Para qué sirven las huellas dactilares de los dedos de las manos

dibujo20090405fingerprintLa Naturaleza no inventó las huellas dactilares para facilitar el trabajo de la policía y los CSI. Mejoran nuestro tacto de los detalles más finos de las texturas que tocamos, amplificando las vibraciones en las frecuencias espaciales que mejor estimulan los receptores nerviosos de la piel dedicados a percibir texturas, llamados corpúsculos de Pacini. Lo han demostrado investigadores franceses utilizando dos sensores microelectromecánicos (MEMS) de fuerza, uno liso y el otro corrugado (con «huella» dactilar). Han medido la sensibilidad a vibraciones de ambos sensores al deslizarse por diferentes superficies rugosas y ha resultado que las huellas dactilares amplifican el rango de frecuencias espaciales de los detalles de la superficie que se pueden percibir. Nos lo cuenta Kate Wilcox en «Sensation Swirls,» Scientific American, April 2009, haciéndose eco del artículo de Greg Miller, «Fingerprints Enhance the Sense of Touch,» Science 323: 572-573, 30 January 2009 , que nos comenta el artículo técnico de J. Scheibert, S. Leurent, A. Prevost, and G. Debrégeas, «The Role of Fingerprints in the Coding of Tactile Information Probed with a Biomimetic Sensor,» Science, 323: 1503,  13 March 2009 .

dibujo20090405microforcesensorbasedonmemswithcorrugatedelasticskin

Los investigadores han utilizado un sensor de microfuerzas microelectromecánico (MEMS), (1) en la figura A, montado sobre una base rígida (2) y recubierto de una capa de elastómero hemisférica (3) cuyo grosor máximo es de 2 mm y cuya superficie puede ser lisa (suave) o corrugada (rugosa con estrías). Este sensor táctil está montado sobre un sistema de doble palanca (4, 5) que permite medir las cargas normales y tangenciales que operan sobre el sistema mediante sensores de posición (6, 7). El sensor táctil se mueve a velocidad constante v (usando un motor) sobre una superficie de cristal corrugada (8) de forma aleatoria (9) que produce una carga normal P. La figura (B) muestra el contacto entre la «huella artificial» y la superficie del cristal y la figura (C) muestra lo mismo para una huella humana.

¿Para qué sirve este trabajo? Este tipo de sensores capaces de excitar los corpúsculos de Pacini podrán ser usados en un futuro como prótesis para las personas que han perdido las huellas dactilares por un accidente (quizás también por los «malvados» que quieran cambiar sus huellas dactilares para no ser reconocidos).



1 Comentario

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 7 abril, 2009
Categoría(s): ✓ Ciencia • Mecánica • Medicina • Science
Etiqueta(s): ,