Francis en @rosavientos: Premio Nobel boicotea a Nature y Science

Dibujo20131214 randy schekman - elife journal editor

Sigue este enlace si quieres escuchar el audio de mi sección Eureka en el programa La Rosa de los Vientos de la cadena Onda Cero. Como siempre, una transcripción libre del audio y algunos enlaces para profundizar.

La ceremonia de entrega de los premios Nobel fue el pasado martes, 10 de diciembre. Uno de los premiados aprovechó para realizar unas polémicas declaraciones. Randy W. Schekman (Universidad de California en Berkeley) es uno de los tres galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, junto a James E. Rothman (Universidad de Yale, Connecticut) y Thomas C. Südhof (Universidad de Stanford, Palo Alto, California), por su trabajo sobre la regulación del transporte de sustancias químicas entre los diferentes orgánulos de las células. Randy Schekman ha publicado artículos en las mejores revistas científicas del mundo, por ejemplo, 10 artículos en Nature, 12 en Science, 26 en Cell, y ha sido editor principal de la prestigiosa revista PNAS entre 2006 y 2011. Aprovechando el eco mediático, Schekman ha decidido boicotear a las revistas más prestigiosas. En un artículo que ha publicado en el periódico británico The Guardian afirma que su laboratorio en Berkeley nunca más enviará artículos científicos a revistas como Nature, Science y Cell.

Más información sobre el premio “Nobel Medicina 2013: Rothman, Schekman y Südhof por el transporte vesicular,” LCMF, 07 Oct 2013; más sobre la noticia “Un premio Nobel decide boicotear a las revistas top (Nature, Science y Cell),” LCMF, 11 Dic 2013. Los artículos en prensa mencionados son Randy Schekman, “How journals like Nature, Cell and Science are damaging science,” The Guardian 09 Dec 2013; e Ian Sample, “Nobel winner declares boycott of top science journals,” The Guardian, 09 Dec 2013. En español también puedes leer “Nunca más publicaré en Nature o Science,” El Mundo, 10 Dec 2013; “Los bonus de la ciencia,” El País, 13 Dic 2013. Revista eLife editada por Schekman.

¿Cuáles son las razones de este premio Nobel para lanzar un obús contra estas prestigiosas revistas científicas? Randy Schekman acusa a estas revistas de dañar el avance de la ciencia, actuando como empresas cuyo objetivo es su propio interés. Se supone que estas revistas publican sólo los mejores trabajos de investigación, pero, sin embargo, estas revistas están mercantilizadas, promocionan de forma agresiva su propia marca y desvían la investigación hacia lo novedoso en lugar de hacia lo relevante. Publicar en estas revistas es un lujo para cualquier investigador, pero según Schekman estas revistas priman el factor de impacto en lugar de la calidad, el eco mediático en lugar del progreso de la ciencia y generan modas que distorsionan las líneas de investigación más relevantes. Por supuesto, Schekman admite que no publicar en estas revistas de alto factor de impacto puede suponer un problema para muchos científicos jóvenes, limitando su acceso a fondos y a proyectos de investigación.

Nature y Science son las revistas generales de ciencia que tienen el mayor factor de impacto, ¿qué es el factor de impacto de una revista? El factor de impacto fue inventado por Eugene Garfield para medir la relevancia de una revista científica con objeto de ayudar a los bibliotecarios de las universidades a decidir a qué revistas suscribirse. El factor de impacto de una revista es una medida que calcula cada año una empresa privada que creó Garfield, que ahora pertenece a Thomson/Reuters. Por ejemplo, el factor de impacto de una revista en el año 2012 mide el cociente entre el número de veces que todos los artículos publicados en 2012 en todas las revistas con factor de impacto citan artículos de dicha revista publicados en los dos años anteriores, 2010 y 2011, dividido por el número total de artículos publicados en 2012 por dicha revista. Por tanto el factor de impacto es una medida a corto plazo, que prioriza los temas de moda, los hot topics o temas candentes, en lugar de las investigaciones relevantes a medio y largo plazo. Se publica todos los años en junio y en el actual Nature tiene un factor de impacto 38,6 y Science tiene 31,0; las revistas menos prestigiosas tienen factores de impacto menores de dos. La tiranía del factor de impacto es debida al efecto Mateo, que afirma que “el rico se hace más rico y el pobre más pobre”. Como la calidad de un científico se mide por el factor impacto de las revistas en las que publica, los científicos más brillantes prefieren publicar en revistas de mayor impacto, dejando de lado las de menor impacto. Muchos jóvenes brillantes y creativos deben abandonar su carrera científica porque no han logrado publicar en revistas de gran impacto. El énfasis en las publicaciones en revistas de alto factor de impacto es una receta desastrosa para el futuro de muchos jóvenes.

