El sesgo de confirmación explica los resultados del Proyecto de la Conciencia Global

Dibujo20180102 gcp results compared with random simulations noosphere princeton edu currzrand

El Proyecto de la Conciencia Global (GCP) estudia desde agosto de 1998 una posible conexión entre la actividad mental colectiva de todos los humanos y el comportamiento de los sistemas físicos en su entorno. Hasta diciembre de 2015 se registraron 500 sucesos globales con una puntuación de Z = 0,316 ± 0,045 que excede la hipótesis nula (un puntuación Z = 0) a unas 7,0 sigmas (desviaciones estándar). Sin embargo, un análisis riguroso de los datos muestra que la causa del resultado es el sesgo de confirmación entre las personas que participan en el proyecto, un fenómeno bautizado como efecto orientado a objetivos.

El proyecto usa una red de generadores hardware de dígitos binarios aleatorios que suman grupos de 200 números (usando la operación XOR) y envían el resultado con una estampa de tiempo a una base de datos centralizada en Princeton (EE.UU.). El director del proyecto, tras consultar con un grupo aleatorio de participantes, selecciona sucesos que generan gran atención mediática y producen un gran impacto emocional, como el 11-S (11 de septiembre de 2001), el 11-M (11 de marzo de 2004) o el tsunami de Japón de 2011 (11 de marzo de 2011). En apariencia el proceso de selección es ciego (se ignora el resultado de los generadores de números aleatorios), pero un análisis riguroso muestra que hay un sesgo de confirmación entre los sucesos seleccionados por los colaboradores (quizás inconsciente) que busca el éxito del proyecto.

El origen de esta entrada es un tuit de X. M. Meijome‏ @EnferEvidente, que se escandalizó al escuchar hablar de este proyecto en RNE 5 (Radio Nacional Española). Los grandes medios no deberían dar pábulo a este tipo de resultados pseoducientíficos (aunque estén revestidos con una metodología científica). Nos describe con detalle el sesgo de confirmación el artículo de Peter A. Bancel, «Searching for Global Consciousness: A 17-Year Exploration,» EXPLORE: The Journal of Science and Healing 13: 94-101 (2017), doi: 10.1016/j.explore.2016.12.003.

Dibujo20180102 correlation strengths different devices doi 10 1016 j explore 2016 12 003

En apariencia el proyecto GCP tiene una metodología científica rigurosa. Se usa una red global de generadores hardware de números aleatorios de dos fabricantes (Orion y Mindsong). Generan bits aleatorios que se suman con un algoritmo basado en la operación lógica o-exclusivo (XOR) para evitar correlaciones espureas. En cada nodo se suman 200 bits aleatorios y se envía su suma con una estampa temporal a una base de datos en el servidor central en Princeton (EE.UU.). Esta base de datos ha registrado unos 26 mil millones de entradas hasta mayo de 2015.

Se podría pensar que hay una correlación espurea entre los generadores hardware de números aleatorios, quizás causada por su envejecimiento, o asociada al algoritmo concreto de suma XOR usado. Sin entrar en detalles técnicos, se descarta este tipo de correlación; por ejemplo, esta tabla descarta posibles correlaciones en el hardware según su modelo . Todo parece indicar que la metodología de recopilación de resultados no es responsable de las anomalías observadas. Por tanto, su origen tiene que estar en la intervención humana, proceso de selección de sucesos.

Dibujo20180102 earth day peace day gcp event id doi 10 1016 j explore 2016 12 003

En apariencia los sucesos de importancia mundial son seleccionados de forma ciega (sin conocer las sumas almacenadas en la base de datos), solo teniendo en cuenta su impacto emocional en la humanidad. Para desvelar algún posible sesgo hay que analizar el criterio de selección. Esta tabla muestra los resultados seleccionados para el Día de la Paz (21 septiembre) y el Día de la Tierra (22 de abril). La puntuación para estos sucesos es Z = 2,53 (cuando debería ser Z = 0). Realmente sorprendente. Pero quizás hayas notado un curioso detalle, no se han seleccionado todos estos días desde 1998 a 2015. Quizás te preguntes, ¿qué diferencia el impacto emocional del Día de la Tierra los años 2011 y 2012? E, incluso, ¿qué pasará con la puntuación si se tienen en cuenta todos estos días sin distinción?

