Los videojuegos, la salud y la violencia (o ¡a jugar! sólo si eres mayor de edad)

Los videojuegos son interesantes en educación, si están bien diseñados para ello, ya que influyen tanto en nuestras habilidades motoras como cognitivas. Por ejemplo, C.S. Green, D. Bavelier, «Enumeration versus multiple object tracking: the case of action video game playersCognition, 101: 217-245, August 2006 , demuestran que los juegos mejoran la memoria a corto plazo y permiten asimilar un mayor número de objetos; Fran C. Blumberg, Sheryl F. Rosenthal, John D. Randall, «Impasse-driven learning in the context of video gamesComputers in Human Behavior, 24: 1530-1541, July 2008 , demuestran que los juegos nos permiten mejorar nuestras habilidades a la hora de resolver problemas; e, incluso, Brendan Z. Allison, John Polich, «Workload assessment of computer gaming using a single-stimulus event-related potential paradigmBiological Psychology, 77: 277-283, March 2008 , muestran que los videojuegos pueden ser utilizados como experimento científico para evaluar nuestras habilidades cognitivas a la hora de adaptarnos a un entorno nuevo, ya que permiten controlar el número de estimulos que recibe el jugador cuando está inmerso en el juego.

Sin embargo, no todo es bueno en los videojuegos. Se acaba de publicar el artículo de Craig A. Anderson, Akira Sakamoto, Douglas A. Gentile, Nobuko Ihori, Akiko Shibuya, Shintaro Yukawa, Mayumi Naito, y Kumiko Kobayashi, «Longitudinal Effects of Violent Video Games on Aggression in Japan and the United States,» Pediatrics, 122: e1067-e1072, october 31, 2008 , quienes verifican que jugar videojuegos violentos es un factor de riesgo significativo para posteriores comportamientos agresivos, por lo que no se recomiendan dicho tipo de juegos a los jóvenes. El estudio ha utilizado jóvenes americanos (EEUU) y japoneses (con edades entre 9 y 18 años).

La asociación (correlación) encontrada entre agresividad y videojuegos violentos, en la línea de estudios anteriores, nos muestra que, como en todo, hay videojuegos «buenos» y «malos». La mayoría de los videojuegos violentos son para mayores de 18 años, ¿por qué los padres permitimos a nuestros hijos jugar con ellos? ¿Por qué nuestros hijos quieren jugar a los mismos juegos que sus amigos, los juegos «prohibidos»?



Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 4 noviembre, 2008
Categoría(s): ✓ Ciencia • Docencia • General • Informática
Etiqueta(s): ,