La administración por vía oral de fullereno C60 disuelto en aceite de oliva podría duplicar la esperanza de vida en ratas

Por Francisco R. Villatoro, el 9 mayo, 2012. Categoría(s): Biología • Bioquímica • Ciencia • Medicina • Nanotecnología • Noticias • Science ✎ 7

En ciencia hay muchos descubrimientos casuales que parecen imposibles de creer; mientras no haya una explicación convincente, debemos ser escépticos. Un estudio publicado en la revista Biomaterials de la editorial Elsevier afirma que administrar por vía oral un aceite que contiene buckybolas (fulerenos esféricos C60) logra duplicar la esperanza de vida en ratas. Investigadores de la Universidad de París  y sus colegas sugieren que la razón es el efecto del C60 como antioxidante. Estudios farmacocinéticos realizados durante los últimos 25 años han mostrado que el C60 disuelto es absorbido por el tracto gastrointestinal y eliminado en unas pocas horas, por lo que su toxicidad es muy baja; por ello, se había propuesto su uso para la encapsulación de ciertos fármacos (en aplicaciones biomédicas como las terapias contra el cáncer y enfermedades neurodegenerativas). Pero de ahí a que la administración oral de C60 disuelto en aceite de oliva (0,8 mg/ml) en dosis reiteradas pueda duplicar la esperanza de vida de las ratas hay un paso enorme; por ello creo que debemos ser escépticos respecto a este estudio hasta que no sea confirmado por otros investigadores. Aún así, me ha llamado la atención y me han sorprendido mucho sus resultados. El artículo técnico es Tarek Baati et al., «The prolongation of the lifespan of rats by repeated oral administration of [60]fullerene,» Biomaterials 33: 4936–4946, June 2012 [copia pdf gratis]. Me he enterado gracias a un tuit de J.J. Gallego ‏ (@Raven_neo): «Esto es coña, ¿no? «Duplican esperanza de vida de ratones usando fulerenos».» Ciertamente, lo parece. Pero ya sabéis que a mí me encantan los resultados dignos de un Ig Nobel.

Lo primero que quiero destacar de este estudio es un dato importante que hay que tener presente. Las ratas de control fueron tratadas con agua. Puede parecer un dato de menor importancia pero no lo es. La esperanza de vida media estimada para las ratas tratadas con C60 fue de 42 meses, para las tratadas solo con aceite de oliva fue de 26 meses y para las tratadas solo con agua de solo 22; pero hay que recordar que la esperanza de vida de esta especie animal está entre 30 y 36 meses. Estos datos, que aparecen en la página 4 del artículo, columna derecha, arriba, dan que pensar, al menos a mí, que no soy experto en estas lides. Las ratas tratadas con C60 vivieron un 30% más de lo esperado, pero el doble que las ratas tratadas con agua (que vivieron menos de lo esperado). Como decimos los «borrachos,» beber agua mata (quiero decir beber agua en exceso). Un médico una vez me dijo que un «borracho» es quien bebe más de una copa de vino o una cerveza al día (me lo dijo para recomendarme beber más agua y menos cerveza); así que lo confieso, soy un «borracho» pues es raro el día que no bebo dos cervezas (también es raro el día que bebo más de tres). Al grano, el aceite de oliva extiende la vida de las ratas con respecto al agua con una probabilidad de 0,99, mientras que aceite de oliva con C60 disuelto la extiende (respecto a las tratadas con agua) con una probabilidad de 0,999 (y respecto a las tratadas con aceite de oliva de 0,995).

Lo segundo que vemos en la figura que abre esta entrada es que la administración de aceite de oliva incrementa la esperanza de vida de las ratas. Me gustaría recordar que en humanos ya se han realizado estudios sobre este tema que han concluido lo mismo, pero con una «pequeña» salvedad. En humanos se estima que el incremento debido a un consumo diario de aceite de oliva es de unos 2 años, como mucho; es decir, si en Alemania, pongamos, donde se consume poco aceite de oliva, la esperanza de vida es de 78 años, en Andalucía, pongamos también, donde se consume mucho aceite de oliva, la esperanza de vida alcanza unos 80 años. Sin embargo, la figura que abre esta entrada muestra que el aceite de oliva, solo, sin C60, logra incrementar la esperanza de vida de las ratas en un 30%. A mí este resultado me sugiere cautela a la hora de extender los resultados del estudio a nuestra especie.

