Físicos del SSC metidos a quants, ¿es la física de partículas culpable de la crisis financiera?

Me gusta leer el blog Euribor.com, aunque lo leo de forma diagonal y solo una vez por semana. Hoy me encuentro con una curiosa entrada de Carlos López, “¿Dónde comenzó a ir todo mal?,” 30 nov. 2011, que achaca parte de la crisis financiera mundial a la conversión de doctores en física de partículas en quants (“cuantitativos” o “analistas cuantitativos” en español) para bancos de inversión. Te extraigo el primer párrafo y te invito a seguir leyendo si te apetece.

“El Desertrón, o el supercolisionador [superconductor] para dar su nombre científico correcto [(SSC por sus siglas en inglés)], se suponía que era la respuesta al Gran Colisionador [de Hadrones] Europeo (en el CERN, Ginebra), un gigantesco experimento para investigar las leyes más fundamentales de nuestro universo. Con una circunferencia de 54 millas [87 km], podría haber sido tres veces más grande [el túnel del LHC tiene 27 km] y potente que el proyecto europeo [tendría colisiones a 40 TeV en lugar de 14 TeV]. También hubiese sido tres veces más caro [en el LHC se aprovechó el túnel de LEP y las instalaciones del CERN, pero en el SSC todo se construyó desde cero, ¡cosas de los americanos!]. En octubre de 1993, para ahorrar los costes estimados en 10.000 millones de dólares, el Congreso de Estados Unidos votó por el abandono del programa en su totalidad, estimando el coste de los trabajos ya realizados en unos 2.000 millones [Leo Lederman, Premio Nobel, era director del SSC y escribió “La partícula divina” para convencer a los políticos de que no había que clausurar el SSC].

Para una generación completa de físicos americanos, esta decisión supuso el fin del futuro esperado de sus carreras. Para algunos doctores en física aquello fue un golpe muy duro. ¿Qué se suponía que debían hacer entonces? Tenían que buscarse la vida en otra cosa. Y la única solución, para muchos de ellos, fue dedicarse a trabajar en Wall Street, en sitios como el gigante banco de inversión Merrill Lynch.

[…] Cuando los físicos investigan las leyes del universo, a nadie le interesa y sus sueldos apenas pasan del mileurismo. Pero, cuando buscan las leyes que rigen los beneficios, se encuentran con una marea negra de fieles.”

Seguir leyendo en Euribor.com…



6 Comentarios

  1. En el fondo, un problema de cultura cientifica… cuando el quant termina su analisis y le dice a front line, que son economistas y traders, que tal producto tiene un 95% de seguridad, el trader piensa “negocio seguro”, en vez de pensar “si compro 10000, me van a quebrar 500”

  2. Ese hecho fue una de las cosas que más me llamó la atención del documental “Inside Job” que lleva Matt Damon. Aunque en él se hablaba más de los cerebros que se quedaron sin trabajo después de la guerra fría. Todos a Wall Street. Me inclino a pensar que es más probable que sea una mezcla de ambas. Si no conocéis el documental os lo recomiendo.

    Un saludo, ¡me encanta tu página Francis!

  3. La culpa no es de Black, Scholes i Merton: se equivocaron porque no disponian de suficientes datos (pagamos todos su error, pero no se les puede culpar). La culpa es de las agencias que, 3 crisis económicas más tarde de las predicciones de Mandelbrot i 2 des de que quebrara la compañia de Scholes i Merton, aun no han cambiado el modelo !! 15 años más tarde de que quedara comprovado empiricamente que Black-Scholes era una falácia las carteras de inversion se siguen haciendo siguiendo dicho modelo, sabiendo que eso conduce inevitablemente a ciclos de quiebra.

    Y la pregunta es, porque lo hacen?. Muy sencillo. Cuando Black-Scholes falla, la que se monta es tan inmensamente grande que la única forma de que no se hunda el sistema económico mundial es que los estados (es decir, nosotros) inyecten cantidades monstruosas a las agencias culpables para que no colapsen.

    Quizas Gaarder tenga razón y todo ésto sean solo mitos que proliferan en ámbitos académicos
    (http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1012075)
    pero lo que sí puedo afirmar es que hace un par de años, cuando estudiaba econofísica, busque (por curiosidad) empleos relacionados y todos pedian conocimientos de Black-Scholes!! ni mencionaban los modelos de volatilidad estocástica.

  4. Emanuel Derman fúe uno de los quants pioneros en WS y ha relatado su experiencia en un par de libros. En el último parece desmarcarse de estos modelos. Una entrada de Woit sobre esto: http://www.math.columbia.edu/~woit/wordpress/?p=4140.

    Me imagino que con la crisis más de un quant habrá perdido su empleo. Si echan de menos los mercados les sugerimos Intrade dónde pueden operar con contenidos más cercanos a lo que han estudiado, cómo el descubrimiento / no descubrimiento del HIggs.
    http://www.intrade.com/v4/markets/?eventClassId=71

  5. “Por tanto, es un deber moral de todo valiente ciudadano occidental, luchar para que nuestros políticos cierren esa otra llave por donde se nos esta escapando nuestros recursos intelectuales y el dinero”.

    Estoy de acuerdo, pero permíteme una observación. “El valiente ciudadano occidental” se halla inerme ante decisiones empresariales que le sobrepasan. Estas corporaciones no están formadas por intelectuales sino por mercaderes a los que no les preocupa otra cosa que la ganancia monetaria. En este contexto, resulta más barato facturar el producto en yuanes que, al cambio, es más barato que el dólar y el euro. Supongo que a largo plazo la solución pasa por colaboraciones honestas y equilibradas entre las empresas orientales y las occidentales.

Deja un comentario

Por Francisco R. Villatoro
Publicado el ⌚ 1 diciembre, 2011
Categoría(s): ✓ Física • General • Prensa rosa • Recomendación
Etiqueta(s): ,