Algunas cosas sobre la universidad y sobre los profesores universitarios que deberías leer

Ángel, profesor titular de universidad, como yo, nos cuenta «¿Cuánto cobra un profesor de universidad en 2011?,» GOLEM blog, 20 julio 2011. Aparte de la entrada te recomiendo bucear en los comentarios a la entrada (y los que ha recibido como portada de menéame), que muestran qué piensa mucha gente sobre los profesores de universidad en plena crisis económica. Yo los resumiría en «la plaza de profesor es muy difícil de conseguir pero muy fácil de mantener.» Y también en «Para mí un buen profesor es el que en el tiempo de su clase te enseña lo que no podrías aprender en ese tiempo solo.»

Hurdes, ingeniero en informática, nos cuenta «Cuánto cobra un Ingeniero,» Así que no digas…, 21 de julio de 2011. En los comentarios otros ingenieros también nos informan sobre sus sueldos (la disparidad es grande pero en la empresa privada tiene que ser así). Los comentarios en la portada de menéame también merece un vistazo.

Cambiando de tema, no me enteré en su momento del artículo de Alicia Rivera, «Ciencia china ‘duplicada’ en Galicia,» El País, 20 mayo 2011. Lo describe de forma muy elocuente y detallada Chris in the morning en «Corrupción en la Universidad,» 20 junio de 2011.



8 Comentarios

    1. Gracias, Xabi, por tu aclaración. Aún así, todo esto me huele muy mal.

      «La comisión de investigación exculpa de la mala praxis al menos a los profesores Olaia Nieto y Juan Francisco Gálvez porque sus aportaciones a esos trabajos fueron puntuales, de carácter técnico, y no participaron en la redacción de los artículos. Según [la comisión] entiende, [no hubo] plagio sino duplicidad en el abstract. Lo que hizo saber Salustiano Mato [rector de la Universidad de Vigo] a todos es la necesidad de disponer de un comité de buenas prácticas y ética. Para empezar, desde la comisión de investigación se recomienda aplicar los consejos de la Comisión Ética Nacional.»

      Si es verdad lo que dice la noticia, que ya se sabe que los periodistas adulteran las cosas, si es verdad que una comisión de ética científica de una universidad española afirma que plagiar parte del abstract y de la introducción no es plagio, lo siento mucho, pero habría que cortarles la cabeza a todos los miembros de la comisión.

      Plagiar es plagiar y punto. No hay medias tintas. Una comisión de ética científica no puede afirmar que plagiar ciertas cosas es satisfactorio, no puede exculpar a quien plagia ciertas cosas, y culpar a quien plagia otras. Lo siento mucho, pero plagiar es plagiar.

      Supongo que será un problema del periodista, que ha transcrito mal las palabras de la comisión de ética, que supongo que habrá hecho un buen trabajo.

      1. Hola, conozco el tema, y tengo los artículos, que he leído. Lo que pasó aquí, para mí, es una chapuza monumental. Los artículos originales, de unos chinos, aplicaban un método concreto (creo que density functional teory) para predecir o explicar determinadas propiedades de moléculas. Los de la U. de Vigo quisieron emular los trabajos pero aplicando su método (creo que redes neuronales), para comprobar si funcionaba o no. Sí funcionaba y mejor que el de los chinos. Aquí viene la chapuza, en parte por poco dominio del inglés y en parte por prisas y falta de coordinación entre el catedrático y el becario (que era el corresponding author), utilizaron los artículos chinos como base, para ir modificándolo, pero aprovechando la estructura de la introducción y demás. El fichero que llegó a la revista fue una de las primeras versiones, demasiado literal todavía, incluso el abstrac (prácticamente el mismo que el de los chinos) hace referencia a ensayos diferentes de los del artículo (vaya, que es el abstract de los chinos, no de los de Vigo con sus redes neuronales). Finalmente, la copia está en un abstract y en parte de la introducción.

