Mi predicción para los Premios Nobel de 2019 en ciencias naturales

Por Francisco R. Villatoro, el 6 octubre, 2019. Categoría(s): Ciencia • Física • Medicina • Noticias • Personajes • Physics • Química • Science ✎ 10

Pronto se anunciarán los Premios Nobel de 2019: Fisiología o Medicina el lunes 7 de octubre, de Física el martes 8, de Química el miércoles 9, de Literatura el jueves 10, de la Paz el viernes 11, y de Economía el lunes 14. Todos los años publico una predicción en este blog, aunque predecir los galardonados raya lo imposible, pues hay cientos de candidatos. Máxime cuando este año no hay ningún candidato obvio en los premios de ciencias (te recuerdo que el 31 de enero de 2019 se cerró el plazo para nominaciones, así que el motor tiene ser un hito histórico publicado entre el 01 de febrero de 2018 y el 31 de enero de 2019).

Recomiendo las predicciones de Nala Rogers, Yuen Yiu, Catherine Meyers, “Nine Nobel Prize Predictions for 2019,” Inside Science, 02 Oct 2019; Nala Rogers, Catherine Meyers, Jennifer Leman, Jason Socrates Bardi, “Perovski-what? Nine Nobel Prize Predictions,” Inside Science, 27 Sep 2018; “The Web of Science Group Reveals Annual Citation Laureates of ‘Nobel Class’,” Clarivate Analytics, 24 Sep 2019 (“Citation Laureates 2019,” PDF); Chad Orzel, “What Will Win The 2019 Nobel Prize In Physics?” Forbes, 02 Oct 2019; Hamish Johnston, “Our (pseudo)scientific picks for next week’s Nobel prize,” Physics World, 02 Oct 2019; y muchas otras.

[PS 07 oct 2019] Recomiendo el hilo de Twitter sobre predicciones del Nobel de Ángela Bernardo Álvarez @maberalv: “Hay dos famosas predicciones para los #Nobel. La primera es la de @SigmaXiSociety, una asociación de EEUU que promueve una votación entre la comunidad investigadora. La segunda, de @Clarivate Analytics, se basa en un análisis de los artículos científicos más citados”.

Premio Nobel de Física 2019: Muchos me diréis que el Nobel de Física debería ir a la imagen del agujero negro supermasivo M87* obtenida por EHT, pero se publicó el 10 de abril fuera del plazo de nominaciones (luego es imposible que se conceda este año); otros apuntaréis a mi predicción en Naukas 2018 de que Pablo Jarillo-Herrero será un futuro Nobel español por la superconductividad en el grafeno bicapa rotado con ángulo mágico, pero aún es muy pronto para un galardón al padre de la twistrónica (que al ritmo actual de publicaciones lo acabará recibiendo en menos de una década, tiempo al tiempo).

Este año no hay un resultado claro y fácil de predecir, así que hay que recurrir a los clásicos de todos los tiempos. Mi predicción más firme es la de siempre, lo siento, el entrelazamiento cuántico, el famoso “Bohr tenía razón” o el más famoso “Einstein estaba equivocado”. Hay noticias de forma continua, por ejemplo, en 2017 que en China se logró la comunicación cuántica vía satélite (LCMF, 15 jun 2017; LCMF, 10 ago 2017), incluyendo una videoconferencia con Austria vía un canal cuántico; o que en 2015 se logró el primer test de Bell libre de loopholes (LCMF, 28 ago 2015). Los galardonados serían los eternos candidatos, los pioneros Alain Aspect (Francia), John Clauser (EEUU) y Anton Zeilinger (Austria), un trío motivado por el Premio Wolf de 2010.

Otro posibilidad en física cuántica sería un premio a la criptografía cuántica (o cifrado cuántico), que ya es una realidad tecnológica (con compañías como ID Quantique, Crypto Quantique, Post-Quantum y Crypta Labs, entre otras). En dicho caso recibirían el Nobel los ganadores del Premio Wolf de 2018, Gilles Brassard (Canadá) y Charles H. Bennett (EEUU), quizás junto a Artur K. Ekert (Polonia). En la mención al premio también podría aparecer el teletransporte cuántico, la única posibilidad de copia del estado cuántico que permite el teorema de no clonación.

