Premios Ig Nobel de 2010

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=1ERJ_O1Ze40]

Los Premios Ig Nobel de 2010 se anunciaron la noche del 30 de septiembre. Para algunos, el Premio Ig Nobel 2010 más llamativo es el de Biología que ha premiado un estudio sobre el sexo oral entre murciélagos (Sebastián Cabezas nos lo cuenta en “Sexo oral entre murciélagos ganó premio “Ig Nobel” a la ciencia absurda,”01 oct. 2010; visto en Menéame). El artículo se publicó en PLoS ONE el año pasado, fue noticia en muchos medios hace un año (“La felación entre los murciélagos de la fruta prolonga la cópula,” 29 oct. 2009; visto en Menéame) y casi siempre que hablamos en este blog de PLoS ONE a alguien le viene a la memoria dicho artículo (por cierto, Min Tan, Gareth Jones, Guangjian Zhu, Jianping Ye, Tiyu Hong, Shanyi Zhou, Shuyi Zhang, Libiao Zhang, “Fellatio by Fruit Bats Prolongs Copulation Time,” PLoS ONE 4: e7595, 28 Oct. 2009. Gareth Jones es de la Universidad de Bristol, GB, y el resto de los autores están afiliados a instituciones chinas. El artículo incluía el vídeo que abre esta entrada. Poco más se puede decir sobre este artículo de etología.

En este blog (21 enero 2010) ya nos hicimos eco del trabajo de los ganadores del Premio Ig Nobel a la Planificación del Transporte (TRANSPORTATION PLANNING PRIZE) concedido a varios japoneses y dos británicos liderados por Toshiyuki Nakagaki (que ya ganó otro Ig Nobel en 2008) por su “protozoo “ingeniero” capaz de diseñar una red de ferrocarriles,” trabajo que se publicó en la prestigiosa Science. ¿Logrará ganar Nakagaki su tercer Ig Nobel?

También nos hicimos eco en este blog sobre “como combatir contra el principio de Peter,” 3 julio 2009, un trabajo que ha permitido a los italianos Alessandro Pluchino, Andrea Rapisarda y Cesare Garofalo (Universidad de Catania, Italia) obtener el Ig Nobel de Gestión de Negocios (Management). Me hice eco del preprint en ArXiv, que fue aceptado y se publicó como “The Peter Principle Revisited: A Computational Study,” Physica A 389: 467-72, February 2010.

No hay dos sin tres y el Premio Ig Nobel de Ingeniería también ha sido concedido al campo de la biología, en concreto, a una curiosa aplicación de la robótica aérea, el análisis de la respiración de los cetáceos (ballenas) gracias a un helicóptero teledirigido, desarrollado por tres biólogas marinas: Karina Acevedo-Whitehouse, Agnes Rocha-Gosselin (ambas en la Sociedad Zoológica de Londres, GB) y Diane Gendron (Instituto Politécnico Nacional, Baja California Sur, México) publicado como “A Novel Non-Invasive Tool for Disease Surveillance of Free-Ranging Whales and Its Relevance to Conservation Programs,” Animal Conservation 13: 217-225m April 2010. La foto de arriba aparece en su artículo, donde también se describen los detalles del sensor utilizado para analizar el chorro de ballenas azules (que está compuesto de aire caliente, vapor de agua y pequeñas gotas de varios aceites).

Si te tienes asma (y eres mujer), los síntomas se reducen si te montas en una montaña rusa, como han descubierto los holandeses ganadores del Ig Nobel de Medicina, Simon Rietveld (Universidad de Amsterdam, Holanda) e Ilja van Beest (Universidad de Tilburg, Holanda). En realidad basta con que te sometas a un estrés psicológico y el método debería funcionar también en hombres. Los autores del estudio sometieron a un par de sesiones de montaña rusa durante dos días a 25 mujeres con asma grave y a 15 mujeres de control. El estrés al que fueron sometidas las asmáticas condujo a una reducción de algunos de sus síntomas. Los interesados en más detalles pueden ojear el artículo técnico “Rollercoaster Asthma: When Positive Emotional Stress Interferes with Dyspnea Perception,” Behaviour Research and Therapy 45: 977–987, 2006.

Hay premios Ig Nobel que “cantan” mucho, han sido buscados a propósito. Presentan investigaciones que solo a quien busca un Ig Nobel se le pueden ocurrir. Este es el caso del Ig Nobel de Física de 2010: llevar los calcetines por fuera de las botas evita caídas cuando se anda sobre calles o aceras heladas. Más obvio imposible. Y se ha publicado en una revista de medicina, claro, porque el objetivo es destacar que se previenen caídas con esta recomendación facultativa. En países donde las caídas cuando hay heladas son numerosas, los médicos deberían recomendar esta práctica, como así concluyen las doctoras Lianne Parkin, Sheila Williams y Patricia Priest de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, “Preventing Winter Falls: A Randomised Controlled Trial of a Novel Intervention,” New Zealand Medical Journal 122: 31-38, July 3, 2009.

