Ciencia patológica y ciencia en los medios (o la Revista Española de Física gratuita en Internet)

Por Francisco R. Villatoro, el 30 junio, 2008. Categoría(s): Ciencia • Docencia • Física • General • Noticias • Televisión ✎ 1

No lo sabía pero acabo de descubrir que la Revista Expañola de Física está gratuita online en la página web de la Real Sociedad Española de Fïsica (yo estuve suscrito durante varios años, hace un siglo, perdón, hasta 1994). La revista tiene muchos artículos interesantes sobre física a un nivel mayor que Investigación y Ciencia, pero similar al American Journal of Physics o al European Journal of Physics, ambas dirigidas a alumnos y profesores de física en la Universidad. Permítaseme destacar un par de artículos (no técnicos).

Un artículo centrado en Ciencia de Materiales y Física del Sólido pero de conclusiones generalizables fácilmente. Iván K. Schuller, J. L. Vicent e Yvan Bruynseraede,
Cómo Juzgar Ciencia Patológica,” Revista Española de Física, Abril/Junio 2007, p. 2-3, traducción (ampliada) del artículo de Ivan K. Schuller and Yvan Bruynseraede, “How to Judge Flawed Science,” MRS Bulletin Vol. 30, No. 2 ( 2005 ) p. 75. La ciencia errónea tiene múltiples facetas, por un lado, los casos de fraude deliberado, por otro, las “ilusiones” que aparecen principalmente en los periódicos y raramente en la literatura científica, como los casos en los “un solo” evento es usado como la base de un gran descubrimiento. Afortunadamente, “una de las mayores ventajas del método científico es que se autorregula y permite resultados similares, cuantificables, y reproducibles por muchos observadores diferentes que no están relacionados entre sí, independientemente de diferencias geográficas, culturales y temporales.”

El artículo introduce las 13 reglas de Iván-José-Yvan, aquí las 10 primeras (más comentarios en el propio artículo):
(1) Demasiado bueno para ser verdad
(2) Precisión extrema
(3) Un “solo” punto experimental
(4) Condiciones experimentales peculiares
(5) Violación de la estadística
(6) Excusas, excusas, excusas.
(7) Blah, blah, blah.
(8 ) ¿Que otra cosa podría ser?
(9) Todos pueden ser Einstein
(10) Los puentes no se caen

El segundo artículo que quisiera mencionar es el de Angel Ezquerra Martínez, “Sobre el efecto de los medios en la cultura científica,” Enero/Marzo 2007, p. 2. El inicio del artículo es aplastante “¿Por qué estamos perdiendo alumnos en las carreras de ciencias? ¿Puede llamarse persona culta alguien que no sabe casi nada sobre el mundo tecnológico en el que vive? (…) Parece que la sociedad ha dado la espalda a todo lo que significa conocimiento científico.” Con los datos de 2004 en la mano, en Expaña, “prácticamente toda la población ve la “tele” todos los días.” Aunque el lenguaje visual en la T.V. ha avanzado mucho en los últimos, “parece que los contenidos de carácter científico siguen, en general, siendo pensados para un texto escrito y las imágenes son meros acompañantes.” En resumen, los divulgadores de ciencia tienen que cambiar “su lenguaje” si quieren atraer a un público mayoritario. ¿Qué tal un “gran hermano de la ciencia”?



1 Comentario

  1. Leyendo lo qnteriormente escrito, me quedo con la última parte que está referida a la compleja actividad de divulgar la Ciencia en General y la Física en parícular. No lo ponen fácil los responsables de todo tipo que podrían, de querer, adoptar otras aptitudes hacia éste apartado del saber que es la Ciencia y que tan buenos resultados y beneficios ha dado, a lo largo de la Historia, a toda la Humanidad que, si avanzó, fue gracias a la ciencia.

    S ponen trabas y complejos mecanismos que hay que superar para obtener las subvenciones necesarias para lelvar a cabo experimentos que, la mayoría de las veces, no pueden ver la luz por falta de presupuestos.

    Los políticos, al menos en lo que podemos conocer, no están a la altura y, la parte que se dedica a Investigación y Desarrollo es, al menos escasa y desde luego insuficiente.