Cambiando de tercio y tras las palabras finales de Pedro Miguel Echenique en el cuarto Passion for Knowledge 2019 (#P4K), no puedo olvidar a Sir John Pendry (Reino Unido), otro eterno candidato por el descubrimiento de los metamateriales, quizás junto a Sheldon Schultz (EEUU) y David Smith (EEUU). Los metamateriales son “materiales artificiales” con propiedades especiales que se pueden diseñar a medida, por ejemplo, con los metamateriales ópticos podemos desarrollar capas de invisibilidad, superlentes, materiales con índice de refracción negativo y otros sistemas ópticos. El único problema de esta predicción es que el año pasado se concedió un Nobel a Arthur Ashkin (EEUU) por las pinzas ópticas y quizás el Comité Nobel prefiera un premio menos óptico.

Una última posibilidad es premiar el campo de la física del estado sólido. Hay muchas posibilidades, pero quizás le haya tocado el turno a los superconductores de alta temperatura más allá de los cupratos (Premio Nobel de Física en 1987). Por un lado, los pnicturos (superconductores de hierro), descubiertos en 2008 por Hideo Hosono (Japón) y, por otro lado, los hidruros a altas presiones (superconductores de hidrógeno), descubiertos en 2014 por Mikhail Eremets (Alemania).

¿Alguna mujer que pueda recibir el premio? La verdad, la única que viene a la cabeza es Lene V. Hau (EEUU) por lograr en 1999 ralentizar pulsos de luz en un condensado de Bose–Einstein (BEC) a solo 17 m/s, unos 61 km/h. Su luz “lenta” podría venir acompañada de la transparencia inducida electromagnéticamente (EIT), el fenómeno físico gracias al cual se observó la luz “lenta” en un BEC, cuyo padre es Stephen E. Harris (EEUU).

Premio Nobel de Química 2019: El eterno candidato a este galardón según los medios españoles es Francis Mojica (España), padre de las secuencias CRISPR y descubridor de su papel como sistema inmune en procariotas y arqueas. En mi opinión, las técnicas CRISPR se están convirtiendo en una herramienta imprescindible en todos los laboratorios de bioquímica, no solo para la edición de genes, sino para muchas otras aplicaciones. Sin embargo, creo que aún es pronto para un premio a las tecnologías CRISPR no relacionadas con la edición genética CRISPR/Cas9. Espero equivocarme y que Francis lo obtenga este año, quizás junto a Yoshizumi Ishino (Japón).

Otra técnica muy común en los laboratorios de bioquímica son las técnicas se síntesis y secuenciación de ADN que permitieron obtener el genoma humano, y que son claves en los avances recientes en biología sintética. Recibirían el galardón Marvin H. Caruthers (EEUU), Leroy E. Hood (EEUU) y Michael W. Hunkapiller (EEUU).

La química también es tecnología y las baterías de ión-litio son más química que física. Siendo muy populares en los dispositivos móviles y en vehículos móviles, con un futuro muy prometedor, sus inventores aún no han recibido el Nobel. Por ello son firmes candidatos este año Stanley Whittingham (Reino Unido), John B. Goodenough (EEUU) y Akira Yoshino (Japón).

Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2019: Las aplicaciones biomédicas de la técnica de edición CRISPR/Cas9 todavía están en fase emergente, aunque todos los años hay noticias sobre su uso exitoso en algunos casos clínicos. Además, la cuestión de la patente se resolvió este año, con lo que penalizaría posibles nominaciones en enero. En mi opinión todavía es pronto para un galardón a Jennifer Doudna (Francia) y Emmanuelle Charpentier (EEUU); por cierto, no creo que Francis Mojica reciba un Nobel junto a ellas, lo siento por quienes defienden su candidatura a este Nobel.

