Publicado en Science: Objetivo domesticar a las avispas parásitas para controlar las plagas de nuestros campos

Por Francisco R. Villatoro, el 14 enero, 2010. Categoría(s): Biología • Ciencia • Noticias • Science

Los que no somos biólogos ni ingenieros agrícolas ignoramos muchas cosas que cuando nos las cuentan por primera vez nos hacen abrir la boca y exclamar. Yo no sabía que (se estima que) hay más de 600.000 especies de avispas parásitas, muchas más especies que de escarabajos. La mayoría de estas avispas son minúsculas pero tienen un importantísimo papel en el control natural de las plagas de insectos que azotan los ecosistemas naturales y los campos agrícolas. El Departamento de Agricultura de los EEUU estima que las avispas parásitas reducen los costes agrícolas de EEUU en al menos 20 mil millones de dólares anuales gracias a su control de especies invasoras. Los ingenieros agrícolas desearían poder domesticar a las avispas parásitas. Para lograrlo es necesario conocer en detalle su genoma. Pero el genoma de qué avispa si hay cientos de miles diferentes. Un consorcio de 157 investigadores decidió estudiar el genoma de tres especies de avispas parásitas del género Nasonia (Nasonia vitripennis, N. giraulti, y N. longicornis) y han publicado sus resultados en la prestigiosa revista Science. Nos lo cuenta de forma magistral Elizabeth Pennisi, “Entomology: The Little Wasp That Could. The sequencing of the genome of a parasitoid wasp promises to bring wider recognition to these tiny, underappreciated insects that play a crucial role in natural ecosystems and in agriculture,” Science 327: 260-262, 15 January 2010, que se hace eco del artículo técnico The Nasonia Genome Working Group, “Functional and Evolutionary Insights from the Genomes of Three Parasitoid Nasonia Species,” Science 327: 343-348, 15 January 2010. En español podéis leer la noticia en muchas fuentes, por ejemplo, en Miguel G. Corral, “El genoma de la avispa ‘cobaya’ de laboratorio,” El Mundo, Ciencia, 14 ene. 2010, y en “La avispa Nasonia, nuevo modelo de organismo para controlar plagas agrícolas y enfermedades,” SINC, 14 ene. 2010 [visto en Menéame].

Poco más puedo yo decir de lo ya dicho en los dos artículos que cito en español. Aún así no me resisto a indicar que en el año 2008 (publicado en PNAS) se estudió el código de barras de ADN de 2597 avispas parásitas de 171 especies diferentes y se encontró, para sorpresa de los investigadores, que en realidad había 313 especies diferentes. Por ejemplo, entre todos los ejemplares de la especie Apanteles leucostigmus, se descubrieron 36 especies diferentes. Y hay muchos otros ejemplos. La biodiversidad de las avispas parásitas es mucho mayor de lo que nunca se pensó. Actualmente se han descrito entre 50 y 60 mil especies (se estima que debe haber al menos 10 veces más). Además, el nuevo estudio genético ha descubierto varias cosas realmente curiosas. A mí me ha sorprendido que las avispas del género Nasonia presentan 450 genes que se encuentran en el genoma humano y que no se encuentran en el genoma de las moscas (del vinagre). Salvando las distancias es como si las avispas se parecieran más a los humanos que las moscas. Por eso os incluyo una figura con los resultados filogenéticos publicados en Science. Este árbol filogenético muestra las relaciones evolutivas entre todas las especies cuyo genoma ha sido secuenciado hasta el momento (parte A) y las relaciones entre las 3 especies de avispas parásitas secuenciadas (parte B). Lo dicho, poco más puedo y voy a decir.



Deja un comentario