Y lo tercero que se observa es que se ha comparado la esperanza de vida entre ratas a las que se ha administrado agua (de forma forzada y en mayor cantidad de la que demandan de forma natural), aceite de oliva y aceite de oliva con C60 disuelto. Administrar más agua de la cuenta puede ser tóxico. Cuentan los autores del artículo que tras cinco meses de tratamiento (mes 15) se observó que una rata tratada solo con agua mostró tumores palpables en la región del abdomen y murió en el mes 17. Por esta razón los autores suspendieron el tratamiento en todas las ratas (el mes 15). Todos los animales sobrevivieron hasta el mes 25, en el que los animales de control (alimentados con agua) mostraron signos de dermatitis ulcerosa asociados al envejecimiento, mientras que los animales tratados con aceite de oliva y con C60 se mantuvieron normales. Hasta el mes 30, todos los animales tuvieron un comportamiento y una alimentación similar. Todas las ratas de control (tratadas con agua) ya estaban muertas en el mes 38. En este momento, el 67% de las tratadas con aceite de oliva y el 100% de las tratadas con C60 estaban vivas.

En resumen, no soy experto en biomedicina, pero este estudio demuestra claramente que el «agua mata» (es broma).



7 Comentarios

  1. Hola, Francis. Yo si soy experto en Biomedicina. De hecho, mi DEA fue sobre un tratamiento antienvejecimiento en D. melanogaster con L-carnitina y ácido lipoico. Por tanto, estoy muy familiarizado con intervenciones, tanto en mosca como en rata, y por supuesto incluyo farmacometría y bioindicadores de senescencia en tejidos. Estoy intrigado, porque la metodología me parece muy limpia, incluso siguen protocolos innecesarios, como elegir y pesar machos. así como el análisis estadístico. las micrografías de hígado para comprobar la farmacometría son bastante consistentes, tanto en hepatocitos como en células de Kupfer (macrófagos del hígado).

    Vamos a ver: lo que más me intriga es que parece ser que los efectos antioxidantes de la estructura farmacológica concluída parecen ser superiores a los antioxidantes endógenos (SOD, por ejemplo).

    Estos experimentos necesitan ser reproducidos y comprendidos… Parece el Gran Sasso de la Biología… tampoco me lo acabo de creer. Necesito días. Si tengo una respuesta, te la paso.

    1. Gracias, gustavocarra. Sin prisas y sin presiones, pero si le echas una buena ojeada al paper y a los detalles que solo los expertos podéis comprender, te lo agradeceremos. Pero por supuesto, a tu ritmo.

      1. Respondo 🙂

        El autor principal del artículo, Tarek Baati es un biólogo bastante jóven. Este paper es la continuación de su tesis doctoral defendida en 2009. Su formación es como biólogo generalista, pero la farmacometría la aprendió en el departamento donde trabaja, y en este sentido, es impecable y está avalada por personalidades de prestigio.

        Como el mismo aclara en las conclusiones, este paper es un trabajo prospectivo (exploratory protocol). De hecho, es tan joven que parece poco familiarizado con la rata Wistar, y emplea muy pocas porque son realmente caras. Verás: uno de los detalles en farmacología ensayada en Wistar es evitar a toda costa el estrés. Eso me lo enseñaron desde el principio. Yo estoy contigo en eso de que «si el agua estropea los caminos, qué no hará en los intestinos», pero el problema es que la alimentación forzada estresa a las ratas, y una de las ratas control desarrolló tumores en el mes 15, con lo cual, y para evitar variables de confusión, discontinuaron el tratamiento de todas las cohortes. Parece que aún así, el tratamiento es persistente.