Gritar, maldecir o perjurar alivia el dolor como han demostrado los ganadores del Ig Nobel de la Paz en un estudio en el que han estudiado el dolor de hombres al sumergir sus manos en un cubo de hielo. Los que tenían que aguantarse sin proferir ningún “taco” o exclamación malsonante fueron capaces de aguantar menos tiempo que los que se explayaron con toda la parentela de los investigadores, los británicos Richard Stephens, John Atkins y Andrew Kingston (Universidad de Keele, GB), “Swearing as a Response to Pain,” Neuroreport 20: 1056-1060, 2009.

El Ig Nobel de Salud Pública ha sido concedido a Manuel Barbeito, Carlos Mathews y Larry Taylor, de la Oficina de Seguridad e Higiene Industrial en Fort Detrick, Maryland, EE.UU., por descubrir mediante un experimento que los microbios se adhieren más a los científicos con barba. El estudio es muy antiguo (1967) e incluye recomendaciones sobre cómo los científicos con barba han de asearse tras los experimentos en laboratorio (abajo una foto con dos métodos para lograrlo). El artículo está gratuito en la web y lleva por título “Microbiological Laboratory Hazard of Bearded Men,” Applied Microbiology 15: 899-906, July 1967, pp. 899–906. Si algún microbiólogo que lea esto tiene barba y no conoce estas prácticas debería leérselo con urgencia. Por cierto, Manuel S. Barbeito no pudo acudir a la ceremonia de entrega de premios porque estaba … enfermo (la edad no perdona).

El Premio Ig Nobel más esperado de este año, que había sido anunciado a gritos por diferentes fuentes, es el de Economía, concedido a los ejecutivos y directivos de las empresas Goldman Sachs, AIG, Lehman Brothers, Bear Stearns, Merrill Lynch, y Magnetar por crear y promover nuevas maneras de invertir el dinero, nuevas formas de maximizar la ganancia financiera y de minimizar los riesgos para la economía mundial, o al menos para ellos mismos. Obviamente, ninguno quiso acudir a la ceremonia.

El Premio Ig Nobel de Química ha sido para Eric Adams (MIT), Scott Socolofsky (Universidad de Texas A & M), Stephen Masutani (Universidad de Hawai) y a la compañía BP (British Petroleum) por desmentir la vieja creencia de que el petróleo y el agua no se mezclan en su artículo de revisión “Review of Deep Oil Spill Modeling Activity Supported by the Deep Spill JIP and Offshore Operator’s Committee. Final Report,” 2005. Todos ya conocemos este efecto que hemos visto en las imágenes submarinas del escape de crudo en el Golfo de México a principios de este año. Quizás por ello el comité Ig Nobel que concede este premio haya buscado un estudio que corrobore lo que todos estábamos viendo en cada telediario o noticiario.

PS (3 oct 2010): La noticia de la concesión de los Ig Nobel aparecida en el servicio de noticias de la revista Science, escrita por John Bohannon, “Whale Snot, Fruit Bat Fellatio Take Home This Year’s Ig Nobels,” ScienceNOW, 1 October 2010, nos aclara algo que no había leído en otras fuentes, este año los Ig Nobel están dotados de un premio en metálico: un billete de 100 billones de “dólares” de Zimbabwe, resultado de la hiperinflación en dicho país (y que recibió el Ig Nobel 2009 de Matemáticas, como ya contamos en este blog). Aunque el valor del billete al cambio actual a euros o dólares (de EEUU) es nada (el billete ya no está en circulación), atesorar un billete así debe ser objetivo de muchos numismáticos. Quizás algún premiado este año lo sea o quizás decida vender su billete por eBay para convertirlo en cash.



2 Comentarios

  1. Lo de los murcielagos ya lo habiamos comentado por aquí, lo triste es que ese trabajo se publicase en una revista seria como PlosOne, quitnandole quizas el hueco a un paper “de verdad”…no se como les habra sentado a los editores y si puede afectar de alguna manera al prestigio de la revista, pero que se inviertan recursos en estudios como ese…nuse

    Saludos

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 2 octubre, 2010
Categoría(s): ✓ Ciencia • General • Noticias • Prensa rosa • Science
Etiqueta(s): ,