Don Quijote y la mayor inversión en investigación científica básica de la historia de EEUU

Por Francisco R. Villatoro, el 11 abril, 2010. Categoría(s): Ciencia • Historia • Noticias • Personajes • Política • Science ✎ 1

Me gusta leer la columna “Agístese ande de usar” de Carlos Salas, editor de Mercados, el suplemento dominical de economía de El Mundo. Aunque no comparto la mayoría de sus opiniones, ni admiro su sesgo político, me gusta leerlo. Vicios, tenerlos, los tenemos todos. Su artículo de hoy, “Obama es de color verde,” nos recuerda que “Dwight Eisenhower puso en marcha ARPA (Advanced Research Projects Agency) que luego fue llamado DARPA (con la palabra Defensa al principio) con el objetivo de asignar rápidamente dinero a aquellos inventores que presentasen un proyecto avanzado, civil o militar. «DARPA modificó el mundo tal y como lo conocemos», dice en su web (www.darpa.mil). De sus entrañas nacieron el GPS (los navegadores que usamos en el coche para ver mapas), los bombarderos stealth (invisibles a los radares) e internet. Barack Obama puso en marcha ARPA-E (Advanced Research Projects Agency for Energy). Son 150.000 millones de dólares en 10 años, a razón de 15.000 millones al año. Un plan de inversiones estratosféricas que ha sido calificado como «la mayor inversión en investigación científica básica de la historia de EEUU». Cualquier cosa que permita ahorrar energía y emitir menos gases contaminantes a la atmósfera entrará en este ambicioso programa. Desde coches eléctricos a calefacciones de biofuel. «No se trata de escoger entre salvar a nuestro medio ambiente o salvar nuestra economía», afirmó Obama en otro discurso. «Es escoger entre prosperidad y decadencia».” El siglo XXI tiene pinta de acabar siendo “el siglo del oro verde.”

España es el primer inversor extranjero en energías renovables en EEUU. Iberdrola es el segundo mayor suministrador de energía eólica de EEUU, está presente en 20 estados y tiene 39 parques eólicos. Acciona tiene cinco parques eólicos en ese país. Isofotón ha llegado a un acuerdo con el Estado de Ohio para construir una planta fotovoltaica. La fábrica de Gamesa en Pensilvania recibió la visita de Obama cuando era candidato presidencial, y entonces dejó su firma estampada en el aspa de una de sus turbinas eólicas. Abengoa Solar está construyendo la mayor planta termosolar del mundo en Arizona, y tiene otra en el Estado de Nueva York.

Las pymes españolas tienen que leerse el octavo capítulo del Quijote, aquel donde el noble caballero no veía molinos sino gigantes. Hay que tener sueños grandiosos porque el mercado norteamericano es colosal. Si nuestros empresarios no ven esos gigantes, es que tienen una visión sanchopancesca de los negocios.

Don Quijote debe regresar.”



1 Comentario

Deja un comentario