        Él sabe que la población de estudio es muy pequeña (6 individuos por cohorte), con lo cual, en lugar de mi bonita curva de Gompertz conseguida con N=600 tiene una gráfica con cosas sospechosas y raritas. Pero recordemos que admite que el estudio es prospectivo.

        Antes de dar la clave, tengo que señalar una cosa a favor del talento de este chico: utiliza y valida muy eficientemente una solución lipídica de C60 preparada para que no existan agregados. C60 dimeriza reversiblemente inactivando otras posibles reacciones relevantes. La verdad es que enfatiza bastante las propiedades de absorción de la disolución, y eso es porque conoce muy bien la química del fullereno.

        Mi conclusión: Está muy cegado con las propiedades de «scavenger» y antioxidante del compuesto. En lugar de hacer una completa descripción de toda la red que hace que no haya casi aclaramiento renal y que la bioacumulación se produzca a nivel de RER, yo creo que se ha olvidado de algo de capital importancia ¿Ha medido los niveles de insulina de las ratas tratadas? NO

        Ergo, el trabajo falla por ahí en su capacidad prospectiva, y pienso preguntárselo por correo. Es un dato realmente capital y es imperdonable que no lo ponga.

        Doblar la vida de roedores no es nada nuevo. Bloqueando los receptores de la prolactina, de la hormona del crecimiento y de la TSH se consigue precisamente ese efecto.

        Hombre, puede ser una fluctuación estadística, incluso una falsificación, pero no me lo creo. La biología no funciona con la regularidad de la física. Soporta, por su propia esencia, una mayor cantidad de ruido. De hecho, nuestros umbrales de significatividad son mucho más flexibles.

        Voy a mandarle un correo sobre lo de la insulina y os informo.

  2. Ante cualquier estudio digno de aparecer en las paginas de ciencias de los diarios generalistas hay que ser muy escepticos. Hay una infinidad de factores que tener en cuenta, incluyendo la dieta que siguió la madre durante la gestacion de las ratas (http://www.nature.com/nature/journal/v427/n6973/abs/427411b.html). En cualquier caso, no parece digno del IG Nobel.
    Por otra parte, cualquier persona que bebe dos o mas cervezas al dia merece todo mi respeto y crédito.

  3. A la espera de una respuesta de Tarek, he descubierto una historia muy bonita.

    El jefe de Tarek es Fathi. Es un experto en técnicas instrumentales, pero Tarek ha hecho de todo, desde taxonomía de algas hasta metabolismo. Fathi cree en la intuición de Tarek, aunque no es biólogo. Eso implica aceptar sus devaneos como persona en formación. A veces queremos ser multidisciplinares, pero casarnos es un calvario.

    A mi me pasó. Yo tenía avales de Oxford y Cambridge, pero al final, necesitaba el cacharrito caro. Pero explicarle a mi jefe mi idea, primero, me hacía sentir mal porque era como explicarle biología a uno de secundaria. El esfuerzo llegaba a ser exasperante y abandonábamos por problemas de tiempo para optimizar la comunicación.

    El abandono en multidisciplinariedad es un problema tétrico y sin embargo, clave. Al menos, Fathi y Tarek han confiado. Y creo que me pone echarles un cable.

  4. Gracias por esta discusion tan informativa. Como biologa de la antigua escuela generalista, se aprecian los detalles y la discusion honesta y abierta de los resultados. Ojala Tareq consiga buenos resultados mas adelante. Estaria bien poder disponer de un compuesto que ayudara en el control de la inflamacion cronica tan comun estos dias. Eso, si, despues de cambiar dieta y de empezar un programa de ejercicio y de gestion del estres… que si que se sabe a ciencia cierta (o sea, basada en investigacion de habitos de vida en poblaciones y en investigacion de cambios de habitos de vida) que funcionan para reducir la inflamacion (ergo, los radicales libres).
    Es interesante que los fullerenos pueden entrar hasta en las mitocondrias, cosa que muchos otros antioxidantes no parecen poder hacer (ahi estoy en los limites de mi conocimeinto actual).

Deja un comentario