El último en descubrir el teléfono fue Bell (o “el último de la fila” acaba siendo el primero)

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=uxfEp5BR_4s]

“Los burros” fue el origen de “El último de la fila”, quienes popularizaron a Quimi Portet. Igualmente, el invento de Antonio Meucci fue el origen del invento de Bell, quien popularizó lo que ahora llamamos teléfono. Como nos cuenta Jürgen Schmidhuber, “The Last Inventor of the Telephone,” Science Vol. 319. no. 5871, p. 1759, 28 March 2008, en su comentario sobre la crítica al libro “The Telephone Gambit” de Seth Shulman, escrita por D. L. Morton Jr., “Tilting at a Myth,” Science Vol. 319. no. 5867, p. 1188, 29 February 2008. El susodicho libro trata sobre la disputa por la prioridad del descubrimiento entre Alexander Graham Bell y Elisha Gray, pero ninguno de ellos fue realmente el inventor. Los franceses dicen que el inventor fue Charles Bourseul, en 1854, por su concepción teórica del invento. Los italianos consideran a Antonio Meucci como el “padre” del invento, ya que tenía un teléfono “operativo” en 1857 (y así lo afirmó el Congreso Americano en 2002). Los alemanes consideran a Phillipp Reis como inventor del teléfono eléctrico en 1860. Comparados con estos pioneros, Bell y Gray llegaron bastante tarde (al menos tres lustros tarde).

Los escoceses consideran a Bell el “padre de la criatura” (patentó su invento en 1876), así considerado también en EEUU y Canadá. Lo que realmente hizo Bell fue comercializar y popularizar el invento creando una compañía telefónica que tuvo tanta influencia que modeló la opinión de los “masas” haciéndoles “creer” que era el gran inventor.

¿Qué nos muestra esta anécdota? Muchos inventos (y descubrimientos) ocurren simultáneamente en lugares muy alejados del globo, posiblemente sin conexión directa entre ellos, pero los que pasan a la historia como “padres” de la criatura, al menos para el “gran público”, son los que logran el éxito. Al menos en la cultura popular, el crédito siempre lo recibe el que ha tenido el éxito, el último de la fila, el último que contribuyó al invento olvidando las ideas originales, a los pioneros (a los “burros”).

Colón no se hizo famoso porque fue el primero en descubrir América, sino porque fue el último.

Bill Gates no se hizo famoso porque fue el primero en inventar “windows”, sino porque fue el último.



0 Comentarios

  1. Arturo, la historia de las GUI (graphical user interfaces) ha sido contada muchas veces.

    Brevemente, la idea de un sistema de ventanas (Windows) como interfaz hombre-máquina, acompañado de teclado, ratón y monitor (tipo raster) es de los 1960s. Las primeras implementaciones industriales son de Xerox PARC de principio de los 1970s. El concepto tuvo gran repercusión técnica. De hecho, lenguajes como SmallTalk nacieron para facilitar el desarrollo de este tipo de sistemas (este lenguaje tiene uno, pero no es sistema operativo). A principios de los 1980s se incorporaron los Windows a varios ordenadores comerciales, como los Macintosh de Apple, los Atari, o el Amiga de Commodore, así como a estacionse de trabajo con el estándar X-Windows para UNIX. Los primeros Windows de Microsoft son de 1985 (Windows 1.0) aunque lo anunció un poco antes, como en 1983. Sin embargo, el sistema no se volvió popular como “complemento” de MS-DOS, no como sustituto, hasta Windows 3.11, a principio de los 90s. La gran popularidad en este contexto para Gates vino de la mano de Windows 95, que ya “sustituía” a MS-DOS.

    Ya había Sistemas Windows antes de que Gates creara Microsoft (alrededor de 1980), tras su compra de un MS-DOS primitivo y su desarrollo del BASICA para los nuevos ordenadores personales de IBM. El sistema de Xerox PARC de finales de los 1970s se parece bastante a Windows 95. La popularidad de este GUI hizo que “todo el mundo” asocie Windows con Gates.

    Hay muchos enlaces sobre la historia de Windows, por ejemplo en español o mejor en inglés.

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 29 marzo, 2008
Categoría(s): ✓ Cine • General • Informática • Música
Etiqueta(s): ,