El «nuevo» esperanto relucirá por encima de los 7000 idiomas humanos documentados

dibujo20081116esperantoLos niños aprenden a «pensar hablando» con toda naturalidad, igual que aprenden a caminar, sin darse cuenta. ¿Cómo un niño aprende a transformar sus pensamientos en palabras «habladas»? ¿Es más difícil aprender de forma «natural» esperanto (un idioma artificial) que otra lengua? Estas respuestas requieren avances importantes en la comprensión de las bases neurogenéticas del lenguaje, su desarrollo y su evolución, como nos comentan Marc D. Hauser y Thomas Bever en «A Biolinguistic Agenda,» Science, 322: 1057-1059, 14 November 2008 .

Hay alrededor de 7.000 idiomas vivos que se hablen hoy en el mundo. Aunque la diversidad de estos lenguajes es grande, también hay muchas semejanzas. Se cree que hay mecanismos genéticos que son responsables de estas semejanzas observadas en casi todos los idiomas. Por supuesto, hay diferencias, debidas al entorno cultural. El estudio de las consecuencias de daños sufridos en el cerebro ha mostrado que los sistemas neuronales responsables de adquirir y procesar el conocimiento de nuestra lengua están bien separados de los subyacentes a nuestra capacidad para comunicarnos (por ejemplo, hablando).

Ciertos elementos sintácticos (como el uso de determinantes, «la» o «un», antes de un nombre, o mover ciertas partes de la frase al principio para indicar una pregunta), son comunes a la mayoría de los idiomas. La mayoría de los lingüistas consideran el lenguaje como un objeto abstracto, que genera frases y oraciones (estructruras sintácticas) con cierto significado (la semántica transmitida) mediante el uso de una serie palabras o grupos de palabras (el léxico) y un interfaz sonoro, el habla (la fonología). Pocas veces tienen en cuenta los principios de la evolución humana y la neurobiología de los aspectos lingüísticos y sus principios rectores.

Los estudios de evolución comparada entre aves, roedores, primates y humanos, muestran que aves y primates son capaces de utilizar un lenguaje de tipo 3 (según la clasificación de Chomsky), es decir, el resultado de una máquina de estados o un autómata finito. No hay pruebas de que animales no humanos hagan uso de un lenguaje de tipo 2, libres del contexto, mientras que el lenguaje natural humano parece ser una gramática de tipo 1, sensible al contexto, y quizás de tipo 0. Por qué los animales no humanos no pueden integrar la capacidades computacionales de su cerebro para comunicarse con gramáticas más complejas. Es necesario entender qué conexiones neuronales están ausentes o poco desarrollados y cuáles explican el porqué los bebés humanos fácilmente pueden producir una gran variedad de expresiones semánticas.

¿Hay áreas corticales en nuestro cerebro responsables de computar los diferentes tipos de gramáticas? ¿Hay circuitos cerebrales dedicados específicamente al idioma o, como la música o el lenguaje, son el resultado de un fenómeno cerebral holístico? ¿Hay genes específicamente asocidados al idioma? Muchas respuestas que requieren redefinir el trabajo de muchos lingüístas en la dirección de la biolingüística.

¿Es posible que un análisis estadístico «ciego» pueda distinguir un texto en una lengua «natural» y en una lengua «artificial» como el esperanto? Así lo proponen J. Gillet, M. Ausloos, en «A Comparison of natural (english) and artificial (esperanto) languages. A Multifractal method based analysis,» ArXiv preprint, 16 Jan 2008 . Donde comparan estadísticamente «Alicia en el País de las Maravillas,» de Lewis Carroll, en inglés y esperanto. Su análisis multifractal muestra marcadas diferencias entre ambas lenguas. Obviamente, si sólo han comparado dos lenguas sus conclusiones son poco «científicas». ¿Qué pasaría si se comparara el texto en inglés y en español o en chino? ¿Cómo comparan dos lenguajes «modernas» poco habladas, como el esperanto y el islandés, por ejemplo?