Esta decisión de Schekman puede ser negativa para los investigadores jóvenes de su laboratorio, ¿qué opinan ellos sobre la decisión de su jefe? El periodista científico Ian Sample ha entrevistado a varios miembros del laboratorio de Schekman para el periódico The Guardian. Uno de ellos, Daniel Sirkis, postdoctorado en dicho laboratorio, está de acuerdo con su jefe y actuará en consecuencia. Sin embargo, otro de los entrevistados, Sebastian Springer, que trabajó con Schekman pero ya no está en su laboratorio, también está de acuerdo, aunque opina que mientras no haya un sistema mejor que el actual, no va a seguir la recomendación de su ex-jefe y seguirá tratando de publicar en las revistas de mayor impacto.

Francis, tú que opinas sobre el boicot de Schekman a revistas como Nature y Science. Yo creo que pocos científicos se van a apuntar al boicot. Sobre el papel todos estamos de acuerdo, pero todos los científicos soñamos con publicar en estas revistas y si realizamos un trabajo que creemos que podría publicarse en ellas no vamos a dudar en enviarlo. Estas revistas rechazan 9 de cada 10 artículos que reciben. Publicar en ellas es muy difícil y por ello da mucho prestigio. Genios como Schekman, que han publicado muchísimo en estas revistas (48 artículos en Nature, Science y Cell son muchos), además con un premio Nobel bajo el brazo, pueden permitirse el lujo que quieran, pero los demás tenemos que atenernos a las reglas del juego. Además, Schekman es editor principal de una revista online llamada eLife y muchos creemos que su boicot tiene por objetivo promocionar su nueva revista. No quiero ser abogado del diablo, pero su revista no recibirá factor de impacto hasta dentro de unos cuatro años y la mejor manera de promocionarla es anunciarla el día de la ceremonia de entrega de los premios Nobel con alguna noticia llamativa para los grandes medios. El sistema de publicaciones científicas actual no es el mejor posible, no prioriza el mérito científico, pues los mejores trabajos no son publicados en las mejores revistas, pero es el sistema que ha logrado los grandes éxitos de la ciencia y de la tecnología del último siglo.

8 comentarios

Participa Suscríbete

fuentedelaeternajuventud fuentedelaeternajuventud

Me gustaría resaltar por una parte lo que comentas de que este hombre ha tardado 48 artículos y un Premio Nobel para plantarse. Una cosa es que con ese estatus te lo puedas permitir y otra que no se plantease antes que esas revistas en su opinión no publican buenos trabajos. Entones, sus 48 artículos ahí son malos?
Está claro que esa es una contradicción, pero otra es haber sido editor en jefe de PNAS con unos sistemas de aceptación de artículos basados en el “derecho de pernada” de los académicos.
El conflicto de intereses habiendo montado un chiringuito propio es evidente.
Criticar que una empresa como Nature actúe con criterios de empresa es extraño. Ahora, el negocio de Nature funciona si publica cosas que la comunidad científica considera referencias y buenos trabajos, si no, ya puede Nature hacer lo que quiera. Cuantos años lleva Nature publicando los mejores trabajos? Por supuesto no hay que confundirse y pensar que si está en Nature automáticamente es válido y bueno. Pero si es válido y bueno tiene mas probabilidades de acabar en Nature.
Y si en Nature y similares muchas veces se publican cosas por moda que son técnicamente débiles es por revisores como este señor, viejas glorias que se sientan en el Olimpo y deciden si tu trabajo vale para ser publicado junto al suyo y priman a amiguetes y a aquellos trabajos que les dan la razón o siguen la moda.
Por ultimo una pregunta. Dices que “los mejores trabajos no están en esas revistas”. Estas convencido de eso? Donde están entonces los mejores trabajos? Por que no provocan que las revistas donde se publiquen tengan mas impacto? Cuando tú quieres ver buenos trabajos no vas a Nature, Science o Cell? En serio?

ma ma

Estamos ya en otra época aunque no nos demos cuenta; Perelman publicó en internet y aún así le condecieron la medalla Fields

fuentedelaeternajuventud fuentedelaeternajuventud

Por cierto, Randy Schekman y Ben Goldacre participan en una tertulia por Twitter para hablar del mundo esté de las publicaciones científicas, etc.

“Since the Nobel Prize ceremony in December, eLife Editor-in-chief Randy Schekman has put some of the most important issues in scientific research under the spotlight, including research assessment and the pressure to publish. It’s high time that things began to change. Another individual who’s been pressing for change and openness in science is Ben Goldacre, campaigner and best-selling author of Bad Pharma and Bad Science.

This Friday, Randy and Ben will speak together for the first time about key issues relevant to the future of science.

They’re hosting a live Twitter chat Friday at 5pm GMT (12pm Eastern).You can join in. If you don’t already, follow eLife on Twitter now, and meet us there on Friday.

Watch for #benandrandy.”

Azahara Azahara

Buenas noches, Francis:
El enlace al audio no funciona. Tu web es interesantísima y brillante la calidad de los contenidos. Felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *