Ciencia para todos T05E23: Así estudian investigadores de la Universidad de Málaga el cambio climático desde el Ártico

Por Francisco R. Villatoro, el 4 julio, 2023. Categoría(s): Cambio climático • Ciencia • Noticias • Personajes • Podcast Ciencia para Todos (SER) • Recomendación • Science

Te recomiendo escuchar el episodio T05E23, «Así estudian investigadores de la Universidad de Málaga el cambio climático desde el Ártico», 04 may 2023 [14:54 min.], del programa de radio “Ciencia para Todos”, en el que participo junto a Enrique Viguera (Universidad de Málaga), coordinador de Encuentros con la Ciencia. Esta sección semanal del programa “Hoy por Hoy Málaga”, que presenta Esther Luque Doblas (o en alguna ocasión Isabel Ladrón de Guevara), se emite todos los jueves en la Cadena SER Málaga (102.4 FM) sobre las 13:45. Enrique y yo intervenimos desde nuestras propias casas.

Gracias a la moderna tecnología entrevistamos al profesor Carlos Jiménez Smerdou, catedrático del Departamento de Ecología y Geología, quien nos habla desde el Ártico. Allí está investigando las poblaciones de algas endémicas y cómo les afectan las algas invasoras, que han llegado gracias al aumento de las temperaturas por el cambio climático.

Puedes escuchar el episodio en Play SER, «Así estudian investigadores de la Universidad de Málaga el cambio climático desde el Ártico», 04 may 2023 [14:54 min.].

Isabel: «Se ha acabado el mes de abril sin que haya caído una gota de agua. Los embalses acusan la falta de agua, probablemente una consecuencia del cambio climático, es decir, del calentamiento global del planeta Tierra debido al incremento de emisiones de gases de efecto invernadero de origen antropogénico. De este tema vamos a hablar hoy. [Saludos a Francis y Enrique] Francis, se ha acabado el mes de abril, ya estamos en mayo y no ha llovido…»

Francis: «Ya sabemos que como consecuencia de nuestro desarrollo tecnológico y la quema masiva de combustibles fósiles la producción de estos gases ha aumentado de manera incontrolada en las últimas décadas. Como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, se produce el calentamiento global, deshielo de los glaciares o del Ártico, aumento de la temperatura, inundaciones en unas regiones y sequías en otras».

«El impacto del calentamiento global en una región concreta del planeta depende de muchos factores, y puede ser muy diferente entre regiones cercanas. Más de dos terceras partes del territorio español son zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas en las que se sufrirá un proceso de desertificación debido al cambio climático. Habrá muchas sequías estacionales, con gran variabilidad de las lluvias y un mayor número de lluvias súbitas torrenciales de gran intensidad. Además, en las zonas costeras como Málaga, debido al crecimiento urbano, las actividades industriales, el turismo y la agricultura de regadío, se ejercerá una gran presión sobre los recursos naturales del litoral, los recursos pesqueros».

«La subida de la temperatura media anual de la atmósfera provocará que menos borrascas lleguen a nuestra provincia y haya periodos prolongados de sequía. Lloverá mucho menos, pero cuando llueva lo hará en forma torrencial provocando inundaciones (en zonas como Guadalhorce y su entorno) y habrá daños en la agricultura. Habrá muchas consecuencias colaterales en la provincia de Málaga, pero su predicción precisa es muy difícil. Pero lo que está claro es que la combinación de factores y procesos como la aridez, la sequía, la erosión, los incendios forestales, la sobreexplotación de acuíferos, etc., dará origen a los distintos paisajes o escenarios típicos de la desertificación en España».

Isabel: «Hay investigadores de la UMA que trabajan en Cambio Climático y que hacen estos estudios nada menos que en el Ártico, ¿no es así Enrique?»

Enrique: «Así es Isabel, de hecho alguna vez hemos entrevistado a los profesores del Departamento de Ecología y Geología de la Universidad de Málaga, María Segovia, que trabaja en un proyecto de captura de CO2 en el océano y al profesor Francisco Gordillo, que trabaja en estudios sobre algas polares. Ahora mismo hay varios investigadores de la UMA en el Ártico, en el Polo Norte, estudiando los efectos del Cambio Climático. El Ártico es un laboratorio natural porque allí ocurre todo mucho antes y más rápido que en el resto del planeta Tierra. Tras 5 meses de oscuridad, ahora mismo se empieza a activar el metabolismo de macroalgas y fitoplancton, siendo el momento propicio para hacer estos estudios».

Isabel: «Gracias a la tecnología hoy nos acompaña el profesor Carlos Jiménez Smerdou, catedrático del Departamento de Ecología y Geología, quien nos habla directamente desde el Ártico. [Saludos a Carlos]. ¿Qué hace un investigador de Málaga en el Polo Norte y quiénes estáis ahora mismo allí? ¿Qué nos puedes contar desde el Ártico?»

Carlos: «Primero, agradeceros el interés a los tres y felicitar a Francis porque le han concedido un premio por su actividad de divulgación». Francis: «Muchas gracias». Enrique: «Nos debe una invitación».

Carlos: «Nosotros salimos de Málaga el 12 de marzo, un estudiante doctorado, Pablo Cobos Mateo y yo mismo, y vamos a estar hasta finales de junio. Ahora mismo hay otros dos componentes más del equipo, los dos estudiantes Librada Fernández y José Luis Díez. A finales de mayo se marchan Pablo y José Luis, y vendrán Raquel Carmona y María López Parages. Aquí estamos de forma permanente cuatro personas, porque tenemos un proyecto muy ambicioso en el que estudiamos la relación que hay entre las algas, tanto macroalgas como el fitoplancton, con los nutrientes en el agua».

Enrique: «Carlos, he leído que empiezan a observarse especies de algas que no existían antes; especies que proceden de otras latitudes que encuentran ahora un sitio ideal. El problema es que eliminen a las algas endémicas que ya están adaptadas a vivir cinco meses de oscuridad y con pocos nutrientes gracias a una especie de ralentización de toda su actividad metabólica. ¿Pueden acabar desapareciendo?»

Carlos: «Este es uno de los los riesgos que nosotros venimos proclamando desde hace años. Nosotros estamos trabajando aquí hace 21 años. Estudios comparativos hechos ahora, a partir de 2015, con datos de mediados de los 1990, han detectado hasta 19 especies de algas que no existían hace veintitantos años.

«Estas algas vienen de aguas más al sur, del norte de Escocia, del norte de Noruega, etcétera. Probablemente estas algas no puedan sobrevivir durante el invierno debido a la larga oscuridad que has comentado. Como profesor de genética sabes que los organismos tienen que estar adaptados genéticamente a su medio. Las salgas endémicas, el ártico están adaptadas a sobrevivir durante cuatro o cinco meses sin luz ninguna. Las algas de clima más templado no lo están».

«Nuestra previsión es que habrá una invasión de algas de crecimiento rápido anual que cuando llega el mes de septiembre u octubre, cuando desaparece el sol, morirán. Pero el rápido crecimiento que tienen en la primavera es lo que desplazará a las grandes algas formadoras de bosques submarinos. Porque aquí no hay plantas en tierra, porque todavía está todo cubierto de hielo y de nieve; después, en verano, se observan pequeñas plantitas, pero que no son capaces de mantener al ecosistema. Son los bosques marinos los que lo mantienen».

«Los bosques marinos están en riesgo por la invasión de algas de más al sur de crecimiento muy rápido, al igual que está ocurriendo en Málaga, donde tenemos un alga coreana, Rugulopteryx okamurae, que lo está invadiendo todo, absolutamente todo. Y este es un riesgo derivado del cambio climático».

Isabel: «Carlos, ¿a qué temperatura estás ahora ahí?»

Carlos: «Estamos bajo cero todavía; ayer había unos 15 grados bajo cero. El problema no es la temperatura que marca el termómetro. El problema es cuando hay viento; aquí en el Ártico el viento suele ser muy fuerte y una temperatura con el termómetro de 15 o 20 bajo cero te lleva a una sensación de térmica de 33, 35 o 38 bajo cero. Ahora mismo está nevando, desde ayer».

