, el nombre ya se lo mancharon.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>