        Partiendo de que sí existe texto de artículos previos, esta copia (duplicate, según los editores) está en el resumen y en la introducción, pero los resultados y discusión sí son de los autores vigueses. Desde mi punto de vista no parece existir mucho ánimo de publicar cuando sí pones tus datos originales y la copia está en unas secciones normalmente poco importantes, incluso triviales. No es plagio según la RAE, y tampoco para mí, que lo entiendo, a nivel científico, como el intento de apropiarse de los datos e investigaciones de otros.

        Algo clave es que estos artículos, con resúmenes que no se correspondían a los datos y resultados, pasó por los censores y editores sin problema. Yo censo artículos habitualmente, y como el resumen no se corresponda con el texto ya supone un problema grave. ¿Dónde está la posible ganancia de los autores? Utilizar tus propios datos y la introducción de otros es mala praxis (castigada con 2 años sin publicar por la revista), pero no me parece un plagio.

      2. Juan Hernández, a partir de lo poco que he leído del tema (y de lo que comentas) yo veo que, efectivamente, usar como plantilla un documento que no es tuyo te obliga a poner a esos trabajos como referencia obligada (máxime si ese trabajo fue el impulsor y mecanismo de baraje) y, en ese caso, sería chapuza – no plagio. Pero si no están los autores chinos, ni RAE ni leches… En España la LPI por proteger protege hasta las pantominas… Y la estructura de un documento científico (aunque sea chino) es susceptible de ser considerado una obra llevada a cabo por un autor inherente (de derechos no transmisibles).

        Yo como no sé exactamente qué pasó (y ni me voy a molestar) me colocaré en una sinuosa superposición…XD

  1. Me ha encantado tu definición de docente, franemule.
    Podemos añadir que por profesional: «el que afronta sus decisiones con coherencia»;
    y por relacionador de humanos: «el que enfenta ideas al margen de los sentimientos que éstas produzcan».

    Son esos tres, quizá, los pilares fundamentales que habría que tomar muy en cuenta a la hora de ponerle precio al sacrificado trabajo de un profesor.

    Y para usarlos de contraste:
    por trasparencia: cómo programa, si es puntual, si es asertivo, si usa la jerga adecuadamente, si sus aportaciones suponen una «ergonomía» al alumno, …

    A mi juicio, hasta que no tengamos un sistema de inspección acorde con un sistema de sanción adecuado, no valdría mucho la pena hablar ni de promociones ni de aumentos de sueldo. No vaya a ser, que además de ser dioses, cobren como reyes…

  2. Una reflexión al respecto de los sueldos de los profesores (de universidad, de instituto, etc), con una orientación «científica» si se me permite 🙂

    Las «opiniones» sobre si es mucho, o poco, o regular, siempre son subjetivas, o se fundamentan en «comparar» el trabajo que cuesta conseguir la plaza con el dinero del sueldo conseguido. Comparar la «dureza de conseguir la plaza» con el sueldo es arbitrario. Puestos a comparar, se puede comparar «la dureza de mantener la plaza» de un albañil, un minero, o un comerciante respecto al sueldo que tiene.

    La idea de que «he estudiado mucho y duro» y eso da derecho a sueldos altos no tiene ningún fundamento ni económico, porque la econonomía tiene su dinámica propia, ni ético, porque la sociedad la mantenemos entre todos, los que hemos estudiado más, y los que menos.

    Pero incluso esta opinión mía es aún subjetiva y sin valor.

    Lo verdaderamente objetivo es este dato: LOS ESPAÑOLES SE DAN TORTAS POR APROBAR UNA OPOSICIÓN A PROFESOR, una vez conseguida NADIE SE LA DEJA.

    Por tanto ES MENTIRA-ABSOLUTA-Y-OBJETIVAMENTE que sea una profesión mal pagada en relación a la función desempeñada COMPARADA EN EL ENTORNO SOCIAL QUE VIVIMOS.