4 Comentarios

  1. Es un tema que me interesa, pero no sé si podré conseguir el artículo. ¿Sabes cómo hacerlo en red?

    No me queda claro el título. ¿A qué hace referencia el «nuevo esperanto»?

    Dos apuntes sobre el texto (no sé si es original o aportaciones tuyas):
    – Te confirmo que el esperanto (el de verdad) es mucho más fácil de aprender que cualquier segundo idioma étnico. Sin duda; no hace falta comprensión de los mecanismos cerebrales. Basta ver la experiencia.
    – No estoy muy seguro que los determinantes como el artículo estén tan extendido. Ni siquiera entre idiomas tan corrientes como el latín, el ruso o el chino.

    Por cierto, creo que ya te dije que tenías un enlace desde un blog sobre el esperanto (el de verdad).

  2. Toño, tienes razón, ni a mí mismo me quedaría claro el título. En realidad escribo muchas entradas a ratos, con lo que a veces, cuando las retomo, pierdo el hilo de lo que quería originalmente decir, y la propia entrada vive una vida «paralela». A veces cambio el título y a veces no.

    Mi idea original con esta entrada era hablar del posible uso de los futuros descubrimientos biolingüísticos para lograr que una lengua «artificial» como el esperanto evolucione hacia una pérdida de su «artificialidad» adquiriendo una mayor «naturalidad.» Ese «nuevo esperanto» podría brillar mucho más que el actual, o no. Obviamente una «paja mental» por mi parte. Tendría que haber cambiado el título.

    Gracias por el enlace en el blog.

  3. La diferencia entre lengua «natural» y lengua «artificial» es mucho menor de lo que suele pensarse, al menos entre lenguas naturales tan estandarizadas y planificadas como el español normativizado, y lenguas construidas «a posteriori» como el esperanto.
    Por un lado, desde hace mucho tiempo el español que hablan las clases educadas (casi todas ya) ha pasado por importantes etapas de planificación lingüística.
    Por el otro, las personas que ya dominan el esperanto, se desenvuelven en él como cualquiera que usa un segundo idioma, sin apenas diferencias.

    Por tanto, creo que lo relevante sería comparar la primera lengua con las aprendidas después. El factor «artificialidad» es una variable casi irrelevante.

    Sobre lo de que pueda brillar una nueva lengua artificial, desengáñate: lo que hace que brille o no una lengua no son sus características internas, sino la fuerza militar y el producto interior bruto 🙁
    (bueno, quizás he exagerado un poquito)

  4. Saluton!!

    «Sobre lo de que pueda brillar una nueva lengua artificial, desengáñate: lo que hace que brille o no una lengua no son sus características internas, sino la fuerza militar y el producto interior bruto 🙁
    (bueno, quizás he exagerado un poquito)»

    Pienso que has exagerado mas de un poquito ya que si bien la historia nos ha enseñado algo y es que efectivamente las lenguas «naturales» o «artificiales» pasaban de paises conquistadores a paises conquistados tambien tendian a morir o a diluirse creando lenguajes nuevos, ejemplo los romanos en Egipto, los romanos conquistaron Egipto pero despues de un tiempo acabaron usando su lenguaje e incluso las costumbres mortuorias egipcias de como embalsamar a sus muertos.

    Pienso que lo que hace que un lenguaje sea grande o que brille y tenga presencia es que tenga la mayor cantidad de gente que lo hable y que se encarguen de mantenerlo al dia y pasarlo de generacion en generacion asi como se ha hecho con el Inglés en gran parte del mundo que ha sido segundo idioma «obligatorio» en escuelas y para negocios en muchos paises fuera de Inglaterra y USA.

    Aqui en México el lema clasico es «Quieres un mejor trabajo? aprende Inglés» entnoces porque no decir «Quieres conocer y poder comunicarte con gente de muchos paises en un solo dioma, aprende Esperanto la internacia lingvo».

    Ĝis poste
    Raúl
    Meksikurbo

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 17 noviembre, 2008
Categoría(s): ✓ Ciencia
Etiqueta(s): ,