«Una cosa importante es que en el mes de abril, igual que vosotros habéis sufrido esas temperaturas de 30 y tantos grados, nosotros hemos tenido aquí el récord histórico para esta zona del Ártico, hemos llegado a cinco grados sobre cero en el mes de abril». Esther: «Eso es muy malo allí». Carlos: «Eso es muy malo para los glaciares. El retroceso de los glaciares es brutal. Por ejemplo, hay un glaciar aquí que está muy controlado que el año pasado retrocedió más de 600 metros».

«Yo lo he visto retroceder más de cinco kilómetros en los últimos 15 años. Cinco kilómetros de glaciar que ha desaparecido…»

Isabel: «Carlos, si la temperatura aumenta, se activa el metabolismo, las plantas respiran más pero no pueden realizar la fotosíntesis porque no hay luz y acaban muriendo. ¿Cómo se aplica esta observación al resto del planeta? ¿Qué observáis al respecto desde el Ártico?»

Carlos: «Nosotros pensamos que este aumento de la temperatura del océano lleva aparejado un incremento de la respiración. Sería como si tú te metes en una sauna, respiras mucho más a una temperatura alta que una temperatura más baja. Pues a las algas le pasa exactamente igual; cuando no hay luz, durante la larga noche polar, tienen que vivir de sus reservas. Si se agotan sus reservas, existe el riesgo de que algunas de estas especies no sean capaces de sobrevivir durante toda la noche polar hasta que vuelve la luz a finales de febrero o mediados de marzo».

«Esto además tiene otra implicación en relación con los nutrientes. Todo este material vivo, o material orgánico, cuando muere se degrada y en la degradación consumen oxígeno, y liberan al medio los nutrientes. Así entramos en un proceso de eutrofización. En zonas más templadas como en Málaga, este proceso lleva indefectiblemente a un empobrecimiento de los ecosistemas; por empobrecimiento quiero decir una reducción de la diversidad y una reducción del número de especies que colonizan el medio submarino».

«Cómo está ocurriendo con la Rugulopteryx; el otro día, un compañero de Málaga que estuvo haciendo submarinismo en la zona de Maro, Cantarriján (Almuñecar), … me dijo, Carlos, está todo invadido de Rugulopteryx. Están desapareciendo especies autóctonas de las costas de Málaga».

«Por otro lado, sobre el Ártico, para la mayoría de la gente es un sitio que está muy lejos donde hace mucho frío. Hay un gran desconocimiento sobre qué sirve el Ártico, para qué le sirve a un malagueño el Ártico. El Ártico es como un gran frigorífico. Las aguas oceánicas, en este caso el Océano Atlántico, llegan hasta aquí arriba, donde se enfrían;  tras enfriarse viajan hacia el sur, hasta las costas de Europa y de España».

«El problema es que aquí la temperatura ha subido seis grados en los últimos 20 años, de media. Entonces el aire está más caliente, hay mucho menos hielo, las aguas se enfrían menos. Y como bien ha dicho Francis en la introducción, todo esto repercute después en los fenómenos meteorológicos, en la circulación atmosférica, en lugares tan lejanos como Málaga. Y de ahí estos períodos de pertinaces sequías, después las lluvias torrenciales durante muchos días. La erosión que se produce porque la tierra está muy seca y no es capaz de absorber toda esa agua, etcétera.  Todos estos fenómenos están condicionados por lo que pasa aquí en el Ártico».

Isabel: «Se nos acaba el el tiempo. Quiero aprovechar para comentar que mañana se entregan los premios de periodismo Guillermo Jiménez Smerdou. Guillermo es un genial periodista y cinéfilo, y padre de Carlos. Este año tú lo vas  a seguir desde la distancia».

Carlos: «Este premio de periodismo radiofónico que lleva el nombre de mi padre está dirigido a los estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Málaga. Mañana se celebra el concurso y la entrega de premios será a partir de las ocho de la tarde. Quiero agradecer a la Facultad por la organización. Yo estuve el año pasado, pero este año estaré en la distancia».

«Creo que es una iniciativa muy interesante, sobre todo, un acicate para los estudiantes y, evidentemente, un reconocimiento hacia mi padre. Gracias por tus palabras».

[Despida y cierre]



Deja un comentario