    Y digo más: POR CONSEGUIR UNA PLAZA EN LA UNIVERSIDAD HAY UNA LUCHA A MACHETAZOS, se aguantan carros y carretas de becario, interino, y se aguanta lo que haya que aguantar con tal de conseguir plaza y pillar cacho.

    ESO DEMUESTRA OBJETIVAMENTE -dentro del entorno social- que un puesto de trabajo codiciado «a muerte» por tantísima gente ES IMPOSIBLE QUE ESTÉ MAL PAGADO, de hecho ESTÁ OBJETIVAMENTE SUPER-BIEN-PAGADO cuando es codiciado, envidiado, y luchado a muerte por infinita gente.

    Todo lo demás son opiniones, fundamentadas no «en la puñetera realidad que vivimos» sino en alguna idea fantástica del «maravilloso mundo en que me gustaría vivir» (o dicho de otra forma: todos miramos «hacia arriba» pero nunca «hacia abajo» … y la realidad es que el que pilla una plaza de profesor «deja a mucha gente por debajo» )

    Dicho lo cual, añado, que subjetivamente hablando, a mí no me gustaría trabajar de profesor con el sueldo de un profesor, porque no me gusta ser profesor (como a tantos profesores) aunque sí me gusta el sueldo de profesor (como a tantos profesores).

    Un saludo.
    (( OJO: esto no va «contra» los profesores, ni los funcionarios, ni nada, dios me libre, que aquí cada uno tenemos nuestros problemas … sólo una reflexión sobre «datos objetivos» evidentes: si TODO EL MUNDO quiere pillar plaza, es im-po-si-ble que sea un puesto mal pagado en relación al «entorno-social» en que estamos … ))

    1. Efectivamente, eso es lo que significa ser laboralmente un dios… Vida estable, un trabajo en el que haces lo que quieres, no rendir cuentas ante absolutamente nadie, … De vez en cuando le cuentas un cuento chino a tu alumno sobre la función de la inspección, pero en cuanto ese alumno hable con el Director General de la Ordenación Académica, comprobará que es un bulo que no veas…

    2. Quisiera añadir un caso anecdótico que podría darnos de pensar: el caso de Paco Peña… Más de uno podría preguntarse que de quién hablo, cierto: es un simple amigo mío de instituto que acabó siendo profesor para chavales de la ESO o así.

      Su caso es simplemente típico: había un joven que lo estaba acosando y el instituto donde trabajaba no quería que el joven se hiciera responsable de sus actos. Por tanto, mi amigo se vio víctima de acosos físicos e, incluso, llegó a temer por su vida cuando acabó en manos de sus padres… Lo que cuento apareció en Diario de Patricia.

      Resolución: los auténticos criminales y responsables de todo esto (dirección y jefatura de estudios) siguieron ahí cometiendo más tropelías y delitos (yo mismo los denuncié infructuosamente por otro asunto que no viene al caso), mientras que mi amigo dejó la plaza de profesor y ahora se dedica a otra cosa.

      ¿La excepción que confirma la regla? Yo creo que esto confirma la teoría de que los profesores son dioses: pueden hacer lo que quieran, el que marque la diferencia es el que se tiene que marchar. Y lo peor es que cuando llegue la prensa le echarán la culpa a los padres o a los políticos…, bien, de acuerdo, pero la culpa principal está en las jefaturas: ¡es allí donde está la mafia!

      También me sé de otro amigo que fue profesor de instituto y se lo dejó por profesor «del paro», ya que (creo que era por eso) la jefatura le hacía imposible llevar a cabo su trabajo autoritariamente (los alumnos con móviles en clase, comportamientos violentos que no tenían su castigo…). La aberración está en los jefes que no aparecen en los medios, no tanto en los políticos que realmente no tienen poder frente a la dictadura de esos señores.

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 23 julio, 2011
Categoría(s): ✓ Ciencia • Docencia • Noticias • Prensa rosa • Science
Etiqueta(s): ,