Anillos en Cariclo y un nuevo objeto en la nube de Oort interior

Por Francisco R. Villatoro, el 27 marzo, 2014. Categoría(s): Astronomía • Ciencia • Nature • Noticias • Science

Dibujo20140427 Chariklo rings - stellar occultation observation

Todos los planetas gaseosos del Sistema Solar tienen un sistema de anillos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). ¿Puede tener un asteroide un anillo? Nada lo prohíbe. Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) colaboran en un artículo publicado en Nature que demuestra que Cariclo, objeto Centauro (10199), con un diámetro de apenas 250 km, presenta dos anillos densos formados por hielo de agua. El descubrimiento se ha realizado gracias a una ocultación de Cariclo (su paso por delante de una estrella). Todo indica que los anillos son un fenómeno mucho más común de lo que pensábamos.

El artículo técnico es F. Braga-Ribas et al., “A ring system detected around the Centaur (10199) Chariklo,” Nature, AOP 26 Mar 2014; Joseph A. Burns, “Solar System: Ring in the new,” Nature, AOP 26 Mar 2014. En español puedes leer IAA (CSIC), “Cariclo, el primer objeto con anillos que no es un planeta,” Agencia SINC, 26 Mar 2014, y Antonio Martínez Ron, “Descubren el primer asteroide con un sistema de anillos,” Next, 26 Mar 2014.

Dibujo20140427 Light curve of the occultation by the Chariklo system - Nature com

Esta curva de luminosidad obtenida con el telescopio danés de 1,54 m (La Silla), el 3 de junio de 2013, muestra claramente la presencia del anillo doble (2013C1R y 2013C2R). El anillo interior, a 391 kilometros del centro de Cariclo, con unos 7 km de grosor oculta el 40% de la luz de la estrella, mientras que el anillo exterior, a 405 km, tiene unos 3 km de anchura y oculta alrededor del 5% de la luz estelar. ¿Cómo puede formarse un sistema de anillos en un objeto tan pequeño como Cariclo? Lo más probable es que su origen sea similar al de la Luna, una colisión.

Hay que recordar que los anillos de Urano también se descubrieron gracias a las ocultaciones estelares; los de Neptuno se intuyeron gracias a ellas, aunque el asunto no estuvo claro hasta las observaciones de Voyager 2 en 1989 confirmaron la existencia de arcos en los anillos.

Dibujo20140427 The inner Oort cloud - Nature com

La hipotética nube Oort, es una región esférica de objetos transneptunianos situada a casi a un año luz del Sol. Demasiado lejos para que podamos observarla. En la parte más cercana al Sol, llamada nube de Oort interior, que tiene forma de disco, se encuentra el planeta enano Sedna (descubierto en 2003), con 1000 km de diámetro, cuya órbita muy excéntrica tiene su afelio a 1000 UA y su perihelio a 76 UA (recuerda que 1 UA es la distancia media Tierra-Sol). Se ha descubierto un nuevo objeto en la nube de Oort interior, llamado 2012 VP 113, con unos 400 km de diámetro, un afelio a 452 UA y un perihelio a 80 UA. Trujillo y Sheppard han detectado este objeto gracias a DECam, la cámara Energía Oscura instalada en el telescopio de 4 metros del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile. 

El artículo técnico es Chadwick A. Trujillo, Scott S. Sheppard, “A Sedna-like body with a perihelion of 80 astronomical units,” Nature 507: 471-474, 27 Mar 2014. Recomiendo leer a Megan E. Schwamb, “Solar System: Stranded in no-man’s-land,” Nature 507: 435-436, 27 Mar 2014.

Conocer sólo dos objetos de la nube de Oort interior es muy poco, pero hay que recordar que en los 1990 conocíamos muy pocos objetos del cinturón de Kuiper. Sin lugar a dudas, 2012 VP 113 es la prueba irrefutable de la existencia de la nube de Oort interior (Sedna no está solo). Futuras detecciones prometen descubrir otros cuerpos similares que permitirán desentrañar el origen de la nube de Oort interior.

[Rumor] “Hallan el primer planeta del tamaño de la Tierra que se encuentra en zona habitable,” RT Actualidad, 25 Mar 2014. El astrónomo Thomas Barclay (NASA) ha afirmado en una conferencia científica, de la que se han hecho eco en Twitter algunos asistentes, que se ha hallado la primera exotierra en la zona habitable gracias al telescopio Kepler de la NASA. El autor prefiere mantener en secreto los detalles hasta tener preparada una publicación científica. Habrá que estar al tanto.



Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro, publicado el 27 marzo, 2014
Categoría(s): Astronomía • Ciencia • Nature • Noticias • Science
Etiqueta(s): , , , ,