Dibujo20180102 earth day peace day non gcp events doi 10 1016 j explore 2016 12 003

Cuando se incluye a la tabla anterior, los días que faltan, como muestra esta tabla, resulta que la suma total cambia a Z = 0,01 (compatible con Z=0). El efecto de la consciencia global desaparece. ¿Por qué los días seleccionados de forma ciega confirman la hipótesis GCP, pero si se hubieran seleccionado de forma sistemática refutan dicha hipótesis? Por supuesto, desde el proyecto se afirma que la selección es completamente ciega y que los colaboradores que han elegido unos días y han rechazado otros lo han hecho por su impacto emocional en la humanidad, sin conocer los resultados de las sumas. ¿Se puede confirmar de forma estadística que todos los participantes son ciegos y no tienen ningún tipo de interés porque el experimento sea exitoso?

Dibujo20180102 figure 2 Searching for Global Consciousness doi 10 1016 j explore 2016 12 003

El artículo de Peter A. Bancel introduce el concepto de efecto orientado a un objetivo (una variante del sesgo de confirmación). El análisis de este efecto no es fácil usando solo los datos almacenados en la base de datos; Bancel ha propuesto tres experimentos concretos. Destacaré uno de ellos, basado en que la fecha y hora de cada suma aleatoria se marca con el reloj local del ordenador del colaborador; como no están sincronizados todos estos ordenadores hay que asumir que hay un error aletaorio en este sello temporal. Su efecto se puede estudiar introduciendo un error de hasta un segundo y recalculando la puntuación Z asociada a los sucesos seleccionados. Esta figura muestra que dicho cambio afecta a la puntuación de forma lineal. Más aún, un error de un segundo podría destruir gran parte de la correlación observada.

En resumen, todo apunta a que el sesgo de confirmación es responsable de que la hipótesis GCP tenga siete sigmas de confianza estadística. La ausencia de una sincronización rigurosa junto al hecho de pequeños cambios en los sellos de tiempo penalizan en muchas sigmas el resultado no dejan lugar a dudas. Como en otros experimentos parapsicológicos, el sesgo en la selección de los sucesos de impacto emocional relevante está detrás del resultado. Por supuesto, nadie puede afirmar que dicho sesgo sea intencionado (mala praxis), sin embargo, su existencia parece fuera de toda duda.



15 Comentarios

  1. Dice la página oficial:
    » Los generadores de números aleatorios (RNG) basados ​​en el túnel cuántico producen secuencias completamente impredecibles de ceros y unos. Pero cuando un gran evento sincroniza los sentimientos de millones de personas, nuestra red de RNG se estructura sutilmente.»

    ¿Cuál sería el mecanismo que produce esa «estructuración»?
    Obviamente la página no lo dice… solo declara que existe una cierta correlación.
    Y, aún suponiendo que existiera tal correlación (cosa que descarta el presente artículo), no hay ningun motivo para pensar que hay causalidad, ya que no hay un mecanismo lógico que la justifique.
    ¿O me estoy perdiendo algo?

    ¿Cómo se invalida en este experimento el robusto y venerable concepto de sentido común que advierte que «correlación no implica causalidad»?

    1. Obviamente, Curioseantes, hay correlación, pero no causalidad, pues los resultados aparentan estar sesgados. La hipótesis del proyecto es la existencia de un mecanismo de «telequinesia» que permite que la conciencia colectiva de todos los humanos afecta un sistema físico (los generadores hardware de números aleatorios).

    2. Pero es que, fijaros, que ni siquiera, lo más mínimo, lo más esencial y lo menos exigente que tiene la ciencia, que es empezar con una descripción de cómo se produce ese supuesto hecho de la naturaleza, donde además ¡¡siquiera tienes que tener los actores principales localizados!!, puedes llamarlos X, y describir de qué forma se reconvertirían en actores ya conocidos groso modo y de forma coherente, siquiera eso lo hacen…empiezan la casa por el tejado, a lo bruto, un experimento absurdo sin tener la menor idea de qué están buscando exactamente.