La biomedicina es un campo tan amplio que quedan cientos de temas que aún no han recibido el Nobel. Por ejemplo, no se ha premiado a los descubridores de los genes BRCA1 y BRCA2 que son biomarcadores del cáncer de mama. Su madre Mary-Claire King (EEUU) y su padre Mark Skolnick (EEUU) son firmes candidatos a un Nobel que ha permitido que miles de personas tomen medidas preventivas basadas en su riesgo genético. Para muchos, sus aportes fueron el germen de la medicina de precisión (que nació llamándose medicina personalizada).

Hay algunas enfermedades mortales que se han logrado curar (cronificándolas) y que aún no han recibido el Nobel. Un buen ejemplo es la hepatitis C, causada por un virus descubierto en 1989 que solo infecta a humanos y chimpancés; esto último complica mucho el uso de animales modelo en laboratorio y el desarrollo de posibles tratamientos. Recibirían el galardón los virólogos Charles M. Rice (EEUU), Ralf F. W. Bartenschlager (Alemania) y Michael J. Sofia (EEUU) por sus trabajos en el desarrollo de los antivirales que permiten tratar esta enfermedad.

La microbiota y el microbioma están de moda, así como el uso de probióticos y el transplante fecal, por ello quizás reciban un Nobel los microbiólogos Jeffrey I. Gordon (EEUU) y Lynn Bry (EEUU).

Dejando de lado la biomedicina, también hay muchos temas de fisiología que merecen el Nobel. Quizás destaca la optogenética, que ha revolucionado la neurociencia. Usando vectores víricos se introducen opsinas en las neuronas de animales (incluso humanos) permitiendo tanto la medida de la actividad de las neuronas como su control mediante fibras ópticas. El galardón sería para el pionero Karl A. Deisseroth (EEUU), quizás junto a Ernst Bamberg (Alemania) y Peter Hegemann (Alemania), o alguien más joven como Gero Miesenböck (Austria); eso sí, hay muchos otros candidatos (que han recibido prestigiosos premios por sus trabajos en optogenética).

Premio Nobel de Literatura 2018 y 2019: Este año se conceden dos galardones a la Literatura y creo que ya le toca recibirlo a Haruki Murakami (Japón), el eterno candidato. Lo siento mucho pero mi conocimiento de literatura contemporánea es muy limitado, y la mayoría de los años me sorprende a quién le conceden este galardón (porque es la primera noticia que tengo sobre su obra).

Premio Nobel de la Paz 2019: Me parece que lo va a recibir Greta Thunberg (Suecia), la joven activista contra el cambio climático cuyos padres llevan un par de años haciendo todo lo posible para que reciba este galardón. Así que acabarán dándoselo, creo.

Lo dicho, predecir el futuro es imposible, así que si acierto alguna de estas predicciones habrá sido por casualidad, pero lo más probable es que no acierte ninguna.



10 Comentarios

  1. Si no fuese por las limitaciones diplomáticas impuestas para el Nobel de la Paz, se lo llevarían Carola Rackete y Óscar Camps.

    Si realmente el de física va para información cuántica, personalmente me ilusionaría que también premiaran a Wolfgang Tittel… Pero en éste campo es muy difícil seleccionar a solo 3 autores.

  2. Francis, por que dices que es todavia temprano para un premio a las tecnologías CRISPR no relacionadas con la edición genética CRISPR/Cas9? A que te refieres exactamente?

    1. Edu, la gran estrella en tecnología CRIPSR es la edición genética aplicada en biomedicina; quizás reciba un Nobel en 2020 dado que el asunto de las patentes ya parece resuelto. En cuanto a un adelanto de dicho galardón amparado en otras tecnologías CRISPR, que están apagadas bajo la intensa luz de la edición genética, tengo la sensación (pero no tengo evidencias estadísticas) de que aún están verdes para un Nobel.

Deja un comentario