    Muchos enamorados de la Física, a nivel particular, hemos tenido que abrir un Blog para poder hablar en él de Física y Astronomía, o escribir un libro para colgarlo en la Red y ofrecerlo de manera totalmente gratuita a todos para procurar que, la Física llegue a aquellos que de otra manera estarían apartados, imposibilitados a su acceso.

    La gente corriente, por lo general, está interesada en los temas de Física y Astreonomía y, su curiosidad les lleva a prestar la atención debida cuando alguien le explica sus secretos vedados a unos pocos especialistas, y, sin embargo, las cosas pueden ser contadas sin ecuaciones y de manera sencilla para todos, al menos, tengan una idea básica del mundo en el que viven y del Universo que les acoge.

    La Física está cambiando el mundo, y, gracias a ella, podemos enviar sondas al espacio que nos envian datos de mundos lejanos y nos dejan ver (supliendo a nuestros ojos) las imágenes de esos mundos más o menos cercanos de nuestro propio sistema solar. Gracias a estos ingenios, sabemos como son y de que están formadas las Lunas Europa, Io, Ganímedes, Encelado o Titán y, desde luego, hemos podido adquirir conocimientos del planeta Marte, de su atmósfera, sus tormentas, sus apagados volcanes, sus antiguas correntías de agua, de su agua congelada en la superficie del planeta y de la posible agua líquida en el subsuelo que, no sería extraño que pudiera haber dado lugar a colonias de bacterias, eucariotas y hongos bien organizadas.

    Y, en fin, sin la Ciencia y en particular sin la Física, el mundo sería de otra manera y estaríamos en otro lugar de la Historia, mucho más atrás en el saber del mundo que nos rodea.

    Sin Galileo, Newton, Faraday, Lorentz, Maxwell, Planck o Einstein (entre una larga lista), ¿dónde estaríamos ahora?

    Ellos, con su ingenio, pudieron cambiar el mundo y nos hablaron de las estrellas en el cielo que, eran algo más que unos puntos luminosos, de la Gravitación universal que mantiene unidos los planetas alrededor del Sol y las estrellas alrededor de las galaxias, del concepto de campo, del electromagnetismo como un sólo concepto unificador de electricidad y magnetismo que son dos aspectos de la misma cosa, de la contracción de los cuerpos cuando van a velocidades relativistas, Del cuanto de acción, h, que nos llevó a la Mecánica Cuántica, y de la maravillosa Relatividad en sus dos partes de Especial: donde nos habla de la igualdad entre la masa y la energía con aquella famosa fórmula conocidas por todos E=mc2, que nos dice que nada puede viajar en nuestro universo más rápido que la luz que es una constante universal y el límite para moverse, si nos acercamos a la velocidad de c, la velocidad de la luz, el cuerpo que se acerca a esa velocidad aumenta su masa, ya que, la energía cinética se transforma al llegar a ese límite, y, así se ha podido comprobar con los muones y otras partículas en los aceleradores, también nos dijo Einstein que el Tiempo no transcurre para todos de la misma manera y que, dependie3ndo de la velocidad a la que se viaje, así será su duración, el concepto de espacio tiempo nació allí, en la relatividad especial, y, por último, con su formulación de la Teoría de la Gravedad, su relatividad general (gracias a Riemann), Einstein nos dijo como se curva el espacio y se distorsiona el tiempo en presencia de grandes masas como Galaxias, Estrellas o planetas entre otros, y, en fín, que gracias a la Ciencia, podemos hoy decir con orgullo que la Humanidad, está en posesión de unos conocimientos que serán el punto de despegue para otras empresas aún mayores.

    Muchos son los proyectos en marcha, y, de los más ilusionantes, tenemos al LHC que, si nada lo remedia, nos contestará algunas preguntas largamente esperadas y, seguramente otras muchas que, por inesperadas, serán nuevas sorpresas y nuevos cambios que, a estas alturas van haciendo mucha falta. Hay que cambiar el Modelo Estándar de la Física que, además de feo y complejo, deja fuera a la Gravedad y, contiene parámetros aleatorios metidos a la fuerza para que todo cuadre y, aunque ha sido y es una poderosa herramienta, tenemos que ser conscientes de que, en realidad, es sólo un modelo que tiene que ser mejorado.

    ¡La Física! esa maravilla.

Deja un comentario