      Hablan de conciencia, de sentimientos…o sea, de nada tangible siquiera como actores desconocidos, hablan de telequinesis, cuando saben de sobra que se pasa la conservación de la energía por el forro… Ostras, al menos, no sé, inventa que hay un actor x, el cual va a reorganizar la energía química que la gente pierde con las emociones fuertes, y dilucida como puede producir trabajo sobre las máquinas…y si te vas a cargar la conservación de la energía, pues mete otro actor que «pague»…etc…y empieza poco a poco a desentrañarlos con experimentos…

  2. Yo tengo que decir que me quito el sombrero ante las personas que destinan su valioso tiempo a refutar estas tonterías. Yo no habría tenido paciencia ni para dedicarle un minuto. En la misma línea de Curioseantes es que ya la hipótesis de partida es un despropósito. ¿A santo de qué, los sentimientos de una especie animal del planeta afecta al efecto túnel cuántico?¿Cómo ha surgido esta ridícula hipótesis?
    Ya puestos, yo recomendaría a los experimentadores que elijan mejor los eventos. Parece que tienen otros sesgos, como por ejemplo suponer que el 11S o el 11M generan tan enormes cantidades de «Ki», «La Fuerza» o «Energía Psichotrónica» y más teniendo en cuenta que hay una MAYORÍA de la humanidad que no sólo no sufre con estos eventos, sino que ni siquiera llega a enterarse correctamente en el momento de lo ocurrido (o incluso que hasta se alegra). Yo les recomiendo que usen mejor los resultados de eventos deportivos. Total, ya puestos…
    Saludos.

    1. Pues anda que no hay hipótesis ridículas en la historia que hoy día mueven el mundo, no se, desde que la tierra sea redonda hasta que dos estados distantes se determinen simultánea e instantáneamente. No entiendo ese encono contra personas que persiguen sus propios intereses por ridículos que puedan parecernos a algunos. Es posible y criticable que en ciertos casos haya estafa de por medio (que se yo, la hipótesis del ITER no parece ir muy bien) pero me parece mucho más científico trabajar de alguna forma con una «hipótesis ridícula» que criticarla sin más y despreciar ese trabajo. Además, de esa paciencia y tiempo perdido que han dedicado otros, seguro que muchos hemos aprendido algo.

      1. Bueno, yo no estoy en contra de las hipótesis de nadie mientras no me cueste el tiempo o el dinero. El problema es que no tenemos recursos para investigar cualquier hipótesis que a cualquiera se le ocurra si no hay plausibilidad o al menos indicios sobre ella. De que la tierra sea redonda sí que hay indicios (sombra de la misma sobre la luna, forma de la luna o el sol, el efecto de los mástiles de los barcos al cruzar el horizonte, etc).

        No hay ningún indicio previo en la naturaleza que sustente que el sufrimiento de una parte dela población mundial (por ejemplo los norteamericanos y algunos otros occidentales en el caso del 11S) cause modificaciones en el efecto túnel cuántico. La mecánica cuántica no predice eso.

        Sin embargo, el entrelazamiento cuántico no fue una hipótesis, sino una conclusión lógica de la mecánica cuántica. Es decir no fue hipotetizado, sino predicho. Creo que todos conocemos la historia de

        Por otra parte el ITER se basa en el hecho práctico de que es posible obtener fusión de forma artificial (desde los años 50) y de que se ha predicho a partir de la teoría actual que es posible lograrlo resolviendo problemas de índole más bien ingenieril, más que teóricos.

        En una cosa sí estoy de acuerdo con usted: Todos hemos aprendido algo. Al menos yo he aprendido que hay gente «pa tó».

      2. Josejuan, un mejor ejemplo de hipótesis absurda, que después ha sido importante, es el movimiento de las placas téctónicas, pero tenía una descripción inicial refutable y sobre todo, que no es el caso aquí para nada, muy clara, a pesar de que el causante era desconocido, la cual dejaba claro qué evidencias había que buscar.

    2. Enrique, hace unos días en este blog se comentaba extensamente sobre «La probabilidad cuántica de que un humano se teletransporte de forma espontánea». Valioso tiempo!

  3. La ciencia nos cuesta mucho dinero a todos, bastante más que esas supuestas chifladuras, siendo el 99,99% de ella utilizada para tener un sueldito, escribir aunque sea copiando o inventando, ¡y a vivir la vida!
    En la actualidad nos está costando mucho más que dinero hipotesis como la materia oscura, etc. de la que no se sabe nada, ni siquiera que fuerzas o leyes pueden operar sobre ella, vamos, una elucubración total, gastando el tiempo y el dinero de medio mundo. Y así sucesivamente.
    La teoria del campo mórfico de Sheldrake podría basarse en esos efectos, por ejemplo, por lo que deberia investigarse si no se demuestra absolutamente falsa, al igual que se estudian mil y una tonterias varias.

    1. Hola JL.
      ¿De verdad crees que cuesta una pasta la investigación científica? , por ejemplo,
      en temas aeroespacilaes, que tantísimo provecho se le saca después en la industria, ¿sabes cuanto se lleva la NASA del presupuesto estadounidenses? el 0,5%

      La materia oscura no es una hipótesis, es un hecho de la naturaleza; algo que está ahí, cuyos efectos gravitatorios se notan, si se trata de una partícula o de una interacción indirecta, es lo que se tiene que estudiar.

      Respecto al campo mórfico de Sheldrake, simplemente no hay suficiente consenso entre los científicos, por lo ambigua de la descripción. La ciencia construye o destruye siempre sobre lo anterior, y como en todo lo humano, se necesita consenso y creencia (no confundir con fe ciega)

  4. Hola, recién veo tu post pero hace unos meses ví un documental sobre dicho proyecto. Mi pregunta es exactamente cómo relacionan los números generados al azar por un computador, la conciencia individual y los sucesos como los año-nuevos o el 11-s??
    Por otro lado está muy chévere la discusión última!!

  5. Parto de la base de que el pensamiento científico ha sido y es fundamental para la evolución del ser humano (al menos centrándonos en la civilización actual, que es la que conocemos y de la que podemos obtener datos empíricos, demostrables y cuantificables) Sin embargo he de reconocer que empieza a molestarme mucho el aire de Ciencia=Verdad Absoluta que de un tiempo a esta parte vengo observando en muchos medios de divulgación -valga la redundancia- científicos. Escucho Coffee Break, leo este blog y algunos otros, soy una apasionado de los documentales sobre astronomía (Wonders of the Universe me enamoró, y ya lo sitúo un escalón por detrás del mítico Cosmos de nuestro añorado Carl Sagan) y trato de mantenerme informado de las últimas noticias en cuanto a avances en diferentes campos. La física de partículas me fascina, la astronomía, la carrera espacial…
    Quiero decir con todo esto que, sin poseer ni mucho menos una formación científica adecuada (soy informático) no se me puede tachar de enemigo de la Ciencia. No obstante, como digo, me empieza a molestar la falta de humildad que percibo en miembros de esta comunidad a los que siempre he admirado y admiro al tratar de cualquier tema que a día de hoy aún no pueda ser confirmado por el método científico (por falta de pruebas cuantificables, o por carecer de un marco claro que permita establecer suficientes parámetros que puedan ser comprobados). Y la verdad, me sorprende. Porque entiendo el método científico; es más lo considero francamente necesario, pero me choca que, escudándose en él, traten de erigirse en poseedores de la única verdad digna de ser tenida en cuenta cuando, ojo, la propia historia de la evolución científica está plagada de ejemplos que en su época se consideraban absurdeces, imposibilidades o paranoias de pobres inventores con ínfulas de algo más. Deberían haber aprendido un poco de sus propios errores ¿no les parece?
    Eso sin querer entrar en otro tipo de verdades, para no hacer sangre. Como por ejemplo el hecho de que haya sido, precisamente en los dos últimos siglos (marcados significativamente como nunca antes, por el pensamiento científico y los avances tecnológicos -hijos directos de la ciencia-) cuando hemos sometido al planeta a su mayor deterioro gracias a la contaminación, la deforestación y el uso indiscriminado de recursos para satisfacer el modo de vida actual, basado en el bienestar tecnológico, hasta el punto de que semejante impacto es ya casi irreversible. Y de que el siglo XX haya sido testigo de los enfrentamientos bélicos más devastadores, con cifras de bajas que hielan la sangre, precisamente con la aparición de las primeras armas químicas y de la aplicación a nivel industrial de la tecnología para la fabricación de armas más letales y sofisticadas. Todo ello sin hablar de la exposición continuada y ya casi inevitable por parte de la población a productos químicos de todo tipo, via alimentos, ropa, productos de limpieza, etc, etc… Los Talatos me vienen a la cabeza por poner solo uno de los múltiples ejemplos; y hay donde elegir.
    Así que les recomendaría un poquito más de humildad porque la ciencia es muy importante, repito, fundamental para muchas cosas; pero en último termino ni posee la verdad absoluta (aunque de manera muy encomiable sea el fin último de la misma) ni carece de las fallas e imperfecciones inherentes al ser humano. En definitiva, señores mios, la soberbia nunca ha sido buena compañera y, con un poquito más de humildad, quizás se les daría mejor ganar corazones.

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 2 enero, 2018
Categoría(s): ✓ Ciencia • Noticias • Science
Etiqueta(s): ,